Europa y Asia central: Panorama general

Descargar la versión en PDF

El crecimiento económico en Europa y Asia central (ECA) sigue siendo el más lento de todas las regiones en desarrollo del mundo. Las proyecciones indican que no se registrará casi ningún crecimiento este año en ECA dado que gran parte de la región sufre una marcada desaceleración o una franca recesión, debido al impacto directo e indirecto de la crisis de los precios del petróleo y las tensiones geopolíticas en curso. Los efectos negativos de estos factores solo se están compensando parcialmente en las otras partes de la región donde se espera ver un crecimiento estable o con una mejoría moderada.

Los países que dependen en gran medida de las exportaciones de petróleo, o del comercio y las remesas de los países exportadores de petróleo, presentan señales de una fuerte desaceleración, agravada por las tensiones geopolíticas debido al actual conflicto en Ucrania.

Sin embargo, los países de Europa sudoriental y central (CSEE, por sus siglas en inglés) pertenecientes a la Unión Europea (UE) y de los Balcanes occidentales comienzan a mostrar señales de recuperación con un mayor repunte en las exportaciones netas a medida que la zona del euro experimenta una incipiente aunque modesta recuperación, sirviendo la política monetaria expansiva y la reducción de los precios del petróleo como factores de estímulo del aumento de la confianza de los consumidores y las empresas.

No obstante, si bien el petróleo más barato contribuirá al crecimiento y la baja de los ajustes monetarios ayudarán a reequilibrar la demanda restándole importancia a las importaciones y estimulando las exportaciones, los beneficios a largo plazo dependerán de las mejoras en el clima de negocios y los esfuerzos en curso para reducir la deuda pendiente en muchos países de ECA.

Se cree que en los países de UE-CSEE el crecimiento seguirá siendo más o menos el mismo en 2015 que en 2014 –un 2,7 %– lo que representa una mejora significativa con relación a los dos años anteriores, en los que el crecimiento fue muy modesto (0,5 % en 2012 y 1,2 % en 2013), pero aún sigue estando muy por debajo del potencial. Las tasas de desempleo continúan siendo persistentemente superiores al 10 % en muchos países de UE-CSEE y el crecimiento del consumo es muy lento.

Las proyecciones indican que el crecimiento económico en los Balcanes occidentales será de un modesto 1,2 % en 2015, frente al 0,7 % de 2014, ya que se espera un repunte de las exportaciones netas para compensar la desaceleración de las inversiones y el consumo. Los Balcanes occidentales todavía permanecen fuertemente afectados por la falta de nuevos créditos y el nivel de los préstamos no cobrados en estos países es el más alto en la región de ECA (por encima del 16 %).

En Turquía, se prevé que el aumento del crecimiento será de un modesto 2,9 % en 2014 a 3 % en 2015.

El crecimiento del producto interno bruto (PIB) en Rusia se redujo del 3,5 % en 2012 y el 1,3 % en 2013 al 0,6 % en 2014. De cara al futuro, el escenario de referencia pronostica una fuerte recesión, con una contracción prevista del 3,8 % en 2015 y 0,3 % en 2016. Esta previsión se basa en las expectativas de una caída continua de los precios del petróleo (quedando en el rango de US$50 a US$60) y ninguna resolución inmediata de las tensiones geopolíticas. La flexibilidad introducida en el régimen del tipo de cambio (el rublo se ha depreciado casi un 40 % el año pasado) ha permitido al país evitar una crisis de la balanza de pagos y ha facilitado reequilibrar la demanda y la producción restándole importancia a las importaciones y favoreciendo los productos nacionales y las exportaciones, aunque el país ha tenido que ajustarse a ingresos sustancialmente más bajos.

En general, el Cáucaso meridional, Europa oriental y Asia central han sido fuertemente afectados por la recesión en Rusia y la crisis del precio del petróleo, de manera directa e indirecta a través de la reducción de los precios del petróleo, las remesas y el comercio. Las proyecciones indican que las tasas de crecimiento de 2014 se reducirán a la mitad en 2015 en el Cáucaso meridional y Asia central, mientras que Europa oriental, que incluye a Ucrania, caerá aún más en recesión. En Turquía, el crecimiento se desaceleró al 2,9 % en 2014, pero se espera que aumente modestamente al 3 % en 2015.

Para los países afectados negativamente de manera directa e indirecta por los precios más bajos del petróleo, el PIB muestra solo una pequeña parte de la historia cuando se trata de la fuerte caída en la capacidad de gasto disponible para sus ciudadanos. El ingreso interno real de un país incluye el PIB real y también las remesas recibidas del exterior, así como las ganancias o pérdidas por los cambios en los precios de exportación e importación. El efecto de la crisis del precio del petróleo y la devaluación del rublo ha tenido un mayor impacto adverso en el poder de compra que lo que refleja simplemente el PIB.

Dada la menor capacidad de compra de muchos hogares de la región, se prevé que las tasas de pobreza aumenten en varios países. Se trata de una inversión de la tendencia a la baja de las tasas de pobreza en toda la región. Los hogares pobres de los países exportadores de petróleo y de los que reciben remesas se ven afectados por el aumento de los precios de importación debido a las devaluaciones, la desaparición de puestos de trabajo en la construcción y otros sectores no comerciales, y por las presiones fiscales. Esto pone de relieve la necesidad de un ajuste rápido a la nueva realidad económica. Solo si los países aprovechan las nuevas oportunidades en los sectores comerciales, se puede detener el deterioro de los índices de pobreza.

Los ajustes en el tipo de cambio, junto con una política monetaria prudente para mantener la inflación interna bajo control, ayudarán a los países de la parte oriental de la región a recuperar la competitividad en los mercados mundiales. Para los países de UE-CSEE de la región, los bajos precios del petróleo previstos y la flexibilización de la política monetaria en la zona del euro deberían contribuir a mitigar el impacto de los bajos ingresos de capital y la incertidumbre que subsiste, incluida la que surge de los altos niveles de deuda, las vulnerabilidades en los sectores bancarios, las tensiones geopolíticas y la actual turbulencia financiera en Grecia.

Última actualización: Abr 02, 2015

Con el fin de alcanzar los dos objetivos del Grupo Banco Mundial de poner fin a la pobreza extrema en el curso de una sola generación y promover la prosperidad compartida, la estrategia de la región de ECA se centra en dos pilares principales: 1) competitividad y prosperidad compartida a través de la creación de empleos, y 2) sostenibilidad medioambiental, social y fiscal, en particular mediante actividades relativas al clima. El buen gobierno y la cuestión del género siguen siendo temas prioritarios dentro de las intervenciones de ambos pilares.

Competitividad y prosperidad compartida a través de la creación de empleos

En la última década, la mayoría de los países de ECA ha tenido buenos resultados en materia de prosperidad compartida, lo cual implica que han aumentado los ingresos del 40 % más pobre de la población. La creación de empleos y el acceso a servicios públicos de calidad son esenciales para garantizar que el crecimiento económico beneficie a los segmentos más desfavorecidos. La generación de puestos de trabajo es un desafío en muchas economías de ECA, en especial en Europa sudoriental y central (CSEE) donde el desempleo se ha mantenido persistentemente elevado desde la crisis. La creación de nuevos puestos de trabajo de calidad requerirá reformas estructurales para fortalecer la competitividad de las economías de ECA. Dichas reformas incluyen fortalecer el buen gobierno y el clima para la inversión, asegurar la estabilidad del sector financiero, perfeccionar la cualificación de los trabajadores, construir y mantener obras de infraestructura para energía y transporte, y conservar un marco macroeconómico sólido.

Para poder lograr estos objetivos, el Banco ha ayudado a mejorar la formación de los trabajadores y apoyar las oportunidades de creación de empleos, modernizar la administración tributaria, mejorar las carreteras, fortalecer el entorno comercial y las políticas de fomento de la innovación, ampliar el acceso al financiamiento de las pequeñas y medianas empresas (pymes), estabilizar las finanzas públicas y fortalecer la regulación del sector financiero en los países de ECA.

Sostenibilidad medioambiental, social y fiscal

Para que el crecimiento económico y la prosperidad compartida sean sostenibles a largo plazo es necesario que puedan financiarse con recursos fiscales, que respeten el medioambiente e incluyan a todos los grupos de la sociedad.

El Banco trabaja con los países de ECA para diseñar e implementar reformas dirigidas a lograr mayor eficiencia y sostenibilidad fiscal en sus sistemas de pensiones, de protección social y salud, de manera tal que estos sistemas puedan adaptarse con éxito y sigan beneficiando a las futuras generaciones de los países de la región.

La adaptación al cambio climático y la eficiencia energética siguen siendo prioridades estratégicas en Europa y Asia central, dado que es la región que muestra el uso más intensivo de la energía de todo el mundo. El aumento en la eficiencia energética genera beneficios ambientales y económicos. En Belarús, Bosnia y Herzegovina, Serbia y Turquía, el Banco trabaja para lograr esos beneficios mediante la reforma de políticas (como las que rigen los precios de la energía) y las inversiones, tanto en infraestructura pública como en el sector privado, por ejemplo, en el ámbito de las energías renovables y la eficiencia energética. El ahorro acumulado de energía obtenido mediante la cartera de  proyectos del Banco en la región es equiparable a quitar 1,4 millones de automóviles de las calles.

El Banco ayuda a los países de Asia central, República de Moldova, Rumania y los Balcanes occidentales a fortalecer sus conocimientos, estrategias e instituciones para mitigar el cambio climático y adaptarse a él, incluyendo las estrategias regionales. En Azerbaiyán, Montenegro, Kazajstán y Rusia, el Banco apoya la limpieza de los sitios de residuos industriales y altamente contaminados y medidas para evitar que esto vuelva a suceder en el futuro, lo que produce importantes beneficios para la economía, la salud y el medio ambiente.

El Banco también trabaja con clientes de ECA para fortalecer la cohesión social a través del apoyo al desarrollo impulsado por la comunidad y la responsabilidad social de modo que las voces de todos los ciudadanos sean consideradas en el diseño de las políticas sociales y el mejoramiento de los servicios públicos. Dar mayores oportunidades económicas y servicios públicos a las comunidades desfavorecidas es un elemento importante de la labor de sostenibilidad social del Banco. Esto incluye el respaldo a la integración del pueblo romaní en los países de CSEE a través de actividades de promoción y análisis basado en pruebas concretas así como también mediante financiamiento y asistencia técnica del Banco.

Última actualización: Abr 02, 2015

Asistencia del Grupo Banco Mundial

El Grupo Banco Mundial entregó US$11 900 millones a Europa y Asia central (ECA) durante el ejercicio de 2014 con el fin de reducir la pobreza y estimular la prosperidad compartida en la región. El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y la Asociación Internacional de Fomento (BIRF/AIF) aportaron US$5600 millones en apoyo a la región, la Corporación Financiera Internacional (IFC) entregó US$4700 millones en compromisos y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) otros US $1600 millones como seguro contra riesgos políticos y cobertura para mejorar la calidad de los créditos.

El Banco Mundial apoya las necesidades de sus clientes con operaciones innovadoras y regidas por la demanda. También actúa de manera rápida y eficiente para responder a situaciones urgentes, como la crisis en Ucrania y las catastróficas inundaciones en Bosnia y Herzegovina y Serbia ocurridas en mayo.

Servicios de asesoría reembolsables (RAS, por sus siglas en inglés)

Los países de ingreso mediano interesados en servicios de conocimientos altamente específicos que superan lo que la institución puede financiar con sus propios recursos acceden cada vez más a conocimientos técnicos usando RAS. En ese marco, el Banco ofrece este asesoramiento a los países que lo solicitan. ECA ha participado en 158 de estos programas desde 2006. Entre los países que firmaron contratos relacionados con estos servicios están: Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, República Checa, Estonia, Georgia, Grecia, Hungría, Italia, Kazajstán, Letonia, Polonia, República de Chipre, Rumania, Federación de Rusia, República Eslovaca, Eslovenia, España y Turkmenistán.

Algunos resultados notables del trabajo de financiamiento y de los servicios RAS son:

  • En Polonia, luego de 200 años de inundaciones en la cuenca del río Odra, hoy en día hay miles de hogares (y millones de residentes) protegidos; y se han encontrado y conservado 60 000 antigüedades durante las excavaciones arqueológicas realizadas como parte de los trabajos del proyecto de protección contra inundaciones a lo largo del río Odra.
  • En Grecia, el apoyo técnico del GBM ayudó al país a subir 28 puestos en la clasificación de los últimos dos informes Doing Business gracias a los RAS enfocados en mejorar el entorno para la actividad empresarial.
  • En la ex República Yugoslava de Macedonia, el programa de transferencias en efectivo condicionadas (CCT, por sus siglas en inglés) permitió incrementar en 10 puntos porcentuales la matriculación en la educación secundaria. Aproximadamente 7500 niños y niñas de familias pobres (que sin estos recursos no asistirían a la escuela) cursaron la enseñanza secundaria en el año escolar 2013–14. En este periodo, la cobertura de CCT destinadas a la enseñanza secundaria subió de alrededor de 67 % de los niños y niñas que reúnen las condiciones necesarias en el primer año de ejecución a cerca de 86 %.
  • En Tayikistán, las reformas normativas orientadas a mejorar el entorno empresarial han disminuido el plazo para poner en marcha un negocio de 62 a 24 días, además de reducir la cantidad de permisos necesarios de 609 a 85. Se espera que esta medida contribuya a un ahorro de alrededor de US$18 millones anuales para el sector privado.
  • En Albania, se construyeron o rehabilitaron 607 salas de clase y laboratorios y se proporcionaron más de 24 000 computadoras y conexiones a Internet a las escuelas, lo cual redujo la proporción de estudiantes por computadora de 46 a 14 en los centros urbanos y de 133 a 13 en las zonas rurales. 

Para ver más ejemplos sobre la labor del Banco en ECA, visite “Resultados en ECA”.

Aspectos destacados del trabajo analítico

En el último ejercicio, además de sus productos financieros y servicios RAS, el Banco Mundial realizó investigaciones importantes sobre asuntos que son cruciales para la región. A través de su trabajo analítico, la institución espera aportar conocimientos globales y adaptarlos a las necesidades de los países de ECA. 

El informe Shared Prosperity: Paving the Way in Europe and Central Asia (Prosperidad compartida: Pavimentar el camino en Europa y Asia central) revela que los países de esta región han tenido un desempeño relativamente bueno a la hora de velar por la prosperidad general compartida entre sus habitantes, aunque dichos avances han sido desiguales y su sostenibilidad a largo plazo ha sido cuestionada. Según el informe, el ingreso promedio del 40 % inferior de la escala de ingresos de toda la región aumentó en 3,8 % entre 2005 y 2010, alrededor de 20 % más que el crecimiento promedio del ingreso a nivel de países. Sin embargo, este crecimiento no se distribuyó equitativamente entre todos los países.

Después de publicar el informe Golden Growth: Restoring the Lustre of the European Economic Model (Crecimiento dorado: La restauración del esplendor del modelo económico europeo) en 2012, ECA dio a conocer la publicación Diversified Development: Making the Most of Natural Resources in Eurasia (Diversificación del desarrollo: Maximizar los recursos naturales den Eurasia), en asociación con el Banco Euroasiático de Desarrollo. Este documento constata que la disponibilidad de recursos naturales no tiene por qué ser una maldición –es más, puede ser una bendición si los países velan por la gestión adecuada de los ingresos que generan, los invierten en la formación de capital humano y físico y mejoran las instituciones. Para el futuro, el crecimiento sostenido del 40 % inferior de la escala de ingresos requerirá políticas estructurales que faciliten el acceso a activos y concilien la equidad con el crecimiento para todos.

Una serie titulada The Face of Poverty in Europe and Central Asia (El rostro de la pobreza en Europa y Asia central) investiga los desafíos específicos que plantea este problema en la región, donde unos 80 millones de personas viven con menos de US$5 al día y tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas. Las elevadas facturas de calefacción durante inviernos largos y crudos y la mayor ingesta calórica necesaria para sobrevivir a las condiciones climáticas suponen un costo de supervivencia más alto que en otras regiones. En ECA, el desempleo y los bajos salarios son los principales factores que mantienen a la población en la pobreza

El informe The Inverting Pyramid: Pension Systems Facing Demographic Challenges in Europe and Central Asia (La pirámide invertida: Sistemas de pensiones enfrentan desafíos demográficos en Europa y Asia central) examina las crecientes presiones que enfrentan los sistemas de previsión de los países emergentes de ECA debido al envejecimiento de la población y la contracción de la fuerza laboral. Debido a esto, es necesario que los países emprendan una reforma integral a largo plazo y socialmente sostenible para poner en marcha sistemas de pensiones que protejan a los ancianos pobres y a las generaciones futuras.

El documento Back to Work: Growing with Jobs in Europe and Central Asia (Volver al trabajo: Crecimiento y creación de empleos en Europa y Asia central) recomienda tomar medidas en dos áreas normativas principales para generar más y mejores empleos en ECA: 1) sentar las bases para un entorno macroeconómico y empresarial que propicie el crecimiento de las empresas existentes y el surgimiento de nuevas firmas y su éxito o fracaso rápido a un bajo costo, y 2) apoyar el uso de nuevas oportunidades laborales por parte de los trabajadores, de modo que cuenten con competencias e incentivos adecuados, tengan  fácil acceso al mercado de trabajo y se puedan desplazar a lugares que ofrezcan más oportunidades de empleo.

La reciente publicación Looking Beyond the Horizon: How Climate Change Impacts and Adaptation Responses Will Reshape Agriculture in Eastern Europe and Central Asia (Mirar más allá del horizonte: Cómo los impactos del cambio climático y las respuestas de adaptación transformarán la agricultura en Europa oriental y Asia central) y los posteriores informes sobre países específicos examinan los desafíos y oportunidades en el sector agrícola en Albania, la ex República Yugoslava de Macedonia, República de Moldova y Uzbekistán. Mediante la elaboración de modelos sobre la oferta y demanda de suministro de agua a nivel de toda la economía, el análisis plantea que, en muchos casos, el cambio climático restringirá gravemente la disponibilidad de agua para riego. Esto, a su vez, agravará los efectos del cambio climático en los cultivos (en particular los cultivos de riego) y posiblemente reducirá su rendimiento en 20 % a 50 % en 2050. Además, el informe entrega consejos prácticos a los países sobre la manera de ayudar a sus sectores agrícolas a adaptarse a los cambios del clima en un esfuerzo combinado por aminorar la vulnerabilidad de los agricultores a la variabilidad climática y mejorar su capacidad para aprovechar los posibles beneficios que pueden surgir de condiciones meteorológicas cambiantes.

ECA realiza además un seguimiento oportuno a las tendencias y perspectivas de la economía regional a través de sus informes económicos regulares para la UE111BelarúsRepública de Moldova, Federación de RusiaEuropa sudoriental2Turquía y Ucrania.   

Los panoramas individuales de los programas nacionales (i) se actualizan dos veces al año e incluyen análisis de la economía, los sectores y las actividades del Banco Mundial en cada país. También incorporan reseñas de proyectos, en las cuales se entrega información sobre los objetivos, los resultados y el financiamiento de cada proyecto.

---------------------------------------------------------------

1)EU11 se refiere a los 11 Estados miembros de la UE que se incorporaron después de 2004 –Bulgaria, Croacia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumania, República Eslovaca y Eslovenia.

2) Se incluyen seis países de Europa sudoriental (SEE6) — Albania, Bosnia y Herzegovina, Kosovo, ex República Yugoslava de Macedonia, Montenegro y Serbia.

 

 

 

 

Última actualización: Abr 02, 2015

Unión Europea, Comunidad Europea y otras instituciones

La región de ECA del Banco Mundial mantiene una asociación estratégica con la Unión Europea (UE) y trabaja con la Comisión Europea (CE) e instituciones financieras internacionales (IFI) de Europa para mejorar la capacidad de los países clientes de ECA miembros de la UE de absorber fondos de dicho conglomerado.

El Banco colabora estrechamente con instituciones de la UE, IFI europeas —como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD)— y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de la segunda Iniciativa de Viena, (i) que busca mejorar los sistemas bancarios y la coordinación entre los entes reguladores en los países miembros y no miembros de la UE.

Frente a la situación de débil crecimiento e incluso de contracción económica en los países de CSEE, el Grupo Banco Mundial, el BERD y el Grupo del BEI se reunieron en noviembre de 2012 para formular un nuevo plan de acción conjunta para las IFI, comprometiéndose a garantizar flujos constantes de capital de hasta 30 000 millones de euros hacia la región durante 2013 y 2014, en un esfuerzo por proteger el crecimiento económico de CSEE. Una de las prioridades más importantes en el marco del plan de acción fue garantizar un financiamiento continuo para las pymes que son factores fundamentales para la innovación y creación de empleo en la región.

Las IFI han canalizado este financiamiento a través de instituciones financieras activas en la región. Además han proporcionado garantías para préstamos a pymes y financiamiento de capital para nuevas empresas. El plan de acción también ha apoyado las inversiones en los sistemas de transporte y los sectores energéticos de los países de CSEE para fortalecer la competitividad y la generación de energía sostenible. Los flujos totales de capital en el marco de la iniciativa alcanzaron los 42 700 millones de euros a fines de diciembre de 2014, superando el compromiso inicial de 30 000 millones de euros.

ECA trabaja en la inclusión del pueblo romaní en toda la región junto con varios asociados, como la Comunidad Europea, el Fondo para la Educación de los Romaníes y diversos organismos romaníes nacionales.

El Banco también se asoció con el Fondo Anticrisis de la Comunidad Económica de Eurasia (EurAsEC) y el Banco Euroasiático de Desarrollo para brindar financiamiento paralelo a los países de ingreso bajo de Europa y Asia central.

Última actualización: Abr 02, 2015




GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »