COMUNICADO DE PRENSA Junio 28, 2018

Banco Mundial anuncia apoyo a Bangladesh para ir en ayuda de los refugiados rohinyás

Image
Los refugiados rohinyás agotaron el fluir de los barcos que llegaban en la playa (aldea de Shamlapur, Bangladesh, 2017-09-06). Crédito: ACNUR

 

Anuncio realizado con antelación a visita del secretario general de las Naciones Unidas y del presidente del Grupo Banco Mundial

CIUDAD DE WASHINGTON, 28 de junio de 2018. El Banco Mundial anunció hoy el otorgamiento, a título de donación, de casi USD 500 millones para ayudar a Bangladesh a atender las necesidades de los refugiados rohinyás en áreas como salud, educación, agua y saneamiento, gestión de riesgos de desastres y protección social.

Atendiendo al carácter cada vez más prolongado de la crisis de los rohinyás, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó hoy una donación adicional de USD 50 millones para el Proyecto de Apoyo al Sector de Salud que se encuentra en ejecución en Bangladesh, la primera de una serie de donaciones que podrían totalizar USD 480 millones.

La donación para el sector de salud comprende aportaciones con arreglo a una innovadora alianza entre el Gobierno de Canadá y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) —el fondo del Banco Mundial para los países más pobres— y permitirá que los rohinyás reciban servicios de salud neonatal, maternoinfantil, de la niñez y la adolescencia, además de servicios de nutrición, salud reproductiva y planificación familiar.

“Al brindar refugio al pueblo rohinyá, Bangladesh ha mostrado un gran liderazgo en esta crisis humanitaria en desarrollo. Esta donación permite al Grupo Banco Mundial, en colaboración con el Gobierno de Canadá, apoyar estos esfuerzos”, dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim. “Nos conmueve profundamente el sufrimiento de los rohinyás y estamos dispuestos a prestarles ayuda hasta que puedan retornar a su tierra en forma segura, voluntaria y digna. Al mismo tiempo, continuaremos apoyando al pueblo de Bangladesh y a las comunidades de acogida, que han demostrado gran generosidad al recibir a estos refugiados”.

Las necesidades de atención de salud de los rohinyás son considerables, y su vulnerabilidad a los brotes de enfermedades y la prevalencia de la malnutrición infantil son altas. Según encuestas realizadas en los campamentos, uno de cada cuatro niños presenta malnutrición aguda.

“Nos complace asociarnos con el Banco Mundial y el Gobierno de Bangladesh para brindar apoyo adicional a los rohinyás desplazados en ese país”, dijo Marie-Claude Bibeau, ministra de Desarrollo Internacional de Canadá. “A través de esta iniciativa innovadora, por cada dólar que contribuya Canadá, se liberarán otros cinco a título de donación para financiar servicios de salud, nutrición y población sumamente necesarios para los refugiados”.

Las lluvias estacionales, que provocan inundaciones y deslizamientos de tierra, tendrán importantes efectos en la salud de las personas, como lesiones, agudización de las enfermedades transmitidas por el agua y acceso reducido a servicios sanitarios. Se estima que 200 000 personas corren peligro por los deslizamientos de tierra y las inundaciones durante la temporada de los monzones.

“Bangladesh ha brindado refugio al pueblo rohinyá que huye de la violencia en Myanmar porque es lo que se debe hacer por los semejantes. Pero sus necesidades con enormes y el resto del mundo debe intensificar el apoyo”, dijo el honorable ministro de Finanzas del Gobierno de Bangladesh, señor A.M.A Muhith. “El Banco Mundial ha respondido con gran rapidez, apoyándonos con una donación de casi USD 500 millones para ayudar a los rohinyás a retornar a Myanmar en forma segura, voluntaria y digna. Estamos comprometidos a atender las necesidades básicas de estos desafortunados refugiados”. 

El presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, visitarán Bangladesh el 1 y 2 de julio para evaluar la gravedad de la crisis y estudiar qué más se puede hacer. Visitarán los asentamientos de refugiados rohinyás de Cox’s Bazar y se reunirán con el primer ministro, el ministro de Finanzas y otras altas autoridades gubernamentales, y con representantes de la sociedad civil y otros asociados.

Además de los problemas de salud que enfrentan los rohinyás, otra prioridad que comienza a emerger son las necesidades de educación de jóvenes y niños refugiados altamente vulnerables. Aproximadamente 370 000 niños y jóvenes (el 55 % de la población rohinyá desplazada) necesita acceso a la educación. Con una donación adicional para un proyecto de educación que se encuentra en preparación, se impartirá educación básica y se brindará apoyo psicosocial a los niños y jóvenes refugiados. Las inversiones propuestas para la etapa subsiguiente estarán dirigidas a las áreas de gestión de riesgos de desastres, agua y saneamiento, protección y conservación del medio ambiente, protección social, servicios urbanos, y cohesión social y género.

Desde agosto del año pasado, más de 700 000 rohinyás han buscado protección contra la violencia que se vive en Myanmar en el distrito de Cox’s Bazar, en Bangladesh, que se ha convertido en el campamento de refugiados más grande y de más rápido crecimiento del mundo, con la consiguiente presión sobre el medio ambiente, la infraestructura existente y los servicios sociales, que ya eran limitados. Los fondos aportados por el Banco Mundial a Bangladesh para hacer frente a la crisis incluirán hasta USD 400 millones a título de donación en apoyo de los refugiados rohinyás, con cargo al Subservicio regional para los refugiados y las comunidades que los acogen, en el marco de la decimoctava reposición de los recursos de la AIF. 

Antecedentes:

El Banco Mundial fue uno de los primeros asociados para el desarrollo en apoyar a Bangladesh tras su independencia. Desde entonces, ha comprometido cerca de USD 29 000 millones en donaciones y créditos sin intereses.

 


Contacto

Dhaka
Mehrin Mahbub
(880-2) 55667777
mmahbub@worldbank.org
Ciudad de Washington
Yann Doignon
202-473-3239
ydoignon@worldbank.org
Api
Api