Paraguay: panorama general

Con cerca de 7 millones de habitantes, Paraguay es una economía pequeña y abierta. Durante la última década, la economía paraguaya creció a un promedio del 5%, un crecimiento más alto que el de sus vecinos, aunque muy volátil. Esto se debió, principalmente, a su fuerte dependencia de los recursos naturales. La energía eléctrica, a través de las centrales hidroeléctricas binacionales de Itaipú y Yacyretá, junto con la producción agrícola y ganadera altamente productivas y modernas están liderando las actividades económicas, tras representar más del 60% de todas las exportaciones paraguayas en 2015.

El crecimiento económico sostenido ayudó a reducir la pobreza y a promover la prosperidad compartida. El ingreso de la parte inferior del 40% se incrementó en un 8% anual entre 2009 y 2014 y la proporción de paraguayos que viven con menos de US$ 4,0  al día (umbral regional de pobreza) bajó del 32,5% al 18,8%. Sin embargo, la pobreza y la desigualdad de ingresos siguen siendo un reto importante.

En respuesta a los retos económicos y sociales del país, el gobierno preparó el primer Plan Nacional de Desarrollo para el período 2014-2030 en torno a tres pilares:

  • Reducción de la pobreza y desarrollo social;
  • Crecimiento económico inclusivo;
  • Inclusión de Paraguay en los mercados globales.

También respalda un marco económico de mediano plazo que promueve políticas fiscales sostenibles; una mejor recaudación de impuestos; una mejora de la efectividad de las políticas de protección social y su focalización; y la inclusión financiera más amplia.

Últimos desarrollos macroeconómicos y perspectivas. El crecimiento se desaceleró a aproximadamente un 3% en 2015 y se espera que siga permaneciendo en 3% como consecuencia de la caída de los precios de los commodities, con déficits fiscales y de cuenta corriente moderados. Esta reducción se debe principalmente a los bajos precios internacionales de las materias primas y las condiciones climáticas adversas, lo que afecta directamente el valor de las exportaciones paraguayas. Se espera que los precios internacionales de la soja permanezcan estables en 2016 y 2017 y los de la carne vacuna disminuyan aún más. Precios de commodities más bajos se traducirán en un déficit de la cuenta corriente del 1,7% del PIB en 2015 y 2016.

Se espera que el déficit presupuestario de 2015-2016 esté ligeramente por encima del límite máximo de la cifra contemplada por la Ley de Responsabilidad Fiscal. Por otra parte, la desaceleración de los mercados emergentes, Brasil y Argentina en particular, que representan el 40% de las exportaciones y son la principal fuente de inversión extranjera directa, podría afectar las perspectivas de cara al futuro.

Reformas estructurales recientes y  desafíos pendientes en el  programa de reformas.  Durante la última década, el país ha logrado avances significativos en el frente macroeconómico tras realizar importantes reformas económicas, tales como la Ley de Responsabilidad Fiscal y las Metas de Inflación. Como resultado de esto, la deuda pública sigue aumentando, pero sigue siendo una de las más bajas de la región. A pesar de los recientes esfuerzos para mejorar la recaudación de impuestos y modificar la composición del gasto público hacia la inversión, los niveles de tributación siguen siendo bajos y la calidad de la infraestructura y los servicios públicos, inadecuados. Siguen existiendo desafíos para mejorar la gobernabilidad, el clima de negocios y la formalidad.

No obstante, se han logrado avances en el frente social, con una serie de reformas en este ámbito, que incluyen el acceso gratuito a la atención primaria de salud y la educación básica y la expansión de los programas de transferencias condicionadas para beneficiar a las poblaciones vulnerables. Sin embargo, los altos niveles de pobreza y desigualdad siguen siendo problemas importantes para el desarrollo. 

Con cerca de 7 millones de habitantes, Paraguay es una economía pequeña y abierta. Durante la última década, la economía paraguaya creció a un promedio del 5%, un crecimiento más alto que el de sus vecinos, aunque muy volátil. Esto se debió, principalmente, a su fuerte dependencia de los recursos naturales. La energía eléctrica, a través de las centrales hidroeléctricas binacionales de Itaipú y Yacyretá, junto con la producción agrícola y ganadera altamente productivas y modernas están liderando las actividades económicas, tras representar más del 60% de todas las exportaciones paraguayas en 2015.

El crecimiento económico sostenido ayudó a reducir la pobreza y a promover la prosperidad compartida. El ingreso de la parte inferior del 40% se incrementó en un 8% anual entre 2009 y 2014 y la proporción de paraguayos que viven con menos de US$ 4,0  al día (umbral regional de pobreza) bajó del 32,5% al 18,8%. Sin embargo, la pobreza y la desigualdad de ingresos siguen siendo un reto importante.

En respuesta a los retos económicos y sociales del país, el gobierno preparó el primer Plan Nacional de Desarrollo para el período 2014-2030 en torno a tres pilares:

  • Reducción de la pobreza y desarrollo social;
  • Crecimiento económico inclusivo;
  • Inclusión de Paraguay en los mercados globales.

También respalda un marco económico de mediano plazo que promueve políticas fiscales sostenibles; una mejor recaudación de impuestos; una mejora de la efectividad de las políticas de protección social y su focalización; y la inclusión financiera más amplia.

Últimos desarrollos macroeconómicos y perspectivas.

El crecimiento se desaceleró a aproximadamente un 3% en 2015 y se espera que siga permaneciendo en 3% como consecuencia de la caída de los precios de los commodities, con déficits fiscales y de cuenta corriente moderados. Esta reducción se debe principalmente a los bajos precios internacionales de las materias primas y las condiciones climáticas adversas, lo que afecta directamente el valor de las exportaciones paraguayas. Se espera que los precios internacionales de la soja permanezcan estables en 2016 y 2017 y los de la carne vacuna disminuyan aún más. Precios de commodities más bajos se traducirán en un déficit de la cuenta corriente del 1,7% del PIB en 2015 y 2016.

Se espera que el déficit presupuestario de 2015-2016 esté ligeramente por encima del límite máximo de la cifra contemplada por la Ley de Responsabilidad Fiscal. Por otra parte, la desaceleración de los mercados emergentes, Brasil y Argentina en particular, que representan el 40% de las exportaciones y son la principal fuente de inversión extranjera directa, podría afectar las perspectivas de cara al futuro.

Reformas estructurales recientes y  desafíos pendientes en el  programa de reformas.  

Durante la última década, el país ha logrado avances significativos en el frente macroeconómico tras realizar importantes reformas económicas, tales como la Ley de Responsabilidad Fiscal y las Metas de Inflación. Como resultado de esto, la deuda pública sigue aumentando, pero sigue siendo una de las más bajas de la región. A pesar de los recientes esfuerzos para mejorar la recaudación de impuestos y modificar la composición del gasto público hacia la inversión, los niveles de tributación siguen siendo bajos y la calidad de la infraestructura y los servicios públicos, inadecuados. Siguen existiendo desafíos para mejorar la gobernabilidad, el clima de negocios y la formalidad.

No obstante, se han logrado avances en el frente social, con una serie de reformas en este ámbito, que incluyen el acceso gratuito a la atención primaria de salud y la educación básica y la expansión de los programas de transferencias condicionadas para beneficiar a las poblaciones vulnerables. Sin embargo, los altos niveles de pobreza y desigualdad siguen siendo problemas importantes para el desarrollo. 

Última actualización: Abr 15, 2015

En el pasado reciente, el programa del Banco en Paraguay ha brindado apoyo a iniciativas gubernamentales en dos áreas:

Agua y Saneamiento
Se han hecho progresos significativos en el suministro de servicios de agua potable para las áreas rurales. El Cuarto Proyecto de Provisión de Agua y Saneamiento, por un monto total de US$ 40 millones, ha colaborado con el gobierno en la extensión del suministro de agua a la población rural. Se espera que este programa contribuya a aumentar del 20% al 30% la cobertura en materia de agua potable y saneamiento en las áreas rurales.

Desarrollo Rural
El Banco está ayudando a solventar los desafíos que presenta el manejo de la agricultura y los recursos naturales en las áreas de San Pedro y Caaguazú. También provee asistencia a agricultores o comunidades indígenas en la creación de sistemas productivos sustentables y diversos.

El programa incentiva la participación de comunidades rurales en el manejo de recursos naturales y el uso apropiado de la tierra. Para ello, el Proyecto de Agricultura Sostenible y Desarrollo Rural ha brindado entrenamiento a pequeños productores rurales para crear microcuencas de comunidades campesinas.

Anteriormente, un proyecto similar ayudó a más de 13 mil campesinos en el Alto Parana y el norte de Itapúa.

Última actualización: Abr 09, 2014


FINANCIAMIENTO

Paraguay: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.