Energía: Panorama general

El acceso a energía asequible, confiable y sostenible es vital para impulsar el crecimiento económico y poner fin a la pobreza extrema. Alrededor de 1100 millones de habitantes en el mundo aún no tienen electricidad y otros 2900 millones (i) dependen de la leña u otro tipo de biomasa para cocinar y como medio de calefacción. Esto genera contaminación tanto en el interior como en el exterior de las viviendas, un problema que causa 4,3 millones de muertes anuales. Los servicios de energía modernos pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo y sustentan el progreso en todos los ámbitos del desarrollo.

El Banco Mundial apoya a los países para que puedan garantizar energía asequible, confiable y sostenible, todo lo cual es necesario para acabar con la pobreza extrema. Gracias al compromiso renovado (i) con la acción climática, luego del acuerdo logrado en la Conferencia de las Partes realizada en París (COP 21), la institución proporciona asistencia a los países a medida que desarrollan un sector energético sostenible en términos ambientales, financieros, fiscales y sociales.

Estas metas se reflejan en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre energía, o el ODS 7: garantizar el acceso a energía asequible, confiable, sostenible y moderna para todos. El ODS 7 es uno de los 17 objetivos adoptados por las Naciones Unidas para abordar las dimensiones sociales, económicas y ambientales del desarrollo sostenible que se espera lograr a más tardar en 2030.

Para ayudar a alcanzar el OD S7, el Banco colabora con muchas naciones y lo hace con el fin de conseguir tres objetivos de la iniciativa Energía Sostenible para Todos (SE4All) (i) antes de 2030:

  • Garantizar el acceso universal a la electricidad y los combustibles limpios para cocinar
  • Duplicar la proporción de energías renovables en la matriz energética mundial, y
  • Duplicar la tasa de aumento de la eficiencia energética

El Banco adopta un enfoque holístico de largo plazo que pone énfasis en la necesidad de establecer marcos financieros, operacionales e institucionales sólidos para tener sectores energéticos sostenibles. El Banco también busca promover la participación y la inversión del sector privado; y adoptar un enfoque integrado de múltiples partes interesadas sobre el desarrollo de proyectos de energía que reconozcan y reflejen las circunstancias propias de cada país.

Además, es un centro que provee conocimientos a la SE4All, encabezando importantes proyectos de colaboración realizados con varios organismos para hacer un seguimiento e informar sobre los resultados de desarrollo en materia de energía.

Esta labor condujo a la elaboración del Marco de seguimiento mundial, (i) que consiste en una serie de indicadores y una plataforma de datos conexa que permiten rastrear el avance de todos los países hacia la consecución de los objetivos de acceso a energía, eficiencia energética y energías renovables.

Una iniciativa relacionada, el programa Preparación para la inversión en energía sostenible (RISE), (i) ofrece indicadores para comparar el clima para la inversión de los países en todos los tres objetivos de la iniciativa SE4All.

Última actualización: Abr 15, 2016

Uno de los pilares de los objetivos del Banco Mundial es la ampliación del acceso a servicios energéticos modernos, tal y como se estipula en el documento de orientación para el sector de la energía  del Grupo Banco Mundial.

Como el cambio climático plantea enormes desafíos y oportunidades en materia de desarrollo, es fundamental abordar los retos en materia energética y climática de forma integrada. Con ese fin, el Grupo Banco Mundial ayuda a los países a fortalecer su resiliencia y capacidad de adaptación al clima, entregar energía asequible y eficiencia con bajas emisiones de carbono, y conforme a sus compromisos climáticos tanto a nivel nacional como internacional.

En los países con bajo nivel de acceso, la prioridad es contar con energía asequible y segura. Se impulsan redes y minirredes eléctricas y tecnologías sin conexión a la red, al tiempo que se busca ampliar la participación en soluciones limpias para cocinar y para calefacción.

El Grupo Banco Mundial apoya la creación de sectores energéticos que se basen en alternativas de menor costo, con énfasis en fuentes renovables, como las energías hidroeléctrica, eólica, solar y geotérmica y que, al mismo tiempo, promuevan la eficiencia energética. Los proyectos están orientados a contribuir al logro del acceso universal a la electricidad y los combustibles modernos para uso doméstico, así como a mejorar la gestión del sector y el desempeño de las empresas de suministro eléctrico.

Además, aumenta sus esfuerzos encaminados a mejorar la eficiencia energética y apoya todas las formas de energía renovable. También ayuda a los países a desarrollar mercados nacionales y regionales de gas y, cuando existe justificación económica, respalda el uso del gas natural como fuente de energía con bajo contenido de carbono. El Grupo Banco Mundial se centra, asimismo, en la planificación energética a largo plazo y promueve soluciones de mercado —respaldadas por marcos normativos, regulatorios y contractuales apropiados— para promover la movilización de sus recursos financieros.

El Grupo Banco Mundial también respalda iniciativas de asistencia técnica y estratégica a través de asociaciones mundiales y fondos fiduciarios, tales como el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de Energía (ESMAP, por sus siglas en inglés) (i) y la Asociación Mundial para la Reducción de la Quema de Gas (GGFR, por sus siglas en inglés). (i) Estas iniciativas incluyen el Programa de asistencia técnica de la Iniciativa Energía Sostenible para Todos, que tiene como objetivo ayudar a los países a alcanzar la meta de acceso universal a energía fijada para 2030; el Plan Mundial de Desarrollo de la Energía Geotérmica; Luz para África; Luz para Asia; el mapa de los recursos de energía renovable; notas de orientación sobre eficiencia energética, y el Servicio de Asistencia Técnica para la Reforma y Prestación de Subsidios a la Energía.

El Banco está consciente del desafío mundial que supone equilibrar la energía para el desarrollo con el impacto en el cambio climático y se esfuerza por ayudar a los países a hacer realidad alternativas asequibles a la energía generada a partir del carbón. El Grupo Banco Mundial proporcionará respaldo financiero a nuevos proyectos de generación de electricidad a partir del carbón solo en circunstancias excepcionales.

Última actualización: Abr 15, 2016

El financiamiento del Grupo Banco Mundial para el sector de la energía (i) —constituido por aportes del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y la Corporación Financiera Internacional (IFC), así como de garantías del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA)— supera los USD 49 000 millones desde 2010. De este monto, más de USD 21 000 millones se destinaron a proyectos de eficiencia energética y energía renovable. En el ejercicio de 2015, el financiamiento del Grupo Banco Mundial para el sector llegó a USD 6500 millones.

Acceso a energía

En el ejercicio de 2015, había 23 proyectos activos por un monto total de USD 1200 millones. Entre 2013 y 2015, el financiamiento del Grupo Banco Mundial permitió dar acceso a nuevos y mejores servicios de electricidad a más de 29 millones de personas.

Por ejemplo, en la República Democrática Popular Lao 43 000 hogares obtuvieron electricidad gracias a la extensión de la red eléctrica y a fuentes de energía renovable no conectadas a la red, a través del Proyecto de Electrificación Rural implementado en este país. Este permitió aumentar el acceso del 15 % a mediados de los años noventa a alrededor del 90 % en la actualidad. En Bangladesh, unos 18,5 millones de personas cuentan hoy en día con electricidad —suministrada mediante paneles solares— gracias a un proyecto financiado en parte por la AIF, el fondo del Banco Mundial para los países más pobres.

Eficiencia energética

En el ejercicio de 2015, la cartera del Banco incluía 51 proyectos relacionados con eficiencia energética, con un financiamiento total de USD 3200 millones.

El Banco Mundial ofrece apoyo financiero y analítico al proyecto Mecanismos de energía ecológica con bajo nivel de emisiones de carbono para Shanghai, China, por un monto de USD 100 millones, que incluye fuentes de energía renovable y eficiencia energética en edificios, energía limpia obtenida de fuentes renovables y gas natural, y vehículos y transporte público que permiten un uso más eficiente de la energía. Hay proyectos similares en curso en otras ocho ciudades de China.

ESMAP (i) también ayuda a los Gobiernos municipales, como en Da Nang (Viet Nam), (i) a diseñar sus propias soluciones de eficiencia energética, y además sirve de centro de información sobre las mejores prácticas de eficiencia energética en el desarrollo urbano.

En México, con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y financiamiento para el clima, el Banco ayudó a implementar un programa que reemplazó más de 25 millones de bombillas ineficientes por lámparas fluorescentes compactas (CFL) y casi 2 millones de refrigeradores antiguos por otros nuevos y de gran eficiencia, todas medidas dirigidas a hogares de bajos ingresos.

En India, el proyecto del Banco Mecanismo para la Distribución Parcial de Riesgos en Favor de la Eficiencia Energética (PRSF, por sus siglas en inglés) (i) apunta a impulsar la transformación del mercado de la eficiencia energética, mediante la demostración de la implementación exitosa de una modalidad innovadora de transacciones que involucra la participación de empresas de suministro de energía. Como un compromiso a escala piloto financiado de manera conjunta por el Fondo para una Tecnología Limpia (CTF) y el FMAM, un fondo de distribución parcial de los riesgos de USD 37 millones y un programa asociado de asistencia técnica por un monto de USD 6 millones abordan los obstáculos que impiden el despliegue a gran escala de tecnologías de eficiencia energética que las instituciones financieras nacionales no financian debido a que perciben riesgos en tales inversiones. El proyecto apunta a movilizar USD 125 millones en recursos privados y catalizar la expansión del ahorro energético usando el mercado de contratación a través de las empresas de suministro de energía.

Energías renovables

Se prevé que el parque eólico Sere de 100 megavatios en Sudáfrica, en el marco del Proyecto de Respaldo a Eskom para el Desarrollo de Energías Renovables, reducirá las emisiones de CO2 en hasta 6 millones de toneladas a lo largo de 20 años. Con una producción promedio anual de energía de unos 298 000 megavatios-hora, Sere suministrará suficiente energía a la red para poder suministrar electricidad a aproximadamente 124 000 hogares.

Por su parte, Marruecos lanzó (i) la primera central solar de 160 megavatios llamada Noor I, que se prevé evitará las emisiones de 240 000 toneladas de CO2 anuales. En 2018, el proyecto de tres fases se convertirá en el más grande del mundo en su tipo, con más de 500 megavatios de capacidad instalada, y producirá suficiente energía limpia para satisfacer las necesidades de 1,1 millones de marroquíes.

La asistencia para energía hidroeléctrica incluyó fondos para el proyecto de construcción de una central hidroeléctrica en el río Bujagali, que en la actualidad satisface la mitad de las necesidades de electricidad de Uganda. Este proyecto prácticamente ha eliminado los cortes generales de suministro en el país. La AIF apoyó el proyecto de energía hidroeléctrica de Felou, aumentando en 63 megavatios la energía de bajo costo para los servicios públicos de Malí, Mauritania y Senegal.

El Banco también ayuda a aumentar la generación de energía termoeléctrica en el sur de Sumatra y norte de Sulawesi en Indonesia, con el objetivo de agregar una capacidad de 150 megavatios.

Industrias extractivas y energía

La publicación Power of the Mine: A Transformative Opportunity for Sub-Saharan Africa (El poder de las minas: Una oportunidad de transformación para África al sur del Sahara) (i) agrupa las industrias extractivas y de la energía. El informe (i) plantea que las empresas mineras, con su gran demanda de energía, pueden convertirse en clientes anclas de las empresas nacionales de suministro de electricidad y, a la vez, ayudar a expandir el acceso a luz eléctrica de las comunidades y los consumidores corporativos en África.

Última actualización: Abr 15, 2016





GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »