Esta página en: Español | Inglés | Français | عربي
AÑO 5 • EDICIÓN 17 • MAYO DE 2014

Tendencias en los precios mundiales

Gráfico 1. Índice mundial de precios de los alimentos del Banco Mundial
Fuente: DECPG, Banco Mundial.
Nota: El Índice de precios de los alimentos pondera los precios de las exportaciones de una serie de productos alimenticios básicos en el mundo en precios nominales en US$ de 2010 = 100. Nótese que la base previa de 2005 = 100 ahora se cambió a 2010.

Los precios internacionales de los alimentos aumentaron un 4 % entre enero y abril de 2014, lo que puso fin a una sostenida tendencia a la baja observada desde agosto de 2012 (gráfico 1). En febrero se produjo un brusco aumento mensual de un 4 %, seguido de alzas más moderadas en marzo y una caída en abril1. A raíz de ello, en abril de 2014 estos precios se mantenían solo un 2 % por debajo de los niveles observados un año antes y eran alrededor de un 16 % más bajos que la marca histórica registrada en agosto de 2012 (cuadro 1).

Los precios de los cereales y de "otros" alimentos que se transan en los mercados internacionales aumentaron un 7 % entre enero y abril de 2014, en tanto que los de las grasas y los aceites disminuyeron un 1 % en el mismo periodo.

Los precios internacionales del trigo y el maíz tuvieron un alza marcada durante el último trimestre, a diferencia del descenso general que mostraron los precios del arroz. En el caso del trigo, los precios tuvieron un brusco aumento de un 18 % entre enero y abril de 2014. Desde los meses anteriores al pico histórico del verano de 2012 no había ocurrido un alza tan abrupta. De manera similar, el maíz subió un 12 % en el mismo periodo. Sin embargo, aún se mantenía un 21 % por debajo del valor de hace 12 meses, mientras que en el caso del trigo, los precios fueron un 5 % más altos que los observados en abril de 2013. Los precios del arroz, según origen y calidad, siguieron patrones diferentes entre enero y abril de 2014. En el caso del arroz thai 5 %, disminuyeron un 12 % (y lo mismo sucedió con otras variedades de arroz thai y vietnamita de baja calidad que no se informan en el cuadro 1)2. En cambio, los precios de exportación del arroz de mejor calidad3 aumentaron debido a las sequías en Australia, un importante exportador de arroz de mejor calidad, y la menor disponibilidad en Estados Unidos4. En cuanto a otros alimentos básicos distintos a los cereales, el precio mensual promedio del Banco Mundial para el petróleo crudo fue de US$104 el barril en el trimestre que finalizó en enero de 2014, alrededor de un 3 % por encima del promedio de enero de 2014. Los precios de los fertilizantes siguieron descendiendo en torno al 7 % durante el mismo lapso y se situaron un 23 % por debajo del nivel de hace un año. Entre junio y abril de 2014, los precios del azúcar aumentaron en forma marcada (un 13 %), al igual que los del aceite de soja (un 6 %); las alzas de ambos productos están asociadas a incertidumbres sobre las condiciones meteorológicas (especialmente en Brasil) y una fuerte demanda en el caso del aceite de soja5.

Cuadro 1. Fluctuaciones de precios de productos alimenticios
básicos esenciales

 Alimentos básicos esenciales Oct. 2013 –
Ene. 2014 (%)
Ene. 2013 – Ene. 2014 (%) Ago. 2012 – Ene. 2014 (%)
Índices
  Alimentos -3 -11 -18
    Cereales -5 -27 -31
    Grasas y Aceites 0 -2 -16
    Otros -5 -4 -6
  Fertilizantes 4 -21 -24
Precios
  Maíz -2 -35 -40
  Arroz (thai, 5%) 3 -20 -21
  Trigo (duro rojo de invierno de EE. UU.) -15 -18 -21
  Azúcar (mundial) -16 -17 -25
  Aceite de soja -4 -21 -25
  Petróleo crudo, promedio -3 -3 -3
Fuente: DECGP, Banco Mundial

Las crecientes inquietudes sobre las condiciones climáticas, la mayor demanda de importaciones —y, supuestamente aunque en menor medida, la incertidumbre relacionada con la situación en Ucrania6— explican casi la totalidad de las alzas de los precios. Estos aumentos ocurrieron a pesar de las cosechas excepcionales en 2013 y las constantes proyecciones de cultivos récord de cereales y las existencias más abundantes que se esperan en 20147. En el caso del trigo, todavía se prevén cosechas históricas para 2014, si bien levemente inferiores a las máximas alcanzadas en 2013. Las perspectivas para las cosechas del trigo de invierno en el hemisferio norte, que representan gran parte de la producción mundial, son en su mayoría favorables8. En China e India, el reciente aumento de los precios mínimos de apoyo y las adquisiciones públicas contribuyeron, junto con las buenas condiciones meteorológicas, a la expansión de la superficie cultivada9. La fuerte acumulación de existencias en China, Canadá y la Federación de Rusia y la abundancia de las cosechas explican los esperados altos aumentos en las reservas mundiales de trigo10. A pesar de estas buenas noticias, la continua sequía en las llanuras del sur de Estados Unidos, al igual que cierto deterioro anticipado debido al frío y la falta de precipitaciones en las grandes planicies, son motivo de creciente inquietud11. También se ha informado cierta aprensión por condiciones meteorológicas específicas en la región del mar Negro, la Unión Europea (UE) y Canadá12. La mayor demanda de importaciones de China (que aumentó más del doble en 2013)13 y de otros grandes importadores de Asia, Norte de África y Oriente Medio14 han contribuido a ajustes adicionales en los mercados internacionales del trigo.

De manera similar, las perspectivas para el maíz, que el año pasado quebró todos los récords de producción, han sido favorables en su mayoría, aunque recientemente las expectativas se han deteriorado un poco. En general, se informan buenas condiciones en Argentina, Sudáfrica y México15. El escenario favorable de Brasil en marzo y principios de abril sufrió alteraciones a fines de ese mes debido a la persistente sequía que afectó las zonas productivas en el sur del país. Una disminución en la superficie plantada (a raíz de las bajas de los precios y la sustitución por otros cultivos)16 también contribuyó a una menor producción de este país, considerado un exportador clave a nivel mundial. Aunque las recientes condiciones meteorológicas retrasaron parcialmente la siembra de maíz en Estados Unidos, todavía se espera un fuerte repunte con respecto a las bajas cosechas del año pasado17. También en este país, la recuperación de la producción de etanol impulsará el uso del maíz para la elaboración de este biocombustible, revirtiendo los descensos del año pasado18. Otro factor que repercute en los precios internacionales de este cereal es su fuerte demanda como producto de exportación, especialmente por parte de Estados Unidos, pero también de Ucrania y Rusia, y una mayor demanda de importaciones de China, la Unión Europea, la República Árabe de Egipto, la República Islámica de Irán y Argelia19. Esta alza en la comercialización se debe en cierta medida a que se usa como forraje, pero también a la acumulación de reservas en China, Estados Unidos, Canadá y Ucrania20. A nivel mundial, se espera que las existencias de cierre del maíz aumenten en un 17 % y lleguen a su nivel más alto en 10 años21.

Se proyecta que la producción de arroz suba nuevamente a niveles récord, aunque a un ritmo menor que en años anteriores. También se espera que las existencias mundiales alcancen cifras sin precedentes a fines de la temporada 2013-1422. El crecimiento de la producción se está desacelerando debido a factores económicos como la reorientación a cultivos más rentables (como en Estados Unidos); aplicación de políticas, como la suspensión del programa de hipotecas del arroz (en Tailandia), y condiciones meteorológicas desfavorables (en Australia, Estados Unidos y China)23. La menor producción esperada en Australia y Estados Unidos (de la variedad japónica) y las recientes inquietudes relativas al clima (frío) informadas en Indonesia, Viet Nam y Tailandia ejercen presión sobre los precios internacionales24, al igual que la apreciación de las monedas en Pakistán e India luego de la devaluación de la rupia india ocurrida a principios del año. En Tailandia, el término en febrero del recién mencionado programa de hipotecas y la liberación de existencias públicas también tuvieron consecuencias (además de sus efectos en la producción y en las superficies cultivadas) en términos de reducir los precios internos y aumentar las exportaciones. En India, las políticas nacionales podrían tener el efecto contrario y disminuir las exportaciones (pero sin afectar su posición de principal exportador mundial). Se prevé que los importadores asiáticos más importantes aumentarán considerablemente sus importaciones, revirtiendo lo que algunos han denominado un “bajo” interés de compra en 201325. Esto incluye a China en un momento en que el precio mínimo de compra del arroz por parte del Gobierno también se ha elevado y, por ende, incentiva las importaciones desde fuentes más baratas26.

De cara al futuro, las presiones a la baja sobre los precios que se informan en la Alerta sobre precios de los alimentos de febrero de 2014 parecen haber declinado en gran medida. Las continuas inquietudes sobre las condiciones meteorológicas en Estados Unidos, Australia y América del Sur podrían tener un impacto mayor en los próximos meses cuando se cosechen los nuevos cultivos27. Algunas fuentes ya han indicado que el fenómeno El Niño podría ocurrir hacia fines del año, aunque por ahora las posibilidades de que suceda y sus posibles impactos son inciertos28. Hasta este momento, las tensiones geopolíticas en Ucrania no han interrumpido las exportaciones, pero si la incertidumbre aumenta estas tensiones podrían repercutir en la producción o el comercio en el futuro. La liquidación de existencias públicas de arroz en Tailandia es otro acontecimiento que podría tener efectos adicionales a corto plazo en los precios de exportación.

Tendencias en los precios internos

Los precios internos de los cereales se han mantenido en general estables entre enero y abril de 2014. En África occidental, estos han continuado constantes o han disminuido luego de que el aumento de la oferta de los países costeros y los sólidos flujos comerciales contrarrestaran la reducida producción de determinados países del Sahel29. En África meridional, los precios del maíz se estabilizaron o cayeron durante la temporada debido a las expectativas de buenas cosechas30. En África oriental, estos precios también han seguido tendencias estacionales y han aumentado últimamente dada la disminución de las cosechas anteriores. La inseguridad ha intensificado esos mismos efectos en Somalia, Sudán del Sur y Sudán. En América Central, los precios de los frijoles aumentaron marcadamente a raíz de las bajas cosechas de 2013 y los precios del maíz también subieron debido a tendencias estacionales31. En América del Sur, los precios del trigo disminuyeron (gracias a la producción récord de Argentina, el mayor exportador regional), pero se mantienen en niveles altos. Sin embargo, en el caso del maíz, las tendencias han sido variadas32. En Asia oriental y meridional, los precios del arroz se mantuvieron estables debido a una mezcla de presiones a la baja causadas por factores estacionales y suficiente disponibilidad de las cosechas anteriores y presiones al alza por el aumento de las adquisiciones públicas y menores cosechas en ciertas áreas33. En Asia central, los precios del trigo permanecieron en general estables a consecuencia de la adecuada oferta generada por las buenas cosechas y las importaciones34.
Entre enero y abril de 2014, siguiendo patrones estacionales, las mayores alzas en el precio del trigo (cuadro 2) ocurrieron en Ucrania (promedio nacional de 37 %) debido a la depreciación de la moneda y el aumento en la demanda de exportaciones35; en los mercados estudiados de Etiopía (24 %), y en Sudán (19 %) y la República Kirguisa (15 %) como consecuencia de la depreciación monetaria y el aumento de los costos del transporte36. Se informaron importantes disminuciones en el precio del trigo en los mercados monitoreados de Argentina (38 %)37 debido a una mayor disponibilidad y, más moderadamente, en los mercados de Pakistán (8 %), Bolivia (6 %) y Tayikistán (2 %) a consecuencia de la llegada de nuevas provisiones38. Los precios internos del maíz experimentaron las alzas más pronunciadas en Ucrania (promedio nacional de 73 %) a raíz del retraso en las siembras y el aumento de los costos, y en los mercados supervisados de Uganda (62 %) debido a factores estacionales, una creciente demanda de las exportaciones y las compras institucionales39. En Somalia, el aumento en hasta un 47 % de los precios internos del maíz estuvo vinculado con bajos suministros y perturbaciones en los mercados causadas por la inseguridad40. Estos precios subieron un  34 % en Rusia (promedio nacional), y un 31 % en los mercados estudiados de Tanzanía a causa de una mayor demanda y una baja producción41. Se observaron grandes descensos en los mercados monitoreados de Mozambique (41 %) como consecuencia de las buenas expectativas para las cosechas en curso, y de Bolivia (26 %) dado el ingreso de nuevas provisiones en los mercados42. Entre enero y abril de 2014, los precios del arroz aumentaron un 13 % en Nicaragua (promedio nacional), siguiendo  factores estacionales y cambios recientes en el impuesto sobre el valor agregado43; un 11 % en los mercados seleccionados de Myanmar a raíz de menores cosechas en el último tiempo e inundaciones localizadas44, y un 10 % en los mercados monitoreados de Somalia. Las mayores caídas ocurrieron en Madagascar (promedio nacional de 12 %) debido a la mayor disponibilidad y en las capitales de Tailandia y Camboya (11 %) como resultado de permanentes liberaciones de reservas públicas y una adecuada oferta, respectivamente45.

Variaciones trimestrales de precios: Enero 2014 - Abril 2014
Trigo %
de variación
Maíz %
de variación
Ucrania - promedio nacional - trigo – grado 3 (oferta, EXW, para procesamiento) (hryvnia/t) 37 Ucrania - promedio nacional -maíz (oferta, EXW, para procesamiento) - al por mayor (hryvnia/t) 73
Etiopía - Jimma - trigo (blanco) - al por mayor (birr etíope/local) 24 Uganda -  Kampala - maíz - al por mayor (US$/t) 62
Sudán - Kadugli - trigo - al por mayor (libra sudanesa/local) 19 Somalia - Belet Weyne - maíz (blanco) - al detalle (chelín somalí/kg) 47
República Kirguisa - Osh - harina de trigo (primer grado) - al detalle (som/kg) 15 Federación de Rusia - promedio nacional - maíz (oferta EXW) - al por mayor (rublo ruso/kg) 33
Federación de Rusia- promedio nacional - trigo (molido, grado 3, oferta, EXW), al por mayor, (rublo ruso/kg) 11 República Unida de Tanzanía - Dar es Salaam - maíz - al por mayor (US$/t) 31
República de Moldova - Chisinau - trigo - al detalle (leu moldavo/kg) 9 Colombia - Bogotá - maíz (amarillo) - al por mayor (peso colombiano/kg) -6
Tayikistán- promedio nacional - harina de trigo (primer grado) - al detalle (somoni/kg) -2 Rwanda - Kigali - maíz - al por mayor (US$/t) -9
Bolivia - La Paz - trigo (harina, importada, Argentina), al por mayor (boliviano/local) -6 Togo - Lomé - maíz (blanco)  - al detalle (franco CFA/kg) -9
Pakistán -  Karachi - trigo (harina) - al detalle (rupia pakistaní/kg) -8 Bolivia - Cochabamba - maíz (duro amarillo, cubano) - al por mayor (boliviano/local) -26
Argentina - Buenos Aires - trigo (harina) - al por mayor  (US$/kg) -38 Mozambique - Gorongosa - maíz (blanco) - al detalle (metical/kg) -41
Arroz %
de variación
Sorgo %
de variación
Nicaragua - promedio nacional - arroz (segunda calidad) - al detalle (córdoba oro/kg) 13 Somalia - Galkayo - sorgo (rojo) - al detalle (chelín somalí/kg) 40
Myanmar - Yangon - arroz (emata, manawthukha FQ) - al por mayor (kyat/kg) 11 Sudán - Al-Damazin - sorgo (feterita) - al por mayor (libra sudanesa/local) 31
Somalia - Buale - arroz (importado) - al detalle (chelín somalí/kg) 10 Chad - N'Djamena - sorgo - al detalle (franco CFA/kg) 21
Perú - Lima - arroz (molido, corriente) - al por mayor (nuevo sol/kg) 8 Mali - Bamako - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) 7
Guatemala - Ciudad de Guatemala - arroz (segunda calidad ) - al por mayor (US$/kg) 6 Níger - Agadez - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) -11
Haití - Puerto Príncipe - arroz (local) - al detalle (gourde/local) 5 Togo - Korbongou - sorgo - al detalle (franco CFA/kg) -15
Bangladesh - Dhaka - arroz (de grano grueso) - al por mayor- (taka/kg) -4 Etiopía - Addis Abeba - sorgo (blanco) - al por mayor (US$/kg) -43
México - Guadalajara - arroz (sinaloa) - al por mayor (peso mexicano/kg) -7    
Camboya - Phnom Penh - arroz (mezcla) - al por mayor (riel/kg) -11    
Tailandia - Bangkok - arroz (5 % quebrado) - al por mayor (baht/t) -11    
Madagascar - promedio nacional - arroz (local) - al detalle (ariary malgache/kg) -12    
Variaciones anuales de precios: Abril 2013 - Abril 2014
Trigo %
de variación
Maíz %
de variación
Sudán - Kadugli - trigo - al por mayor (libra sudanesa/local) 72 Somalia - Baidoa - maíz (blanco) - al detalle (chelín somalí/kg) 45
Argentina - Buenos Aires - trigo (harina) - al por mayor (US$/kg) 70 Uganda - Kampala - maíz - al por mayor (US$/t) 40
Belarús - Minsk - trigo (harina) - al detalle (rublo bielorruso/kg) 57 Zambia - promedio nacional- maíz (blanco) - al detalle (kwacha/local) 33
Etiopía - Shashemene - trigo (blanco) - al por mayor (birr etíope/local) 35 República Unida de Tanzanía - Dar es Salaam - maíz - al por mayor (US$/t) 32
Uruguay -  promedio nacional - trigo (harina) - al por mayor - (peso uruguayo/kg) 34 Sudáfrica - Randfontein - maíz (blanco) - al por mayor (rand/t) 23
Armenia - promedio nacional - trigo (harina, primer grado) - al detalle (dram armenio/kg) -9 Federación de Rusia - promedio nacional - maíz (oferta EXW) - al por mayor (rublo ruso/kg) -18
El Salvador - San Salvador - trigo (harina) - al por mayor - (US$/local) -10 Rwanda - Kigali - maíz - al por mayor (US$/t) -19
Federación de Rusia - promedio nacional - trigo (molido, grado 3, oferta, EXW) - al por mayor (rublo ruso/kg) -12 Honduras - San Pedro Sula - maíz (blanco) - al por mayor (US$/kg) -25
Tayikistán - promedio nacional - harina de trigo (primer grado) - al detalle (somoni/kg) -13 República de Moldova - Chisinau - maíz - al detalle (leu moldavo/kg) -30
República de Moldova - Chisinau - trigo - al detalle (leu moldavo/kg) -24 Haití - Puerto Príncipe - harina de maíz (local) - al detalle (gourde/local) -40
    Mozambique - Chokwe - maíz (blanco) - al detalle (metical/kg) -49
Arroz %
de variación
Sorgo %
de variación
Perú - Lima - arroz (molido, corriente) - al por mayor (nuevo sol/kg) 34 Somalia - Baidoa - sorgo (rojo) - al detalle (chelín somalí/kg) 80
Bolivia - Cochabamba - arroz (grano de oro) - al por mayor (boliviano/local) 33 Sudán - El Gedarif - sorgo (feterita) - al por mayor (libra sudanesa/local) 71
Filipinas - Región metropolitana de Manila - arroz (regular molido) - al detalle (peso filipino/kg) 27 Etiopía - Addis Abeba - sorgo (rojo) - al por mayor (US$/kg) 10
Nicaragua - promedio nacional - arroz (segunda calidad) - al detalle (córdoba oro/kg) 21 Burkina Faso - Ouagadougou - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) -6
Filipinas - promedio nacional - arroz (bien molido) - al detalle (peso filipino/kg) 18 Níger - Niamey - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) -17
Bangladesh - Dhaka - arroz (de grano grueso) - al por mayor (taka/kg) 12 El Salvador - San Salvador - sorgo (maicillo) - al por mayor (US$/local) -19
Pakistán -  Karachi - arroz (irri) - al detalle (rupia pakistaní/kg) 12 Togo - Korbongou - sorgo - al detalle (franco CFA/kg) -42
Camboya - Phnom Penh - arroz (mezcla) - al por mayor (riel/kg) -11    
Níger - Niamey - arroz (importado) - al por mayor (franco CFA/local) -12    
Somalia - Bossaso - arroz (importado) - al detalle (chelín somalí/kg) -13    
Costa Rica - promedio nacional - arroz (segunda calidad) - al detalle (US$/kg) -22    
Tailandia - Bangkok - arroz (25 % quebrado) - al por mayor (baht/t) -28    

Las variaciones en los precios internos anuales entre abril de 2013 y abril de 2014 son muy amplias. El precio del trigo en abril de 2014 era un 72 % más alto que hace 12 meses en Sudán (Kadugli) a consecuencia de la devaluación de la moneda y el mayor costo de las importaciones, y un 70 % más alto en Argentina (Buenos Aires) debido a la escasez de oferta por las menores cosechas y bajas existencias46. En cambio, la República de Moldova (Chisnau, 24 %), Tayikistán (promedio nacional de 13 %) y Rusia (promedio nacional de 12 %) informan caídas en los precios internos de este cereal, principalmente a causa de la mayor disponibilidad generada por los adecuados niveles de producción a nivel nacional y las exportaciones regionales47. Se han producido importantes incrementos en el precio anual del maíz en los mercados estudiados de Somalia (Baidoa, 45 %), en parte debido a la reducción de la asistencia para fines humanitarios48; en Uganda (Kampala, 40 %) y Zambia (promedio nacional de 33 %) a raíz de la eliminación de los subsidios al maíz y los combustibles49,  y en Tanzanía (Dar es Salam, 32 %) y Sudáfrica (Randfontein, 23 %)50. El precio del maíz se redujo en el último año en los mercados monitoreados de Mozambique (Chokwe, 49 %) dada las abundantes existencias locales de la segunda temporada de 201351; Haití (Puerto Príncipe, 40 %); la República de Moldova (Chisnau, 30 %), y Honduras (San Pedro Sula, 25 %), en general gracias a la amplia oferta. Los precios del arroz subieron en los mercados nacionales monitoreados de Perú (34 %) y Bolivia (33 %) como resultado de las inciertas perspectivas y una pronunciada reducción de la producción interna, respectivamente; en Filipinas (27 %), debido a las bajas importaciones y existencias y los elevados precios del petróleo y la electricidad52; en Nicaragua (promedio nacional de 21 %); en Bangladesh (12 %), en parte por la agitación política del país53, y en Pakistán por la apreciación de la rupia (12 %). Por el contrario, el precio anual del arroz se redujo en más de 28 % en Tailandia (Bangkok), 22 % en Costa Rica (promedio nacional) y alrededor de 10 % en Somalia y Níger54.

Precios de los alimentos y disturbios por la falta de alimentos

Durante las alzas de los precios de los alimentos de 2007 y 2008, se produjeron decenas de episodios violentos en todo el mundo55. Y desde entonces han sucedido otros acontecimientos de la misma naturaleza. Las víctimas asociadas con estos hechos, que habitualmente se conocen como "disturbios por la falta de alimentos" (aunque se trata de una definición relativamente arbitraria; véase recuadro 1), en Argentina, Camerún, Haití e India y otros países han sido protagonistas de los titulares noticiosos. También ha habido incidentes causados por los bajos precios, como los impulsados por los productores de café de Viet Nam (o productores de algodón de Burkina Faso)56. Estos sucesos recuerdan la estrecha relación que existe entre la inseguridad alimentaria y los conflictos. Por otra parte, el mundo se ha acostumbrado a ver el nexo entre los alimentos y los enfrentamientos desde un ángulo diferente: los desastres humanitarios relacionados con la comida y las hambrunas estuvieron y siguen estando asociados con luchas civiles y guerras entre estados; un ejemplo de esta relación es la reciente escasez generalizada de alimentos en Somalia. Sin embargo, la otra conexión entre alimentos y conflictos, rara vez aparece en las noticias y, según lo planteó con gran elocuencia el padre de la revolución verde y premio Nobel de la Paz, Norman Borlaug: “No se puede consolidar la paz mundial si hay estómagos vacíos y miseria humana”. Los trabajos de Amartya Sen, Jean Drèze y la antropóloga Ellen Messner, quienes acuñaron el término "guerras a causa del hambre", ponen énfasis en este nexo bidireccional e interrelacionado entre alimentos y guerra57.

Recuadro 1. Definición y seguimiento a los disturbios por la falta de alimentos

No hay consenso sobre el concepto de los “disturbios por la falta de alimentos”. Los estudios recientes acerca de las protestas relacionadas con los alimentos algunas veces incluyen sucesos que no corresponde asociar con los alimentos. Puede que sean demasiado restrictivos (por ejemplo, solo incluyen episodios que han causado víctimas fatales) o, por el contrario, que sean demasiado amplios (es decir, consideran incluso manifestaciones de descontento pacíficas), o  que se concentren en una región específica, o se limiten a un periodo muy breve. Sobre la base de este análisis incompleto, la presente Alerta sobre precios de los alimentos se enfoca en conductas violentas, colectivas y relativamente graves que se refieren a todas las dimensiones de la inseguridad alimentaria. En consecuencia, un disturbio a causa del hambre se define aquí como un desorden violento y colectivo que genera pérdida de control, lesiones físicas o daños a la propiedad, causado fundamentalmente por falta de disponibilidad, accesibilidad o capacidad de pago de los alimentos que se necesitan, informado por los medios internacionales y locales de comunicación, y donde el descontento puede deberse a otras causas subyacentes.

Hay numerosas dificultades asociadas con esta u otras definiciones alternativas, tales como precisar el nivel de violencia involucrado en determinados eventos y evaluar la importancia de los motivos relacionados con los alimentos que impulsan las protestas. La definición propuesta aquí se centra en los ataques físicos y los enfrentamientos con fuerzas policiales en cuyo contexto hubo víctimas humanas (esto es, muertos, lesionados y/o arrestados) y/o daños a la propiedad. Por otra parte, se concentra en casos donde los factores determinantes críticos eran problemas relacionados con los alimentos, sin los cuales el disturbio supuestamente no habría ocurrido. Esto implica que la mayoría de los levantamientos de la primavera árabe de 2011 no se consideran disturbios a causa del hambre; solo aquellos hechos que tuvieron lugar durante la etapas previas a la revolución en Túnez y Argelia, donde la gente protestaba contra la inflación de los precios de los alimentos antes de que el conflicto empeorara y se transformara en un movimiento generalizado.

Tomando en cuenta estas observaciones, se elaboró una base de datos para recopilar todos los eventos ocurridos entre 2007 y 2014 y publicados en los principales medios de comunicación, portales de noticias humanitarias y artículos académicos. La investigación se realizó con la ayuda de motores de búsqueda de Internet, tales como Factiva y Google, y portales especializados como IRIN. Se identificaron 51 disturbios causados por el hambre en 37 países entre 2007 y 2014. Esos episodios se agruparon en dos tipos. El tipo 1 son aquellos que ocurrieron con mayor frecuencia, se debieron claramente a la alta inflación de los precios de los alimentos y, en general, estuvieron dirigidos contra el Gobierno y otras autoridades públicas. El tipo 2 son aquellos que, por lo general, no tuvieron un sustento político sólido y el Gobierno no fue el blanco de los ataques. Su objetivo era lograr el suministro de alimentos y habitualmente se produjeron en torno a camiones de transporte de estos productos, tiendas de comestibles o campos de refugiados, y surgieron como respuesta a una escasez grave de comida.

Fuente: Compilación del propio autor.
Notas: El cuadro 3 presenta una descripción general de los tres disturbios por la falta de alimentos más
violentos registrados para cada tipo. El gráfico 2 muestra un mapa de todos los países donde se
produjeron conmociones causadas por motivos alimentarios entre 2007 y 2014, con información
específica de dos países que no se presentan en el cuadro 3: Honduras y Sudán.

Las perturbaciones causadas por los precios de los alimentos pueden ser el origen y la prolongación de un conflicto armado y, de manera más general, de inestabilidad política. Cada vez más las pruebas empíricas muestran que los precios internacionales de los alimentos y su traspaso a los mercados locales juegan un papel importante en todos los tipos de disturbios, desde guerras entre estados y la caída de un régimen hasta violencia comunitaria58. Además, pueden causar gran inestabilidad sociopolítica de carácter espontáneo en las ciudades, donde los consumidores son los principales manifestantes59. En estos casos, las crisis de precios pueden gatillar desórdenes sociopolíticos al agravar reivindicaciones preexistentes, ya sea a causa de la pobreza y otras desigualdades, y poner de relieve la falta de redes de protección social y otras políticas de indemnización60. Esto es lo que sucedió en las protestas de Guinea y Mauritania en 2007 y en Haití en 200861.

No obstante, hay quienes sostienen que la pobreza no es un requisito previo para que surjan estas protestas y, de hecho, algunas no necesariamente involucran a los individuos y países más pobres y con mayor escasez de alimentos (por ejemplo, las organizadas por asociaciones de consumidores en Senegal y sindicatos en Burkina Faso en 2008)62. En todos los casos, sin embargo, estas crisis reducen la capacidad de un país de producir, adquirir y dar acceso a alimentos y, por consiguiente, incrementan el riesgo de generar inseguridad alimentaria y, a su vez, la probabilidad de que surjan protestas y conflictos mayores63.

Pero los precios de los alimentos no son la única causa o factor detrás de las manifestaciones violentas asociadas con los productos alimenticios64. El aumento de las presiones estructurales, como la competencia ya sea intra o interestatal por recursos naturales, tales como agua, tierra, pesca, mano de obra o capital, ciertamente también puede causar malestares e inestabilidad política. En esos casos, los agricultores y los trabajadores agrícolas se transforman en los principales agitadores pero es más probable que el descontento derive en un movimiento social más que en disturbios por las crisis de los precios como sucede en las ciudades65. Es lo que ocurrió, por ejemplo, con las apropiaciones de tierra en Madagascar que en 2009 habrían contribuido al golpe de Estado que derrocó al entonces presidente Ravalomanana, o durante las violentas protestas contra los alimentos modificados genéticamente en Filipinas en 201366.

Cuadro 3. Desperdicio de alimentos por grupo socioeconómico en países seleccionados

Disturbios por la falta de alimentos: Tipo 1 (causado principalmente por la inflación de los precios de los alimentos) 
País Año Mes Gravedad Citas relacionadas Fuentes(s)
Muertos Lesionados Arrestados
Camerún 2008 Feb. 24-100 - 1671 “Se informó que los disturbios por los altos costos de vida —incluidos Schneider (2008)
Sudáfrica 2012 Ago. 37 80 6 “Pruebas del vínculo entre la violencia en Sudáfrica y el rápido aumento de los precios de los alimentos”. Lagi, Bertrand, y Bar-Yam (2011)
Túnez 2011 Ene. 23 Más de 100 - “Túnez y Argelia intentaron ayer frenar las crecientes revueltas por los precios de los alimentos”. The Times, 10 de enero de 2011; Carmarthen Journal, 26 de enero de 2011
Disturbios por la falta de alimentos: Tipo 2 (causado principalmente por la escasez de alimentos)
País Año Mes Gravedad Citas relacionadas Fuentes(s)
Muertos Lesionados Arrestados
Argentina 2012 Dic. 22 Más de 200 - “En los barrios de clase trabajadora de la provincia de Buenos Aires, hordas de adolescentes saquearon las tiendas de comestibles mientras las fuerzas policiales, superadas en número, se mantenían sin poder hacer nada por evitarlo”. Daily Mail, 28 de diciembre de 2012
Pakistán 2009 Sept. Más de 20 30 - “Veinte personas mueren pisoteadas en disturbios causados por la escasez de alimentos”. The Sun, 15 de septiembre de 2009
Somalia 2011 Ago. 10 - - “Al menos 10 somalíes, entre ellos refugiados, habrían muerto en disturbios causados por la escasez de alimentos en un campamento cercano a Mogadiscio. Hubo disparos cuando tropas y habitantes locales asaltaron camiones que transportaban ayuda alimentaria destinada a zonas asoladas por la hambruna”. Euronews, 5 de agosto de 2011
Fuentes: The Times, “Hasta 20 muertos por disparos de la policía en disturbios por la falta de alimentos”, 10 de enero de 2011; Carmarthen Journal, “Revueltas en Túnez ponen de relieve preocupación por seguridad alimentaria”, 26 de enero de 2011; Daily Mail, “Presidente renuncia luego que revueltas dejan 22 muertos en Argentina”, 28 de diciembre de 2012; The Sun, “Veinte personas mueren pisoteadas en disturbios causados por la escasez de alimentos", 15 de septiembre de 2009; Euronews, “Al menos 10 somalíes mueren en disturbios causados por la escasez de alimentos", 15 de agosto de 2011; M. Lagi, K. Z. Bertrand e Y. Bar-Yam, “La crisis alimentaria y la inestabilidad política en Oriente Medio y Norte de África”, New England Complex Systems Institute (2011); M. Schneider, “¡Tenemos hambre! Un resumen de los disturbios por la falta de alimentos, las respuestas del Gobierno y la situación de la democracia en 2008”, Cornell University (2008).

 

En consecuencia, se debe prestar más atención a los conflictos que amenazan la seguridad alimentaria (a través de la disminución de la producción agrícola y el desplazamiento forzado de personas) durante los últimos decenios. Una visión más global deberá incorporar además el hecho de que esta inseguridad, en general, y las crisis en los precios de los alimentos, en particular, contribuyen también a la inestabilidad y los disturbios. La vigilancia de los precios de los alimentos (cuadro 3 y gráfico 2) no solo es importante por razones de seguridad alimentaria y bienestar, sino también porque pueden causar graves enfrentamientos e inestabilidad política. Esto indica que un adecuado seguimiento es el primer paso en la tarea de abordar los vínculos entre la inseguridad alimentaria y los conflictos.

 

Gráfico 2. Monitoreo de disturbios alimenticios, ejemplos seleccionados de Honduras y Sudán, 2007 - 14
Fuentes: Factiva (a nivel de investigadores), diarios, estudios académicos, otras publicaciones; las fuentes para Honduras y Sudán son las indicadas en el mapa.
Nota: Este mapa muestra los episodios de disturbios por la falta de alimentos ocurridos en cada país y todo el mundo desde la crisis mundial de los alimentos en 2007. Se distinguen dos tipos: los de tipo 1 son causados principalmente por la inflación en los precios de los alimentos, mientras que los de tipo 2 surgen en su mayoría por grave escasez. El mapa es una representación estilizada que no está a escala. Tampoco refleja una postura del Grupo Interinstitucional para las Estimaciones sobre Mortalidad (IGME) de las Naciones Unidas con respecto a la situación legal de un país o territorio o de la delineación de sus fronteras. El número de muertos, lesionados y arrestados por episodio puede ser una cifra aproximada, sobre la base de la información de las fuentes.

Notas

1. Si bien tanto en la Alerta sobre precios de los alimentos del Banco como en las Perspectivas alimentarias de la FAO (mayo de 2014) se hace la misma evaluación para abril, ambos informes no concuerdan en cuanto a la variación en el índice de precios de los cereales. En efecto, la caída en los precios en abril se explica por un cierto mejoramiento en las condiciones meteorológicas y por el hecho de que la situación de Ucrania no ha afectado los embarques de este país. Sin embargo, el índice de precios de los alimentos de la FAO para los cereales informa un aumento de un 0,5 % en abril, mientras que el del Banco muestra una reducción de un 1,2 %. La diferente composición de ambos índices puede explicar esta divergencia. Mientras que el índice de la FAO incluye 10 cotizaciones para el trigo y 16 para el arroz, el del Banco tiene una y cuatro, respectivamente. Asimismo, el índice de cereales del Banco contiene una cotización para la cebada y una para el sorgo. La consecuencia de estas diferencias en la composición es que dado que los precios del trigo se han fortalecido en abril, los del arroz no incluidos en el Banco también han aumentado y los del sorgo han disminuido (pese al alza de precios de la cebada), se espera que el índice de la FAO muestre un comportamiento más sólido que el del Banco en ese mismo mes.
2. Disminuyeron un 7 % y un 8 %, respectivamente (Banco Mundial, “World Bank Commodity Price Data [Pink Sheet]", 5 de mayo de 2014).
3. USDA. Estimaciones de la oferta y la demanda agrícola mundial (WASDE) 528, abril de 2014.
4. FAO. Seguimiento del Mercado del Arroz, abril de 2014. Otro factor que contribuye a este aumento son las continuas restricciones a las exportaciones en Egipto (FAO, Perspectivas alimentarias, mayo de 2014).
5. FAO. Situación Alimentaria Mundial, 6 de marzo de 2014. Estas alzas trimestrales llevaron los precios del azúcar prácticamente a los mismos niveles de hace un año, en tanto que los precios del aceite de soja aún permanecen un 9 % por debajo de su valor de hace 12 meses.
6. Hasta ahora, la depreciación de la moneda nacional, las precipitaciones inferiores al promedio en los últimos meses y el cambio a cultivos más rentables han tenido una mayor influencia en los precios del trigo y el maíz que la misma inestabilidad política.
7.El año 2014 se refiere a la estación 2014-15 y el 2013, a la estación 2013-14.
8. FAO. Perspectivas de cosechas y situación alimentaria n.° 1, marzo de 2014. La caída con respecto a la producción de 2013 se debe mayormente a las menores cosechas en los países del mar Negro y Canadá.
9.FAO. Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014.
10. Se espera que la relación existencias mundiales-utilización aumente de 22,8 % en 2012-13 a 25,4 % en 2013-14 y la relación existencias de los exportadores-desaparición, de 14,1 % a 15,3 %. Estas alzas mejoraron considerablemente con respecto a los niveles especialmente bajos del año pasado, pero se mantienen por debajo de las relaciones de años anteriores (FAO, Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, abril de 2014).
11.FAO. Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014, pág. 5.
12.FAO. Seguimiento del mercado del Sistema de Información sobre Mercados Agrícolas (AMIS), abril de 2014.
13. FAO. Nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales, abril de 2014; USDA. WASDE 528.
14. Argelia, China, Egipto, Irán, Arabia Saudita y Turquía (FAO, Nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales, abril) y Bangladesh y Afganistán (FAO, Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014).
15. FAO. Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014.
16. Algodón y trigo (FAO, Seguimiento del mercado de AMIS, abril de 2014).
17. USDA (WASDE 529), sin embargo, prevé alzas en las cosechas que podrían más que compensar la reducción en las superficies sembradas. Cabe señalar que estas son las primeras proyecciones de USDA para el periodo 2014-15.
18. FAO. Nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales, marzo de 2014.
19. USDA. WASDE 528.
20. FAO. Nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales, abril de 2014.
21. En términos de coeficientes, la relación existencias-utilización de cereales secundarios se recuperó de su bajo nivel histórico de 13,8 % en 2012-13 para llegar a 17,0 % en 2013-14 (de 8,4 % a 12,1 % para las existencias de cierre de los principales exportadores-desaparición, respectivamente; FAO, Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, abril de 2014). En el caso del maíz, con 170 millones de toneladas métricas, las existencias de cierre del maíz en 2013-14 son comparables con los niveles máximos de 2000-01 (USDA, WASDE 529 y 393).
22. Las relaciones existencias mundiales-utilización para el arroz han pasado de 35,7 % a 36 % entre 2012-13 y 2013-14, con una leve reducción en la relación existencias de los principales exportadores-desaparición de 28,1 % a 27,8 %, respectivamente (FAO, Perspectivas alimentarias, mayo de 2014).
23. FAO. Seguimiento del Mercado del Arroz, abril de 2014; FAO. Perspectivas alimentarias, mayo de 2014.
24. En parte para contrarrestar estas presiones, el Gobierno de Viet Nam redujo el precio mínimo de exportación para el arroz de calidad inferior (FAO, Seguimiento del mercado de AMIS, abril de 2014).
25. FAO. Perspectivas alimentarias, mayo de 2014, pág. 23.
26. Ambas medidas están destinadas a atenuar los efectos de la decepcionante cosecha de 2013 en China.
27. FAO y Seguimiento del mercado de AMIS, abril de 2014.
28. Según FAO (Seguimiento del mercado de AMIS, mayo de 2014), la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. estima en 60 % la probabilidad de que se presenten las condiciones asociadas al fenómeno climático El Niño en 2014. La FAO indica asimismo que el desarrollo de El Niño a finales de verano y principios de otoño del hemisferio norte afectaría muy poco los cultivos septentrionales de verano, pero incidiría fuertemente en la última etapa de la estación de monzones en India.
29. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 10 de abril de 2014. Sin embargo, los flujos comerciales fueron interrumpidos por el conflicto en Chad y en las zonas septentrionales de Nigeria. Por otra parte, la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET, Alerta de precios, 30 de abril de 2014) informa una producción inferior al promedio en Mauritania, Níger oriental y Chad septentrional.
30. No obstante, en Sudáfrica, la sostenida escasez de suministros y la creciente demanda de exportaciones han impulsado los precios al alza a pesar de las abundantes cosechas previstas (FAO, Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 9 de mayo de 2014; FEWS NET, Alerta de precios, 30 de abril de 2014).
31. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 10 de abril de 2014. A diferencia de los frijoles, la producción de maíz fue abundante en 2013 y aportó reservas suficientes. A raíz de esto y más allá de los efectos causados por los factores estacionales, los precios del maíz se mantienen por debajo de sus niveles de hace un año.
32. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 10 de abril de 2014.
33. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 9 de mayo de 2014.
34. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 10 de abril de 2014.
35. FAO y Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA). Reseña del país: Ucrania, 26 de marzo de 2014.
36. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 10 de abril de 2014 y 9 de mayo de 2014.
37. FAO y SMIA. Reseña del país: Argentina, 19 de mayo de 2014.
38. En el caso de Tayikistán, la reducción de los derechos a las exportaciones de petróleo de parte de Rusia ha contribuido a disminuir los costos de transporte en Tayikistán, situación que ha presionado los precios de los alimentos a la baja (FEWS NET, Alerta de precios, 30 de abril de 2014).
39. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 10 de abril de 2014; FEWS NET. Alerta de precios, 30 de abril de 2014.
40. FAO y SMIA. Reseña del país: Somalia, 28 de enero de 2014; FAO. Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014.
41. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 9 de mayo de 2014.
42. FAO. Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014.
43. FEWS NET. Alerta de precios, marzo de 2014.
44. FAO y SMIA. Reseña del país: Myanmar, 14 de mayo de 2014.
45. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 9 de mayo de 2014.
46. Adicionalmente, la menor producción de las cosechas de 2013 explica las fuertes alzas de precios en Belarús (promedio nacional de 57 %) y Etiopía (35 %, Shashemene), en tanto que la elevada demanda regional de exportaciones contribuyó a aumentar los precios anuales de Uruguay en 34 % (promedio nacional; FAO, Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014; FAO y SMIA, Reseña del país: Etiopía, 28 de enero de 2014).
47. FAO. Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2014.
48. Otros factores que contribuyen a estas alzas son la menor disponibilidad y la inseguridad.
49. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 9 de mayo de 2014.
50. En Sudáfrica, la menor producción y la mayor demanda de exportaciones en 2013 contribuyen a las alzas de precios.
51. FAO y SMIA. Reseña del país: Mozambique, 12 de febrero de 2014.
52. FAO. Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 9 de mayo de 2014.
53. FAO. Seguimiento del Mercado del Arroz, abril de 2014.
54. En Costa Rica, los precios descendieron si se comparan con la recuperación de la producción de 2013 (FAO y SMIA, Reseña del país: Costa Rica, 14 de marzo de 2014), en tanto que en Somalia, la caída en los precios estuvo asociada con los valores más bajos de las importaciones y el mejor funcionamiento de los puertos (FAO, Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 9 de mayo de 2014).
55. Cuesta, J. y J. Barbet-Gros. 2014. “Food Riots-From Definition to Operationalization". Documento mimeografiado, Banco Mundial.
56. Greenfield, G. 2002. “Vietnam and the World Coffee Crisis: Local Coffee Riots in a Global Context", http://focusweb.org/publications/2002/ Vietnam-and-the-world-coffee-crisis.html; S. Mirza. “The Land Usage of Cotton in Burkina Faso and Its Impact on Food Security". Estudios de caso de ICE n°. 263, diciembre de 2011, http:// www1.american.edu/ted/ICE/burkina-food-riot.html.
57. Drèze, J. y A. K. Sen. 1989.  Hunger and Public Action. Oxford University Press; J. Drèze. “War and Famines". En The Companion to Development Studies, ed. V. Desai y R. B. Potter, Londres: Arnold (2002); E. Messner. 2013. “Food Wars: Hunger May Be the Deadliest Weapon in Conflict Areas Around the World",  http://www.brandeis. edu/magazine/2011/summer/featured-stories/foodwars.html.
58. Angrist, J. D. y A. D. Kulger. 2008. “Rural Windfall or a New Resource Curse? Coca, Income, and Civil Conflict in Colombia”. Review of Economics and Statistics, 90 (2): 191–245; H. Brinkman y C. Hendrix. “Food Insecurity and Violent Conflict: Causes, Consequences, and Addressing Challenges", estudio especial n.° 24. Programa Mundial de Alimentos (2011); M. Brückner y A. Ciccone. “International Commodity Prices, Growth and the Outbreak of Civil War in Sub-Saharan Africa". The Economic Journal, 120: 519– 34 (2010); R. Arezki y M. Brückner. 2011. “Food Prices, Conflict, and Democratic Change", documentos de investigación n.° 2011-4. School of Economics, University of Adelaide; O. Dube y J. Vargas. 2008. “Commodity Price Shocks and Civil Conflict: Evidence from Colombia". Documento mimeografiado. Harvard University; J. Berazneva y D. Lee. “Explaining the African Food Riots of 2007–2008: An Empirical Analysis". Food Policy 39: 28–39 (2013, y sus referencias). En concreto, Berazneva y Lee (2013) encuentran que las restricciones en el acceso a alimentos y la escasez de estos, junto con la urbanización, la ubicación costera, los regímenes totalitarios, el reciente historial de inestabilidad política y los niveles de pobreza, están asociados a un aumento en la probabilidad de sufrir disturbios en 14 países africanos a fines de 2007 y 2008.
59. Barret, C. (ed.). 2014. Food Security and Sociopolitical Stability. Oxford University Press.
60. Un estudio exhaustivo (de 146 países realizado entre 1980 y 2005) constató que la desnutrición, la malnutrición entre menores de 5 años y la mortalidad en este grupo etario eran factores que contribuían de manera significativa a la existencia de conflictos armados, junto con la pobreza y una deficiente condición de salud (Pinstrup-Anderson y Shimokawa. 2008. “Do Poverty and Poor Health and Nutrition Increase the Risk of Armed Conflict Onset? Food Policy 33: 513–20).
61. Berazneva y Lee (2013) para consultar referencias sobre los países africanos.
62. Ibídem.
63. Barret. Food Security and Sociopolitical Stability.
64. Ibídem.
65. Ibídem.
66. Cotula L., S. Vermeulen, R. Leonard y J. Keeley. 2009. Land Grab or Development Opportunities? Agricultural Investment and International Land Deals in Africa. IIED/FAO/IFAD, Londres/Roma; P. Collier y S. Dercon. “African Agriculture in 50 Years: Smallholders in a Rapidly Changing World?”. Documento preparado por expertos para la Conferencia de FAO “How to Feed the World in 2050", Roma, 12–13 de octubre de 2009; J. Mayuga. “Farmers Uproot Golden Rice in CamSur Experiment", http://www.businessmirror.com.ph/index.php/en/business/agricommodities/17657-farmers-uproot-golden-rice-in-camsurexperiment, 8 de agosto de 2013. Cabe observar que estos tipos de eventos no se consideran "disturbios por la falta de alimentos" según la clasificación de Alerta sobre precios de los alimentos, ya que estas protestas no se deben directamente a la falta de suministros o problemas de asequibilidad financiera. Se originan en la forma en que se producen y distribuyen los alimentos más que en su escasez o asequibilidad. Y si bien pueden tener efectos indirectos y futuros en la insuficiencia y encarecimiento de estos productos, no son la principal causa o el detonante de las manifestaciones.

El informe Alerta sobre precios de los alimentos, preparado por el Departamento de Reducción de la Pobreza y Equidad del Banco Mundial, forma parte de una serie que apunta a llamar la atención sobre las tendencias en los precios internos de los alimentos en los países de ingreso bajo y mediano y sus repercusiones en las políticas públicas.

Contacto:
José Cuesta
jcuesta@worldbank.org