Panorama general

  • La energía es fundamental para el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental, y se ha descrito como "el hilo " que une el crecimiento económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental. La pobreza energética obstaculiza el desarrollo. Y, por el contrario, los servicios energéticos modernos ayudan a mejorar la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo y respaldan el progreso en todos los ámbitos del desarrollo.

    De acuerdo con el Marco de Seguimiento Mundial del Banco Mundial, dado a conocer en abril de 2017, 1060 millones de personas aún viven sin electricidad, lo que representa solo una leve mejora desde 2012. A este ritmo, el mundo alcanzará el 92 % de electrificación para 2030. Otros 3000 millones dependen de la leña u otra biomasa para cocinar y obtener calefacción, actividades que generan contaminación atmosférica y del aire en lugares cerrados, un problema que causa alrededor de 4,3 millones de muertes todos los años.

    La participación del Banco Mundial en el sector de la energía tiene como objetivo ayudar a los países clientes a garantizar un suministro asequible, confiable y sostenible que es necesario para poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida. La estrategia del Banco Mundial refleja las metas de la Iniciativa de Energía Sostenible para Todos y el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre energía (ODS 7): asegurar el acceso universal, acelerar las mejoras en la eficiencia energética y duplicar la cuota global de energías renovables antes de 2030. La energía se vincula con todos los demás ODS y el reconocimiento de estos vínculos es fundamental para la implementación de los objetivos. Tras la entrada en vigencia del histórico acuerdo de París sobre el cambio climático, ahora es el momento de actuar, y una piedra angular de esta tarea es la consecución del ODS 7.

    El último informe del Marco de Seguimiento Mundial concluye que para alcanzar los objetivos mundiales es necesario acelerar los esfuerzos hacia el logro de las metas relativas a la energía sostenible antes de 2030. Es fundamental aumentar el financiamiento, lograr compromisos políticos más profundos y tener la voluntad de adoptar nuevas tecnologías a una mayor escala.

    El Banco Mundial está trabajando con varios países para lograrlo. El enfoque de la institución es ayudar a los clientes a manejar su transición desde sistemas de energía con altas emisiones de carbono a sistemas con bajas emisiones. También se busca fomentar la participación y la inversión del sector privado, adoptar un enfoque inclusivo en que participen múltiples partes interesadas para desarrollar proyectos energéticos, y reconocer y tomar en consideración las circunstancias específicas de los países.

    Última actualización: Mar 29, 2017

  • El Banco Mundial aborda el desafío energético desde cuatro ángulos:

    1. Aumentar la atención en países con menos acceso y que incluyen prioridades energéticas en sus estrategias nacionales con el Banco.
    2. Ayudar a institucionalizar los enfoques sectoriales en pos del acceso universal a energía en más de 18 países, como Myanmar, donde recientemente se comprometieron USD 400 millones para proveer electricidad a más de 6 millones de personas antes de 2021.
    3. Apoyar la movilización de financiamiento sectorial a través de prospectos sobre inversiones, y trabajo conjunto con otros asociados en la tarea del desarrollo y partes interesadas del sector privado.
    4. Generar conocimientos mundiales sobre el acceso a energía, mediante productos como:
      • El Marco de Seguimiento Mundial, cuya nueva edición se dio a conocer en abril de 2017.
      • El Marco multinivel, cuya nueva edición se publicará a fines de 2017.
      • El informe RISE (Regulatory Indicators for Sustainable Energy), publicado en febrero de 2017.
      • El informe SEAR (State of Energy Access), que se publicará en mayo de 2017.

    El Grupo Banco Mundial (GBM) planifica a largo plazo para identificar y acelerar la implementación de alternativas más económicas y con bajas emisiones de carbono en los países clientes y otorgar préstamos y asistencia, según sea necesario, a los países clientes para que proporcionen servicios de energía asequibles y confiables en consonancia con sus contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN), los objetivos climáticos mundiales y el documento de orientaciones para el sector de la energía del GBM.

    El Banco Mundial se concentra en atraer financiamiento del sector privado para proyectos de energía limpia, con el objetivo de movilizar USD 25 000 millones en fondos comerciales durante los ejercicios 2016-2020, más del doble de la cantidad movilizada en los últimos cinco años. Para obtener estos fondos y ampliar el acceso a energías renovables será necesario un volumen importante de financiamiento en condiciones concesionarias.

    El GBM apoya el desarrollo de sistemas energéticos basados en alternativas de menor costo, con énfasis en fuentes renovables como energía hidroeléctrica, eólica, solar y geotérmica, y al mismo tiempo promueve la eficiencia energética. Los proyectos del Banco apoyan el logro de los objetivos del acceso universal a electricidad y a combustibles domésticos modernos así como de un desempeño más eficiente de los servicios públicos y una mejor gestión del sector.

    El Banco Mundial ofrece a los países clientes asistencia en materia de políticas y mecanismos de financiamiento innovadores. Esto incluye apoyo a los Gobiernos en la formulación de marcos normativos, reglamentarios y contractuales adecuados. El Plan Mundial de Desarrollo de la Energía Geotérmica del Banco Mundial moviliza nuevo financiamiento en condiciones concesionarias para las fases iniciales del desarrollo geotérmico que son de alto riesgo y necesitan gran cantidad de capital para catalizar la inversión en todas las otras etapas de la cadena de valor de la energía geotérmica, liberando este potencial energético desde Indonesia hasta las Islas del Caribe. En la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA), el Banco Mundial apoya el desarrollo de la planta de energía solar concentrada más grande del mundo (CSP) con almacenamiento a largo plazo, y de aplicaciones innovadoras de la tecnología CSP. También trabaja en la implantación a gran escala de tecnologías novedosas, como estructuras de energía solar flotantes en Pakistán e India, sistemas para almacenar electricidad de origen solar y sistemas híbridos eólico-solar en India.

    En los países con un reducido nivel de acceso a la energía, la prioridad es proporcionar energía asequible y segura. En lo que respecta a la electricidad, se impulsan minirredes eléctricas y las tecnologías con y sin conexión a la red, y, al mismo tiempo, se incrementa el compromiso con soluciones no contaminantes de calefacción y para cocinar.

    Las capacidades de los países para enfrentar la transición hacia energías sostenibles varían enormemente. En algunos casos, el gas natural es un importante puente o combustible de transición, e incluso suele ser el medio de menor costo para proveer un suministro eléctrico flexible cuando la demanda y la oferta fluctúan. El Banco Mundial ayuda a los países a desarrollar mercados de gas a nivel nacional y regional y a utilizar gas natural como alternativa al carbón y la biomasa cuando se justifica en términos económicos.

    La institución es consciente del desafío global que supone equilibrar la energía para el desarrollo con su impacto sobre el cambio climático, y ayuda a que los países clientes adopten alternativas asequibles a la energía generada con carbón. El GBM no ha financiado nuevas centrales a carbón desde 2010.

    El Banco Mundial apoya también iniciativas de asistencia técnica estratégica a través de alianzas y fondos fiduciarios mundiales, como el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de la Energía (ESMAP) y la Asociación Mundial para la Reducción de la Quema de Gas (GGFR). Estas iniciativas incluyen el Programa de Asistencia Técnica SEforAll (Energía Sostenible para Todos) que ayuda a los países a lograr el objetivo de acceso universal antes de 2030; el Plan Mundial de Desarrollo de la Energía Geotérmica; las iniciativas Luz para África y Luz para Asia; el Mapa de los recursos de energías renovables; las notas de orientación sobre eficiencia energética, y el Mecanismo de implementación y asistencia técnica de las reformas de los subsidios a la energía.

    Última actualización: Abr 10, 2017

  • Desde 2010, el financiamiento del Grupo Banco Mundial para el sector de la energía, que incluye aportes del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la Corporación Financiera Internacional (IFC) y garantías del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), ha ascendido a USD 61 000 millones. De este monto más de USD 24 000 millones se destinaron a proyectos de eficiencia energética y energía renovable.

    En el ejercicio de 2016, el financiamiento para el sector totalizó USD 11 500 millones, de los cuales alrededor de USD 2900 millones se destinaron a proyectos y programas de energía renovable y eficiencia energética.

     

    Eficiencia energética:

    El Banco proporciona financiamiento para ayudar a los usuarios finales a amortizar las inversiones en tecnologías y productos de eficiencia energética de mayor costo y lograr mejoras energéticas en instalaciones públicas (escuelas y hospitales, alumbrado público, sistemas de bombeo de agua, etc.). Los préstamos del Banco para proyectos de eficiencia energética representan una línea de actividad de gran importancia, llegando a un monto de más de USD 7600 millones entre los ejercicios de 2010 y 2016.

    Algunos ejemplos seleccionados son los siguientes:

    • En México, con financiamiento para el clima y apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, (i) el Banco Mundial ayudó a implementar un programa para reemplazar más de 25 millones de bombillas ineficientes por bombillas fluorescentes compactas y casi 2 millones de refrigeradores antiguos por neveras modernas y que consumen menos energía en hogares de bajos ingresos.
    • En Bangladesh se repartió una cifra récord de 10 millones de lámparas fluorescentes compactas que ahorran energía y actualmente se da apoyo a un programa de asistencia técnica para la distribución a gran escala de bombillas LED aún más eficientes, para ayudar a hogares pobres tanto urbanos como rurales que tienen escaso acceso a electricidad.
    • En Viet Nam, el Banco Mundial respaldó reformas dirigidas a desarrollar un mercado competitivo que atraiga inversión privada en el sector de generación de electricidad y ofrezca incentivos en el ámbito de la eficiencia energética.
    • ESMAP proporciona asistencia a los Gobiernos municipales, como en Da Nang (Viet Nam), para desarrollar sus propias alternativas de eficiencia energética, y actúa como centro de intercambio de conocimientos sobre las mejores prácticas en desarrollo urbano y eficiencia energética.

     

    Energía renovable:

    El Banco Mundial apoya inversiones, reformas normativas, alianzas con el sector privado y gestión del riesgo en el sector de la energía renovable.

    Algunos ejemplos seleccionados son los siguientes:

    • El Banco Mundial apoya la implementación de redes inteligentes para impulsar la adopción de energías renovables en Turquía, Ucrania y Viet Nam.
    • La institución está preparando nuevos proyectos de parques solares y líneas de transmisión para apoyar la ambiciosa meta de India en materia de energía solar.
    • Además, está reduciendo los riesgos para las inversiones en proyectos de energía geotérmica en diversos países como Indonesia, Turquía, Nicaragua, Etiopía, Dominica y Armenia.
    • El Grupo Banco Mundial puso en marcha la iniciativa Scaling Solar (Más Energía Solar), un servicio dirigido a los Gobiernos que quieren atraer inversionistas privados para construir plantas de energía solar a gran escala, pero que carecen del poder adquisitivo de los mercados emergentes más grandes, donde la fuerte competencia ha bajado los precios de la energía solar hasta prácticamente igualarlos con los precios del petróleo, el gas y la electricidad generada a partir del carbón.
    • El Grupo Banco Mundial financió un parque solar en Jordania, la mayor iniciativa en este ámbito liderada por el sector privado en Oriente Medio y Norte de África, que generará energía sostenible para una región donde la demanda de electricidad aumenta rápidamente año tras año.
    • Con el apoyo de los fondos de inversión en el clima, Marruecos lanzó la primera fase de la mayor planta de energía solar concentrada (CSP) en el mundo, la que producirá suficiente electricidad para más de 1 millón de hogares marroquíes cuando se encuentre en pleno funcionamiento.
    • En Bangladesh, el programa de sistemas de energía solar para uso doméstico (SHS), que se implementa como una alianza público-privada, instala más de 70 000 de estos sistemas mensualmente. De esta manera, se ha convertido en la iniciativa de este tipo que crece más rápido en el mundo. Con el apoyo del Banco y otros asociados en la tarea del desarrollo, ya se han instalado 3 millones de sistemas que suministran electricidad a 18 millones de personas en el país.

     

    Acceso a energía:

    El Banco Mundial apoya a los países en sus esfuerzos por aumentar el acceso a soluciones menos contaminantes y eficientes de calefacción y para cocinar, con proyectos en más de 15 países y programas regionales en Asia, África y América Central.

    Algunos ejemplos seleccionados son los siguientes:

    • Cerca de 43 000 hogares obtuvieron acceso a electricidad gracias a una extensión de las conexiones y a fuentes de energía renovable sin conexión a la red en República Democrática Popular Lao a través del Proyecto de Electrificación Rural, que aumentó el nivel de acceso del 15 % a mediados de la década de 1990 a cerca del 90 % en la actualidad.
    • En Nepal, el Proyecto de Microcentrales Hidroeléctricas para Aldeas ha dado origen a más de 1000 plantas hidroeléctricas pequeñas que son construidas y operadas por las comunidades en 52 distritos, y cuya finalidad es satisfacer las necesidades energéticas y fomentar el desarrollo económico en las zonas rurales.
    • En Indonesia, cerca de 6000 hogares tienen acceso a fuentes de energía limpia para cocinar gracias a un proyecto experimental de financiamiento basado en resultados conocido como la Iniciativa sobre cocinas no contaminantes.

     

    Última actualización: Abr 10, 2017


MULTIMEDIA



Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Washington, D.C.
Christopher Neal
cneal1@worldbank.org