ARTÍCULO Enero 09, 2018

Afganistán: aumenta la matrícula escolar de niñas gracias a la construcción de nuevas instalaciones

Image

En la provincia sudoriental de Khost se construyeron 38 instalaciones escolares y 365 escuelas recibieron donaciones en el marco del Programa de Mejoramiento de la Calidad de la Educación (EQUIP). El programa se completó el 31 de diciembre de 2017 y el Banco Mundial está trabajando con el Ministerio de Educación afgano para preparar un proyecto de seguimiento.

Fotografía: Rumi Consultancy/Banco Mundial.


TITULARES

  • En Afganistán está aumentando la matrícula de estudiantes, sobre todo de niñas, gracias a la construcción de nuevos edificios escolares, entre ellos uno ubicado en la ciudad de Khost.
  • La instalación, que brinda un entorno más adecuado y seguro para el aprendizaje, se construyó con una donación del Programa de Mejoramiento de la Calidad de la Educación del Ministerio de Educación.
  • El programa tenía como objetivo mejorar el acceso a una educación básica de calidad, especialmente para las niñas, en todo Afganistán.

Khost. Por la mañana temprano, las niñas con sus vestidos negros y sus velos blancos se ordenan en filas en el patio de la escuela. Después de la recitación del Sagrado Corán y unas breves palabras del director, los alumnos se dirigen a las aulas.

Este es el ritual diario en la Escuela Secundaria Matoon Sarnakot, en la ciudad de Khost, la capital de la provincia del mismo nombre. Los estudiantes vienen de distintas aldeas de la zona. Cuando la escuela se abrió en 2010, las clases se efectuaban en carpas. Pero el calor en verano y la lluvia en otoño no permitían a los alumnos sentirse cómodos cuando asistían a clases.

“Durante los días calurosos y lluviosos, a los maestros y los estudiantes se les hacía difícil continuar las clases en las carpas”, cuenta Zabihullah, de 28 años de edad, que enseña inglés y darí en la escuela desde hace cinco años. “Pero ahora los profesores y los alumnos no se preocupan porque tienen aulas adecuadas en un edificio de concreto”.

En la actualidad, los estudiantes asisten a clases dictadas por 11 docentes en dos sesiones en un edificio de ocho aulas. Nahida, una alumna de 14 años de séptimo grado que viene de la aldea de Zakriaan, dice que está contenta con el establecimiento. “Desde que se construyó el nuevo edificio, aprendemos en un entorno más seguro”, agrega.

La construcción del establecimiento escolar fue posible gracias a una donación de USD 99 000 otorgada por el Programa de Mejoramiento de la Calidad de la Educación (EQUIP, por sus siglas en inglés) (i) con el objetivo de desarrollar infraestructura educativa. La obra tardó alrededor de un año, y se completó en 2013. “La escuela cuenta con aulas y materiales didácticos”, señala Malmir Eamal, director de la Escuela Secundaria Matoon Sarnakot. “Eso nos permite tener un desempeño mucho mejor que en el pasado”.


"Desde que se construyó el nuevo edificio, aprendemos en un entorno más seguro."
Nahida
Estudiante, Escuela Secundaria Matoon Sarnakot

MULTIMEDIA

Image
click

Mejoramiento de las escuelas aumenta la matrícula de niñas en Afganistán



Aumento de la matrícula escolar de niñas

La Escuela Secundaria Matoon Sarnakot es uno de los 365 establecimientos escolares de la provincia de Khost cubiertos por el programa EQUIP, que concluyó el 31 de diciembre de 2017, y cuyo objetivo era ampliar el acceso igualitario a la educación básica, en particular para las niñas. Fue implementado por el Ministerio de Educación (i) y financiado inicialmente por la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Grupo Banco Mundial para los países más pobres. El Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Afganistán (ARTF, por sus siglas en inglés) (i) cofinanció el programa.

Actualmente, el Banco Mundial colabora con el Ministerio de Educación para preparar un proyecto de seguimiento denominado Reforma de la Calidad de la Educación en Afganistán (EQRA, por sus siglas en inglés). Los objetivos de desarrollo del EQRA consistirán en , en determinadas provincias rezagadas, y mejorar las condiciones de aprendizaje y la transparencia en la gestión de recursos de dicho ministerio.

La matrícula escolar aumentó desde que se construyó el edificio. “El edificio ha permitido que la escuela abra sus puertas a más estudiantes y la matriculación ha aumentado”, dice Eamal. “Tan solo este año se han matriculado más de 220 alumnos”.

La inscripción de alumnos se vio impulsada por el aumento en la matrícula de niñas. Contar con un establecimiento escolar ha sido crucial para las niñas de la comunidad, dado que los aldeanos ahora están contentos de permitir que sus hijas asistan a la escuela. Eamal señala que ahora se necesita construir otro edificio para responder al aumento de la población estudiantil.

El programa EQUIP comenzó a funcionar en la provincia de Khost en 2004, y con su asistencia, hasta la fecha, se han construido 38 edificios escolares en los 12 distritos y el centro de la provincia. “Estamos trabajando activamente en la provincia y ninguna de las escuelas ha cerrado”, declara Abdul Nasir Haqmal, funcionario provincial del programa EQUIP. “También observamos que año a año aumenta la cantidad de niñas que asisten a la escuela”.


Image

Gracias al apoyo brindado por el programa EQUIP, en la Escuela Secundaria Matoon Sarnakot de Khost se reemplazaron las carpas por aulas adecuadas. 

Fotografía: Rumi Consultancy/Banco Mundial.


Construir lazos estrechos con la comunidad

Desde su creación, el programa EQUIP ha establecido 356 shuras (consejos) de administración escolar, que reúnen a representantes de la comunidad, padres y órganos administrativos de las escuelas. Estos son también responsables de implementar las donaciones para el mejoramiento de la calidad otorgadas por el programa. En la provincia de Khost, 181 de 250 escuelas han recibido este tipo de donación en dos oportunidades.

La Escuela Secundaria Matoon Sarnakot recibió una donación adicional de USD 2000, que se destinó a equipar la biblioteca y el laboratorio. Sin embargo, aún debe hacer frente a la falta de libros y materiales. “Tenemos profesores y un buen edificio, pero nos hacen falta materiales en el laboratorio”, dice Sabrina, de 16 años, una alumna de octavo grado. “Dado que algunas de las clases requieren práctica, se nos hace difícil entender el tema”, agrega.

De acuerdo con Eamal, el director del establecimiento, el shura de administración escolar y EQUIP se han comprometido a superar los desafíos que todavía enfrenta la escuela. El shura se reúne mensualmente y trabaja en estrecha colaboración con las autoridades de la escuela para resolver los problemas. Las reuniones mensuales han generado buenas relaciones y confianza entre la comunidad y el establecimiento. “La construcción del edificio se llevó a cabo con los miembros de la comunidad; ellos ayudaron en las obras y eso permitió que se identificaran con el proyecto. Hemos solucionado muchos problemas relacionados con la escuela”, concluye Eamal.



Api
Api