Participe en los eventos de las Reuniones de Primaveradel 17 al 21 de abril. ¡Únase a la conversación!Calendario de eventos

Asia oriental y el Pacífico: Panorama general

  • El crecimiento en Asia oriental y el Pacífico (EAP) sigue siendo resiliente y las perspectivas para 2017-19 en gran medida son positivas para toda la región.

    Se espera que las economías de Asia oriental y el Pacífico, impulsadas por una demanda interna sólida y la recuperación gradual de la economía mundial y de los precios de los productos básicos, crezcan en 6,2 % en 2017 y 6,1 % en 2018. Las proyecciones indican que el crecimiento de China seguirá desacelerándose hasta llegar a 6,5 % en 2017 y a 6,3 % en 2018-19. Además, se proyecta que el crecimiento agregado de las economías de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN) se recuperará levemente, aumentando de 4,9 % en 2016 a 5 % en 2017 y a 5,1 % en 2018.

    Durante los últimos 20 años, la pobreza ha disminuido considerablemente en la mayoría de los países en desarrollo de Asia oriental. Entre 1990 y 2013, más de 920 millones de personas salieron de la pobreza extrema. Los factores que contribuyeron a este avance fueron el rápido crecimiento de los ingresos laborales entre los pobres, las bajas tasas de desempleo, las transferencias públicas (tales como pensiones, transferencias en efectivo y seguros de desempleo), las transformaciones estructurales y las inversiones públicas.

    Sin embargo, todavía quedan desafíos. En países como la República Democrática Popular Lao y Myanmar, un porcentaje importante de la población aún es pobre, y en Mongolia y Papua Nueva Guinea los últimos problemas económicos podrían revertir los avances. En muchos países, la opinión pública percibe que la desigualdad es alta y que sigue aumentando.

    La región de Asia oriental y el Pacífico es el epicentro de la doble carga del retraso del crecimiento y la obesidad, dos formas de malnutrición. Indonesia, Myanmar, Filipinas, y Viet Nam son algunos de los 34 países que conforman el 90 % de la carga mundial de retraso del crecimiento. China e Indonesia se encuentran entre los 10 países que presentan más del 50 % de la carga mundial de obesidad. El retraso del crecimiento reduce significativamente las capacidades físicas y mentales de los niños e impone enormes costos humanos y económicos. En Indonesia, por ejemplo, donde el 37 % de los niños sufre este retraso, se calcula que las pérdidas económicas asociadas a este problema corresponden al 2 % o 3 % del producto interno bruto (PIB).

    La región incluye a 13 de los 30 países del mundo más vulnerables al cambio climático. También soporta la carga de sufrir el 70 % de todos los desastres naturales del mundo, que han afectado a más de 1600 millones de personas en la región desde el año 2000. Las islas del Pacífico han sido las más castigadas: allí el aumento del nivel del mar constituye una amenaza para las zonas costeras y los atolones.

    Asia oriental y el Pacífico también es la región que más contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero: genera un tercio de las emisiones de dióxido de carbono del mundo y un 60 % del consumo de carbón. Por lo tanto, la región es clave para impulsar el programa de cambio climático a nivel mundial. Para eso, el Banco está trabajando con los Gobiernos, el sector privado y otros asociados para el desarrollo en una serie de soluciones innovadoras para respaldar políticas energéticas más limpias y ecológicas, incluida la fijación del precio del carbono.

    Última actualización: Abr 17, 2017

  • La estrategia del Banco en la región se centra en cuatro áreas de prioridad:

    • Crecimiento impulsado por el sector privado
    • Inclusión
    • Cambio climático
    • Gobernanza

    Durante el ejercicio de 2016, el Banco aprobó financiamiento por valor de USD 7500 millones para 41 proyectos en la región, que incluyó USD 5200 millones en préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y USD 2300 millones en compromisos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF).

    Última actualización: Abr 17, 2017

  • Salud y educación

    En Indonesia, el Banco Mundial apoya el programa del Gobierno Esperanza para las familias, que procura poner fin al círculo de la pobreza entre los más pobres. Con sesiones de desarrollo familiar y materiales didácticos se entrega a las madres conocimientos sobre salud y nutrición, buenas prácticas parentales, protección de los niños y gestión financiera. Actualmente, el programa otorga ayuda a 3,5 millones de familias para mejorar la educación y la salud de sus hijos, y el Gobierno planea ampliarlo y llegar a 6 millones de hogares en 2017.

    Infraestructura

    En Kiribati, el Proyecto de rehabilitación vial (i) mejoró la carretera Tarawa Sur, una ruta muy importante del país. Se trata del único camino en Tarawa Sur que conecta a más de 50 000 personas entre el puerto marítimo de Betio en el oeste y Bonriki, y el aeropuerto internacional ubicado en el este, transformándola en la única vía de salida para quienes viven en los alrededores. Junto con la reparación de la carretera, se agregaron 57 kilómetros de rutas peatonales, así como 36 paraderos de buses.

    Conflicto y fragilidad

    En Filipinas, el Programa de Desarrollo y Reconstrucción del Fondo Fiduciario para Mindanao ayuda a las zonas afectadas por conflictos con apoyo para mejorar la gobernanza, dar acceso a servicios, crear empleos y mayor seguridad ciudadana y justicia. Las comunidades han conseguido acceso a caminos, puentes, sistemas de abastecimiento de agua, equipos agrícolas e instalaciones para después de las cosechas. Desde 2006, el programa ha promovido también la cohesión social entre alrededor de 650 000 personas, 53 % de las cuales son mujeres. A principios de 2017, 314 comunidades afectadas por conflictos en todo Mindanao se han beneficiado de 577 proyectos de infraestructura comunitaria, medios de subsistencia y alfabetización funcional.

    Saneamiento

    En Viet Nam, el Proyecto de saneamiento ambiental en las ciudades costeras (i) proporcionó alcantarillado, plantas de recolección y tratamiento de aguas servidas e instalaciones de manejo de desechos sólidos para los habitantes de Dong Hoi, Quy Nhon y Nha Trang. Esto permitió reducir la incidencia y la gravedad de las inundaciones para una población de 255 000 personas; proveer servicios de recolección de desechos sólidos y un acceso mejorado a saneamiento para más de 800 000 habitantes; mejorar el saneamiento en las escuelas beneficiando a 66 500 estudiantes, y ayudar a 8400 familias pobres a renovar sus baños y conexiones a los servicios de saneamiento.

    Innovaciones en desarrollo

    En Mongolia, todas las 21 provincias están cubiertas por un innovador proyecto de un seguro para el ganado basado en índices, mediante el cual se introdujo un plan de seguros por el cual los pagos se basan en el número total de cabezas de ganado perdidas por especie y distrito, en vez de considerar las pérdidas individuales de cada hogar. El programa es una combinación de un autoseguro, un seguro de mercado y una red de protección social. Con el sistema tradicional, a las aseguradoras les resultaba difícil verificar las pérdidas de cada pastor en los vastos territorios de Mongolia. Debido a que el sistema de índices se basa en estadísticas verificables, estimar las pérdidas es un proceso mucho más simple que deja menos margen de error. Este producto innovador beneficia a los pastores y es una práctica comercial acertada para las compañías de seguros.

    Última actualización: Abr 29, 2017

  • El Grupo Banco Mundial continúa forjando alianzas con la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), el Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC), el Foro de las Islas del Pacífico, el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), el Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia (DFAT), el Organismo Japonés de Cooperación Internacional (JICA), y otros organismos para maximizar el impacto en el desarrollo.

    Colabora también estrechamente con los nuevos bancos de desarrollo, como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), para poner fin a la pobreza e impulsar la prosperidad compartida. En julio de 2016, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó el primer proyecto de financiamiento conjunto con el AIIB (cada institución aporta USD 216,5 millones), el Programa nacional de mejora de barrios carenciados, (i) para mejorar la infraestructura en los barrios marginales de Indonesia y beneficiar a más de 9,7 millones de pobres de zonas urbanas en todo el país.

    Fomentar las alianzas en favor de los conocimientos para generar soluciones para sus clientes es una prioridad fundamental de la labor del Banco Mundial en la región.

    El Banco, por ejemplo, se encuentra colaborando estrechamente con los Gobiernos de las islas del Pacífico, asociados para el desarrollo y organizaciones de la sociedad civil en la iniciativa Pacific Possible, que se centra en las oportunidades transformadoras que existirán para los países de las islas del Pacífico en los próximos 25 años, y además identifica los desafíos más importantes que se deben afrontar con la adopción de medidas urgentes en la región.

    En China, el Grupo Banco Mundial cooperó activamente con tres organismos gubernamentales y la Organización Mundial de la Salud en la elaboración de un informe conjunto titulado Deepening Health Reform in China (Profundización de la reforma de la salud en China). (i)

    El Banco amplió sus alianzas con países miembros no prestatarios, por lo que abrió una oficina en Kuala Lumpur en marzo. La nueva oficina de Malasia, junto con las oficinas de Songdo, en la República de Corea, y el Centro de Infraestructura Mundial de Singapur, tienen la función de generar y compartir conocimientos, enseñanzas y soluciones de desarrollo con países de la región y de todo el mundo.

    Última actualización: Abr 27, 2017

Api


MULTIMEDIA


destacado

Actualización económica sobre Asia oriental y el Pacífico, Octubre 2015 (i)

Se espera que el crecimiento de las economías en desarrollo de la región de Asia oriental y el Pacífico se reduzca levemente en 2015 y 2016, pero cabe atribuírle a la regióncasi las dos quintas partes del crecimiento económico global.


Api


Additional Resources