ARTÍCULO

China: Mejorar la educación técnica y profesional

Mayo 06, 2013


At technical/vocational schools in China, curriculums and training methods are outdated and barely keep pace with market needs. A project helps bring changes.

World Bank Group

TITULARES
  • Cada año, más de 11 millones de alumnos se matriculan en escuelas o institutos de educación técnica y profesional de China.
  • Un proyecto financiado por el Banco ayuda a mejorar la calidad de la enseñanza en tres escuelas técnicas de la provincia de Guangdong para responder mejor a las necesidades de los estudiantes.
  • Con el respaldo del proyecto, estas escuelas modernizaron sus planes de estudios, perfeccionaron al personal docente y administrativo, y ofrecieron más ejercicios prácticos a los alumnos.

Wu Di, un estudiante de 20 años de la provincia de Guangdong en China, sueña con convertirse en analista químico. “Me gusta la sensación de llevar una bata blanca”, dice con una sonrisa. Para hacer realidad este sueño, tiene que recibir las habilidades esenciales que lo ayudarán pronto a competir en el mercado laboral.

Está feliz de que la escuela a la que asiste –Escuela Técnica Superior (ETS) de Construcción Urbana de Guangdong– ofrece lo que necesita para prepararse para el mundo del trabajo. “No solo he adquirido habilidades prácticas en el área del análisis químico y pruebas de laboratorio, sino que también desarrollé otras competencias”, cuenta.

Desafíos

Cada año, más de 11 millones de alumnos como Wu Di se matriculan en escuelas o institutos de educación técnica y profesional de China. Según el Ministerio de Educación, hay más de 1.100 institutos de nivel terciario y casi 15.000 escuelas secundarias de estas características en el país. 

Pero se enfrentan a algunos retos en distintos grados: los planes de estudios y métodos de capacitación están obsoletos y apenas siguen el ritmo de los cambiantes requerimientos del mercado; los maestros a menudo carecen de habilidades prácticas, y los estudiantes no reciben suficiente capacitación práctica y experiencia laboral como ellos esperan.

El Proyecto de Educación y Capacitación Técnica y Profesional  de Guangdong, financiado por el Banco Mundial, está ayudando a tres escuelas técnicas de la provincia de Guangdong (ETS de Construcción Urbana de Guangdong, ETS de Industria Liviana de Guangdong y ETS de Yangjiang) a superar estos desafíos para que la educación profesional pueda mejorar su calidad y adaptarse mejor a las necesidades de los estudiantes.

Reformas basadas en la escuela

Una de las prioridades del proyecto es la modernización de los planes de estudios, incluyendo la introducción de un currículo modular basado en las competencias y centrado en el alumno. Wei Bincheng, compañero de escuela de Wu Di y que se especializa en gestión de la construcción, dice que los cambios son muy evidentes.

 “La costumbre era que el maestro dirigía la clase, y nosotros solo escuchábamos”, señala. “Ahora se ha adoptado una nueva modalidad: los profesores trabajan con nosotros en la materia y juntos vamos avanzando”.

“La evaluación de nuestro desempeño en la escuela solía basarse en un solo factor: los exámenes”, agrega. “Ahora la escuela presta más atención a nuestras habilidades prácticas”.

He Xiaowen, de la ETS de Industria Liviana de Guangdong, relata que en su escuela también se están produciendo cambios similares. “Actualmente nos alientan a ‘aprender en la práctica’ y ‘mediante ensayo y  error’. Así que nos centramos más en cómo completar un proyecto en conjunto que en solo memorizar lo que los profesores enseñan en clase”, dice.

El proyecto también ayuda a entregar perfeccionamiento al personal  docente y administrativo.

Chen Gongfan, vicedirector de la  ETS de Industria Liviana de Guangdong, señala que cambiar la mentalidad de los profesores con respecto a la educación es una parte muy importante del proyecto. “Los maestros están a la vanguardia de las reformas basadas en la escuela, por lo que deben ser los pioneros”, afirma.

En la escuela de Chen, más de 80 instructores recibieron formación fuera de Guangdong o incluso en otros países, tal como Singapur.

He Tieshan, un profesor de ética profesional, está de acuerdo. Gracias a la capacitación, evolucionó su propio concepto de cómo ser un buen maestro, dice. “Me he dado cuenta de que tal vez no sea un buen maestro, aunque dé bien las clases. Solo seré un buen maestro si mis estudiantes aprenden bien”.

Para que sus alumnos aprendan bien, He Tieshan incluyó más estudios de casos en su clase y también organizó distintas actividades para relacionarse mejor con los estudiantes, como los juegos de roles. La clase se ha vuelto más interactiva y los alumnos son más proactivos.

Además de ofrecer prácticas y pasantías, las escuelas también fundaron estudios o laboratorios junto con empresas para que los estudiantes puedan participar directamente en proyectos de buena fe. También se invita a expertos de la industria para impartir cursos en la escuela, que ahora representan el 11% de los maestros de los tres establecimientos respaldados por el proyecto.

Como resultado de estas reformas, el porcentaje de estudiantes que aprobaron los exámenes nacionales de certificación de competencias aumentó  del 70% en 2009 al 86% en 2012. Y adicionalmente en 2012, el 91% de los graduados pudo conseguir su primer empleo seis meses después de graduarse.


" No solo he adquirido habilidades prácticas en el área del análisis químico y pruebas de laboratorio, sino que también desarrollé otras competencias "

Di Wu

Estudiante de 20 años de la provincia de Guangdong.

De cara al futuro

A medida que el proyecto avanza, se ampliarán y profundizarán las reformas en estas escuelas.

“Vamos a usar los nuevos enfoques presentados por el proyecto para convertir nuestra escuela en una escuela modelo de formación profesional en la provincia y ojalá a nivel nacional”, dice Feng Weiyuan, director de la ETS de Construcción Urbana de Guangdong.

Las industrias de China están pasando de un modelo de baja calificación y uso intensivo de mano de obra a uno de mayor capital y empleo intensivo de habilidades técnicas. Con ello aumenta la necesidad de trabajadores calificados.

Mediante el apoyo a estos cambios e innovaciones basadas en la escuela, el proyecto espera extraer lecciones y compartir experiencias con otros establecimientos de formación técnica y profesional de la provincia de Guangdong, así como de otras partes del país, para que este tipo de educación pueda dar a China la mano de obra calificada que tanto necesita para seguir avanzando.

 


Api
Api