Asia oriental y el Pacífico: Panorama general

Asia oriental y el Pacífico (EAP) sigue siendo una de las principales fuerzas motrices del crecimiento de la economía mundial, y cabe atribuírsele casi las dos quintas partes del crecimiento económico global. En general, se prevé que la región crezca un 6,5 % en 2015, lo que representa una ligera desaceleración ligera con respecto al 6,8 % registrado el año anterior.

Se espera que el crecimiento de las economías en desarrollo de la región de Asia oriental y el Pacífico se reduzca, del 6,8 % en 2014 al 6,5 % en 2015 y al 6,3 % en 2016–17. Esto refleja en gran medida la moderación prevista para el crecimiento de China. El crecimiento agregado en las economías de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) se mantendrá bastante estable en un 4,3 % en 2015, aumentando al 4,9 % en 2017, con el creciente apoyo del crecimiento global y la demanda por exportaciones, en particular en las economías de ingreso alto.

En la región de Asia oriental y el Pacífico, la pobreza extrema se ha reducido marcadamente, bajando del 29,1 % en 2002 al 7,2 % en 2012, de acuerdo a las mediciones realizadas usando los nuevos precios de la paridad de poder adquisitivo (PPA) de 2011 y la nueva línea de extrema pobreza internacional de USD 1,90 al día (PPA de 2011). Las proyecciones señalan que la tasa de pobreza cayó aún más en 2014, llegando al 4,8 %. Las nuevas estimaciones indican que la cantidad de personas en Asia oriental de economías en desarrollo que viven con menos de USD 1,90 al día (PPA) disminuyó de 551 millones en 2002 a 147 millones en 2012, para luego llegar a 97 millones en 2014. Incluso excluyendo a China, la pobreza cayó rápidamente del 21,1 % en 2002 al 8,9 % en 2012, el último año con datos efectivos para China. No obstante, si se usa la línea de pobreza moderada internacional (ahora actualizada a USD 3,10 al día en precios expresados en PPA de 2011), se estima que 379 millones de personas vivían en la pobreza en 2014 y eran vulnerables a volver a caer en la pobreza extrema.

La región enfrenta un enorme déficit de infraestructura debido al acelerado proceso de urbanización. Unos 142 millones de personas carecen de acceso a la electricidad y 600 millones no disponen de servicios de saneamiento adecuados. La veloz migración a las ciudades genera mayor presión sobre los servicios y provoca el surgimiento de grandes asentamientos precarios, contaminación y degradación ambiental. Dado que Asia oriental y el Pacífico concentra la mayor cantidad de desastres naturales (70 %) y es la región más afectada por ellos, los desafíos en materia de urbanización pueden agravarse debido a un clima en constante cambio.

La gestión de los efectos del cambio climático y el riesgo de desastres, la rápida urbanización, el mejoramiento del buen gobierno y las instituciones, además del fomento del crecimiento impulsado por el sector privado para crear puestos de trabajo son todas medidas cruciales para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida en la región. Los países también necesitan estar preparados para enfrentar condiciones de volatilidad y crisis mediante la expansión de las redes de protección social que prestan ayuda a los pobres y los vulnerables.

Última actualización: Oct 04, 2015

La estrategia del Banco en esta región se centra en cinco áreas prioritarias:

  • Inclusión y empoderamiento
  • Empleos y crecimiento impulsado por el sector privado
  • Gestión de gobierno e instituciones
  • Infraestructura y urbanización, y
  • Cambio climático y gestión de riesgos de desastres

El Banco pone también énfasis en los temas multisectoriales de género, fragilidad y conflicto, y análisis de la pobreza.

Desde 2012, el Grupo Banco Mundial (GBM) trabaja para reiniciar plenamente sus actividades en Myanmar luego de una interrupción de 25 años. Este país y el GBM elaboraron un nuevo marco de alianza (PDF, en inglés) para el periodo 2015–17, la primera estrategia completa formulada para el país desde 1984. En el marco de esta estrategia, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) proporcionará un máximo de USD 1600 millones en créditos en condiciones concesionarias, asistencia técnica y conocimientos. Por su parte, la Corporación Financiera Internacional (IFC) aportará hasta USD 1000 millones en inversiones y USD 20 millones en asistencia técnica, y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) emitirá seguros contra riesgos políticos para los prestamistas e inversionistas privados que operen en Myanmar.

El Marco de Alianza con Myanmar centra el apoyo del GBM en la reducción de la pobreza rural, la inversión en capital humano y en instituciones eficaces e inclusivas que empoderen a las personas, y la creación de empleos en el sector privado. Además, se basa en las conclusiones del diagnóstico sistemático del país elaborado recientemente, así como en una serie de amplias consultas en las que participó una gran variedad de partes interesadas y en las enseñanzas aprendidas desde que el Banco retomó la relación con el país en 2012.

Durante los últimos años, el GBM también ha ampliado significativamente su labor en los Estados insulares del Pacífico con el objetivo de ayudarlos a fortalecer su capacidad de recuperación frente a las crisis económicas y las conmociones naturales. Estas últimas son consecuencia del elevado grado de vulnerabilidad de estas islas a los desastres naturales, de su tamaño reducido y de su aislamiento geográfico.

En marzo de 2015, el ciclón tropical Pam arrasó la zona del Pacífico sur, donde causó importantes daños en Vanuatu y Tuvalu. El Banco participó en la evaluación de las necesidades realizada en Vanuatu luego del desastre, que permitió estimar los daños y las pérdidas en un total de USD 447 millones, equivalentes al 64 % del PIB del país.

Para contribuir a financiar las cuantiosas tareas de reconstrucción necesarias, el crédito de la AIF de USD 59,5 millones aprobado en mayo de 2015 para el Proyecto de Inversión en Aviación de Vanuatu también contempla el financiamiento de las reparaciones de emergencia que se requieren en los aeropuertos internacionales del país. Asimismo, el Banco destinará USD 18 millones de los fondos no asignados de la decimoséptima reposición de los recursos de la AIF (AIF-17) y USD 50 millones del Mecanismo de Respuesta a las Crisis de la AIF.

Por otra parte, el ciclón Pam activó un pago de USD 1,9 millones a Vanuatu en virtud del Programa Piloto de Seguro contra Riesgos de Catástrofe para el Pacífico, iniciativa conjunta del Gobierno de Japón, el Banco Mundial y la Secretaría de la Comunidad del Pacífico.

En Tuvalu, ciertas obras clave de infraestructura sufrieron también importantes daños, en particular sus murallones de protección. El financiamiento de USD 3 millones del Mecanismo de Respuesta a las Crisis ayudará al Gobierno a hacer frente a los costos imprevistos de la reconstrucción tras el paso del ciclón y, a la vez, a preservar las reformas fiscales implementadas en el país.

Durante el ejercicio de 2015, comprendido desde el 1 de julio de 2014 al 30 de junio de 2015, el Banco aprobó otorgar USD 6300 millones a la región para 57 proyectos. Dicho monto incluyó USD 4500 millones en préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y USD 1800 millones en compromisos de la AIF. Los sectores que más fondos recibieron fueron los de agua, saneamiento y protección contra las inundaciones (USD 1200 millones), administración pública, derecho y justicia (USD 1200 millones), y transporte (USD 1200 millones).

Última actualización: Oct 04, 2015

Algunos resultados importantes en materia de desarrollo son:

Salud

El Proyecto de Salud en las Zonas Rurales de China (i) incluyó una serie de proyectos piloto que encaraban amplias reformas con el objetivo de fortalecer el sistema de prestación de servicios rurales en 40 condados de ocho provincias a lo largo de seis años. Se construyeron, ampliaron y rehabilitaron alrededor de 2300 clínicas en aldeas, suministrándoles mejores equipos médicos y artículos de oficina. Se formuló un plan de desarrollo de recursos humanos en las zonas rurales y se capacitó a 180 728 trabajadores de la salud, entre otras grandes mejoras.

Energía

En la República Democrática Popular Lao, el Banco e IFC respaldaron el Proyecto de Electrificación Rural (i) con inversiones, asistencia en materia de políticas y fortalecimiento de capacidades para ayudar a la empresa de energía del país a extender la red eléctrica a las viviendas rurales, las cuales representan casi el 70 % de la población total, y además promover fuentes de energía renovable fuera de la red en todo el país. El acceso a la electricidad aumentó de solo el 15 % de las viviendas en 1995 al 80 %.

En Viet Nam, más de 2,7 millones de personas de algunas de las zonas más pobres consiguieron acceso a la electricidad. Gracias al Segundo Proyecto de Electrificación Rural, 555 327 hogares obtuvieron conexión a la red nacional.

Suministro de agua y saneamiento

En Viet Nam, el Proyecto de Saneamiento Ambiental de las Ciudades Costeras proporcionó servicios de drenaje y de recolección de aguas servidas y plantas de tratamiento, así como instalaciones de gestión de desechos sólidos, y llevó a cabo un programa integral de formación de capacidades en las ciudades de Dong Hoi, Quy Nhon y Nha Trang. Más de 800 000 ciudadanos disfrutan ahora de mejores servicios de gestión de desechos sólidos, 250 000  personas ya no se ven afectadas por las inundaciones cerca de sus hogares, 66 500 estudiantes cuentan con mejores instalaciones de saneamiento en sus escuelas y 8452 familias pobres tienen acceso a un fondo para reacondicionar sus retretes.

Educación

El Proyecto de Educación y Desarrollo Rural (READ) ha respaldado la creación de bibliotecas en los salones de clase de 383 escuelas primarias rurales de Mongolia, que hasta 2006 casi no tenían textos escolares. El proyecto también ayudó a ofrecer 200 nuevos libros infantiles en el mercado local, distribuyó más de 676 000 volúmenes en las aulas y convirtió a los estudiantes de primero a quinto grado en escritores y lectores habituales.

Transporte

El Proyecto de Infraestructura de Ciudades Medianas en Liaoning (i) ayudó a mejorar los actuales servicios de transporte urbano de China en cuanto a la movilidad, el acceso y la seguridad, a través de la reparación o construcción de un total de 43 caminos, el aumento del porcentaje de carreteras en buenas condiciones del 60 % al 89 % y la reducción de los tiempos de viaje. En el marco de la iniciativa también se construyeron 20 carriles exclusivos para buses, 11 terminales de buses y 196 estaciones y paraderos, además de 824 instalaciones de monitoreo del tráfico.

Tecnología de la información y las comunicaciones

El Proyecto de Respuesta a los Ciclones en el Sector Pesquero y Agrícola de Samoa (i) ayudó a los agricultores a abordar los daños provocados por el ciclón Evan en el sector agrícola. Un proyecto piloto probó un innovador programa de cupones electrónicos en virtud del cual se ofrecían donaciones a 400 hogares de cinco aldeas de la isla de Upolu. Con estos fondos, los agricultores pudieron reconstruir los corrales dañados, restaurar las cercas, comprar materiales de plantación e invertir en nuevos equipos y herramientas. Este tipo de tecnología es la primera en su tipo en el Pacífico y se espera que sea utilizada por 7400 agricultores.

Última actualización: Oct 04, 2015

El Grupo Banco Mundial sigue forjando asociaciones con el Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC), la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), el Foro de Islas del Pacífico, el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), el Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia (DFAT, por sus siglas en inglés), el Organismo Japonés de Cooperación Internacional (JICA, por sus siglas en inglés), y otros asociados, con el objetivo de maximizar el impacto en términos de desarrollo.

Una prioridad clave para el trabajo del Banco Mundial en la región es fortalecer las alianzas en favor de los conocimientos con el fin de entregar soluciones para sus clientes. El Gobierno de Viet Nam y el Banco Mundial elaboraron un informe que ayuda a los funcionarios encargados de formular políticas a definir la estrategia de desarrollo a largo plazo para transformar el país en un Estado moderno e industrializado para 2035. Por otro lado, el Gobierno de China, el Grupo Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud pusieron en marcha un estudio conjunto sobre el sistema de salud de China. En este análisis, que se publicará en 2016, se expondrán alternativas para ayudar al país a mejorar la prestación y la calidad de los servicios de salud, optimizar el uso de los recursos y mejorar la salud de todos sus ciudadanos. Asimismo, el Grupo Banco Mundial trabaja con las partes interesadas de las islas del Pacífico para elaborar un estudio estratégico en el que se analizarán las oportunidades de desarrollo y los desafíos de largo plazo que enfrenta la subregión.

El Gobierno de Malasia, por su parte, firmó con el Grupo Banco Mundial un acuerdo formal para abrir una oficina en Kuala Lumpur. Esto facilitará la divulgación de la exitosa experiencia de Malasia en el ámbito del desarrollo y permitirá al país sacar mejor provecho de los conocimientos y los saberes específicos internacionales para convertirse en una  economía de ingreso alto.

Última actualización: Oct 04, 2015



destacado

Actualización económica sobre Asia oriental y el Pacífico, Octubre 2015 (i)

Se espera que el crecimiento de las economías en desarrollo de la región de Asia oriental y el Pacífico se reduzca levemente en 2015 y 2016, pero cabe atribuírle a la regióncasi las dos quintas partes del crecimiento económico global.





GALERÍA DE FOTOS