Esta página en: Español | Inglés | عربي | Français
NOVIEMBRE 2011

Tendencias mundiales

Los precios mundiales de los alimentos continúan altos aún cuando el correspondiente índice del Banco Mundial no registró cambios entre julio y septiembre. A pesar de una leve disminución del 1% en septiembre y de un estancamiento en 5% por debajo del punto máximo alcanzado en febrero, el índice aún supera en 19% los niveles de septiembre de 2010. Además, las tendencias mundiales de los precios difieren según el tipo de producto básico. En el último trimestre, un alza del 3% en el precio de los cereales fue casi totalmente compensada por una baja del 3% en las grasas y aceites. En el caso de los cereales, el aumento se debió a alzas en los precios del arroz (11%) y el trigo (4%). Los precios del maíz descendieron en 2%, al igual que el azúcar (6%) y el aceite de soja (2%). Durante el mismo período, los precios promedio del crudo disminuyeron también en 7%, pero los fertilizantes subieron en 3%.

Cuadro 1: Fluctuaciones de precios de los productos
alimenticios básicos esenciales

 CommodityJuly-Sept.
2011 (%)
Feb.-Sept.
2011 (%)
Sept. 2010-
Sept. 2011 (%)
Indices
  Alimentos 0 -5 19
    Cereales 3 2 30
    Grasas y aceites -3 -12 15
    Otros 1 -1 13
  Fertilizantes 3 29 50
Precios
  Maíz -2 1 43
  Arroz (Thai 5%) 11 14 26
  Trigo (EE. UU., variedad HRW) 4 -9 16
  Azúcar (mundial) -6 -10 18
  Aceite de soja -2 -4 26
  Petróleo crudo, promedio -7 3 32
Fuente:DECPG del Banco Mundial.

Es probable que un panorama favorable en materia de existencias y oferta alivie parte de la presión que existe sobre los precios mundiales de los alimentos. Los últimos pronósticos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) revelan que las reservas mundiales de trigo alcanzaron su máximo en 10 años en 2011-12, tras la recuperación de los resultados en los principales productores, como Australia, Canadá y Kazajstán, además de la zona del euro, lo que podría aumentar la producción mundial en 5% más de lo estimado para 2010-11. Lo mismo ocurre con el maíz, ya que a pesar de un leve descenso en la producción esperada en Estados Unidos a causa de un verano excesivamente caluroso, se prevé que el rendimiento mundial aumentará en 4% debido a las mejores cosechas en Argentina, Brasil, China, la Federación de Rusia y Ucrania. Por otra parte, es probable que la producción mundial de arroz tome impulso en 2011-12, principalmente como consecuencia de una buena cosecha esperada en India después de una beneficiosa temporada de lluvias monzónicas. Además y por primera vez en tres años, el país permitió a entidades privadas exportar otras variedades de arroz diferentes al basmati en julio tras la acumulación récord de reservas del Gobierno. Sin embargo, se espera que las exportaciones de arroz tailandés disminuyan en términos relativos de un tercio a un cuarto de los envíos mundiales de aquí al año 2012, como resultado del aumento en los precios de las exportaciones debido al anuncio del Plan de Crédito Hipotecario del Arroz de Tailandia . Otros grandes exportadores como India y Pakistán probablemente cubran este déficit .

Hay otros factores que también favorecen los precios de los alimentos en los próximos meses. Por lo general, las inquietudes acerca de los problemas económicos mundiales han atenuado la demanda, en especial en Estados Unidos y la zona del euro. Estos trastornos permanentes deben observarse de manera atenta ya que el riesgo de una desaceleración mundial en la demanda es real . En ese sentido, es probable que una desaceleración persistente de la demanda mundial tenga un consiguiente impacto en los precios mundiales de los alimentos, situación que afectaría de distinta manera a los países en desarrollo según la posición de cada uno como importador o exportador neto. Además, los efectos dependerán de la vulnerabilidad macroeconómica de cada nación y por último, de su margen fiscal y eficacia a la hora de proteger a los grupos más vulnerables ante las fluctuaciones de los precios, normalmente a los productores netos pobres de las zonas rurales cuando los precios bajan y a los consumidores netos pobres cuando los precios suben. En general, se cree que los países en desarrollo tienen ahora menos margen fiscal para contrarrestar una desaceleración que antes de la crisis financiera de 2007, en gran parte debido a la aplicación de paquetes de estímulo (en algunos casos, subvenciones más altas para alimentos y combustibles) . Otro aspecto todavía más preocupante es que los temores asociados con la economía mundial pueden afectar las decisiones internas sobre inversiones a mediano y largo plazo en investigación y técnicas agrícolas más productivas, con mayor razón si los precios de los alimentos se mantienen inestables (consulte la siguiente sección).

Gráfico 1: Índice de precios mundiales de los alimentos del Banco Mundial

Fuente: DECPG del Banco Mundial. El índice de precios de los alimentos a nivel mundial
pondera los precios de las exportaciones de una serie de
productos alimenticios básicos en el mundo en precios nominales en dólares estadounidenses, 2000 = 100.

Junto con la baja general de los precios de la energía, es probable también que la contracción de la demanda mundial disminuya la demanda de etanol, que, según se espera, aumentará solo en 1% en 2011-12, después de un crecimiento de 9%, 24% y 21% durante los últimos tres años consecutivos . Esta situación podría ayudar a reducir el uso del maíz y los aceites vegetales en la producción de etanol y biocombustibles. Además, las cosechas récord de maíz en China y de arroz en India y la decisión de Ucrania de terminar con los derechos sobre las exportaciones de cereal (de aquí a julio de 2012) son todos factores que contribuyen a evitar que los precios mundiales suban.

No obstante, aún existen varias inquietudes en cuanto al potencial de inestabilidad de los precios mundiales de los alimentos. En primer lugar, los precios continúan significativamente más altos que los niveles observados el año pasado y, en el caso del arroz, continuaron aumentando desde mayo (consulte el Gráfico 1).  En segundo lugar, los precios de los fertilizantes, que son insumos esenciales para la producción agrícola, se mantuvieron elevados, un 50% más que el año anterior. En tercer lugar, los mercados mundiales de los alimentos se vincularon fuertemente con los mercados de la energía en los últimos años. Es probable que las inquietudes persistentes acerca del panorama de la economía mundial, junto con las incertidumbres que rodean al suministro de petróleo en medio de los temores de posibles perturbaciones en la República Árabe Siria y las esperanzas de una rápida recuperación de las exportaciones de Libia, mantengan la volatilidad de los precios de la energía . Por otra parte, los precios de productos básicos no relacionados con los alimentos, como los minerales y los metales, también están inestables y mostraron bajas en agosto y septiembre y alzas a principios de octubre (en especial en los metales preciosos). Parte de esta inestabilidad se extenderá inevitablemente a los precios de los alimentos. En cuarto lugar, a pesar del auspicioso panorama general en cuanto a producción, los mercados del arroz deberán vigilarse de cerca ya que el Plan de Crédito Hipotecario del Arroz de Tailandia incrementó los precios de las exportaciones de este producto (5% dispar) de un promedio de US$566 durante agosto a US$598 en septiembre . De ahí que muchos analistas continúen esperando mayores alzas de los precios en los próximos meses. Además, las recientes inundaciones en el país, las peores en 50 años, pueden generar más incertidumbre a corto plazo tras pérdidas de producción estimadas entre 4 y 6 millones de toneladas de arroz (o cerca del 16% al 24% de la producción total pronosticada). La inundación alcanzó el norte, nordeste y centro de Tailandia y 2,4 millones de personas resultaron afectadas e importantes extensiones de tierras agrícolas quedaron cubiertas por el agua. El diluvio impide los embarques (aunque no se han recibido noticias de incumplimientos) y ha destruido varios molinos y depósitos de arroz. Como aspecto positivo, la cosecha del cultivo principal estaba casi lista en algunas zonas (centro) antes de la catástrofe. Además, las proyecciones de grandes cosechas fuera de estación podrían compensar parcialmente estas pérdidas . Finalmente, si bien se espera que las reservas de cereales aumenten en 2011-12, continúan siendo bajas con una relación reservas-uso de 21% (e incluso menores, de 7%, para el maíz en Estados Unidos). Cuando las reservas son bajas, incluso una pequeña crisis puede tener un efecto más amplio en la inestabilidad de los precios.

Volatilidad de los precios mundiales y nacionales de los alimentos

Los precios mundiales de los alimentos se mantendrán inestables ya que probablemente estas incertidumbres no desaparezcan. En efecto, existe consenso general respecto de que los precios mundiales seguirán altos e inestables a mediano plazo debido a factores estructurales. El reciente informe Estado de la inseguridad alimentaria 2011 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) argumenta que el rápido crecimiento demográfico y de las economías, la interrelación cada vez más estrecha entre precios de los alimentos y de la energía y el aumento en la producción de biocombustibles son todas causas estructurales que afectan tanto la inestabilidad como el alza de los precios. Asimismo, también es probable que se mantenga la gran volatilidad de los precios internos. Las diferencias entre países en cuanto a su dependencia de las importaciones de alimentos y la estacionalidad de las cosechas son elementos predecibles que contribuyen a las fluctuaciones de los precios entre un país y otro y dentro de los mismos. En el último caso más elocuente, el Cuerno de África, los precios de los alimentos en promedio bajaron levemente en agosto, después de alcanzar máximos históricos en junio y julio, lo que refleja una creciente oferta a partir de las principales cosechas de estación que acaban de finalizar o están por hacerlo. Pero incluso para las zonas productoras con superávit, la presión de los precios al alza podría mantenerse debido a la enorme demanda de las zonas con déficit en la misma región y en África central . El Recuadro 1 informa sobre la actual situación humanitaria en el Cuerno de África.

Recuadro 1: La actual situación en el Cuerno de África

La crisis en el Cuerno de África continúa afectando a más de 13,3 millones de personas en la región , lo cual equivale a 1 millón más desde la última Alerta sobre precios de los alimentos publicada en agosto. La hambruna se mantiene en Somalia y se declaró en la región de Southern Bay el 3 de septiembre. Además, unas 50.000 personas de hogares principalmente pobres dedicados a la pequeña agricultura y ganadería en Gedo y Juba y familias de pastores de Bakool enfrentan déficits alimentarios a nivel de hambruna. El número de personas afectado por la crisis humanitaria en Somalia subió a 4 millones y 750.000 se encuentran en riesgo de morir en los próximos cuatro meses “en ausencia de una respuesta adecuada” . En cambio, en otras zonas del Cuerno de África, se espera que la seguridad alimentaria mejore a una situación de crisis (desde la fase de desastre humanitario) en las áreas pastorales de Kenya y Etiopía entre octubre y diciembre. Este panorama más favorable se debe al pronóstico de lluvias casi normales o por encima de lo normal entre octubre y diciembre en la mayor parte del Cuerno oriental, a las intervenciones de ayuda en curso y a las bajas esperadas en los precios de los alimentos básicos. Sin embargo, aún existe temor en Sudán, donde el inicio de la cosecha no ha sido bueno. El conflicto en el estado del Nilo Azul provocó incluso más desplazamientos, limitó las oportunidades de empleo y dificultó la migración estacional del ganado , todo lo cual complicó el acceso a alimentos de esta población. La cumbre sobre la crisis del Cuerno de África (que se celebró el 24 de septiembre en la Secretaría de las Naciones Unidas en Nueva York) comprometió unos US$218 millones en nueva ayuda humanitaria .  En total, se ha financiado el 74% de la Petición de Ayuda para los Afectados por la Sequía en el Cuerno de África 2011 . Por su parte, el Grupo del Banco Mundial anunció en septiembre una iniciativa en tres fases por US$1.880 millones para la zona: i) la etapa inicial de emergencia se concentra en proteger la vida con la prestación de redes de seguridad social claves en las comunidades afectadas y la organización de programas de efectivo por trabajo; ii) la segunda fase apunta a fortalecer la recuperación de los medios de subsistencia estimulando la producción agrícola y ganadera; y iii) la etapa final pone énfasis en la consolidación y amplificación del enfoque permanente del Banco de preparación y resistencia ante las sequías.

Una nueva alerta de seguridad alimentaria para África occidental: el 30 de septiembre el Sistema de alerta temprana en casos de hambruna (FEWS NET, por sus siglas en inglés) emitió un aviso de seguridad alimentaria para zonas específicas del Sáhel debido a la escasez de lluvias. Se espera una producción ganadera y de cereales por debajo del promedio en Níger occidental, Malí occidental y algunas otras zonas de Chad, Nigeria y Mauritania. Sin embargo, se han identificado algunos factores atenuantes, como los mercados aún bien abastecidos con reservas de años anteriores inusualmente altas en la mayoría de los países del Sáhel debido a las cosechas récord de 2010-11 y a la ayuda humanitaria .

Fuente: Unidad de Análisis de Seguridad Alimentaria y Nutrición (FSNAU), FEWS NET de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

El coeficiente de traspaso de los precios mundiales a los precios internos es específico al producto básico y depende de múltiples factores que son propios de cada país, tales como el grado de integración de los mercados internos e internacionales, las condiciones de transporte, los precios del petróleo y los fertilizantes y las políticas nacionales como las tasas tributarias. En el último tiempo, diversas causas específicas de cada país impulsaron la inestabilidad de los precios internos. Por ejemplo, la depreciación de la moneda, la alta inflación y el estallido del conflicto en los estados de Kordofán del Sur y Nilo Azul, ambas zonas clave de producción de sorgo, se unieron para explicar la volatilidad de los precios en Sudán. Hace poco se introdujeron restricciones a las exportaciones en Sudán del Sur y Etiopía (a modo de prohibiciones) para el maíz, mientras se levantaban las barreras al comercio en Malawi (para el maíz) y Nicaragua (para los frijoles) después de buenas cosechas. La reintroducción de los controles de los precios por primera vez en 20 años en Kenya o las masivas compras de maíz en Zambia por parte del organismo de reservas alimentarias (que reduce las oportunidades de exportación) contrasta con la suspensión de las subvenciones estatales para los fertilizantes en Haití, que probablemente afectará las plantaciones y la producción de arroz .

Cuadro 2: Principales alzas en los precios de los alimentos
 País (producto)Jun 10–Feb 11
(%)
Feb 11–Ag 11
(%)
Somalia (sorgo) 83 31
Brasil (maíz) 81 -6
República Kirguisa (trigo) 69 4
Honduras (maíz) 67 30
Uganda (maíz) 65 86
Costa Rica (frijoles) 52 -2
Malawi (maíz) 50 3
Tayikistán (trigo) 50 5
Bangladesh (trigo) 50 -25
Sudáfrica (maíz) 48 27
República Democrática
del Congo (mandioca)
44 -13
Sudán (trigo) 37 0
Burundi (arroz) 37 4
Mongolia (trigo) 36 -3
Georgia (trigo) 32 -2
Somalia (maíz) 26 57
Haití (arroz) 22 -10
Níger (arroz) 22 -11
Bangladesh (arroz) 21 -7
Rwanda (arroz) 21 47
Fuente: SMIA de la FAO.

Estos factores explican las marcadas diferencias en las fluctuaciones de los precios internos entre un país y otro incluso cuando los precios mundiales promedio de los alimentos bajan o se mantienen inalterados. Según la información del Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA) de la FAO sobre precios mensuales, el precio del maíz entre junio y agosto de 2011 subió 57% en los mercados locales de Malawi y en más de 30% en los mercados locales de Uganda, Etiopía y Burundi, mientras que los precios en Kenya y Rwanda descendieron en dos dígitos. Las alzas de alrededor del 10% en los precios del trigo en Burundi, Belarús y Pakistán contrastan con las bajas en los precios de similar magnitud en los mercados locales de Armenia y El Salvador . Además, los precios de la carne aumentaron considerablemente en China (49% desde agosto de 2010 en el caso del cerdo) y Asia central (vacuno) . .

inestabilidad de los precios internos no sigue un patrón claro, lo que hace difícil predecir qué pasará con las futuras fluctuaciones de los precios.  El Cuadro 2 muestra los productos básicos que han registrado los principales aumentos en los precios entre junio de 2010 y febrero de 2011 -el período más reciente de un repunte mundial de precios- hasta el período subsiguiente. Los precios internos se estabilizaron de modo general desde el nivel máximo de febrero en 9 de los 20 países que experimentaron las mayores alzas entre junio de 2010 y febrero de 2011. Por ejemplo, en Brasil, los precios del maíz bajaron en 6% desde febrero, después de un aumento del 81% en los ocho meses anteriores.  Igualmente, el precio del trigo se estabilizó en Bangladesh, Georgia, República Kirguisa y Sudán y lo mismo sucedió con el arroz en Burundi, Haití, Níger y Bangladesh desde febrero, tras grandes repuntes anteriores. En contraste, los precios del maíz continuaron subiendo en varios países, principalmente en la zona oriental y sur de África y en América Central. Desde febrero se incrementaron en 30% en Honduras, 86% en Uganda, 27% en Sudáfrica y 57% en Somalia.

Por lo tanto, la gran inestabilidad interna ocurre tanto en los países que redujeron sus precios como en aquellos donde los precios continuaron subiendo después del máximo de febrero de 2011. Teniendo en cuenta las fluctuaciones mensuales de los precios en cuatro países, el Gráfico 2 muestra grandes oscilaciones en aquellos donde los precios subieron (Uganda) y bajaron (Bangladesh, Brasil y Georgia) después de febrero de 2011.  Es poco probable que esta alta variabilidad se relacione exclusivamente con la inestabilidad estacional, ya que no se observan patrones similares en los años anteriores.

Gráfico 2: Variación mensual de los precios de los alimentos en algunos países
Fuente: Cálculos del personal del Banco Mundial en base a los datos del SMIA de la FAO.

Surge inevitablemente la pregunta de cuál inestabilidad de los precios es mayor, la mundial o la nacional. Según lo anterior, existen múltiples razones que explican la volatilidad de los precios mundiales y nacionales y no está claro cuál factor o conjunto de factores predomina.  En efecto, los países cuentan con una serie de instrumentos para protegerse de la inestabilidad de los precios mundiales, como los controles de precios, las intervenciones comerciales, las existencias reguladoras o las inversiones para mejorar la productividad agrícola, entre otros. El grado en que los países utilizan estas herramientas de modo eficaz también varía y no se puede suponer que sea uniforme . Además, los países son vulnerables a fuentes internas de inestabilidad, como conflictos o desastres climáticos. Una mayor integración con los mercados internacionales puede implicar un traspaso más grande de los efectos de la crisis mundial a los mercados internos, pero también una mayor suavización de los impactos nacionales a través del comercio mundial. Por otra parte, puede surgir un problema de acción colectiva: muchos países que se aíslen de manera simultánea para protegerse de las crisis mundiales de los precios, por ejemplo, mediante medidas que restringen el comercio, pudiera crear mayor inestabilidad de los precios mundiales. La interacción de estos factores es difícil de esclarecer a priori y dificulta la predicción de los patrones de inestabilidad.

Un simple ejercicio de comparación con una muestra de 46 países que contaban con datos sobre arroz, trigo o maíz para el período 2006–2011 reveló que la inestabilidad de los precios mundiales es mayor que la de los precios nacionales. Las características internas y la elección de políticas domésticas pueden ser una fuente más predominante de inestabilidad de los precios de los alimentos que de vulnerabilidad ante las crisis de los precios mundiales de estos productos. Sin embargo, este efecto no es lo suficientemente poderoso. De hecho, las diferencias entre las inestabilidades de los precios mundiales y nacionales, que se definen como las variaciones de la inflación mensual de precios, no son importantes en la mayoría de los casos . La inestabilidad también es mayor en los países vulnerables porque la medida de la volatilidad es mayor para los países de ingreso bajo en comparación con aquellos de ingreso mediano en el caso del maíz y el trigo (e igual para el arroz). En promedio, la inestabilidad de los precios internos es mayor en los países de África al sur del Sahara que en los de América Latina y, si bien aquí no se menciona, la inestabilidad de los precios internos también es mayor en los países sin litoral que en aquellos que tienen acceso al mar, los primeros normalmente menos integrados con los mercados internacionales. Finalmente, la volatilidad de los precios internos es mayor en los países que tienen un coeficiente estimado de traspaso bajo de los precios mundiales que en aquellos con un coeficiente  de traspaso alto de los precios mundiales para el maíz y el trigo, mientras que parece ocurrir lo contrario para el caso del arroz. 

 

Gráfico 3: Inestabilidad de los precios mundiales y nacionales del trigo, maíz y arroz, 2006–2011
Fuente: Cálculos del personal del Banco Mundial en base a los datos del SMIA de la FAO
Nota: Los datos sobre precios internos consisten en 46 países que cuentan con datos sobre arroz, trigo, maíz o cualquier combinación de ellos para todo el período 2006–2011. Hubo 27 observaciones para el maíz, 30 para el arroz y 20 para el trigo. La medida de la inestabilidad es la variación estándar de la "devolución" mensual, donde devolución se define como la fluctuación proporcional en el precio de un mes a otro y se calcula como la variación estándar de ln(Pt/P¬t-1). Las inestabilidades de los precios internos son simples promedio de las inestabilidades que se calculan por separado para cada país. Los límites del coeficiente de traspaso que se usan en el análisis son las medianas de cada uno de los productos básicos en la muestra.

Mejorar la información sobre la volatilidad de los precios

Este examen de la inestabilidad subraya la necesidad de emprender un análisis más profundo de la volatilidad de los precios de los alimentos a nivel mundial y nacional. Mejorar la información de mercado es un primer paso en esa dirección y una medida que puede reducir dicha inestabilidad. El Cuadro 3 describe los objetivos, la cobertura y las prácticas de actualización de varios conjuntos de herramientas y productos para los actuales sistemas de información de mercado en relación con la seguridad alimentaria. A pesar de la existencia de varios sistemas de información de alerta temprana a nivel mundial, regional y nacional para la seguridad alimentaria y la vulnerabilidad, existe consenso generalizado sobre la necesidad de mejorar la calidad, la fiabilidad, la precisión, la pertinencia  y la capacidad de comparación de la información sobre el panorama del mercado de los alimentos . Sin embargo, también existe una necesidad urgente de agilizar respuestas en materia de políticas más eficaces ante las emergencias previstas. De hecho y en relación con las crisis de seguridad alimentaria ocurridas desde 2005 en el Cuerno de África, África occidental, Níger y Guatemala, en todos los casos se emitió una alerta al menos seis meses antes. En la situación de la actual hambruna en el Cuerno de África, los avisos se publicaron en agosto de 2010 .

Hay una serie de esfuerzos en curso que tienen como propósito mejorar la información sobre los mercados agrícolas. En junio de 2011, la reunión de los ministros de Agricultura del Grupo de los Veinte (G-20) presentó el Sistema de Información sobre los Mercados Agrícolas (AMIS, por sus siglas en inglés), que se puso en marcha oficialmente en septiembre de 2011 en Roma. Este busca mejorar la transparencia del mercado mediante información de mayor calidad sobre el panorama a corto plazo de los alimentos a nivel mundial, en especial en lo que se refiere a las reservas, y a través de una definición efectiva de qué constituye condiciones anormales de los mercados internacionales que debieran impulsar intervenciones coordinadas tempranas. La FAO alberga este nuevo sistema con una secretaría formada por una serie de organismos internacionales y bilaterales. Se espera que AMIS comience a generar informes en junio de 2012. Por otra parte, el Sistema de alerta temprana de precios excesivos de los alimentos del Instituto Internacional de Investigaciones sobre Política Alimentaria (IIPA), operativo desde julio de 2011, identifica períodos de variaciones excesivas persistentes en los precios del trigo y el maíz. El desafío que enfrentan el nuevo y el actual sistema de información continuará siendo garantizar la atención urgente necesaria para ofrecer una respuesta coordinada, oportuna y rápida, en especial cuando la alta inestabilidad de los precios pudiera llegar a ser más generalizada. 

Cuadro 3: Actuales sistemas de información de mercado para la inseguridad alimentaria
Sistema Objetivo principal Cobertura
mundial (M), regional ( R), nacional (N), subnacional (S)
Productos clave
SMIA (Sistema mundial de información y alerta, 1975); División de Comercio y Mercados, FAO. Múltiples asociados involucrados. Anticipar ex ante las emergencias de inseguridad alimentaria. M, R, N, S
• 78 países y 20 categorías diferentes de productos alimenticios básicos.
• La frecuencia de las actualizaciones varía de seguimientos continuos a tres informes al año.
Herramientas:
• Herramienta de análisis y datos sobre los precios de los alimentos del SMIA (2009).
• Portal de la estación de trabajo.
Informes:
Global Food Price Monitor
• Alertas especiales/informes especiales
Perspectivas alimentarias.
Cosechas y escasez de alimentos.
Situación de la oferta de alimentos y perspectivas de las cosechas.
• Informe del Sáhel.
Datos sobre precios de los productos básicos del Banco Mundial—Hoja rosada (1972)
Grupo de Investigaciones sobre el Desarrollo, Banco Mundial.
Vigilar los principales mercados de productos básicos importantes para los países en desarrollo. M
• Precios mundiales de los alimentos en base a 70 productos básicos principales desde 1973
• Diaria, mensual.
Productos:
Alerta sobre precios de los alimentos.
• Precios (hoja rosada).
Revisión diaria de los mercados.
Pronósticos de precios.
Perspectivas para los productos básicos.
VAM (Análisis y cartografía de la vulnerabilidad, 1994)
Programa Mundial de Alimentos.
Múltiples asociados involucrados.
Identificar zonas y poblaciones más vulnerables a la inseguridad alimentaria y respuestas más eficaces. R, N, S
• 50 países (considerados más vulnerables a la inseguridad alimentaria).
• Actualización constante para cada país.
Herramientas:
• Sistema de Vigilancia de la Seguridad Alimentaria (FSMS), 2005.
Informes:
• Boletines y evaluaciones de mercados.
• Análisis exhaustivo de la seguridad alimentaria y la vulnerabilidad (CFSVA).
• Evaluación de emergencia de la seguridad alimentaria (EFSA).
IPC (Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria, 2005). Unidad de Evaluación de la Seguridad Alimentaria, FAO. Múltiples asociados involucrados. Clasificación de la gravedad y riesgo de la inseguridad alimentaria. R, N, S
• 29 países en diferentes etapas de aplicación de la metodología IPC (solo Burundi, Côte d'Ivoire, Kenya, Somalia, Sudán del Sur y Nepal la usan en forma regular).
• Actualización constante para cada país.
Productos:
• IPC
FEWS NET (Sistema de alerta temprana en casos de hambruna, 1985).
USAID
Proporcionar información sobre vulnerabilidad y advertencia temprana en materia de seguridad alimentaria. R, N, S
• Cubre actualmente 25 países
•Actualización constante para cada país.
Productos:
FEWS NET Price Watch.
• Actualizaciones sobre seguridad alimentaria.
Perspectivas en materia de asistencia alimentaria.
• Peligros climáticos.
• Informes especiales.
Excessive Food Price Variability Early Warning System (July 2011)
IFPRI
Identify time spans of excessive food price variability G
• Global coverage
• Daily
Tools:
• Excessive Food Price Variability Early Warning System
Source: FAO, WPF, USAID, IFPRI, and World Bank.


Endnotes

1. USDA, World Agricultural Supply and Demand Estimates, WASDE, 12 de octubre de 2011
2. FFEWS NET, resumen especial, 15 de septiembre de 2011. El programa, conocido también como Programa de Compromisos sobre el Arroz, permite a los agricultores prometer sus arrozales al Gobierno antes de la cosecha a cambio de préstamos.
3. USDA, WASDE, October 12, 2011.
4. World Bank, Weekly Global Economic Brief, October 20, 2011, DECPG.
5. World Bank, Economic Outlook, October 6, 2011, DECPG.
6. FAO, Food Outlook, June 2011. Production of ethanol might slow down even further with the approval of a U.S. bill proposing reduction of the requirement to blend increasing amounts of ethanol into motor fuel.
7. U.S. Energy Information Agency, Short-Term Energy and Winter Fuels Outlook, October 12, 2011.
8. World Bank, "Briefing Note on Short-Term Prospects for Global Food Prices," September 3, 2011, Sustainable Development Network Vice Presidency and DECPG.
9. USDA, WASDE, October 12, 2011.
10. USAID FEWSNET, Price Watch, September 30, 2011.
11. United Nations Office for the Coordination of Humanitarian Affairs (OCHA), Horn of Africa Crisis, Situation Report No. 16, September 29, 2011.
12. Food Security and Nutrition Analysis Unit (FSNAU), Famine Spreads into Bay Region -- 750,000 People Face Imminent Starvation, September 5, 2011; FSNAU, Food Security and Nutrition Analysis Post Gu 2011, Technical Series Report No. VI. 42, October 8, 2011.
13. USAID FEWSNET, East Africa Report, October 8, 2011.
14. OCHA, Horn of Africa Summit Calls for Joint Action to Help Millions, October 8, 2011.
15. OCHA, Financial Tracking Service -- Tracking Global Humanitarian Aid Flows, October 8, 2011; OCHA, 2011 Horn of Africa Drought -- Funding Summary, October 8, 2011.
16. USAID FEWSNET, Price Watch, September 30, 2011.
17. FMore exactly, granting authority to the Ministry of Finance to declare a commodity essential and set maximum prices by the Price Control Acts 2011. However, it is not clear whether this authority has so far been used (see USAID FEWSNET, Price Watch, 30 September 2011).
18. FAO, Global Food Price Monitor, September 2011.
19. World Bank, East Asia and Pacific Food and Energy Prices Brief, September 29, 2011, East Asia and Pacific Poverty Reduction Unit.
20. FAO, 2011 State of Food Insecurity, June 2011. The report cites, for example, that while export controls contributed to stable prices in China, India, and Indonesia during 2006–8, they are associated with increasing food prices in Malawi (2007–9) and Zambia (2005).
21. Global price volatility is higher for rice and wheat, but not for maize. The sample for maize includes many Sub-Saharan African countries where domestic prices may more likely vary as a result of changing prices in neighboring countries than changing global prices. Also, maize is the least imported of the three food commodities analyzed in the sample, which may contribute to making maize prices more vulnerable to domestic factors.
22. Afghanistan, Armenia, Azerbaijan, Benin, Bolivia, Brazil, Burkina Faso, Burundi, Cambodia, Colombia, Costa Rica, Djibouti, Dominican Republic, El Salvador, Ethiopia, Georgia, Guatemala, Haiti, Honduras, India, Kenya, Kyrgyz Republic, Lao PDR, Madagascar, Mali, Mexico, Mozambique, Nepal, Nicaragua, Niger, Nigeria, Pakistan, Panama, Peru, Philippines, Russia, Rwanda, Somalia, South Africa, Sudan, Tanzania, Thailand, Togo, Uganda, Uruguay, Zambia.
23. G-20, Action Plan on Food Price Volatility and Agriculture, Ministerial Declaration: Meeting of G-20 Agriculture Ministers, Paris, June 22–23, 2011.
24. FEWSNET and FSNAU began providing regular early warning information regarding the impending crisis in August 2010 ("Famine in Southern Somalia: Questions and Answers," and "Horn of Africa -- Drought," Fact Sheet No. 3, Fiscal Year 2011, USAID, July 21, 2011).

Food Price Watch, produced by the Poverty Reduction and Equity group at the World Bank, is a series that aims at drawing attention to trends in domestic food prices in low- and middle-income countries and their policy implications. Contact: José Cuesta (jcuesta@worldbank.org)