Discursos y transcripciones

Declaración a la prensa de Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial, con ocasión de su próxima visita a la región del Sahel, en África, con Ban Ki-Moon, Secretario General de las Naciones Unidas

World Bank Group President Jim Yong Kim

Joint Press Conference with UN Secretary-General Ban Ki-Moon

Washington, DC, Estados Unidos

Noviembre 01, 2013

Alocución inicial

Señor Secretario General:

Es un gran placer unirme a usted una vez más en esta próxima visita al Sahel, tras nuestro histórico viaje a la región de los Grandes Lagos, en África, en mayo.

Durante décadas, los habitantes de la región del Sahel han vivido bajo amenazas para su supervivencia, golpeados por los conflictos, la inestabilidad política y un entorno difícil e imprevisible. Ahora es el momento de ayudarlos a construir vidas más estables, con mejor acceso a atención de la salud y educación de calidad, así como a buenos empleos, especialmente para las mujeres y los jóvenes.

La próxima semana, el Secretario General y yo tendremos información de primera mano de los líderes sahelianos. Sabemos que sus naciones están afectadas por muchos problemas relacionados entre sí, a saber: bajo crecimiento económico, graves impactos del cambio climático, volatilidad de los precios de los alimentos, tasas de mortalidad materno-infantil trágicamente altas, elevadas tasas de crecimiento de la población y débil control estatal sobre extensas zonas de su territorio, donde los servicios públicos son escasos o inexistentes. 

No causa sorpresa que la región del Sahel sea tan vulnerable a verse atrapada en una situación de fragilidad a largo plazo debido al deterioro de las perspectivas en económicas, los elevados índices de pobreza y la inseguridad. Como nos acaba de señalar el Secretario General, actualmente existe una creciente crisis humanitaria en la región. Estimamos que unos 10 millones de personas pueden pasar hambre este año.

Ante estos grandes desafíos a nivel regional, el Grupo del Banco Mundial — trabajando codo a codo con los países del Sahel, líderes en temas sobre desarrollo de las Naciones Unidas, la Comisión Europea, el Banco Africano de Desarrollo y la Unión Africana— se movilizará para impulsar un nuevo enfoque con respecto al Sahel.

Como anunciaremos en el viaje de la próxima semana durante nuestra visita a Malí, nuestro plan de acción en el Sahel promoverá una mayor estabilidad, la capacidad de adaptación y el desarrollo sostenible en los cinco países centrales de la región: Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger.

El Grupo del Banco Mundial movilizará considerables recursos y apoyo del sector público y el sector privado para fortalecer las redes de protección social de las personas, rebajar el costo de la energía y promover más el riego y el pastoralismo. Igualmente, trabajaremos para transformar el estado de la agricultura en toda la región, y para acercarnos aún más a la eliminación de la ceguera de los ríos y otras enfermedades tropicales desatendidas. Por último, ayudaremos a crear pequeñas y medianas empresas y les brindaremos apoyo, mediante el aumento del financiamiento, incentivos al comercio, mejoras de la infraestructura y condiciones más propicias para la inversión.

Me complace respaldar esta nueva visión histórica a favor del cambio en la región del Sahel, y considero que es un componente esencial de nuestra estrategia a nivel mundial para poner fin a la pobreza extrema. En estrecha colaboración con estos países, podemos empoderar a las familias para que puedan lograr una vida más próspera, esperanzadora y pacífica.

Muchas gracias.