COMUNICADO DE PRENSA

El Grupo del Banco Mundial aumenta el apoyo para la recuperación y reconstrucción de Filipinas a casi US$1000 millones

Noviembre 22, 2013

CIUDAD DE WASHINGTON, 22 de noviembre de 2013. En una conversación telefónica que mantuvo hoy con el presidente de Filipinas, Benigno S. Aquino, el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, expresó su solidaridad con el gobierno y el pueblo de Filipinas por la devastación causada por el tifón Haiyan (Yolanda) y ofreció asistencia financiera adicional por valor de US$480 millones para ayudar a las comunidades a poner en marcha las medidas de reconstrucción. Esta asistencia se suma al préstamo de emergencia de US$500 millones anunciado a principios de esta semana, con lo cual el paquete total asciende a casi US$1000 millones.

“Nos ha conmovido la resiliencia del pueblo filipino y el empeño que ponen el presidente Aquino y su equipo en la labor de reconstrucción tras un desastre cuya magnitud no tiene precedentes”, señaló el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim. “En vista de que las demandas son abrumadoras, las medidas de socorro, recuperación y reconstrucción llevarán tiempo. El Grupo del Banco Mundial tiene el firme propósito de respaldar los esfuerzos del Gobierno para reconstruir la vida de los habitantes sin importar el tiempo que ello requiera”.

Durante la conversación telefónica, el Sr. Kim comunicó al presidente Aquino las novedades respecto de un paquete de asistencia por valor de casi US$1000 millones, que puede entregarse dentro de pocas semanas. El Sr. Kim indicó que había movilizado al personal del Banco Mundial para facilitar la rápida entrega del préstamo de emergencia para apoyo presupuestario por valor de US$500 millones y que los equipos estaban trabajando contrarreloj debido a la urgencia que revestía la situación en Filipinas.

Los US$480 millones adicionales constituyen asistencia financiera para el Proyecto Nacional de Desarrollo Impulsado por la Comunidad, y pueden utilizarse para medidas de respuesta de emergencia. El proyecto podrá brindar a las comunidades afectadas por el tifón ayuda inmediata para reconstruir infraestructura comunitaria o relacionada con medios de subsistencia —por ejemplo, sistemas de abastecimiento de agua, caminos rurales, escuelas y clínicas— utilizando financiamiento retroactivo. El proyecto brindará a las comunidades la posibilidad de liderar las iniciativas de reconstrucción, al ofrecerles un mecanismo transparente para que las personas identifiquen sus propias necesidades. Mediante este proyecto se ampliará el exitoso programa de prestación amplia e integrada de servicios sociales denominado Kapit‑Bisig Laban sa Kahirapan (KALAHI-CIDSS, por sus siglas en inglés).

El presidente Kim también informó al presidente Aquino que el Grupo del Banco había enviado rápidamente a sus especialistas en desastres, quienes ya se encontraban en Manila colaborando con el Gobierno en la evaluación de los daños y la asignación de prioridad a las zonas que requieren apoyo inmediato para la recuperación y reconstrucción. Filipinas puede seguir aprovechando la experiencia adquirida por el Grupo del Banco Mundial a través del trabajo que ha realizado después de los desastres ocurridos en Turquía, India, Aceh, Sri Lanka, Pakistán, Bangladesh y Haití.

Asimismo, el Grupo del Banco Mundial está analizando la posibilidad de reestructurar los proyectos de inversión existentes para respaldar la reconstrucción de las comunidades afectadas. Se ofrecerá asistencia adicional a través de nuevas operaciones de inversión o basadas en los resultados para respaldar medidas de reconstrucción a mediano y largo plazo, una vez que el Gobierno termine su plan de recuperación y reconstrucción tras el tifón Yolanda.