Panorama general

  • El acceso a energía asequible, confiable, sostenible y moderna —el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 7— es esencial para poner fin a la pobreza y cumplir otros ODS de las Naciones Unidas, y resulta imprescindible para que muchos países alcancen sus metas relativas a la mitigación del cambio climático. En este sentido, puede ser recomendable asumir compromisos audaces en materia de políticas, aplicar tecnologías innovadoras y promover la inversión privada.

    Hoy en día, más de 1000 millones de personas viven sin electricidad, lo que representa solo una leve mejora desde 2012. Otros 3000 millones utilizan combustibles contaminantes como leña u otra biomasa para cocinar o calefaccionar sus viviendas, lo que genera contaminación del aire en espacios abiertos y cerrados, un problema que causa alrededor de 4,3 millones de muertes todos los años. A este ritmo, el mundo solo alcanzará el 92 % de electrificación para 2030, con lo que muchas personas no tendrán acceso a electricidad y no podrán aprovechar las oportunidades sociales y económicas que las pueden ayudar a mejorar sus vidas.

    La participación del Banco Mundial en el sector de la energía tiene como objetivo ayudar a los países clientes a garantizar el suministro asequible, confiable y sostenible que necesitan para poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida. Su estrategia refleja las metas de la Iniciativa Energía Sostenible para Todos y el ODS 7, relativo a la energía: de aquí a 2030, garantizar el acceso universal a servicios energéticos, aumentar la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas y duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética.

    Esto requiere un esfuerzo concertado para respaldar opciones sostenibles de acceso a la energía, incluida la energía solar y eólica, con o sin conexión a la red, y otras soluciones viables y con bajos niveles de carbono que reflejen las circunstancias propias de cada país. El Banco Mundial está trabajando con varios países clientes (i) en estos frentes con el fin de promover la participación y la inversión del sector privado en el sector energético.

    Asimismo, trabaja en estrecha colaboración con alrededor de 70 países para mejorar la transparencia y la gestión de sus industrias extractivas, poniendo el foco en la sostenibilidad y promoviendo la inversión del sector privado. Esto es fundamental, dado que la transición a fuentes de energía más limpias ha dado lugar a una creciente demanda de los minerales necesarios para construir componentes para las tecnologías renovables, como paneles solares, turbinas eólicas y baterías.

    Última actualización: Nov 29, 2017

  • El Banco Mundial aborda el desafío energético mundial desde cuatro ángulos:

    1. prestar mayor atención a los países con bajos niveles de acceso a la energía que incluyen prioridades energéticas en sus estrategias nacionales con el Banco Mundial;
    2. ayudar a institucionalizar los enfoques sectoriales en pos del acceso universal a la energía en más de 18 países, como Myanmar, donde recientemente se comprometieron USD 400 millones para proveer electricidad a más de 6 millones de personas a más tardar en 2021;
    3. apoyar la movilización de financiamiento sectorial a través de lo que se ha denominado prospecto sobre inversiones, trabajando con otros asociados en la tarea del desarrollo y partes interesadas del sector privado;
    4. generar conocimientos mundiales sobre el acceso a la energía mediante productos como:
    5. el Marco de Seguimiento Mundial, cuya nueva edición se dio a conocer en abril de 2017;
    6. el Marco Multinivel, cuya nueva edición se publicará a fines de 2017;
    7. el informe RISE (Regulatory Indicators for Sustainable Energy [Indicadores de políticas sobre energía sostenible]), publicado en febrero de 2017;
    8. el informe SEAR (State of Energy Access [Estado del acceso a la energía]), que se publicará en mayo de 2017.

    El Banco Mundial también tiene como objetivo atraer financiamiento del sector privado para proyectos de energía limpia con el fin de movilizar USD 25 000 millones en fondos comerciales durante los ejercicios de 2016-20, esto es, más del doble de la cantidad movilizada en los últimos cinco años.

    En ese sentido, apoya el desarrollo de sistemas energéticos basados en alternativas de menor costo, con énfasis en fuentes renovables como energía solar, hidroeléctrica, eólica y geotérmica, y haciendo especial hincapié en la eficiencia energética. A través de sus proyectos, respalda el logro de los objetivos del acceso universal a la electricidad y a combustibles domésticos modernos, así como un desempeño más eficiente de los servicios públicos y una mejor gestión del sector.

    Asimismo, ayuda a los países clientes a llevar a cabo innovaciones normativas y financieras. Por ejemplo, en la región de Oriente Medio y Norte de África apoya el desarrollo de una iniciativa de desarrollo de una planta de energía solar concentrada (CSP) de gran envergadura con almacenamiento a largo plazo, y de aplicaciones innovadoras de la tecnología CSP. Además, procura el aprovechamiento a gran escala de tecnologías novedosas, como estructuras de energía solar flotantes y sistemas híbridos eólico-solares en India. A través de su Plan Mundial de Desarrollo de la Energía Geotérmica se moviliza nuevo financiamiento en condiciones concesionarias para las fases iniciales del desarrollo geotérmico que son de alto riesgo y necesitan gran cantidad de capital para catalizar la inversión en todas las otras etapas de la cadena de valor de la energía geotérmica, liberando así potencial energético desde Indonesia hasta el Caribe.

    En los países con un reducido nivel de acceso a la energía, la prioridad es proporcionar a las personas acceso asequible y seguro a la electricidad. Se impulsa el desarrollo de minirredes eléctricas y las tecnologías con y sin conexión a la red, al tiempo que se intensifica el compromiso con soluciones no contaminantes de calefacción y para cocinar. El Banco Mundial apoya a los países en sus esfuerzos en este ámbito con proyectos en más de 15 países y programas regionales en Asia, África y América Central.

    Las capacidades de los países para enfrentar la transición hacia energías sostenibles varían enormemente. En algunos casos, el gas natural es un importante puente o combustible de transición, e incluso suele ser el medio de menor costo para proveer un suministro eléctrico flexible cuando la demanda y la oferta fluctúan. El Banco Mundial ayuda a los países a desarrollar mercados de gas a nivel nacional y regional y a utilizar gas natural como alternativa al carbón y la biomasa cuando se justifica en términos económicos.

    Consciente del desafío mundial que supone equilibrar la energía para el desarrollo con su impacto sobre el cambio climático, ayuda a los países clientes a adoptar alternativas asequibles a la energía generada con carbón y no financia nuevas centrales a carbón desde 2010.

    El Banco Mundial también apoya alianzas y programas estratégicos mundiales como la Asociación Mundial para la Reducción de la Quema de Gas (GGFR) y el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de la Energía (ESMAP). (i) Este es un programa mundial de conocimientos y asistencia técnica que brinda apoyo a proyectos de desarrollo del Banco Mundial y ayuda a configurar la política energética mundial. Se concentra en ayudar a los países a lograr los objetivos que se han fijado para 2030 en materia de energía trabajando en las áreas de acceso a la energía, (i) energía renovable, (i) eficiencia energética, (i) reforma de los subsidios a la energía, (i) y gestión, mercados y planificación, (i) al tiempo que pone énfasis en las cuestiones de género (i) y los pequeños Estados insulares en desarrollo. (i) Asimismo, respalda el Centro de Conocimientos de la Iniciativa SEforAll (Energía Sostenible para Todos) (i) a fin de generar datos integrales y herramientas analíticas para ayudar a los Gobiernos a elaborar políticas que permitan atraer inversiones y supervisar los avances respecto del ODS 7. Las iniciativas clave incluyen el Plan Mundial de Desarrollo de la Energía Geotérmica (i) y la elaboración de mapas de los recursos de energías renovables, (i) así como el apoyo a la plataforma Lighting Global (i) y al sistema de certificación de construcciones ecológicas EDGE. En los ejercicios de 2014-16, los estudios analíticos y la asistencia del ESMAP contribuyeron, mediante 250 actividades en 130 países, a orientar operaciones de financiamiento de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por valor de USD 4800 millones. A su vez, estos proyectos de financiamiento movilizaron otros USD 4600 millones provenientes de fuentes públicas, privadas y de otro tipo.

    Última actualización: Sep 29, 2017

  • Eficiencia energética:

    • ·       En México, con financiamiento para el clima y apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, (i) el Banco Mundial ayudó a implementar un programa para reemplazar más de 25 millones de bombillas ineficientes por bombillas fluorescentes compactas y casi 2 millones de refrigeradores antiguos por refrigeradores modernos que consumen menos energía en hogares de bajos ingresos.
    • ·       El Banco Mundial ayudó a Bangladesh a repartir 10 millones de bombillas fluorescentes compactas que ahorran energía y actualmente brinda apoyo a la implementación de un programa de distribución a gran escala de bombillas LED para ayudar a hogares pobres tanto urbanos como rurales que tienen escaso acceso a la electricidad.
    • ·       En Viet Nam, el Banco Mundial respaldó reformas dirigidas a desarrollar un mercado competitivo parar atraer inversión privada en el sector de generación de electricidad y ofrecer incentivos en el ámbito de la eficiencia energética.
    • ·       El ESMAP proporciona asistencia a los Gobiernos municipales, como en Da Nang (Viet Nam), para desarrollar sus propias alternativas de eficiencia energética, y actúa como centro de intercambio de conocimientos sobre las mejores prácticas en desarrollo urbano eficiente desde el punto de vista energético.

    Energía renovable:

    • El Banco Mundial está proporcionando más de USD 1000 millones para proyectos de energía solar en India y ayudando al país a instalar hasta 50 megavatios de tecnología solar flotante para generar electricidad sin utilizar vastas extensiones de tierra, de por sí escasa.
    • Con el apoyo del Banco Mundial y otros asociados, Marruecos puso en marcha (i) la primera fase de la mayor planta de energía solar concentrada del mundo. La central Noor 1, actualmente en funcionamiento, produce suficiente energía para suministrar electricidad a más de 1 millón de marroquíes.
    • El Grupo Banco Mundial puso en marcha la iniciativa Scaling Solar (Más Energía Solar), (i) un servicio dirigido a los Gobiernos que buscan atraer inversionistas privados para construir plantas de energía solar a gran escala, pero que carecen del poder adquisitivo de los mercados emergentes más grandes, donde la fuerte competencia ha bajado los precios de la energía solar hasta prácticamente igualarlos con los precios del petróleo, el gas y la electricidad generada a partir del carbón.
    • En Bangladesh, en el marco del programa de sistemas de energía solar para uso doméstico (i) se instalan más de 70 000 de estos sistemas mensualmente. De esta manera, dicho programa es la iniciativa de ese tipo que crece con mayor rapidez en el mundo. Con el apoyo del Banco y otros asociados en la tarea del desarrollo, ya se han instalado 3 millones de sistemas que suministran electricidad a 18 millones de personas en el país.
    • El Banco Mundial está reduciendo los riesgos para las inversiones en proyectos de energía geotérmica en países tan diversos como Indonesia, Turquía, Nicaragua, Etiopía, Dominica y Armenia.

    Acceso a la energía:

    • A través del Proyecto de Fortalecimiento y Expansión de la Red Eléctrica de Etiopía, (i) el Banco Mundial está respaldando los esfuerzos destinados a mejorar la fiabilidad de la red eléctrica y ampliar el acceso a la energía mediante soluciones sin conexión a la red, ayudando a suministrar electricidad a más de 1 millón de hogares, mayormente con faroles solares y sistemas de energía solar para uso doméstico.
    • Alrededor de 43 000 hogares obtuvieron acceso a electricidad gracias a una extensión de las conexiones y a fuentes de energía renovable sin conexión a la red en la República Democrática Popular Lao a través del Proyecto de Electrificación Rural, que aumentó el nivel de acceso del 15 % a mediados de la década de 1990 a aproximadamente el 90 % en la actualidad.
    • En Nepal, el Proyecto de Microcentrales Hidroeléctricas para Aldeas ha dado origen a más de 1000 plantas hidroeléctricas pequeñas que son construidas y operadas por las comunidades en 52 distritos, y cuya finalidad es satisfacer las necesidades energéticas y fomentar el desarrollo económico en las zonas rurales.
    • En Indonesia, cerca de 6000 hogares obtuvieron acceso a fuentes de energía limpia para cocinar gracias a un proyecto experimental de financiamiento basado en resultados conocido como la Iniciativa sobre Cocinas no Contaminantes.

    En el marco de la iniciativa de promoción de cocinas ecológicas del ESMAP (i) se proporcionaron a China USD 80 millones como parte un programa más amplio del Banco Mundial para distribuir, a más tardar en 2017, una cantidad de 6 millones de cocinas no contaminantes en la provincia de Hebei. Asimismo, se está financiando la iniciativa Luz para África, que brindó a casi 15 millones de personas acceso básico a electricidad y se movilizaron más de USD 40 millones para otros siete proyectos de la AIF.

    Última actualización: Sep 29, 2017


MULTIMEDIA



Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Ciudad de Washington
Nicholas Keyes
nkeyes@worldbankgroup.org
Ciudad de Washington
Anita Rozowska
arozowska@worldbankgroup.org