Esta página en:

Discursos y transcripciones

Declaración ante las Naciones Unidas

WBG President Jim Yong Kim

New York City, Estados Unidos

Agosto 09, 2012

Transcripción

DR. KIM: Gracias.                

Les diré que, al haberme criado como coreanoamericano, he sido un admirador del secretario general Ban Ki-moon durante gran parte de mi vida adulta. De modo que es un gran honor para mí tener la oportunidad de estar aquí y reunirme con él y sus colaboradores de máxima jerarquía.               

Tuvimos una magnífica reunión y hablamos acerca del propósito original de los fundadores del sistema multilateral. Siempre fue la intención que hubiera una colaboración estrecha entre el sistema de las Naciones Unidas y el Banco Mundial. Y siento que hoy hemos asumido algunos compromisos muy firmes de colaboración para ver efectivamente resultados sobre el terreno; esto es lo que interesa a todos.                

El Banco Mundial tiene, en muchos sentidos, un mandato muy sencillo. Nuestra función es aumentar la prosperidad promoviendo el crecimiento económico y, en ese proceso, poniendo fin a la pobreza. Casi todo lo que hacemos es eficaz, de alguna manera muy importante, gracias a nuestra colaboración con el sistema de las Naciones Unidas.                 

Hoy asumimos compromisos mutuos muy concretos en el sentido de que trataremos decididamente de alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) en los próximos tres años y medio, y de que trabajaremos juntos con la mirada puesta en lo que vendrá después, para plantear la nueva fase del desarrollo.                

Hablamos muy concretamente acerca de la labor que cumpliremos juntos en materia de salud y educación. Con todo, lo más importante es que hoy celebramos lo que considero que fue una magnífica reunión entre el personal superior de la institución que presido y el personal de la Secretaría General. Ahora el compromiso consiste en recuperar la visión original de la colaboración estrecha entre las instituciones multilaterales para lograr resultados extraordinarios en los países. Confío en que en los próximos años, los próximos cinco años de mi mandato, haremos cosas de las que creo que se sentirán muy orgullosos el personal de nuestras instituciones y la Organización de las Naciones Unidas, así como nuestros países miembros.

Muchas gracias.