Pakistán: Empoderar a los grupos más vulnerables y marginados

Abril 11, 2014


Image

Sufia Aslam trabaja en el salón de belleza que inició con la ayuda de un préstamo del Fondo de alivio de la pobreza de Pakistán.

Muzammil Pasha/Banco Mundial

Desde el inicio de sus actividades financiadas por el Banco Mundial a través de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) en el año 2000 hasta fines de diciembre de 2013, el Fondo de alivio de la pobreza de Pakistán (PPAF, por sus siglas en inglés) había desembolsado un total acumulado de US$885 millones para 120 organizaciones asociadas a lo largo de todo el país. El objetivo de desarrollo del Tercer Fondo de alivio de la pobreza en Pakistán (PPAF-III) es empoderar a los pobres cubiertos por el proyecto aumentando sus ingresos, mejorando las capacidades productivas y otorgando acceso a servicios para lograr medios de sustento sostenibles. Desde el comienzo del PPAF-III en julio de 2009, cerca de 10 millones de personas vulnerables y marginadas han sido beneficiadas con las intervenciones del programa, de los cuales más de la mitad son mujeres.

Desafío

En el trabajo con las comunidades pobres y marginadas en Balochistán, Khyber Pakhtunkhwa y las zonas administradas federalmente que necesitan desesperadamente asistencia y apoyo, la inseguridad y la militancia generalizada siguen siendo un desafío importante. El conflicto y la inseguridad constantes han significado obstáculos y demoras importantes para la eficacia en la ejecución del proyecto. En ocasiones, las organizaciones asociadas tuvieron que salir de las zonas problemáticas, suspender temporalmente el trabajo y cerrar las oficinas en terreno. Algunas de estas entidades sufrieron mucho e incluso perdieron valioso personal debido a actos de terrorismo. Estas organizaciones se mantienen en contacto permanente con la administración local y las fuerzas de seguridad para mantener un delicado equilibrio y lograr la movilidad que necesitan para trabajar con las personas que viven en las regiones más inestables.

Los desastres naturales también han generado un profundo impacto en la vida de las personas de las comunidades respaldadas por el PPAF. El terremoto de 2005, las inundaciones de 2010 y 2011 y, hace menos tiempo, el terremoto de Balochistán de 2013, tuvieron repercusiones negativas en los efectos y resultados del proyecto y generaron mucha angustia en las comunidades. Como consecuencia, el alivio y la recuperación de desastres, por lo general, se han vuelto una prioridad en las áreas en las que trabaja el PPAF.

Solución

Como parte de las lecciones aprendidas en el PPAF-I y II, este programa aumentó la atención en los hogares más pobres y vulnerables. Se puso especial interés en las mujeres pobres y sus medios de sustento, lo que dio frutos en términos de una participación activa de las mujeres como miembros de instituciones de la comunidad y como prestatarias de microcréditos. Con un conjunto adecuado de competencias, las instituciones representativas de los pobres surgen ahora como las principales partes interesadas, tanto para la participación del sector público como del sector privado. Incluso en áreas inseguras han demostrado su capacidad y eficacia como asociados en el desarrollo.

Resultados

El Banco Mundial apoya el Fondo de alivio de la pobreza de Pakistán (PPAF) desde el año 2000. Durante este periodo se han logrado los siguientes resultados:

Movilización social y creación de instituciones: desde el inicio del proyecto prácticamente se han movilizado unos 2 millones de personas y se han creado unas 122 000 instituciones para los pobres en todo el país. En ese mismo lapso, 660 000 miembros del personal y de la comunidad han recibido capacitación.

Microcrédito: en conjunto, 6,3 millones de personas hicieron uso de microcréditos y el 58 % de los préstamos se otorgaron a mujeres. La tasa promedio de reembolso se mantuvo en 98 % en el caso de las organizaciones asociadas, y en 100 % en el caso del PPAF.

Empoderamiento de las comunidades del PPAF a través de EasyPaisa: con el fin de ofrecer servicios financieros a las comunidades pobres y que no cuentan con servicios bancarios, el PPAF y Telenor están realizando una experiencia piloto para probar los beneficios de las instalaciones bancarias móviles/sin sucursal (por ejemplo, depósitos, giros, remesas locales e internacionales y pagos de cuentas de servicios públicos), en la forma de un ‘Easy Paisa Shop’, para quienes no tienen fácil acceso a servicios bancarios formales. El proyecto piloto se realiza en seis lugares: Lasbela (Balochistán), Tharparkar (Sindh), Swat (Khyber Pakhtunkhwa), Skardu (Gilgit Baltistan), Multan (Punjab) y la zona rural de Islamabad.


" Cada vez que paso por este camino me siento muy orgulloso de mí y de mi comunidad. Trabajamos mucho todos juntos para hacer realidad esta pequeña ruta, que era nuestro gran sueño "

Naeem Ahmed, 42 años


Image

Mohammad Shafiq trabaja en la tienda de reparaciones de teléfonos celulares que inició con préstamos del PPAF.

Muzammil Pasha/Banco Mundial

Servicios básicos e infraestructura: desde el año 2000 se han llevado a cabo 23 115 proyectos de agua e infraestructura y apoyado 1843 proyectos de salud y educación. Más de 12 millones de personas han disfrutado de los beneficios de los proyectos de agua e infraestructura. Cerca de 175 000 niños se han matriculado en la escuela (45 % mujeres) y 10,7 millones de personas han aprovechado las ventajas de las intervenciones de salud respaldadas por el PPAF. Las encuestas al usuario indican que el 60 % de los beneficiarios dicen estar satisfechos con los servicios prestados. El estudio realizado por el Grupo de investigaciones sobre el desarrollo del Banco Mundial acerca de proyectos de infraestructura comunitaria concluye que estas intervenciones están n “… más orientadas hacia los pobres, son menos excluyentes, están mejor mantenidas y representan proyectos mejor documentados que los ejecutados mediante otros canales”.

Programa para la Preparación y la Mitigación de la Sequía (DMPP, por sus siglas en inglés): el PPAF ha hecho inversiones importantes en el desarrollo del DMPP con el fin de fortalecer la capacidad de resiliencia y la preparación de las comunidades para manejar ciclos sucesivos de sequías a través de intervenciones a nivel local, formulaciones de políticas y campañas de sensibilización. El DMPP ha motivado a las comunidades para que cultiven nuevamente sus tierras y ha generado con ello un aumento en la producción por acre, asegurando así el acceso a una cantidad suficiente de alimentos. Los agricultores también crearon sistemas de alarma temprana para ajustar, adaptar y planificar respuestas ante la sequía. Los DMPP también han producido cambios en la conducta de la comunidad. En algunas áreas, los agricultores están modificando los patrones de cultivo sembrando productos comerciales de alto rendimiento y en las zonas bajas del delta.

Apoyo a los medios de sustento rurales: 182 000 personas han sido capacitadas en habilidades/temas empresariales y han sido transferidos 47 400 activos a hogares muy pobres y vulnerables. Además, 26 279 personas, incluidos mujeres y jóvenes, han recibido capacitación sobre desarrollo de empresas y preparación de planes de negocios con los programas Waseela-e-Haq National y Waseela-e-Haq Sindh del Programa Benazir de Apoyo al Ingreso(BISP, por sus siglas en inglés) (i) y han obtenido ayuda para establecer empresas exitosas. El proyecto también ha rehabilitado a 18 500 personas con discapacidades y varias de ellas han tenido acceso a oportunidades en empresas.

En Swat, se está evaluando un estudio piloto en el cual emprendedores sociales han vuelto a capacitar a técnicos locales en la instalación y mantenimiento de productos relacionados con la energía solar y, con la capacitación que han recibido de las organizaciones asociadas locales del PPAF, aprendieron a comercializar y vender lámparas de energía solar para satisfacer las necesidades energéticas de la comunidad.

Desde el comienzo del Tercer Fondo de alivio de la pobreza (PPAF-III) en julio de 2009, alrededor de 10 millones de personas vulnerables y marginadas han sido beneficiarios  de las intervenciones del programa y más de la mitad de ellos son mujeres. La labor del Banco Mundial ayudó a extender 315 000 micropréstamos con un 83 % de rendimiento de la inversión. Además, 125 000 niños (45 % de niñas) se matricularon en 896 escuelas apoyadas por el proyecto y 6,5 millones de pacientes (55 % mujeres) recibieron tratamiento por diversas enfermedades en 482 centros de salud apoyados por el proyecto. Un total de 407 700 individuos, de los cuales 61 % eran mujeres, recibieron capacitación en distintas competencias. Se transfirieron activos productivos a 47 400 personas muy pobres y vulnerables (50 % mujeres). Además, se iniciaron 4600 subproyectos de infraestructura comunitaria en las áreas del programa, beneficiando a unos 2 millones de personas. Los logros del PPAF respecto de la mayoría de los indicadores abarcados en el documento de evaluación del proyecto entregan pruebas suficientes de que el enfoque utilizado en el PPAF-III es adecuado y eficaz en el contexto de Pakistán.


Image

Jóvenes residentes de Aheer, en el distrito de Gujar Khan, caminan por las calles pavimentadas del poblado.

VNA/Banco Mundial, Pakistán.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

La Asociación Internacional de Fomento (AIF) distribuyó y desembolsó US$250 millones para el Tercer Fondo de alivio de la pobreza de Pakistán destinados a movilización social y creación de instituciones, mejoramiento y protección de los medios de sustento, acceso a micropréstamos, servicios básicos e infraestructura, y apoyo para la ejecución del proyecto.

Asociados

El Banco Mundial trabajó con el Gobierno de Pakistán a través del Fondo de alivio de la pobreza de Pakistán, que canalizó financiamiento para el proyecto desde la AIF.

Image
10 million
de personas vulnerables y marginadas fueron beneficiadas con las intervenciones del proyecto.