Banco Mundial

 Banco Mundial

Portada   Mapa del sitio   Preguntas frecuentes  Contactos 

 
Buscar
 
Quiénes somos
Regiones y países
Datos
Documentos e informes
Investigación (i)
Proyectos
Temas
Reseñas
Póngase en contacto con nosotros

 
Ciudades: la nueva frontera
Cada vez más, las ciudades del mundo se están convirtiendo en la primera línea de combate en la lucha contra la pobreza.

Enlaces relacionados

Barrios miseria - reformar ahora o pagar más tarde


Mirando hacia atrás para avanzar

Development Outreach:
Unknown Cities

¿Es esto un problema o una oportunidad? Ésa es la pregunta que se hacen los expertos en planificación urbana de todo el mundo al confrontar el hecho de que nuestro planeta está a punto de experimentar un cambio importante en cuanto a sus habitantes, que irán de un 47 por ciento de pobladores urbanos en 2000, a más del 60 por ciento esperado para 2030.

En dicho período, dos mil millones de personas más se desplazarán a los centros urbanos del mundo, 500 de los cuales cuentan ya con más de un millón de personas. Para el año 2020, más de la mitad de los habitantes de los países en desarrollo también vivirán en ciudades, convirtiéndolas así en fronteras clave de la lucha contra la pobreza en el siglo XXI.

“Ésta es una buena noticia”, dijo al respecto Jeffrey D. Sachs, director del Earth Institute de la Universidad de Columbia.

El Dr. Sachs es uno de los panelistas expertos que contribuyeron con sus escritos acerca de la forma en que las ciudades pueden reavivar el crecimiento económico y así contribuir a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones en rápido crecimiento, que se publican en la edición especial de la revista Development Outreach del Instituto del Banco Mundial, bajo el título Unknown Cities(Ciudades Desconocidas).

El articulista sostiene que, en su opinión, esto es una “buena noticia” por el hecho de que en el siglo pasado, las áreas urbanas superaron a las rurales en casi todas las dimensiones del desarrollo económico, produciendo más innovaciones, con una población que tiene mejores niveles educativos, es más saludable y vive más que sus primos rurales. Los niños de estas poblaciones reflejan menores tasas de mortandad infantil, y tienen mejor acceso a agua potable y servicios de saneamiento.

Tim Campbell, especialista principal del Instituto del Banco Mundial, que formó parte del panel de expertos como redactor invitado de Unknown Cities, sostiene que diversas olas de cambios fuertes tales como reformas políticas, descentralización, democratización y globalización, han arrojado a las ciudades dentro de un territorio desconocido en términos políticos y económicos. Agrega que nunca, es sus 30 años de trabajo en este campo, había visto a las ciudades tan esperanzadas a pesar de lo mucho que se desconoce del futuro. En su opinión, el incremento en el intercambio comercial global y la revolución informativa iniciada con internet, han abierto una miríada de oportunidades para que las ciudades se transformen en centros de crecimiento.

“Por lo tanto, la pregunta que surge es ¿como hacemos para tomar un conglomerado urbano grande, lograr que encuentre un sentido de coherencia, un sentido de su propia identidad y que esto resulte en una ventaja comparativa con respecto a otras áreas?” , dice.

Campbell sostiene que las ciudades, lejos de retraerse como respuesta a las presiones impuestas por la globalización, están avanzando cubriendo los vacíos producidos por el declive de las fronteras nacionales. Las ciudades están forjando relaciones con otras ciudades, involucrándose en la diplomacia, buscando formas de adoptar tecnologías y atrayendo a nuevas industrias.

Uri Savir, arquitecto de los Acuerdos de Paz de Oslo y ex directivo del Servicio Exterior Israelí, opina que la ciudad es la unidad sociopolítica cuyo poder aumenta en la era de la globalización.

Savir sostiene que la globalización ha fallado en su promesa de traer paz y prosperidad, y opina que las ciudades podrían ser el centro de una globalización reformada llamada “glocalización” que resultaría mucho más receptiva a las necesidades sociales y culturales.

Agrega que “las ciudades pueden aunar a la sociedad civil local para reforzar ls capacitación institucional, dirigir actividades que promuevan la paz de forma más eficiente al tiempo que toma en cuanta la mano de obra local, las expresiones culturales, el idioma, los negocios y las comunidades en todos los niveles decisorios”

Campbell, por su parte, dice que la importancia creciente de las ciudades tiene implicaciones importantes para los donantes internacionales de ayuda que deben “estar listos a responder a las ciudades que sienten la necesidad de establecer estándares profesionales nuevos y más altos en cuanto a gobierno, gestión y planificación”.

El panel de expertos liderado por Campbell ha identificado varios problemas básicos que enfrentan las ciudades al encarar la arremetida del crecimiento poblacional.

Las ciudades tendrán que reflexionar sobre cómo pueden hacer crecer sus economías, manteniendo a la vez su identidad cultural y social, encarar la estructura interna de sus gobiernos y desarrollar relaciones externas con otras ciudades.

Además, al estar las ciudades en la primera línea de batalla en algunos de los problemas más difíciles que las naciones deben resolver, tales como pobreza, VIH/SIDA y paz perdurable, nunca habido más en juego que en este momento.

Jeffrey Sachs, de la Universidad de Columbia, advierte que si bien la oleada de los recién llegados a las ciudades también trae “innumerable oportunidades”, “el proceso puede crear desafíos que impidan el cumplimiento de la promesa urbana”

Muchas áreas urbanas están creciendo pero no por ser económicamente dinámicas sino porque las zonas rurales cercanas están en un estado tan angustioso que la gente empobrecida de las mismas inunda las ciudades en busca de trabajo o de ingresos suplementarios de emergencia.

A menudo ocurre que esta gente, en lugar de encontrar las oportunidades que busca, cae en la extrema pobreza urbana. Además, estas poblaciones de alta densidad están en riesgo de factores del medioambiente como el contagio de enfermedades, plagas urbanas y polución química.

Sachs comenta que esto impone un serio desafío “para lograr que el proceso de urbanización trabaje en forma más efectiva, a fin de que las áreas urbanas se conviertan en verdaderos motores del crecimiento y medioambientes habitables para la creciente proporción de personas que estarán en las ciudades en este siglo”.

Frannie Leautier, vicepresidente del Instituto del Banco Mundial, menciona la polución del aire urbano como otro de los grandes desafíos para las ciudades, ya que causa hasta un millón de muertes prematuras por año.

Entonces ¿como harán las ciudades para enfrentar el desafío planteado por el crecimiento masivo de la población?

De acuerdo con Sachs, las ciudades del mundo deberán conseguir triunfar en tres dimensiones políticas: una cuidadosa planificación urbana en aspectos tales como diseñar sistemas de agua, cloacales, de transporte público y salud pública, una estrategia de desarrollo urbano que adecúe sus objetivos a las circunstancias de sus propias regiones, y gobierno urbano.

En cuanto a estrategias de desarrollo, las ciudades chinas han tenido éxito creando zonas económicas e instalaciones portuarias especiales a fin de sacar partido de su ubicación costera y sentar las bases de un desarrollo guiado por las exportaciones.

Según Sachs, la experiencia china fue la continuación de estrategias exitosas de desarrollo basado en ciudades, cuyas pioneras fueron ciudades como Singapur, Puasan (Corea) y Penang (Malasia)

Shahid Yusuf y Kaoru Nabeshiam, del Grupo de Investigación del Desarrollo del Banco Mundial, sostienen que en la búsqueda de crecimiento económico, las ciudades no deben perder de vista los beneficios derivados de la provisión de espacios verdes e instalaciones recreativas.

Estos autores sostienen que las industrias creativas tales como el software, la industria editorial, el diseño, música, video, cinematografía y los juegos electrónicos, serán aun más importantes para las economías de las ciudades a medida que los ingresos se incrementen.

Más del 50 por ciento del gasto efectuado por consumidores se ubica en los productos de industrias creativas en los países del G-7. “Esta tendencia se verificará también para las economías de medianos y altos ingresos de Asia oriental.”

Yusuf y Nabeshima opinan que la tolerancia, la protección de los derechos individuales y un ambiente que aliente la expresión individual, son los que han hecho que ciudades como Boston, Londres, Nueva York y Tokio sean centros de innovación.

También opinan que los trabajadores altamente calificados necesarios para las industrias creativas continuarán desplazándose hacia las áreas urbanas vistas como más deseables, y que esto requiere a su vez facilidades recreativas a nivel mundial tales como restaurantes, espacios verdes, centros de compras, buenas escuelas y centros de salud.

Otros escritores, tales como Francesco Bandarin del World Heritage Center de UNESCO, piensan que las ciudades deben tener cuidado y preservar su herencia cultural y arquitectónica a medida que crecen.

“Identidad, ubicación, orgullo, valores y futuro, son los productos de la preservación histórica urbana. Una ciudad sin pasado ni belleza no es un lugar, es un sitio que hoy existe y mañana puede desaparecer”

“Una ciudad enraizada en su pasado es un sitio donde la gente se quiere quedar, invertir y hacer crecer a sus familias para ver el futuro que les espera. Es la cuna del desarrollo social, humano y económico.

.
 

 

 

Portada | Preguntas frecuentes | Contactos | Buscar
© Grupo del Banco Mundial, Reservados todos los derechos. Aspectos legales.