COMUNICADO DE PRENSA

Banco Mundial: Con inversiones en resiliencia urbana, las ciudades de todo el mundo pueden ahorrar miles de millones de dólares al año y se puede salvar de la pobreza a millones de personas

Octubre 12, 2016


CIUDAD DE WASHINGTON, 20 de octubre de 2016. Los desastres naturales, como el huracán Matthew, y el cambio climático provocan efectos devastadores en las ciudades y en los 4000 millones de personas que habitan en ellas hoy en día. De hecho, si no se invierten montos significativos para lograr mayor resiliencia en las ciudades, es posible que para 2030 el cambio climático haya empujado a la pobreza a otros 77 millones de residentes urbanos, según un nuevo informe del Banco Mundial y del Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR).

En el informe titulado Investing in Urban Resilience (i) (Invertir en la resiliencia urbana), presentado durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible (o Hábitat III) que se tuvo lugar en Quito, Ecuador, entre el 17 y el 20 de octubre, se advierte que el aumento en la cantidad de desastres naturales y de crisis y tensiones económicas, sociales y ambientales representa el mayor riesgo para las ciudades en rápido crecimiento.

Las zonas urbanas, que albergan al 55 % de la población del mundo, son el motor del crecimiento mundial, pues representan el 80 % del producto interno bruto (PIB) mundial. No obstante, la elevada densidad de población, de empleos y de activos que vuelve tan exitosas a las ciudades es también la causa de su extremada vulnerabilidad a una amplia gama de crisis y tensiones que las afectan con frecuencia creciente, vulnerabilidad de la que también es objeto la industria mundial.

“El crecimiento rápido, si no va acompañado de iniciativas que procuren impulsar la resiliencia, expone a las ciudades de todo el mundo a un riesgo enorme”, dijo Ede Ijjasz-Vasquez, director superior de las Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural, y Resiliencia del Banco Mundial. “El crecimiento demográfico y las migraciones se incrementan, y el cambio climático puede llegar a generar efectos devastadores, lo que significa que nos aproximamos a un punto de inflexión en lo que respecta a la seguridad de las ciudades de todo el mundo. Debemos invertir hoy en medidas de resiliencia que nos ayudarán a garantizar un futuro seguro y próspero para nuestras ciudades y para las personas que habitan en ellas”.

En el informe del Banco Mundial y el GFDRR se señala que si no se invierte para hacer a las ciudades más resilientes ante las crisis, las tensiones y los desastres naturales, se generarán perjuicios económicos y humanos significativos, y los pobres de las zonas urbanas serán los más afectados por las pérdidas. Si el elevado impacto climático se suma a la desigualdad en el acceso a la infraestructura y los servicios básicos, los desastres naturales empujarán a decenas de millones de habitantes urbanos a la pobreza extrema, y para 2030 probablemente generarán pérdidas equivalentes a los USD 314 000 millones al año en las ciudades de todo el mundo, mientras que en la actualidad ese valor se ubica en unos USD 250 000 millones.

No obstante, en un momento en que el capital internacional busca generar utilidades siempre esquivas en el contexto actual de las tasas de interés, los inversionistas institucionales y los fondos soberanos dan señales cada vez más frecuentes de que están dispuestos a contemplar la posibilidad de financiar inversiones en el mundo en desarrollo. Este entorno crea una ocasión única para vincular a los inversionistas con las oportunidades.

Según el informe, aún no se ha construido el 60 % de las áreas urbanas que existirán en 2030, mientras que para 2060 se necesitarán 1000 millones de viviendas nuevas a fin de albergar a la creciente población mundial. Asimismo, se hace hincapié en el hecho de que ya existe el dinero necesario para lograr que este desarrollo resulte seguro y resiliente. En efecto, en todo el mundo hay USD 106 billones de capital institucional, tan solo en fondos soberanos y de pensión, disponibles para posibles inversiones. No obstante, solo el 1,6 % de ese monto se invierte en infraestructura, menos aún en iniciativas para hacer resiliente esa infraestructura. Para destrabar este flujo de fondos, es necesario superar ciertas dificultades.

“Los inversionistas enfrentan una serie de obstáculos para invertir en medidas de resiliencia”, afirmó Francis Ghesquiere, titular del GFDRR. “Con frecuencia, la capacidad de los municipios para integrar componentes de reducción de los riesgos en sus programas y para acceder al financiamiento es limitada. Si pretendemos evitar desastres en el futuro, debemos encontrar modos innovadores de superar estas dificultades”.

En el informe se señala una serie de obstáculos importantes que limitan las inversiones en iniciativas de resiliencia en muchas ciudades en desarrollo:

  • falta de capacidad de los Gobiernos locales para planificar, financiar y llevar a cabo proyectos de resiliencia;
  • dificultades en la preparación de proyectos, lo que incluye el elevado costo inicial;
  • falta de confianza del sector privado.

Si bien los Gobiernos no siempre pueden abordar estos obstáculos por sí solos, en el informe se indican diversas medidas que se pueden adoptar para incrementar las inversiones en resiliencia:

  • Los Gobiernos municipales pueden generar un entorno normativo local que aliente la resiliencia, por ejemplo, poniendo en práctica y haciendo cumplir adecuadamente códigos de construcción modernizados.
  • Con la creación de una cartera de proyectos bien elaborados y listos para inversión inmediata, los Gobiernos locales pueden facilitar y hacer más atractivas las inversiones en proyectos de resiliencia en sus ciudades.

El Banco Mundial está en condiciones de ayudar a los Gobiernos municipales a adoptar medidas que promuevan las inversiones en resiliencia urbana mediante los siguientes instrumentos:

  • financiamiento en forma de donaciones para el desarrollo previo y asistencia técnica para la preparación de los proyectos;
  • servicios de asesoría para conceptualizar, estructurar y financiar proyectos listos para inversión inmediata;
  • análisis que permitan incluir las consideraciones relativas a las amenazas y los riesgos en el diseño y la ejecución de los proyectos;
  • asistencia técnica dirigida a mejorar el clima para las inversiones, el entorno normativo y la capacidad crediticia de las ciudades.

El valor de las inversiones en infraestructura urbana necesarias en todo el mundo excede los USD 4,5 billones al año, con una prima estimada entre un 9 % y un 27 % para que esa infraestructura muestre resiliencia ante el cambio climático y genere bajas emisiones de carbono, según la Alianza para el Liderazgo en materia de Financiación Climática de las Ciudades. Una proporción significativa de esta demanda proviene de ciudades del mundo en desarrollo.

El Banco Mundial busca satisfacer en parte esta demanda mediante la expansión prevista de su Programa Ciudades Resilientes, con el cual movilizará USD 25 000 millones de capital adicional al año para beneficiar a 1000 millones de habitantes de 500 ciudades y sacar de la pobreza a 50 millones de personas. Esto representará un incremento significativo respecto de los aproximadamente USD 2000 millones anuales que invierte en la actualidad en iniciativas de resiliencia urbana. En los últimos cinco años, el Banco Mundial ha financiado 79 proyectos de inversión en resiliencia urbana en 41 países, por un valor de USD 9700 millones. 

 

Para obtener más información, consulte el informe:

http://www.gfdrr.org/urbanresilience (i)

 

Para obtener más información sobre la participación del Banco Mundial en Hábitat III, visite:

http://www.worldbank.org/en/events/2016/10/17/world-bank-at-habitat-iii-conference (i)

 

 

Personas de contacto:

En Quito:

Kristyn Schrader-King, +1-202-560-0153, kschrader@worldbank.org

Cristina Medina, +593-2-294-3676, cmedina1@worldbank.org

 

Para obtener más información sobre el Departamento de Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural, y Resiliencia del Grupo Banco Mundial, visite:

http://www.bancomundial.org/es/topic/socialdevelopment/overview

http://www.bancomundial.org/es/topic/urbandevelopment/overview

Síganos en Twitter: @WBG_Cities (i)

Para obtener más información sobre el trabajo del GFDRR en el área de la resiliencia urbana, visite:

https://www.gfdrr.org/resilient-cities (i)

Indique que le gusta nuestra página en Facebook:

http://www.facebook.com/worldbank (i)

Contactos para medios de comunicación
En Washington D.C.
Kristyn Schrader-King
Teléfono: +1-202-458-2736
Kschrader@worldbank.org
Shaela Rahman
Teléfono: +1-202-458-0283
srahman@worldbank.org

RECURSOS


COMUNICADO DE PRENSA N.º
2017/070/SURR

Api
Api