Panorama general

  • El desarrollo social se centra en la necesidad de "poner en primer lugar a las personas" en los procesos de desarrollo. La pobreza no es solo un tema sobre los ingresos bajos; se trata también de la vulnerabilidad, la exclusión, las instituciones poco transparentes, la falta de poder y la exposición a la violencia. El desarrollo social promueve la inclusión social  de los pobres y vulnerables empoderando a las personas, creando sociedades cohesivas y resilientes, y mejorando la accesibilidad y la rendición de cuentas de las instituciones frente a los ciudadanos.

    Al asociar los Gobiernos, las comunidades, la sociedad civil, el sector privado y los marginados, incluidos los pueblos indígenas y las personas con discapacidad, el desarrollo social transforma la compleja relación entre las sociedades y los Estados en intervenciones concretas. Las pruebas empíricas y la experiencia en operaciones indican que el desarrollo social promueve el crecimiento económico y mejora las intervenciones y la calidad de vida.

    Última actualización: Sep 21, 2017

  • La labor del Banco Mundial en el ámbito del desarrollo social (i) incorpora las voces de los pobres y vulnerables en los procesos de desarrollo contribuyendo a la formulación de políticas y programas basados en datos empíricos mediante los objetivos siguientes:

    • Realizar análisis de riesgos sociales oportunos, incluidos estudios de impacto social y de la pobreza.
    • Aumentar los impactos positivos, mitigar los efectos negativos y gestionar los riesgos sociales y políticos. Esto incluye el cumplimiento de las políticas de salvaguardias sociales del Banco Mundial relacionadas con los pueblos indígenas y el reasentamiento involuntario.
    • Profundizar la comprensión de las cuestiones y necesidades de los pueblos indígenas, en particular la interrelación entre la resiliencia cultural y comunitaria con sus tierras, territorios y recursos naturales.
    • Integrar la sensibilización sobre la fragilidad y los conflictos (i) en los análisis y las operaciones, y adoptar una perspectiva de prevención de la violencia en los lugares donde los altos niveles de violencia interpersonal ponen en riesgo el desarrollo.
    • Fortalecer la resiliencia de las comunidades y las instituciones frente a las crisis naturales y aquellas causadas por actividades humanas y ante los cambios en las tendencias climáticas.
    • Promover programas de empoderamiento social y económico diferenciados por género (i) orientados a los jóvenes y los grupos desfavorecidos.
    • Asegurar que los proyectos financiados por el Banco Mundial incluyan a personas con discapacidad e incorporen la inclusión de la discapacidad  generando una base de datos al respecto.
    • Incorporar las cuestiones de género (i) y asegurar que las operaciones contemplen la perspectiva de género.
    • Aumentar los datos sobre la exclusión basada en la orientación sexual y la identidad de género.
    • Fortalecer los vínculos y la interacción entre los ciudadanos y sus Gobiernos y promover estructuras gubernamentales responsables.
    • Empoderar a las comunidades de zonas rurales y urbanas dándoles el control sobre las decisiones en materia de desarrollo y recursos para mejorar la prestación de servicios básicos, a través del enfoque del desarrollo impulsado por la comunidad. (i)

    Últimas novedades

    El 4 de agosto de 2016, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó un nuevo Marco Ambiental y Social que amplía los resguardos para las personas y el medio ambiente en los proyectos de inversión financiados por el Banco.

    La revisión de las salvaguardias incluyó el más amplio proceso de consulta jamás realizado por el Banco Mundial, abarcando a alrededor de 8000 partes interesadas en 63 países. Constituyó el punto final de casi cuatro años de análisis y cooperación en todo el mundo en que participaron Gobiernos, expertos en desarrollo y grupos de la sociedad civil.

    El Marco forma parte de un esfuerzo de largo alcance por parte del Grupo Banco Mundial para mejorar los resultados de desarrollo y optimizar su labor.

    Además, el Marco mejora el alineamiento de los resguardos ambientales y sociales del Banco Mundial con los de las demás instituciones de desarrollo, y realiza importantes avances en áreas como transparencia, no discriminación, inclusión social, participación pública y rendición de cuentas, incluido un papel más amplio para los mecanismos de reparación de reclamos.

    El Banco Mundial inició un periodo intensivo de preparación y capacitación para la implementación del nuevo Marco, que se espera entre en vigor a comienzos de 2018.

     

    Última actualización: Sep 21, 2017

  • Los últimos proyectos del Banco Mundial que abordan cuestiones centrales del desarrollo social son:

    • El segundo Proyecto de Inversión Rural (i) de Azerbaiyán apoya la recuperación de infraestructura crítica y el financiamiento de actividades de subsistencia. Hasta marzo de 2016, se habían completado más de 1200 subproyectos y seis iniciativas piloto sobre medios de subsistencia. Como resultado de la reparación de los caminos rurales, el tiempo de traslado a las escuelas y los mercados se redujo en 47 % y 26 %, respectivamente, en tanto que la matrícula escolar primaria aumentó en 25 % luego de la restauración de las escuelas.
    • En Egipto, el Proyecto de Rehabilitación de la Terminal 2 del Aeropuerto de El Cairo (i) respaldó la revisión del diseño y los costos del aeropuerto con el fin de facilitar el acceso de las personas con discapacidad.
    • En Iraq, el Proyecto de Emergencia sobre Discapacidades (i) apoyó la prestación de servicios de rehabilitación y prostéticos a personas con discapacidad.
    • La segunda fase del Fondo de Reducción de la Pobreza (PRF II) (i) en la República Democrática Popular Lao se dirigió a las comunidades pobres, en particular a los pueblos indígenas, que representan el 75 % de los beneficiarios del programa. El PRF II benefició a alrededor de 650 000 personas en zonas rurales, es decir aproximadamente el 10 % de la población nacional, a través de más de 1900 subproyectos destinados a mejorar el acceso a la infraestructura, el saneamiento y la ingesta alimentaria. Una evaluación indicó que el acceso a agua mejoró en 58 % y el tiempo de viaje hasta el pueblo más cercano se redujo en 114 minutos durante la temporada seca y en 73 minutos durante la estación de lluvias. En mayo de 2016, se aprobó la tercera fase del proyecto.
    • El Programa Nacional de Desarrollo Impulsado por la Comunidad (i) en Myanmar fue el primer proyecto del Banco Mundial después de que la institución reinició las operaciones con el Gobierno en 2012. A la fecha, el proyecto ha llegado a más de 5 millones de beneficiarios, con más de 14 000 subproyectos finalizados en 47 comunas. Las comunidades han construido o rehabilitado más de 1560 escuelas, construido más de 2500 kilómetros de senderos y caminos de acceso y generado más de 1,2 millones de días de trabajo remunerados. La iniciativa prevé expandirse a un total de 63 comunas, abarcando 11 000 aldeas y 7 millones de personas.
    • El Proyecto de Administración de Tierras (i) de Nicaragua redujo de manera importante el tiempo de inscripción y los costos de las transacciones. La política y el marco jurídico para la administración de tierras se fortaleció mediante la preparación de un Marco General de Políticas de Tierras y la aprobación de tres leyes fundamentales, una de las cuales permitió que las comunidades indígenas pobres y marginadas recuperaran los títulos de dominio de 15 territorios ancestrales que comprenden una superficie de más de 22 000 kilómetros cuadrados, cerca del 19 % del territorio nacional.
    • El Proyecto de Municipios más Seguros de Honduras (i) es el primer proyecto independiente del Banco Mundial destinado a prevenir la violencia interpersonal. Los datos cualitativos (i) indican que el proyecto ayudó a nueve comunidades muy inestables y violentas a desarrollar redes sociales sólidas y reducir drásticamente los homicidios y los actos de violencia. Por ejemplo, en las tres comunidades de Choloma los homicidios disminuyeron de 40 a uno solo entre 2014 y 2016.
    • En Nigeria, el Proyecto de Desarrollo Social y Comunitario (CSDP) (i) apoyó a más de 350 000 microproyectos gestionados por la comunidad y generó beneficios para más de 2,5 millones de personas en 28 estados. Una evaluación de impacto del CSDP reveló que la iniciativa logró reducir la mortalidad materna e infantil; aumentar la matrícula y la asistencia escolar; disminuir la distancia, los costos y el tiempo de acceso a fuentes de agua, servicios de salud y electricidad, y aumentar los ingresos de las actividades agrícolas. Esto llevó a algunos estados y Gobiernos locales a adoptar el enfoque de desarrollo impulsado por la comunidad y aumentar las asignaciones presupuestarias locales para actividades dirigidas por las comunidades. El Banco Mundial aprobó un préstamo adicional por un monto de USD 75 millones para ampliar las prestaciones de bienestar social y mejorar los servicios a las comunidades afectadas por los conflictos en el noreste de Nigeria, especialmente los desplazados internos.
    • El Fondo para el Alivio de la Pobreza II (PAF) (i) de Nepal, por un monto de USD 245 millones, ha beneficiado directamente a 716 385 hogares e indirectamente, a través de subproyectos de infraestructura, a otras 50 663 familias, de las cuales cerca del 64 % fueron clasificadas como extremadamente pobres. La evaluación de impacto del proyecto indicó que se produjo un aumento de 22 % en el consumo real per cápita de los hogares en los primeros tres años. Además, el estudio señaló que la incidencia anual de la inseguridad alimentaria se redujo en 19 %, mientras que la matrícula escolar de niños y niñas entre 6 y 15 años aumentó en 17 %. El proyecto fue reestructurado para atender las necesidades de las comunidades en 14 distritos afectados por el terremoto de abril/mayo de 2015.
    • El Proyecto de Creación Rápida de Empleo (REP) (i) en las Islas Salomón generó más de 664 000 días de trabajo, dando empleo a corto plazo a más de 12 400 personas en Honiara y realizando transferencias por un total de USD 2,83 millones en salarios. El proyecto está llegando a grupos vulnerables: un 53 % de participación de jóvenes y un 58 % de participación de mujeres. El REP marcó una diferencia positiva en el patrimonio familiar y el 11 % de los encuestados (de los cuales tres cuartes partes eran mujeres) informó haber invertido todos o parte de sus ingresos del proyecto en actividades comerciales.
    • El proyecto piloto del Mecanismo Especial de Financiamiento para el Desarrollo Local en Somalia, (i) una iniciativa conjunta con las Naciones Unidas, tiene como objetivo fortalecer los sistemas de gobierno, la visibilidad y la legitimidad a través de la provisión de infraestructura y servicios básicos. Específicamente, este proyecto apoya al Ministerio de Finanzas en el proceso de adquisiciones y en la supervisión de pequeñas donaciones de capital identificadas por las comunidades y los nuevos estados federales, y fortalece la nueva estructura federal en un país que se recupera tras 20 años de conflicto.
    • En Uganda, un proyecto de USD 40 millones se concentra en intervenciones comunitarias para la prevención de la violencia de género y para fortalecer sectores críticos con el fin de ofrecer servicios de respuesta de calidad a las sobrevivientes de este tipo de abusos.
    • En Vietnam, el Programa de Ampliación del Abastecimiento de Agua y Saneamiento Rural Basado en Resultados, (i) de USD 300 millones, incorporó orientaciones sobre las minorías étnicas con el fin de garantizar beneficios medibles y equitativos en el abastecimiento de agua y saneamiento rural para este segmento de la población en 21 provincias.

    El grupo del Banco Mundial dedicado al desarrollo social también realiza estudios analíticos que abordan cuestiones de sostenibilidad social fundamentales. Los nuevos análisis y programas incluyen:

    Los análisis sociales emprendidos por el Banco Mundial han orientado los diagnósticos sistemáticos de los países (i) que sirven de base de los programas multianuales del Banco en un país determinado.

    Última actualización: Sep 21, 2017

    • En Burundi, el Proyecto de Emergencia para la Desmovilización y la Reintegración durante el Periodo de Transición (i) se centró en la inclusión social, apoyando especialmente a los excombatientes con discapacidades mentales o físicas (por ejemplo, cirugías, fisioterapias, prótesis, etc.) y entregando viviendas a aquellos con impedimentos graves. Para facilitar la inclusión social, el proyecto también incluyó actividades de mitigación de conflictos.
    • En India, el Proyecto sobre Medios de Subsistencia en las Zonas Rurales de Rajastán (i) y el Proyecto sobre Medios de Subsistencia en las Zonas Rurales del Noreste de India (i) mejoraron las oportunidades económicas de las poblaciones rurales y los grupos más vulnerables, incluidas las personas con discapacidad física, a través de grupos de autoayuda. La iniciativa de formación docente en educación inclusiva se centró en la enseñanza de niños con discapacidad, incluidos niños con dificultades de aprendizaje, en tanto que el Proyecto de Reducción de la Pobreza y Empoderamiento en Tamil Nadu (i) se concentró en prestar servicios para personas con discapacidad intelectual y de desarrollo.
    • En Marruecos, en 2005 se puso en marcha la Iniciativa Nacional en Apoyo del Desarrollo Humano (INDH)  para mejorar las condiciones de vida de grupos pobres y vulnerables a través de mejores oportunidades económicas, mayor acceso a servicios básicos y sociales y una mejor gestión de gobierno. En la segunda fase de la INDH (2011-15) (i) se amplió la población destinataria y el alcance geográfico de 667 a 1234 comunidades y los recursos de USD 1200 millones a USD 2100 millones. El Banco Mundial apoyó la segunda fase de la INDH a través de su primera operación del Programa por Resultados, (i) concentrándose en mejorar el acceso y la calidad de la prestación de servicios; fortalecer el buen gobierno local participativo y la responsabilidad social; mejorar la inclusión económica, y apoyar el desarrollo de sistemas y capacidad.
    • En Nicaragua, el segundo Proyecto de Apoyo al Sector de la Educación (i) aborda las necesidades de educación primaria de las comunidades rurales e indígenas. Procura aumentar las tasas de retención estudiantil en las escuelas primarias de Nicaragua, mejorar la infraestructura y los servicios para las personas desplazadas y desarrollar capital social para promover la confianza. El proyecto mantiene un compromiso de larga data con la incorporación de la inclusión social en la agenda de desarrollo.
    • En Filipinas, el Proyecto Nacional de Desarrollo Impulsado por la Comunidad (i) realiza un seguimiento de la inclusión de grupos excluidos en la planificación y los presupuestos locales. Tiene como objetivo empoderar a las comunidades de municipios específicos, asegurar su participación en la gobernanza local y ayudarlas a crear capacidad para diseñar, implementar y gestionar actividades que reduzcan la pobreza.

    Última actualización: Sep 22, 2017


Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Ciudad de Washington
Kristyn Schrader-King
kschrader@worldbankgroup.org