Ahorros por US$44 000 millones: El impacto del objetivo global de reducir el costo de las remesas a través de intervenciones eficaces a nivel mundial, nacional y municipal

Abril 04, 2014


Image

“Transferencia monetaria instantánea” de Sachin Bansal, India.

Concurso fotográfico 2013 del CGAP.

Los esfuerzos globales liderados por el Grupo del Banco Mundial, junto con las medidas tomadas a nivel nacional y municipal, redujeron el costo de los servicios de envío internacional de remesas. Se calcula que la disminución en los costos ascendió a US$42 480 millones desde que el proyecto del Banco Mundial que aborda el precio de las remesas en todo el mundo comenzó a agregar mayor transparencia al sistema internacional de transferencias de dinero. Gracias a esto, los consumidores pueden monitorear el costo de enviar remesas. Estos US$42 480 millones representan ahorros para quienes envían y reciben transferencias, normalmente trabajadores migrantes y sus familias.

Desafío

Obligar a los trabajadores migrantes a pagar sumas tan elevadas como US$50 por enviar US$200 es incorrecto, sobre todo cuando mandan dinero con la esperanza de apoyar a sus familias. A menudo, US$200 es un aporte muy importante al ingreso familiar de los migrantes. Antes había poca transparencia en los precios y no se tomaban medidas a nivel mundial para abordar este problema, hasta que el Banco Mundial ayudó a formar una coalición con el fin de hacer un seguimiento al proceso y crear un sistema de información “de ventanilla única” para ayudar a quienes envían remesas a comparar servicios y costos. Por lo general, el alto costo de las transferencias internacionales se debe a una combinación de obstáculos en cada mercado local, tanto en los países desde donde se envía dinero como en los que se recibe este. Estos incluyen falta de transparencia y protección al consumidor, problemas legales y reglamentarios, carencia de infraestructura para sistemas de acceso y pago, un entorno débil en el mercado sin una competencia adecuada y prácticas deficientes de gestión del riesgo y de buen gobierno. La coalición liderada por el Banco Mundial analizó estos problemas y decidió establecer un nuevo estándar internacional llamado Principios generales para la provisión de servicios de remesas internacionales, que fue publicado en 2007. Posteriormente, en 2008 se desarrolló la base de datos del Banco sobre los precios de las remesas en todo el mundo (RPW, por sus siglas en inglés), con la cual se comenzó a medir por primera vez la magnitud cuantitativa de los desafíos que representaban los altos costos de las remesas a escala mundial. En 2009, los jefes de Estado del Grupo de los Ocho (G-8) se comprometieron en la Cumbre de L’Aquila a reducir en 5 puntos porcentuales el costo promedio global en cinco años, lo que se conoce como el “objetivo 5x5”. En 2011, el Grupo de los Veinte (G-20) tomó la decisión de apoyar estas gestiones para lograr dicha meta.

Solución

El Banco Mundial ofrece varias soluciones eficaces para abordar el elevado costo del envío de remesas a nivel mundial, nacional y municipal. El grupo de trabajo sobre remesas creado por el Banco ofrece cooperación y asesoría técnica al G-8, G-20 y otros asociados para que puedan lograr el objetivo y hacer un seguimiento de los costos de las remesas en todo el mundo a través de la RPW. A nivel nacional, el Banco Mundial proporcionó asistencia técnica a los países clientes para que mejoraran sus mercados de remesas resolviendo los problemas y obstáculos que se describen anteriormente mediante la implementación de los mencionados principios. Los enfoques varían según los desafíos específicos de cada país. A nivel municipal, las soluciones que ofrece el Banco Mundial están más cerca de los beneficiarios finales de las intervenciones, es decir las comunidades de migrantes y sus familias, además de las industrias y los gobiernos locales.

Resultados

El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) llevó a cabo intervenciones eficaces a nivel global, nacional y municipal y contribuyó con los siguientes logros:

  1. Las gestiones lideradas por el Banco Mundial para reducir el costo del envío de remesas representan hasta ahora ahorros que bordean los US$42 480 millones entre 2009 y 2013, a nivel global.
  2. El promedio mundial para enviar un monto de US$200 bajó de 9,81 % a 8,95 % en el promedio normal y de 8,58 % a 6,62 % en el promedio ponderado de 2008.
  3. Las evaluaciones y la asistencia técnica del Banco Mundial para implementar los Principios generales para la provisión de servicios de remesas internacionales contribuyeron más aún a los logros. Desde 2008, 25 de 36 países que cuentan con el apoyo del Banco Mundial han experimentado una reducción en los costos. Los costos promedio en 15 de 36 países están bajo o dentro de un punto porcentual del objetivo 5x5 y 22 de 36 países se encuentran actualmente bajo el promedio mundial.
  4. El 68 % de los 220 corredores que aparecen en la base de datos sobre los precios de las remesas en todo el mundo está bajo el 10 %, y el 47 % de ellos ya está por debajo del 5 %. Los costos promedio de 102 corredores, o el 46 % de los encuestados, se encuentran entre el 5 % y el 10 %.
  5. En el primer trimestre de 2009, solo el 7 % de los corredores evaluados estaba bajo el objetivo del 5 %; hoy en día, la cifra es de prácticamente 20 %. En 2009, el costo promedio de la quinta parte de los corredores evaluados superaba el 15 %. En 2013, menos de una décima parte estaba por sobre ese porcentaje.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

Varios fondos fiduciarios, por ejemplo de Australia, la Comisión Europea y la Iniciativa FIRST, han contribuido a lograr estos resultados. Además, asociaciones y contribuciones a través de productos financiados con fondos externos sirvieron de apoyo a varias iniciativas y proyectos orientados a realizar intervenciones a nivel mundial y de los países.

Asociados

El BIRF trabaja con asociados como el G-8 y el G-20 para promover la agenda global para la reducción de los costos de las remesas.

Colaboró, además, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) en la realización de misiones conjuntas en países de la región de América Latina y el Caribe.

También trabajó con el Instituto Africano de Remesas de la Unión Africana, financiado por la Comisión Europea, y llevó a cabo proyectos para implementar los citados principios generales en varios países de la región de África con miras a la creación del instituto.

El BIRF asimismo se asoció con organismos de las Naciones Unidas, como el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en la ejecución de proyectos sobre iniciativas de pagos y remesas a fin de lograr una mejor distribución de las transferencias monetarias en las zonas rurales de Asia.

Parte de los fondos fiduciarios de múltiples donantes que recibieron aportes de Australia y Austria brindaron respaldo a proyectos de los países del Commonwealth y de los Balcanes, respectivamente.

Próximos pasos

Las remesas han demostrado ser fundamentales para los pobres, no solo porque sirven como un apoyo a los ingresos sino también porque respaldan la inclusión financiera, la educación, la salud y las inversiones. Reducir los costos de los envíos implica que llega más dinero a las manos de los migrantes y sus familias. Desde que el Banco Mundial comenzó a ofrecer soluciones para lograr el objetivo global, se han experimentado avances importantes en cuanto a reducción de los costos de envío, reformas en los países y compromiso de las comunidades de migrantes. No obstante, queda mucho por hacer para bajar aún más el costo de las transferencias y alcanzar así el nivel del 5 %.

Con conocimientos y competencias únicas en el área, el Banco Mundial tiene toda la capacidad para ampliar la eficacia de sus intervenciones a nivel mundial, nacional y municipal, con apoyo del compromiso político de los países.

La base de datos del Banco sobre los precios de las remesas en todo el mundo es la única fuente de seguimiento de estos costos. Se debe seguir impulsando este esfuerzo a fin de continuar promoviendo el tema y evitar que los costos suban nuevamente.

Las asociaciones con foros internacionales, como el G-8, el G-20 y Naciones Unidas, han tenido buenos resultados y sirven para promover el apoyo político a este tema.

Las intervenciones a nivel de los países para abordar cada uno de los problemas y obstáculos que enfrentan deberían seguir enfocándose en los costos de las remesas, pero también contribuir a otro desafío importante como es la inclusión financiera.

Beneficiarios

Los beneficiarios finales son los migrantes y sus familias, es decir, los usuarios de los servicios de remesas. No obstante, los beneficiarios directos de las intervenciones del Banco Mundial son los foros internacionales que promueven la agenda global y las autoridades y los responsables de la formulación de políticas a nivel de cada país, quienes aplican reformas en sus propias jurisdicciones.