Esta página en:

COMUNICADO DE PRENSA

Un informe sobre la ruta pirata describe el recorrido del dinero ilegal generado

Noviembre 01, 2013

  

según una nueva investigación, el total de los rescates
supera los US$339 millones

Ciudad de Washington, 1 de noviembre de 2013. De 2005 a 2012, se entregaron entre US$339 millones y US$413 millones para pagar el rescate de barcos secuestrados frente a las costas de Somalia y el Cuerno de África, según un informe publicado hoy. El estudio —elaborado por el Banco Mundial, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL)— muestra que gran parte del dinero de los rescates se utilizó para financiar una amplia gama de actividades delictivas a escala mundial.

En el documento, titulado Pirate trails (La ruta pirata), se utilizan las pruebas y los datos obtenidos en entrevistas con expiratas, funcionarios gubernamentales, banqueros y otras personas dedicadas a la lucha contra este delito para investigar el flujo del dinero de los rescates pagados a los piratas somalíes que navegan en el océano Índico. Se analiza también la penetración de los piratas en el comercio de la sustancia estimulante denominada “khat”, la trata de personas y otras actividades ilegales que obstaculizan el desarrollo.

Para rastrear el patrón que los autores del estudio denominan “el modelo del dinero pirata”, se analizan las inversiones realizadas por una muestra de 59 “financistas” de la piratería, de modo de determinar el abanico de sectores que se financiaron con dinero de los rescates y que incluyen tanto negocios legítimos como delictivos. En el informe se pone de relieve la posición destacada de los financistas piratas, en cuyas manos queda entre el 30% y el 75% del dinero de los rescates, según las estimaciones. Los piratas que actúan como “soldados rasos” en los barcos reciben solo una fracción de los fondos, de entre el 1% y el 2,5% del total.

Stuart Yikona, especialista superior en sector financiero del Banco Mundial y coautor del informe, sostiene que las conclusiones del trabajo ponen de manifiesto no solo los peligros que representan los secuestros propiamente dichos, sino también los relacionados con los fondos provenientes de estos hechos delictivos. “La piratería impune no es solo una amenaza a la estabilidad y la seguridad, sino que tiene el poder de corromper la economía regional e internacional”.

La piratería representa para la economía mundial un costo de unos US$18 000 millones al año puesto que encarece los costos del comercio. Dado que la aparición de la piratería ha reducido la actividad marítima en las inmediaciones del Cuerno de África, desde 2006 los países de África oriental han sufrido una marcada reducción en el ingreso de turismo extranjero y el volumen de pesca. Las remesas internacionales (vitales para los pobres) se han visto afectadas por la decisión de algunos bancos de dejar de operar con entidades de envío de remesas que trabajan con Somalia, dado que algunas instituciones financieras asocian al país con los riesgos vinculados al financiamiento de actividades terroristas.

En el informe sobre la ruta pirata se analiza el modo en que se mueven, se invierten y se usan los fondos obtenidos en los rescates. Asimismo, se insta a emprender una acción internacional coordinada para abordar el tema, y se describe la manera en que puede interrumpirse el flujo de dinero ilícito proveniente del océano Índico.

En el documento se muestra, entre otras cosas, que el dinero de los rescates:

  • se invirtió en actividades delictivas, como el tráfico de armas, el financiamiento de milicias, el contrabando de migrantes y la trata de personas, y se utilizó para financiar nuevos actos de piratería;
  • se lavó a través del comercio de khat, en particular en Kenya, país que carece de controles en este ámbito y que, por lo tanto, es sumamente vulnerable a los flujos internacionales de dinero ilegal.

El informe sobre la ruta pirata describe también el efecto de los secuestros en la economía local de Somalia en términos del empleo de los “soldados rasos” y la compra de los bienes que sostienen las operaciones de piratería.

Se necesita el esfuerzo coordinado de las autoridades financieras internacionales para hacer frente a esta amenaza, sostiene Yikona: “La comunidad internacional ha movilizado una fuerza naval para lidiar con los piratas. Es necesario encarar un esfuerzo multinacional similar para alterar y detener el flujo de dinero ilícito que circula como consecuencia de estas actividades”.

Tofik Murshudlu, jefe de la Sección de Apoyo a la Implementación de la Subdivisión de Lucha contra la Delincuencia Organizada y el Tráfico Ilícito de UNODC, avala esta afirmación, pues señala que, si bien es posible que la comunidad internacional esté ganando la batalla contra los “soldados rasos” de la piratería en el mar, debe tener cuidado de no perder la guerra contra los zares del delito en tierra. “Las enormes sumas de dinero obtenidas por los piratas y el hecho de que no han debido enfrentar prácticamente ninguna limitación para mover y usar sus activos les han permitido no solo prosperar sino también desarrollar sus capacidades en tierra”, sostiene Murshudlu. “Estos grupos delictivos y sus bienes continuarán representando una amenaza a la estabilidad y la seguridad en el Cuerno de África a menos que se pongan en práctica soluciones estructurales de largo plazo para limitar la libertad de movimiento de la que gozan actualmente”.

En el documento se insta a adoptar diversas medidas prácticas, entre las que figuran el fortalecimiento de la capacidad de los países del Cuerno de África para que puedan enfrentar el contrabando transfronterizo de efectivo, la supervisión basada en el riesgo de los proveedores de servicios de transferencia de dinero y la creación de mecanismos para controlar los flujos financieros internacionales en el comercio de khat.

El informe se centra en la situación en Djibouti, Etiopía, Kenya, Seychelles y Somalia. Sus autores realizaron también investigaciones en Londres, Copenhague y Washington.

Acerca del Grupo del Banco Mundial

El Grupo del Banco Mundial es una de las principales fuentes internacionales de financiamiento y conocimientos especializados para los países en desarrollo. Está conformado por cinco instituciones estrechamente relacionadas: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), que constituyen el Banco Mundial; la Corporación Financiera Internacional (IFC); el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). Cada institución desempeña un papel específico en la misión del Grupo del Banco Mundial de reducir la pobreza y mejorar las condiciones de vida de los habitantes del mundo en desarrollo. Para obtener más información, visite www.worldbank.org, www.miga.org y www.ifc.org.

Acerca de UNODC

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) es líder mundial en la lucha contra las drogas ilícitas y el crimen organizado internacional. Ha asumido el compromiso de lograr salud, seguridad y justicia para todos enfrentando esas amenazas mundiales y brindando asistencia técnica y legal para prevenir el terrorismo. La misión de UNODC consta de tres elementos: Investigación y análisis dirigidos a elaborar estudios sobre cultivos ilegales e informes bien fundamentados; asistencia técnica a los Estados para que ratifiquen y pongan en práctica los tratados internacionales referidos a drogas, delito y terrorismo y establezcan leyes nacionales que se ajusten a estos tratados, y capacitación de los funcionarios judiciales. Para obtener más información, visite www.unodc.org.

Acerca de INTERPOL

La Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL) es la mayor organización policial internacional del mundo y cuenta con 190 países miembros. Su función consiste en posibilitar que las policías de todos los países colaboren para hacer que el mundo sea un lugar más seguro. La moderna infraestructura de apoyo técnico y operativo de INTERPOL ayuda a hacer frente a las crecientes dificultades que comporta la lucha contra la delincuencia en el siglo XXI. Promueve y ofrece constantemente soluciones innovadoras a los desafíos mundiales relativos a la actividad policial y la seguridad. INTERPOL tiene como objetivo facilitar una asistencia mutua lo más amplia posible entre las autoridades de aplicación de la ley penal, brindar acceso a los datos y la información policial en todo el mundo y ofrecer apoyo operativo en áreas prioritarias específicas. Para obtener más información, visite www.interpol.int.

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/159/FPD