ARTÍCULO

Nueva edición de Little Green Data Book pinta un panorama inquietante de la contaminación

Junio 16, 2015


Image
Tran Thi Hoa / World Bank

TITULARES
  • La última edición de Little Green Data Book del Banco Mundial incluye dos nuevos indicadores sobre la contaminación del aire basados en la metodología más avanzada para medir la exposición y los efectos en la salud
  • La mala calidad del aire es una de las principales causas de muerte en todo el mundo y se cobra cada año la vida de más de 7 millones de personas, de las cuales el 90 % vive en países de ingreso bajo y mediano.
  • Las estimaciones sobre los costos económicos de la contaminación atmosférica muestran que las pérdidas de productividad en la fuerza de trabajo mundial debido a la muerte y discapacidad causadas por la polución del aire superaron los US$161 000 millones en 2010.

En muchas partes del mundo, la exposición a la contaminación atmosférica está aumentando a un ritmo alarmante y se ha convertido en la principal amenaza ambiental para la salud. La última edición de la compilación anual del Banco Mundial de datos ambientales —Little Green Data Book 2015 (LGDB)— documenta esto para más de 200 países, tanto en términos de exposición física a la polución del aire como de sus costos económicos. Este libro presenta dos nuevos indicadores de la contaminación atmosférica en las zonas urbanas y rurales: la exposición media anual a la contaminación PM2,5 y el porcentaje de la población total expuesta a una contaminación PM2,5 por encima de los valores de referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que son de una media anual de 10 µg / m3.

La edición de este año incluye tres cambios importantes en cómo se mide la contaminación del aire:

  • Todos los indicadores de polución atmosférica están expresados ahora como la exposición a partículas en suspensión de menos de 2,5 micrones de diámetro (PM2,5), en oposición a la medida anterior de partículas de menos de 10 micrones de diámetro (PM10). PM2,5 es un subconjunto de PM10, pero representa a las finísimas partículas capaces de penetrar profundamente en las vías respiratorias y causar daños graves para la salud.
  • En años anteriores, las estimaciones de la contaminación del aire ambiente se limitaban a la exposición a la contaminación PM10 al aire libre en las zonas urbanas con más de 100 000 habitantes. Ahora, la polución atmosférica se mide en todas las zonas urbanas y rurales.
  • Las estimaciones de los costos económicos de la contaminación del aire (vinculados a los efectos en la salud) de este año también incluyen la exposición a la polución del aire en interiores, como lo indica el uso doméstico de combustibles sólidos.

Los datos sobre la exposición a la contaminación atmosférica y los efectos asociados en la salud se publican en el estudio Carga Mundial de Morbilidad 2010, un esfuerzo científico internacional liderado por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) en la Universidad de Washington. Los resultados actualizados serán publicados en el próximo estudio Carga Mundial de Morbilidad 2013.



" Los últimos datos sobre contaminación muestran que este problema es más urgente que nunca. La contaminación atmosférica pone en peligro la salud de los más vulnerables: los pobres y los niños.  "

Paula Caballero

Directora superior de las Prácticas Mundiales de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Banco Mundial

Image

Fuente: Indicadores del desarrollo mundial 2015


Invisible pero mortal

A nivel mundial, casi el 84 % de la población vive en zonas donde la contaminación atmosférica supera las directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud. La exposición media a la contaminación atmosférica ha empeorado desde 1990 en las regiones de Asia oriental y el Pacífico y Asia meridional y permaneció igual en África al sur del Sahara. Por el contrario, las condiciones han mejorado significativamente en Europa y Asia central, y marginalmente en América Latina y el Caribe y Oriente Medio y Norte de África. A nivel mundial, la exposición a PM2,5 ponderada por población aumentó hasta un 10 % entre 1990 y 2010. 

“Los últimos datos sobre contaminación muestran que este problema es más urgente que nunca. La contaminación atmosférica pone en peligro la salud de los más vulnerables: los pobres y los niños. Contar con datos de buena calidad ayudará a poner la contaminación en el frente y centro de la salud pública así como de la planificación económica”, dijo Paula Caballero, directora superior de las Prácticas Mundiales de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Banco Mundial.

La polución del aire es un desafío mundial, pero se siente más intensamente en los países en desarrollo. Como una de las principales causas de muerte en todo el mundo, las enfermedades causadas por la contaminación ambiental y doméstica se cobran la vida de más de 7 millones de personas cada año según la OMS. Más del 90 % de estas muertes ocurren en países de ingreso bajo y mediano.

Una justificación comercial para la contaminación

Continuando con estos trabajos, el Banco Mundial estima los costos económicos de la contaminación. Además de las pérdidas humanas, la polución representa un costo para la economía y un riesgo para la sostenibilidad. En el marco del ahorro neto ajustado, presentado en el LGDB, los impactos en la salud (es decir, muerte e invalidez por la contaminación atmosférica) se monetizan ahora como  pérdidas de productividad en la edad de trabajar. Esta es una mejora en la metodología seguida anteriormente y es más compatible con el marco estándar de contabilidad nacional.

Las pérdidas de productividad en la fuerza laboral mundial debido a muertes y discapacidad causadas por la contaminación atmosférica alcanzaron un total de más de US$161 000 millones en 2010, incluidos unos US$89 000 millones en países de ingreso bajo y mediano.

Con la metodología actualizada para reflejar los últimos hallazgos de la literatura académica, estas nuevas estimaciones a nivel de país sobre el costo económico de la polución atmosférica ayudan a hacer una justificación comercial sobre por qué los países deben invertir en la gestión de la calidad del aire.

“Además de evaluar los efectos físicos de la contaminación en la salud, hay una necesidad de un trabajo paralelo para evaluar los impactos económicos de la contaminación. La valoración ayuda a los países a determinar un curso de acción para reducir la contaminación atmosférica que tenga sentido económico y financiero”, dijo Carter Brandon, economista principal de las Prácticas Mundiales de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Banco Mundial.

Compromiso renovado del Banco Mundial

Marcando un compromiso renovado para hacer frente a la contaminación atmosférica, el Banco Mundial puso en marcha un nuevo programa en abril de 2015 llamado Programa de Salud Ambiental y de Gestión de la Contaminación (PMEH, por sus siglas en inglés). Los objetivos del programa PMEH son: 1) apoyar a los países a reducir la contaminación; 2) generar nuevos conocimientos sobre los impactos de la polución, y 3) crear conciencia sobre el problema de la contaminación. El PMEH cuenta con el respaldo de un fondo fiduciario de múltiples donantes y es administrado por el Banco.

El Banco Mundial proporciona apoyo a los países más gravemente afectados por la contaminación. Entre 2009 y 2014, los compromisos del Banco Mundial (BIRF / AIF) para la gestión de la contaminación y la salud ambiental totalizaron aproximadamente US$5000 millones, con resultados que incluyen reducir la polución atmosférica en Ulan Bator, Mongolia, eliminar de manera segura contaminantes orgánicos persistentes en cinco países de África y aliviar la contaminación en los ríos de China.