Panorama general

  • Diversos países y comunidades de todo el mundo ya están sufriendo fuertes impactos derivados del cambio climático, entre los que se incluyen sequías, inundaciones, desastres naturales más frecuentes e intensos, y aumento del nivel del mar. Y los sectores más pobres y vulnerables son los más afectados.

    El financiamiento que se necesita para encarar una transición ordenada hacia una economía mundial resiliente y de bajo nivel de emisiones de carbono se estima en el orden de los billones de dólares, no de miles de millones.

    • En los próximos 15 años se necesitarán inversiones importantes en infraestructura (por un valor cercano a los USD 90 billones para 2030), (i) pero no necesariamente será más costoso garantizar que esta nueva infraestructura sea compatible con los objetivos climáticos.

    Las medidas dirigidas a combatir el cambio climático constituyen una valiosa oportunidad para garantizar un desarrollo mundial sostenible e impulsar el crecimiento económico. Dichas medidas ya están generando resultados concretos: nuevos empleos, ahorro económico, mayor competitividad, más oportunidades de mercado y mejora del bienestar de la población en todo el mundo, y el potencial de inversión, innovación y crecimiento es aún mayor.

    Con el Acuerdo de París, (i) el mundo se comprometió a limitar para fin de siglo el aumento de las temperaturas mundiales a menos de 2 oC por encima de los niveles preindustriales. Para lograr los objetivos planteados en dicho acuerdo se necesitarán medidas decididas y audaces.

    Las políticas, como la de fijación del precio del carbono, pueden contribuir a generar incentivos en favor de un cambio transformador.

    • La fijación de precios para el carbono representa una opción normativa simple, justa y eficiente para abordar el cambio climático. También puede generar beneficios complementarios al reducir la contaminación del aire y la congestión del tránsito, evitando a la vez los costos adicionales que conllevan las medidas correctivas asociadas con trayectorias de crecimiento con niveles elevados de emisión de carbono. En lo que respecta a las empresas, la fijación del precio del carbono les permite gestionar los riesgos, planificar sus inversiones de bajo nivel de emisión e impulsar la innovación.
    • Según la edición más reciente del informe State and Trends of Carbon Pricing (Situación y tendencias de la fijación del precio del carbono), (i) en los últimos 10 años se ha triplicado la cantidad de iniciativas que buscan fijar un precio para el carbono. Hasta la fecha, 70 jurisdicciones (45 nacionales y 25 subnacionales) han puesto en marcha esquemas para establecer un precio para el carbono o tienen previsto hacerlo. Estos mecanismos han permitido a los Gobiernos recaudar unos USD 33 000 millones en 2017, lo que representa un aumento del 50 % respecto de 2016.
    • No obstante, para lograr una transformación de las inversiones en la escala necesaria, debe ampliarse la cobertura de este tipo de esquemas, y los precios deben elevarse. En la mayoría de las iniciativas, en 2018 los precios del carbono se incrementaron respecto de los del año anterior. Aun así, en la mayor parte de los casos, los valores se ubican por debajo del nivel de los USD 40‑USD 80 por tonelada de CO2 al que es necesario llegar en 2020 para que sea posible cumplir la meta de temperatura establecida en el Acuerdo de París, según determinó la Comisión de Alto Nivel sobre los Precios del Carbono, (i) presidida por Joseph Stiglitz y Nicholas Stern.

     

    Última actualización: Oct 02, 2018

  • El Grupo Banco Mundial (GBM) ha asumido con más firmeza que nunca el compromiso de ayudar a los países a hacer frente al desafío climático. En la actualidad, el GBM trabaja activamente con los países para ayudarlos a cumplir con las aspiraciones plasmadas en el Acuerdo de París e incluso superarlas, brindándoles, entre otras cosas, financiamiento y asistencia técnica y promoviendo el intercambio de conocimientos.

     

    • El Plan de Acción sobre el Cambio Climático (i) presenta metas ambiciosas que deben alcanzarse para 2020, entre ellas, ayudar a los países clientes a agregar 30 gigavatios (GW) de capacidad derivada de fuentes renovables, crear sistemas de alerta temprana para proteger a 100 millones de personas y elaborar planes de inversión agrícola con un planteamiento inteligente respecto del clima para al menos 40 países.
    • En respuesta a la demanda de los clientes, el GBM también se ha comprometido a incrementar el financiamiento de iniciativas vinculadas con el clima a fin de que, para 2020, conformen el 28 % de su cartera.
    • Más de 135 países en desarrollo y de ingreso mediano han presentado planes nacionales para la acción climática en el marco del Acuerdo de París, denominados “contribuciones determinadas a nivel nacional” (CDN). En la actualidad, el GBM trabaja activamente con los países para ayudarlos a cumplir con las aspiraciones plasmadas en el Acuerdo de París e incluso superarlas, brindándoles, entre otras cosas, financiamiento y asistencia técnica, y promoviendo el intercambio de conocimientos. (i)
    • En asociación con las Naciones Unidas, el GBM ha puesto en marcha Invest4Climate, (i) una nueva plataforma para la acción climática, diseñada para reunir a Gobiernos nacionales, instituciones financieras, inversionistas, entidades filantrópicas y bancos multilaterales con el objetivo de respaldar inversiones transformadoras en el ámbito del clima en los países en desarrollo.
    • Todos los proyectos del Banco Mundial se someten ahora a un examen inicial del riesgo climático y de desastres para garantizar que promuevan la resiliencia de la población en el lugar donde se llevarán adelante.
    • Desde el ejercicio de 2018, los análisis económicos de todas las operaciones de financiamiento de proyectos de inversión pertinentes contemplan un “precio sombra” para el carbono. Dichos precios fueron actualizados en diciembre de 2017 y se corresponden con el objetivo básico del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 °C.
    • El GBM trabaja junto con otros bancos multilaterales de desarrollo (BMD) para elaborar enfoques comunes que permitan hacer el seguimiento de los flujos de fondos que destinan a los países clientes para proyectos relacionados con el clima, a medida que incrementan el financiamiento para iniciativas de mitigación y adaptación. Estos bancos continúan alineando sus flujos financieros con las metas del Acuerdo de París, respaldan la implementación de las CDN y organizan actividades que posibilitan la transición hacia un desarrollo resiliente frente al clima y con bajos niveles de emisión de gases de efecto invernadero.

    Última actualización: Oct 02, 2018

  • El GBM trabaja en soluciones innovadoras a fin de ayudar a los países a cumplir con sus compromisos en relación con el clima.

    • En 2018, proporcionó la cifra récord de USD 20 500 millones en financiamiento para medidas relacionadas con el clima. De este modo, duplicó el monto otorgado el año anterior a la aprobación del Acuerdo de París y cumplió así dos años antes de lo previsto con las metas de financiamiento relacionado con el clima que se había propuesto alcanzar para 2020.
    • Este es el resultado de un esfuerzo que se lleva adelante en toda la institución para incorporar las consideraciones climáticas en todos los proyectos de desarrollo.
    • En 2017, el GBM movilizó USD 8600 millones de financiamiento privado: el trabajo conjunto con el sector privado es una parte fundamental de las medidas dirigidas a luchar contra el cambio climático.
    • También en 2018, el 70 % de los proyectos del Banco Mundial incluyeron cobeneficios ambientales, mientras que tan solo dos años antes, la proporción era del 37 %. En 2018, el financiamiento del Banco Mundial para proyectos de adaptación alcanzó casi el mismo nivel que el de las iniciativas de mitigación.
    • El financiamiento relacionado con el clima de los seis bancos multilaterales de desarrollo más importantes del mundo alcanzó en 2017 los USD 35 000 millones, la suma más alta de los últimos siete años, que representa un aumento del 28 % respecto del año anterior, según la edición más reciente del informe conjunto sobre el financiamiento climático de los BMD, de 2017. (PDF, en inglés)
    • En el ejercicio de 2018, los compromisos de IFC vinculados con el clima representaron el 36 % del financiamiento propio y de los fondos movilizados. Esto se tradujo en más de USD 3900 millones en inversiones climáticamente inteligentes por cuenta de IFC y USD 4400 millones adicionales en movilización básica, esto es, cerca de USD 8300 millones en total.
    • El Banco Mundial e IFC se ubican entre los mayores emisores de bonos verdes del mundo. Hasta marzo de 2018, el Banco había emitido un total de 217 bonos verdes por un valor superior a los USD 10 000 millones. En el ejercicio de 2018, la emisión total de IFC sumó USD 1800 millones a través de 32 bonos denominados en 9 monedas. Al cierre de dicho ejercicio, la Tesorería de IFC había emitido USD 7600 millones en bonos verdes.

    Energía

    • El GBM es uno de los principales proveedores de financiamiento para proyectos de energía renovable y eficiencia energética en los países en desarrollo y de ingreso mediano. Entre los ejercicios de 2016 y 2018, el Banco Mundial proporcionó más de USD10 000 millones en financiamiento en condiciones comerciales para iniciativas de energía limpia que permitieron generar o integrar en las redes eléctricas18 GW producidos a partir de energías renovables.
    • En un importante anuncio realizado en la cumbre One Planet, el GBM comprometió USD 1000 millones para un nuevo programa mundial destinado a acelerar las inversiones en el almacenamiento de energía en baterías en los países en desarrollo y de ingreso mediano. Se prevé que el programa ayudará a esos países a incrementar el uso de energías renovables —en particular, solar y eólica—, mejorar la seguridad energética, aumentar la estabilidad de la red y ampliar el acceso a la electricidad.
    • En Bangladesh, (i) el Banco Mundial respalda el mayor programa de electricidad sin conexión a la red del mundo, que brinda servicio a 4,2 millones de hogares a través de 1,4 millones de sistemas de energía solar domiciliarios, 1000 bombas de riego por energía solar y 17 minirredes basadas en energía solar. Más de 18,5 millones de personas de zonas rurales ahora cuentan con acceso confiable al suministro de electricidad derivada de la energía solar gracias a este programa, que ha generado 70 000 empleos.
    • En diciembre de 2017, el GBM anunció que después de 2019 dejaría de financiar inversiones en la exploración y producción de petróleo y gas. Asimismo, seguirá brindando asistencia técnica que ayude a los países clientes a fortalecer la transparencia, la gobernanza, la capacidad institucional y el entorno normativo de sus sectores energéticos, incluidos los del petróleo y el gas.
    • Mediante una garantía de USD 480 millones del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), se está ayudando a movilizar USD 3200 millones en inversiones en el sector de energía renovable de Argentina. Se espera que el proyecto permita reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y el uso de combustibles fósiles, y a la vez proporcionar un suministro eléctrico más seguro. Las subastas de energías renovables del programa RenovAr, respaldadas por esta garantía, están atrayendo a inversionistas privados que ofrecen precios competitivos (inferiores al costo promedio de generación de electricidad), que disminuyen en cada ronda. Esto ayudará a Argentina a sacar provecho de sus abundantes recursos renovables y podría, en última instancia, permitirle cumplir su objetivo de generar el 20 % de la electricidad a partir de fuentes renovables para el año 2025.
    • Con el apoyo del Banco Mundial, Indonesia tiene previsto poner en marcha un nuevo mecanismo de mitigación de los riesgos vinculados con la energía geotérmica para generar más de 1 GW de nueva capacidad geotérmica. Se espera que el mecanismo ayude a movilizar varios miles de millones de dólares en financiamiento del sector privado, propiciando las inversiones a través de la mitigación de los riesgos que conllevan la exploración y la perforación inicial. En definitiva, el mecanismo podría ayudar a Indonesia a alcanzar su objetivo de aumentar al 23 % para 2025 la proporción de energías nuevas y renovables en su combinación primaria de fuentes energéticas, lo que incluye incrementar en 5,8 GW la generación de energía geotérmica, una alternativa limpia frente a la electricidad producida a partir del carbón en un país en el que 30 millones de personas aún no tienen acceso a un suministro moderno y confiable.
    • A través del programa Más Energía Solar, (i) el GBM ayuda a países de África al sur del Sahara (Zambia, Senegal, Madagascar y Etiopía) a desarrollar energía eléctrica solar a gran escala con rapidez y a un costo accesible. Este programa reúne un conjunto de servicios del GBM bajo una única iniciativa orientada a crear mercados viables para la energía solar en cada país participante. Esta iniciativa de ventanilla única tiene como objetivo poner en funcionamiento en los próximos dos años proyectos de energía solar sin conexión a la red con tarifas competitivas, financiados con fondos privados. El 21 de febrero de 2017, la Corporación de Desarrollo Industrial de Zambia firmó un acuerdo con IFC para generar hasta 500 megavatios (MW) de energía limpia y renovable a través de entre dos y cuatro proyectos.
    • En el ejercicio de 2018, IFC organizó operaciones por valor de USD 2500 millones para proyectos de generación de electricidad a partir de energías renovables y de fabricación de componentes, que incluyeron USD 926 millones en inversiones por cuenta propia y USD 1600 millones en fondos movilizados.
    • Como parte de los continuos esfuerzos por trabajar en el área de generación de electricidad, IFC ha elaborado una hoja de ruta para que Côte d'Ivoire pueda cumplir el compromiso asumido en el Acuerdo de París, de lograr que el 42 % de la energía que genera provenga de fuentes renovables. (i)

    Adaptación y resiliencia

    • El financiamiento que destina el Banco Mundial para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático y generar resiliencia aumentó considerablemente: en el ejercicio de 2018, las inversiones en adaptación alcanzaron los USD 7700 millones, mientras que en el ejercicio anterior habían sumado USD 3900 millones. En la actualidad, cerca de la mitad (el 49 %) de todo el financiamiento del Banco Mundial para iniciativas climáticas se destina a proyectos de adaptación, lo que muestra el compromiso de trabajar tanto para ayudar a los países a adaptarse al cambio climático como para mitigar las emisiones futuras.
    • En Santo Tomé y Príncipe, el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) (i) respalda los esfuerzos del Gobierno por incrementar su capacidad de adaptación frente a amenazas, tales como la erosión costera y el aumento del nivel del mar a través de diversas actividades, entre ellas, la elaboración de modelos de superficie de alta resolución para realizar evaluaciones de riesgos. Asimismo, se busca fortalecer la capacidad para la planificación de la resiliencia a través de la infraestructura verde y gris. Estas iniciativas son parte de un gran esfuerzo regional respaldado por el Banco Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) (i) a través del Programa de Gestión de las Zonas Costeras de África Occidental (WACA), (i) dotado de USD 200 millones.
    • Si bien África representa solo el 4 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, el continente es sumamente vulnerable a los impactos del cambio climático y a los desastres. Desde 2015, el GBM, el GFDRR y otros asociados trabajan para mejorar los servicios hidrometeorológicos en 15 países africanos y en 4 centros climáticos regionales mediante el Programa Hidrometeorológico de África. (i) Esta iniciativa, que prevé una inversión de unos USD 600 millones, beneficiará a más de 100 millones de personas a lo largo de ocho años gracias a la modernización de los servicios hidrológicos y meteorológicos, la mejora de los sistemas de alerta temprana y respuesta, y la promoción del intercambio de conocimientos.

    Transporte

    • El Banco Mundial colabora con sus asociados para ayudar a desarrollar un nuevo sistema de transporte inteligente para Dakar (Senegal) que tiene como objetivo trasladar a 300 000 pasajeros diariamente. El Proyecto Piloto de Autobuses de Tránsito Rápido de Dakar (i) permitirá mejorar las condiciones de los traslados y reducir a la mitad el tiempo promedio de viaje en el transporte público durante las horas pico. Mediante una estructura de alianza público‑privada, este proyecto combina contribuciones del Banco Mundial y de otros asociados en la tarea del desarrollo con un financiamiento del sector privado previsto en más de USD 50 millones, y sienta las bases para introducir mejoras tecnológicas. Asimismo, en las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) de Senegal, se presenta este proyecto como una iniciativa fundamental para reducir las emisiones de carbono relacionadas con el transporte en el país. El Banco Mundial respalda este proyecto mediante un financiamiento de USD 300 millones aportado por la Asociación Internacional de Fomento (AIF).

    Agricultura

    • En China, (i) el Proyecto de Desarrollo Integrado de la Agricultura Moderna, por valor de USD 313 millones, respalda la adopción de sistemas de riego mejorados y de otras prácticas inteligentes respecto del clima en seis provincias del país, con las que se ayudará a unos 380 000 hogares rurales a lograr mayor resiliencia frente al cambio climático.
    • En Uruguay, un proyecto financiado por el Banco Mundial ayuda a desarrollar prácticas agrícolas y ganaderas con un planteamiento inteligente respecto del clima mediante la aplicación de tecnología satelital, con el fin de poner freno a la erosión e incrementar el secuestro del carbono.

    Bosques y paisajes

    • Desde la adopción del Plan de Acción Forestal (PDF) en 2016, los compromisos del Banco Mundial relacionados con los bosques (i) se han incrementado de USD 1800 millones (en el ejercicio de 2016) a USD 2300 millones (en el ejercicio de 2018), monto que abarca inversiones y programas dirigidos a preservar los bosques y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del uso de la tierra.
    • En marzo de 2018, el presidente de Colombia y el Banco Mundial firmaron un acuerdo de donación por valor de USD 20 millones, destinado a ayudar a los agricultores de la región de Orinoquía a incrementar su producción de manera sostenible, entre otras cosas, mediante la plantación de árboles, la rotación del ganado en las zonas de pastoreo y la adopción de prácticas de manejo de la tierra con un planteamiento inteligente respecto del clima. Este programa, respaldado por la Iniciativa sobre Paisajes Forestales Sostenibles del Fondo del Biocarbono, tiene como objetivo mejorar los medios de subsistencia de la población, la economía y el medio ambiente, lo que incluye proteger los valiosos bosques de la región, sus recursos hídricos y su biodiversidad.
    • En Mozambique, mediante el Programa de Paisajes Integrados se han movilizado casi USD 200 millones para respaldar la gestión forestal sostenible y el uso sostenible de la tierra. Dichos fondos fueron aportados por numerosas entidades públicas y privadas, y en ellos se combinan recursos de la AIF y del FMAM, financiamiento para iniciativas climáticas del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF) y del Programa de Inversión Forestal (FIP), así como inversiones privadas y recursos nacionales.

    Ciudades

    • La labor del Banco en el ámbito del desarrollo urbano ha sido fundamental para promover el tratamiento del cambio climático durante la 21.a, 22.a y 23.a Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CP 21, 22 y 23), así como durante la cumbre One Planet. (i) En los últimos años, el Banco Mundial ha trabajado en ciudades y poblados de más de 140 países, y en el ejercicio de 2018 invirtió USD 5300 millones en iniciativas de gestión del riesgo de desastres.
    • Desde diciembre de 2017, a través del Programa de Ciudades Resilientes, (i) el GBM ha trabajado con más de 50 ciudades para ayudarlas a integrar la resiliencia frente al cambio climático desde las primeras etapas de la planificación del desarrollo. También está transformando la manera en que desarrolla sus actividades y ayuda a estas ciudades a movilizar el capital adicional necesario para llevar adelante las inversiones estratégicas clave.
    • Hasta septiembre, en el marco del Programa de Ciudades Resilientes (i) se habían identificado ya operaciones en 25 ciudades, y está previsto comenzar a trabajar con otras 45 más en el curso del año próximo.
    • La resiliencia urbana va de la mano de la sostenibilidad ambiental. La Plataforma Mundial para las Ciudades Sostenibles, del Banco Mundial, trabaja con alcaldes de países en desarrollo para transformar las ciudades en centros de crecimiento inclusivos y resilientes. La plataforma se encuadra en el programa Ciudades Sostenibles del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), que se lleva adelante en 27 ciudades de 11 países, y con el que se movilizarán USD 1500 millones en un período de cinco años.
    • Como reflejo de la importancia que concede IFC a las ciudades, a través de su Programa de Transformación del Mercado de Edificios Verdes de EDGE, (PDF, en inglés) estimula la demanda de edificios ecológicos y contribuye a fortalecer la capacidad de los desarrolladores y los bancos para construir y financiar este tipo de edificaciones. El total acumulado de los compromisos de IFC destinados a edificios verdes ha superado ya los USD 3000 millones, cifra que incluye inversiones por cuenta propia y financiamiento movilizado de terceros. En el ejercicio de 2018, IFC comprometió USD 1100 millones de fondos propios para proyectos de construcción de edificios verdes, viviendas accesibles, hospitales y locales para comercios minoristas, y movilizó USD 260 millones adicionales, lo que conforma un total de USD 1400 millones.

     

    Alianzas innovadoras

    • La Alianza de Líderes sobre la Fijación del Precio del Carbono, (i) iniciativa que se puso en marcha oficialmente durante la CP 21 y que el GBM respalda y ayuda a convocar, reúne a líderes de Gobiernos nacionales y subnacionales, representantes del sector privado y la sociedad civil, con el objetivo de establecer políticas eficaces de fijación del precio del carbono que permitan preservar la competitividad, crear empleos, impulsar la innovación y lograr una reducción significativa de las emisiones.

    - Esta alianza, que busca conformar un repositorio de experiencias internacionales referidas al diseño y la implementación de políticas dirigidas a fijar precios para el carbono, ha elaborado seis informes en los que se resumen los análisis más recientes sobre las cuestiones clave, entre las que figuran el uso de los ingresos, los argumentos en favor de la alineación de las políticas sobre los precios del carbono y otras normativas, los precios del carbono en el sector bancario y del transporte marítimo, y otros temas. En 2017, la alianza respaldó también el informe elaborado por la Comisión de Alto Nivel sobre los Precios del Carbono. (PDF)

    - La alianza respalda el tablero interactivo sobre la fijación del precio del carbono, (i) una plataforma en línea que brinda información actualizada sobre las iniciativas nuevas y ya existentes en todo el mundo dirigidas a establecer precios para el carbono.

    - Desde su puesta en marcha, la alianza ha organizado más de 40 diálogos, talleres y reuniones que convocaron a diversas partes interesadas para trabajar en favor de la ampliación, profundización y convergencia de las iniciativas de todo el mundo que buscan fijar un precio para el carbono.

    • La Alianza de Preparación para los Mercados de Carbono, (i) creada en 2010, es un foro orientado a la innovación y la acción colectivas y un fondo con el que se busca respaldar el fortalecimiento de la capacidad para ampliar la escala de las medidas de mitigación del cambio climático. Entre los logros alcanzados desde su conformación figuran los siguientes:

    - 36 jurisdicciones nacionales y subnacionales, y la Comisión Europea

    - 19 países participantes en calidad de implementadores y 9 socios técnicos

    - 13 participantes contribuyentes

    - USD 127 millones de capitalización total

    - más de 30 notas técnicas, documentos sobre países y otras publicaciones

    - más de 50 intercambios de conocimientos organizados

    • El fondo fiduciario de múltiples donantes denominado Connect4Climate (C4C) (i) tiene como objetivo acelerar la adopción de medidas contra el cambio climático vinculando a más de 500 asociados a través de un programa mundial de comunicaciones sobre el clima. Trabaja con diversos públicos, en especial con los jóvenes, y se dirige especialmente a las industrias influyentes, como las del cine, la moda, la música y el deporte, con el fin de promover las iniciativas climáticas.

    - En 2017, el fondo C4C dirigió la campaña de comunicación titulada Uniting4Climate (i) (Unirse en favor del clima) para la CP 23, con la que se buscaba llegar a una audiencia mundial, mediante, entre otras cosas, la primera trasmisión en vivo desde Fiji, de modo de poner de relieve el sentido de la urgencia y la unidad que se requieren para encarar iniciativas climáticas.

    - En el marco del C4C se han creado “zonas de medios digitales” para difundir la acción climática mediante contenidos multimedia y digitales innovadores y a través de la organización de eventos de alto perfil, como la celebración del 30.o aniversario del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), (i) que se llevó a cabo en Bolonia.

    - El documental producido por el C4C, titulado Youth Unstoppable (Juventud imparable), (i) se estrenó en 2018 con el objetivo de estimular el movimiento juvenil internacional de lucha contra el cambio climático a través de actividades y proyecciones de alto nivel.

    - La instalación de realidad virtual X-Ray Fashion (Moda en rayos X), (PDF, en inglés) ganadora del concurso para jóvenes organizado en 2017 por el C4C, se estrenó en el Festival de Cine de Venecia y en ella se ponen de relieve los impactos sociales, ambientales y climáticos de la industria de la moda.

    Última actualización: Oct 02, 2018

Api


Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Ciudad de Washington
Elisabeth Mealey
emealey@worldbank.org