COMUNICADO DE PRENSA

Líderes internacionales prometen miles de millones de dólares para la región del Sahel, en África

Noviembre 04, 2013

La histórica visita que dirigirá próximamente el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pone de relieve la necesidad de vincular los esfuerzos en favor de la paz con el desarrollo económico

BAMAKO, Malí, 4 de noviembre de 2013. Como reflejo del renovado interés por impulsar el crecimiento económico de la castigada región del Sahel, en África, y sacar a sus habitantes de la pobreza devastadora, dos organismos internacionales de desarrollo anunciaron importantes promesas de financiamiento: el Grupo del Banco Mundial destinará US$1500 millones a nuevas inversiones en la región en los próximos dos años, que se suman a importantes programas nacionales, y la Unión Europea aportará €5000 millones (US$6750 millones) para seis países del Sahel en los próximos siete años.

El anuncio se produce en vísperas del histórico viaje que realizarán a la región del Sahel los líderes de la comunidad del desarrollo, dirigidos por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con el fin de debatir sobre paz, seguridad y capacidad de recuperación con las autoridades de Malí, Níger, Burkina Faso y Chad. Además del secretario general de las Naciones Unidas, participarán del viaje el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim; el comisario de Desarrollo de la Unión Europea, Andris Piebalgs; la presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Dra. Nkosazana Dlamini Zuma, y el presidente del Banco Africano de Desarrollo, Donald Kaberuka.

Los fondos que el Grupo del Banco Mundial ha prometido otorgar en los próximos dos años respaldarán las prioridades de desarrollo regional más urgentes, como la creación de redes de protección social para ayudar a las familias a lidiar con los efectos más graves de la adversidad económica y los desastres naturales, la mejora de la infraestructura y la creación de oportunidades en las zonas rurales.

Con este financiamiento del Grupo del Banco Mundial, que se suma a los programas de desarrollo nacionales y plurinacionales que ya están ejecutándose en la región y cuyo valor asciende a varios miles de millones de dólares, se generará más energía hidroeléctrica y de otras fuentes no contaminantes para ampliar en gran medida los sistemas de riego y transformar la agricultura; se protegerán y extenderán las actividades de pastoreo en beneficio de más de 80 millones de personas que habitan en el Sahel y para quienes dichas actividades son el principal medio de subsistencia y fuente de alimentos; se ampliarán los servicios de salud dirigidos a mujeres y niñas, y se mejorarán las comunicaciones regionales y la conectividad entre países.

Este monto incluye también US$300 millones de la Corporación Financiera Internacional (IFC), la entidad del Grupo del Banco dedicada al sector privado, con los que se respaldará el desarrollo económico de varios países del Sahel. La inclusión de financiamiento para proyectos del sector privado tiene el objetivo de atraer miles de millones de dólares adicionales, que serán necesarios para crear empleos de calidad y contribuir a generar estabilidad en una región que en los últimos dos años se ha visto sacudida por conflictos. Asimismo, el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), la institución del Grupo del Banco que ofrece seguros contra riesgos políticos, otorgará garantías por US$585 millones en el próximo año para un proyecto de gas de Mauritania con el que se exporta electricidad a Senegal y Malí.

"Los habitantes de la región del Sahel necesitan desesperadamente condiciones de vida más seguras, y tenemos la esperanza de que este financiamiento ayude a trazar un nuevo camino para el crecimiento económico de la región", dijo Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial. "Durante mucho tiempo, los habitantes del Sahel, en especial las mujeres, han debido luchar contra el impacto devastador de un crecimiento económico demasiado escaso, la falta de oportunidades, el clima adverso, el hambre, las altas tasas de fertilidad y el número de muertes de madres y niños más elevado del mundo".

El apoyo que brindará la Unión Europea a Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Chad (sujeto a la aprobación del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo) en el transcurso de los próximos siete años tendrá el propósito de ayudar a dichos países a abordar los complejos desafíos específicos del Sahel: seguridad y estabilidad, desarrollo y capacidad de recuperación. La gobernanza, el estado de derecho y la seguridad, la prestación de servicios sociales, la agricultura y la seguridad alimentaria, y el comercio y la integración regionales serán los ejes de los programas de desarrollo para el período 2014‑20.

"El Sahel constituye una prioridad para la Unión Europea, y hacia allí moviliza todos sus instrumentos para hacer frente a una situación compleja", señaló el comisario de Desarrollo de la Unión Europea, Andris Piebalgs. "Estamos decididos a mantener y ampliar nuestro apoyo tanto a los Estados como a los habitantes del Sahel. Nuestra estrategia se basa en el principio de que la seguridad es un requisito para el crecimiento: sin ella, no puede haber desarrollo".

Los otros líderes que participarán del viaje indicaron que la región del Sahel necesita una inyección de asistencia para el desarrollo a fin de asegurar la paz y prevenir conflictos futuros.

"Los desafíos del Sahel no respetan fronteras, y tampoco deberían hacerlo nuestras soluciones. Podemos romper el ciclo de las crisis. Si trabajamos juntos e invertimos en gobernanza, seguridad, capacidad de recuperación y oportunidades para las mujeres y los jóvenes, podemos contribuir a que la región pase de la fragilidad a la sostenibilidad. Combatir los incendios en el Sahel sigue siendo crucial, pero también es preciso eliminar los problemas que pueden ser focos de conflictos e inestabilidad.", sostuvo el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

"El Sahel afronta antiguos desafíos, vulnerabilidad climática y sequías recurrentes, ahora agravadas por la inseguridad. Debemos trabajar juntos para generar capacidad de recuperación y crear oportunidades para todos a través del empleo, en particular para los jóvenes. Con este objetivo invertiremos en infraestructura, integración regional y apoyo al sector privado. La solución para el Sahel es el crecimiento económico inclusivo, el comercio y la inversión. Esto es lo que sentará las bases para una estabilidad y sostenibilidad duraderas", señaló el presidente del Banco Africano de Desarrollo, Dr. Donald Kaberuka.

La presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Dra. Nkosazana Dlamini Zuma, agregó: Nuestros esfuerzos por generar paz y estabilidad deben consolidarse con inversiones en los países y las personas de la región. Si conectamos a las comunidades y los países a través de la infraestructura y los mercados, si brindamos asistencia a los agricultores locales —incluidas las mujeres— para que puedan hacer frente a las sequías e incrementen su producción, si invertimos en la educación y capacitación de los jóvenes y los niños, y si desarrollamos una gobernanza y una cultura política democrática, inclusiva y centrada en las personas, generaremos las condiciones para lograr la paz duradera, la prosperidad y el resurgimiento del Sahel".

Esta será la segunda visita conjunta del Sr. Ban, de las Naciones Unidas, y el Dr. Kim, del Banco Mundial, a África en seis meses. En mayo, visitaron la región de los Grandes Lagos para llamar la atención respecto del mismo tema: la promoción de la paz y el desarrollo. Durante ese viaje, el Dr. Kim prometió US$1000 millones para proyectos y programas regionales dirigidos a mejroar la salud, la educación, la nutrición, el acceso a la energía y la capacitación laboral.

Contactos para medios de comunicación
En Washington

Aby Toure
Teléfono: (202) 473 8302

Phil Hay
Teléfono: (202) 409 4909

En Mali

Moussa Diarra
Teléfono: +223 20 22 2283/22 3201, +223- 76 04 7373

COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/149/AFR