Contactos en la oficina del país
Washington, D.C.

Robert Bisset
rbisset@worldbank.org

Esta página en:

Cambio climático: Panorama general

El cambio climático constituye una amenaza fundamental para el desarrollo y la lucha contra la pobreza.  El Grupo del Banco Mundial ve con preocupación que, de no adoptarse medidas audaces ahora, el calentamiento del planeta puede hacer que la prosperidad sea inalcanzable para millones de personas y provocar el retroceso de décadas de avances en el desarrollo.

Para la ciencia es un hecho indiscutible que los humanos son la causa del calentamiento global, y ya se comienzan a observar grandes cambios.  Desde el inicio del nuevo siglo (2000 – 2013), cada año ha sido incluido entre los 15 más calurosos (i) desde que comenzó el registro hace 134 años. La intensidad de los fenómenos climáticos extremos también ha aumentado. Las experiencias recientes son un poderoso recordatorio de que ningún país, rico o pobre, está hoy a salvo de los impactos de los desastres vinculados con el clima.

Bajemos la temperatura, (i) un informe preparado por el Potsdam Institute for Climate Impact Research  para el Banco Mundial, ofrece una visión panorámica de los últimos descubrimientos científicos en la materia y sostiene que estamos en una trayectoria hacia un mundo 4°C (7,2°F) más cálido a fines de este siglo. El documento muestra una imagen clara de los devastadores efectos que esto tendría en la agricultura, los recursos hídricos, los ecosistemas y la salud humana. Si bien todas las regiones se verán afectadas, aquellas en peores condiciones para adaptarse -como las más pobres y vulnerables- sufrirán los mayores efectos. Un informe de seguimiento, centrado en los impactos del cambio climático en África al sur del Sahara, Asia meridional y Asia sudoriental, informa que si el mundo se calienta en 2°C (3,6°F) –nivel que podría alcanzarse en 20 a 30 años– habrá escasez generalizada de alimentos, olas de calor sin precedentes y tormentas más intensas.

El Banco Mundial cree que se debe evitar un planeta 4°C más cálido y que es posible hacerlo. Para ello, se requieren medidas globales inmediatas que permitan detener el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en esta década, ayudar a los países a prepararse para un mundo 2°C más cálido y adaptarse a los cambios que no se pueden revertir.

La institución está intensificando su trabajo en el ámbito de la mitigación, adaptación y gestión del riesgo de desastres y, cada vez más, incorpora un enfoque climático en sus operaciones.

Última actualización: Mar 24, 2014

Catalizar medidas relacionadas con el clima

El Grupo del Banco Mundial está concentrando su trabajo en cinco áreas clave que pueden ayudar a mantener los precios en niveles apropiados, favorecer el flujo de fondos y avanzar en las situaciones que más lo requieran.

La construcción de ciudades con capacidad de adaptación al clima y con bajas emisiones de carbono, especialmente a través de asistencia en la planificación de un nivel bajo de emisiones, en evaluaciones de la eficiencia energética y para conseguir financiamiento, se focaliza en áreas metropolitanas de rápido crecimiento que están vinculadas con el 70 % de las emisiones mundiales. El avance hacia prácticas agrícolas con un enfoque climático inteligente (i) mejora la producción de alimentos tan necesaria para una población mundial en constante crecimiento, reduce las emisiones y aporta al almacenamiento de carbono. El aumento de la eficiencia energética y las inversiones en energía renovable ayuda a promover el uso de biocombustibles en vez de combustibles fósiles que producen contaminación. El Grupo del Banco Mundial apoya además los esfuerzos para terminar con los subsidios a los combustibles fósiles y fijar precios adecuados para las emisiones de carbono.

Otra medida importante que puede rápidamente hacer una diferencia es la reducción  de los contaminantes climáticos de corta vida (CCCV), como el carbono negro de los incendios y los vehículos petroleros y el metano de los vertederos y las industrias extractivas. Esto permitiría a  los países obtener una doble recompensa: disminuir el impacto sobre la nieve y los glaciares y, al mismo tiempo, bajar los costos para la salud humana y los cultivos.

La Vicepresidencia para Cuestiones Climáticas del Grupo del Banco Mundial, creada en enero de 2014, está trabajando para movilizar fuentes de financiamiento relacionado con el cambio climático tanto públicas como privadas, apoyar políticas e inversiones acertadas, y ayudar a los países y las empresas a adaptarse a los cambios del clima.

Iniciativas relacionadas con el clima en el Grupo del Banco Mundial

El Grupo del Banco Mundial ha logrado demostrar métodos innovadores para movilizar fondos adicionales en esta área, gracias a la labor conjunta con sus asociados. Esto incluye los fondos de inversión en el clima (i) por US$8000 millones, diseñados para brindar financiamiento ampliado, a través de los bancos multilaterales de desarrollo, con el fin de iniciar cambios transformadores hacia un desarrollo con bajas emisiones de carbono y capacidad de adaptación al clima.

El Banco Mundial es el depositario de 15 iniciativas de financiamiento del carbono (i) que han  apoyado más de 140 proyectos en más de 50 países. (i) Desde el año 2000, estas han logrado reducir el equivalente de 187 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono mediante los proyectos que respaldan.

La Corporación Financiera Internacional (IFC), (i) la institución afiliada del Banco que promueve el desarrollo del sector privado, apoya la energía renovable, la eficiencia energética y otras soluciones acertadas en relación con el clima en los países en desarrollo. IFC ha invertido más de US$11 000 millones en proyectos relacionados con el clima desde 2005, lo que incluye US$2500 millones durante el ejercicio de 2013.

El Banco Mundial e IFC también son los principales emisores mundiales de bonos verdes que apoyan proyectos relacionados con el clima, como el aumento de la eficiencia energética y el desarrollo de energías renovables.  El Departamento de Tesorería del Banco Mundial ha emitido 61 tipos de bonos en 17 tipos de monedas por un monto total de US$5300 millones, mientras  que el Departamento de Tesorería de IFC lo ha hecho por un monto de US$3400 millones, incluidos US$1000 millones en ofertas de bonos de referencia en 2013.

A través del Fondo Mundial para la Reducción y Recuperación de Desastres (GFDRR, por sus siglas en inglés), (i) el Banco ayuda a los países en desarrollo a reducir su vulnerabilidad ante los peligros naturales y adaptarse al cambio climático integrando la reducción del riesgo de desastres y la adaptación en las estrategias de desarrollo de los países.

El informe de 2013 Crear resiliencia mediante la integración de los riesgos climáticos y de desastre en el proceso de desarrollo, (i) que señala que las pérdidas y los daños relacionados con los desastres naturales aumentaron de un promedio anual de casi US$50 000 millones en la década de 1980 a unos US$200 000 millones en el último decenio, puso énfasis en la necesidad de integrar mejor la adaptación al clima en los programas de gestión del riesgo de desastres.

Los recursos de conocimientos como el Portal de conocimientos sobre cambio climático, (i) la Plataforma de alternativas de financiamiento del clima, (i) y la Plataforma para la planificación acertada en relación con el clima (i) junto con la capacitación impartida por el Instituto del Banco Mundial, (i) ofrecen a los países información, análisis y herramientas de vanguardia sobre el cambio climático.

Para hacer frente a los CCCV, el Banco inició una revisión de su propia cartera para identificar formas de reducir las emisiones de estos contaminantes en sus propios proyectos. El informe Integración de contaminantes climáticos de corta vida en las actividades del Banco Mundial reveló que el 7,7 % de los compromisos de la institución -o aproximadamente US$18 000 millones- se destinaron a iniciativas relacionadas con CCCV entre 2007 y 2012.

Otro informe de 2013 titulado  Sobre una delgada capa de hielo mostró que reducir rápidamente los CCCV permitiría al mundo ralentizar el calentamiento de regiones importantes cubiertas de nieve y hielo y salvar millones de vidas.

Luego de la aprobación en 2008 del Marco estratégico sobre desarrollo y cambio climático y la publicación en 2010 del Informe sobre el desarrollo mundial relativo al cambio climático, (i) el Banco Mundial está formulando un nuevo Plan de Acción Climática que mejorará la capacidad de adaptación de los países, apoyará el crecimiento ecológico inclusivo e incorporará las evaluaciones de riesgos climáticos a las decisiones de inversión en toda su cartera.

Última actualización: Mar 24, 2014

El Banco Mundial -el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF)- trabaja con México a través del Proyecto sobre Sistemas de Iluminación y Electrodomésticos Eficientes (ejercicio de 2011) proporcionando una combinación de apoyo financiero y técnico a los esfuerzos del país para afrontar el cambio climático. El programa del Gobierno mexicano “Luz Sustentable” ingresó en el Libro de los Récords Guinness por haber sustituido 22,9 millones de bombillas incandescentes por lámparas compactas fluorescentes o “lámparas que ahorran energía”. En total, más de 5,5 millones de familias mexicanas usan ahora este tipo de bombillas, las que consumen 20% de energía y duran 10 veces más que las tradicionales.

Desde 1991, la asociación entre el Banco Mundial y China en el marco del Protocolo de Montreal ha reducido gradualmente el consumo y la producción de más de 219.000 toneladas de sustancias que contribuyen al agotamiento de la capa de ozono en sectores tan diversos como la refrigeración, el aire acondicionado, la fabricación de espumas, la producción de aerosoles y los extintores. Debido a que estas sustancias también tienen el potencial de aumentar el calentamiento global, lo anterior también evitó el equivalente de 885 millones de toneladas de dióxido de carbono (i), lo que es similar a sacar más de 184 millones de automóviles de las calles.

El Fondo de Seguro contra Riesgos de Catástrofes para el Caribe (i) ha realizado pagos por US$32 millones para cubrir las reclamaciones de ocho países afectados por desastres naturales; todos los desembolsos se hicieron en un plazo de tres semanas después del evento catastrófico.

Kazajstán, el séptimo productor mundial de trigo, aplica en este momento técnicas acertadas en relación con el clima, conocidas como agricultura “sin labranza”, en 1,85 millones de hectáreas (i) o el 10% de todas sus tierras agrícolas.

Mediante el encauzamiento de recursos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), el Banco ha apoyado la apuesta de Túnez de mejorar su eficiencia energética. Gracias a ello, se han evitado 710.333 toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) entre 2004 y 2011, además de prevenir 101.476 toneladas de emisiones de CO2 anuales.

Aproximadamente, 7,6 millones de habitantes rurales de Etiopía recibieron apoyo conforme al Programa de Redes de Protección Social Productivas, que ofrece recursos inmediatos y ampliados en respuesta a la sequía.

Para más información, visite: www.worldbank.org/en/topic/climatechange (i)

Última actualización: Mar 24, 2014
Adaptación y resilencia

Infografía sobre los extremos climáticos, impactos regionales y adaptación. Lea más »

EL GRUPO DEL BANCO MUNDIAL

Descubra lo que otras entidades del Grupo del Banco Mundial están haciendo sobre el cambio climático.