Educación: Panorama general

La educación es un factor fundamental que impulsa el desarrollo, además de ser uno de los instrumentos más eficaces para reducir la pobreza y mejorar la salud, así como para lograr la igualdad de género, la paz y la estabilidad. Si bien se han registrado avances notables durante la última década, 121 millones de niños aún no asisten a la escuela primaria y el ciclo inferior de la escuela secundaria y 250 millones no saben leer ni escribir, aunque muchos de ellos sí han ido a la escuela. (PDF, en inglés)

La educación entrega beneficios considerables y sistemáticos en materia de ingresos, y además contrarresta el aumento de la desigualdad, pero este potencial a menudo no se aprovecha debido a niveles de aprendizaje alarmantemente bajos. Entregar a todos los niños una educación de calidad que les ayude a adquirir habilidades necesarias en el mundo del trabajo es clave para poner fin a la pobreza antes de fines de 2030.

Última actualización: Mar 29, 2017

El Grupo Banco Mundial (GBM) se comprometió a apoyar a los países a lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4, que se refiere a garantizar una educación de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos a más tardar en 2030. Además, participó en la redacción del Marco de Acción Educación 2030, (PDF, en inglés) y es signatario de este documento que servirá de guía a los países en el proceso de implementación del ODS 4.

Para convertir esta visión en realidad, el GBM moviliza todos los recursos disponibles. La Estrategia de Educación 2020: “Aprendizaje para todos” (i) pone énfasis en que las habilidades y los conocimientos que los niños y los jóvenes adquieren a través del aprendizaje los ayudan a salir de la pobreza e impulsan el desarrollo.

El apoyo del GBM al sector de educación se centra en esferas que son importantes para los países en desarrollo:

Invertir en los niños pequeños (desde que nacen hasta los 5 años de edad) incluso antes de su ingreso a la escuela primaria —garantizando que reciban los estímulos, los cuidados y la nutrición adecuados— es una de las inversiones más inteligentes que puede hacer un país para superar la desigualdad, romper el círculo de la pobreza y aumentar la productividad. El informe Stepping Up Early Childhood Development” (Fortalecer el desarrollo en la primera infancia) (i) constituye una guía práctica para las autoridades y los profesionales acerca de cómo realizar inversiones que beneficien a los niños pequeños.

La educación de calidad solo es posible con maestros de excelencia. En el informe “Profesores excelentes: Cómo mejorar el aprendizaje en América Latina y el Caribe” (PDF) se presentan las últimas pruebas y experiencias prácticas sobre reformas a políticas docentes. Y en el informe “How Shanghai Does It” (Cómo lo hace Shanghai) (i) se destaca que las características más sobresalientes del sistema educativo de esta ciudad son la preparación, el apoyo y la gestión de los maestros, actores centrales de cualquier esfuerzo por mejorar la calidad de la educación en las escuelas.

El apoyo a las niñas y las mujeres es fundamental para lograr los dos objetivos del GBM de poner fin a la pobreza extrema en 2030 y promover la prosperidad compartida. En abril de 2016, el GBM se comprometió a invertir USD 2500 millones en un plazo de cinco años en proyectos de educación cuyas beneficiarias directas sean niñas adolescentes (de entre 12 y 17 años). Alrededor del 75 % de estos fondos se invertirá en países de ingreso bajo, principalmente en África al sur del Sahara y Asia meridional. En menos de un año, el GBM ya ha comprometido USD 600 millones en proyectos que promueven cambios positivos a través de la educación de las adolescentes.

Con el fin de ayudar a aumentar la productividad del mercado laboral, el GBM analiza la manera en que la educación puede contribuir a abordar el desajuste de cualificaciones que se registra en muchos países. El instrumento denominado “marco para fortalecer las competencias y aumentar la productividad” (i) arroja luz sobre las brechas y las discordancias en las cualificaciones al generar nuevos datos comparables a nivel internacional sobre las competencias de los trabajadores adultos. El tema de las habilidades también se aborda en los siguientes informes publicados recientemente:“Ninis en América Latina: 20 millones de jóvenes en busca de oportunidades” (PDF) y “Globalization of Labor Markets and the Growth Prospects of Nations” (Globalización de los mercados laborales y las perspectivas de crecimiento de las naciones). (i)

Lograr el aprendizaje para todos también significa ir más allá del financiamiento de los insumos que necesitan los sistemas de educación para empezar a fortalecer esos modelos y conseguir resultados. Cada vez son más los países que solicitan financiamiento basado en resultados, (i) un conjunto de instrumentos que condicionan la entrega de financiamiento al logro de resultados acordados previamente.

Este enfoque ha mostrado ser prometedor y con su aplicación se podría ayudar a los países a movilizar los recursos financieros necesarios para cumplir con los ODS. En mayo de 2015, durante el histórico Foro Mundial sobre la Educación realizado en Incheon (República de Corea), el GBM se comprometió a duplicar el financiamiento basado en resultados que se destina a educación, para llegar a un monto total de USD 5000 millones en los próximos cinco años. Más de la mitad de este monto ya fue entregado antes de lo programado.

Otras plataformas en línea del GBM relativas a la educación

La plataforma Enfoque Sistémico para Lograr Mejores Resultados en la Educación (SABER) (i) se utiliza para analizar datos de políticas sobre los sistemas educativos e identificar prioridades viables en todo el mundo.

El GBM realiza y respalda evaluaciones de impacto (i) rigurosas que buscan generar pruebas más sólidas de lo que funciona en el sector de educación bajo diferentes condiciones. Además, en África las encuestas de los indicadores de prestación de servicios (SDI, por sus siglas en inglés) se usan para hacer seguimiento del desempeño y la calidad de los servicios educativos y de salud en los países y a lo largo del tiempo.

A nivel mundial, el sitio web EdStats (i) del GBM contiene más de 2500 indicadores comparables a nivel internacional sobre acceso a educación, tasas de finalización, resultados de aprendizaje y gastos del sector, entre otros.

Última actualización: Mar 29, 2017

Entre los años 2000 y 2016, el GBM invirtió USD 50 600 millones en educación. En dicho periodo, se duplicó el porcentaje del financiamiento destinado al sector educativo, del 5 % a aproximadamente el 10 %, lo que demuestra su importancia en la cartera total del Banco. El financiamiento del GBM para educación en el ejercicio de 2016 llegó a USD 3600 millones.

En muchos países, los fondos del GBM también están ayudando a atraer mayores recursos de los Gobiernos, así como de otros asociados en la tarea del desarrollo, lo que ha permitido crear programas educativos más armonizados y reducir los costos de transacción para los Gobiernos.

A continuación, se presentan algunos de los resultados del Grupo Banco Mundial en materia de educación a nivel de los países:

En Bangladesh, (i) el GBM participa en todos los niveles del sector de la educación, (i) desde la educación primaria a la capacitación técnica y la educación terciaria. En el marco del Tercer Programa de Desarrollo de la Educación Primaria, (i) alrededor de 127 000 escuelas recibieron más de 110 millones en textos de estudio en el primer mes del año escolar 2016, y se han construido 22 444 aulas adicionales en zonas remotas y desfavorecidas para reducir el hacinamiento en las escuelas.

En Bulgaria, (i) casi el 80 % de los niños vulnerables (incluidos los niños romaníes) que recibieron educación en la primera infancia en el marco del Proyecto de Inclusión Social, (i) aprobó las pruebas de diagnóstico de preparación para la escuela (2016) en comparación con solo el 40 % antes del inicio del proyecto en 2010. (i)

Con apoyo del GBM, Camboya llevó a cabo en 2006 su primera evaluación nacional del idioma khmer entre los estudiantes, y nuevamente en 2009. Los resultados indicaron niveles muy bajos de compresión lectora. Entre 2010 y 2012, el país se concentró en las habilidades lectoras en escuelas piloto. Miles de estudiantes recibieron sus propios libros y se ofreció capacitación pedagógica a miles de maestros y funcionarios de educación. En 2014, los resultados de la evaluación nacional mostraron que prácticamente todos los estudiantes de octavo grado sabían leer y podían comprender un texto.

En Haití, (i) entre 2012 y 2016 se financiaron más de 430 000 becas de matrículas para niños desfavorecidos. Además, se entregaron comidas diarias, vitaminas (incluida vitamina A) y tratamientos antiparasitarios (i) a más de 370 000 escolares. (i) En el marco del mismo proyecto, también se dio acceso a la escuela a más de 6500 niños de comunidades pobres y rurales, y se brindó capacitación docente antes de entrar en servicio a 3570 profesores de educación primaria. Tras el paso del huracán Matthew en octubre de 2016, gracias al mencionado proyecto se inició la rehabilitación de 120 escuelas, las que también se podrán usar como refugios. Adicionalmente, se entregaron alimentos de emergencia a 22 000 estudiantes en 89 escuelas.

En India, más de 3600 internados Kasturba Gandhi Balika Vidyalaya están ahora apoyando la educación de 400 000 niñas de entre 10 y 14 años de edad. Estos internados, que ofrecen alojamiento y alimentación así como educación secundaria a tiempo completo, cuentan con el apoyo del Tercer proyecto de educación primaria de India. (i)

En Indonesia, más de 500 000 niños pobres de hasta 6 años de edad, que viven en distritos de difícil acceso, recibieron educación preescolar entre 2007 y 2013. En 2016, más de 15 000 maestros de 25 distritos del país recibieron capacitación en educación preescolar, en el marco del programa “Generación inteligente en las aldeas. (i)

En Jordania, como parte de una reforma integral apoyada por un programa de reforma de la educación para la economía del conocimiento (i) financiado por múltiples donantes, se revisaron los planes de estudio de los primeros grados, se amplió el acceso a la educación preescolar del 50 % en 2009 al 60 % en 2015, y se puso en marcha un nuevo sistema de gestión de la información (OpenEMIS). En el país también se implementó un proceso de contratación docente basada en méritos y un sistema de rendición de cuentas a nivel de las escuelas para mejorar la calidad de la enseñanza de los maestros.

En Kuwait, (i) se desarrolló e implementó un plan de estudios basado en competencias para la educación en general. Desde 2015, se han elaborado programas de estudio y documentos estándar para todas las asignaturas de los grados primero al noveno; 10 escuelas han iniciado programas muy innovadores de liderazgo y de gestión estratégica, y se ha entregado apoyo a un núcleo de 1000 profesionales en materias relacionadas con reformas y gestión basada en las escuelas que pueden tener un impacto transformador.

En Letonia, (i) el GBM colaboró con el Gobierno en la elaboración de un modelo de financiamiento basado en el desempeño para la educación terciaria. Como resultado, este sector recibió un aumento del 6 % en fondos públicos, recursos que se asignaron a las universidades sobre la base de su desempeño.

En Nicaragua, mediante el Proyecto de Apoyo a la Estrategia del Sector Educativo (i) se capacitó durante dos años a más de 2300 maestros de educación preescolar comunitarios (27 % del total nacional), y se distribuyeron 191 000 libros a estudiantes de educación secundaria en cinco asignaturas básicas: idioma y literatura española, matemáticas, ciencias naturales, ciencias sociales e inglés.

En 2016, el GBM aprobó USD 100 millones adicionales para el Proyecto de Inversión para el Programa de Educación Estatal (i) de Nigeria.  Esta iniciativa tiene como objetivo lograr el retorno de los estudiantes —en especial las niñas— a las escuelas de los estados nororientales de Borno, Yobe, Adamawa, Bauchi, Gombe y Taraba. En el marco del proyecto, y con la ayuda de asociados, se identificará a los niños que no asisten a la escuela —en particular las niñas— y se elaborarán estrategias para lograr su regreso a las aulas.

En Pakistán, el primer sistema digital en el sector de la educación —implementado en 2017— se usa para supervisar de manera transparente y eficaz al personal, los estudiantes y la infraestructura escolar. Se han confeccionado perfiles de más de 210 000 funcionarios docentes y no docentes de más de 26 200 escuelas sobre la base de información biométrica. A la fecha, se han tomado medidas disciplinarias contra 40 000 maestros que no asisten a clases y 6000 maestros prófugos.

En Rumania, (i) el GBM colabora con el Gobierno para abordar la deserción escolar, la educación terciaria, el aprendizaje durante toda la vida y la infraestructura de la educación. Algunas de estas estrategias —que afectarán la vida de 4,1 millones de personas— son necesarias para que el país pueda tener acceso a fondos de la Unión Europea, e incluyen medidas para enfrentar las necesidades de grupos desfavorecidos y estudiantes romaníes.

En Tanzanía, el Programa por resultados del sector de educación (i) ha contribuido de manera significativa a mejorar el aprendizaje en la escuela primaria y secundaria. El promedio de palabras por minuto de lectura en suajili entre los estudiantes de segundo grado aumentó de 17,9 en 2013 a 23,6 en 2016. En la asignatura de matemáticas, el número de respuestas correctas por minuto entre estudiantes del mismo grado subió de 7,6 a 9,1 entre 2013 y 2016.

En Viet Nam, (i) más de 8000 estudiantes pobres recibieron subsidios de matrícula para asistir al ciclo superior de escuelas secundarias privadas y a escuelas secundarias profesionales. En el proyecto se condicionó el pago de la subvención al desempeño estudiantil, al utilizar un enfoque de financiamiento basado en resultados. Esto sirvió para aumentar el acceso al ciclo superior de la educación secundaria y reducir las tasas de deserción entre los estudiantes desfavorecidos de 12 provincias. Además, mediante un proyecto (i) financiado por el GBM se dio instrucción en lenguaje de señas en el hogar a más de 250 niños sordos menores de 6 años de edad a fin de prepararlos para el sistema escolar convencional. También se capacitó a 200 maestros en el uso del lenguaje de señas.

En la Ribera Occidental y Gaza, el Programa de mejoramiento de la formación docente (i) contribuyó a aumentar la proporción de maestros de aula de primero a cuarto grados con mayores calificaciones del 39 % en 2010 al 62 % en 2015. Adicionalmente, mediante el Proyecto de transición de la educación al mercado laboral (i) se está fortaleciendo la relevancia de los programas de educación terciaria a través de alianzas estratégicas con el sector privado. A la fecha, unos 4000 estudiantes han recibido capacitación en aptitudes interpersonales y materias empresariales, lo que conduce a una mayor empleabilidad.

En África occidental y central, se crearon 19 “Centros de Excelencia de África” (i) con sede en universidades en siete países para enseñar a los jóvenes asignaturas científicas que son fundamentales para el desarrollo del continente. Por ejemplo, el CEA para el estudio de los genomas de las enfermedades infecciosas ubicado en la Universidad de Redeemer en Nigeria ha publicado investigaciones cruciales sobre el virus del Ébola. En la actualidad, 2410 alumnos de ambas regiones se encuentran matriculados en cursos breves y en programas de maestría y doctorado.

En Yemen, el GBM ejecutó el Proyecto de desarrollo de la educación secundaria y acceso de las niñas (i) en cinco gobernaciones. Un total de 14 350 maestros recibió capacitación en módulos de asignaturas y 89 nuevas maestras recibieron formación y fueron contratadas. Esto incentivó a los padres a enviar a sus hijas a la escuela, especialmente en el nivel secundario. Además, en el marco del proyecto se construyeron 43 escuelas y en otras 50 se instalaron bibliotecas y laboratorios de ciencias y computación.

Sepa más sobre los resultados del Grupo Banco Mundial en materia de educación aquí. (i)

Última actualización: Mar 29, 2017

El Grupo Banco Mundial colabora estrechamente con organismos de las Naciones Unidas (ONU) y asociados en la tarea del desarrollo, y apoyará de manera decidida a los países en sus esfuerzos para lograr los ODS.

Asimismo, cumplió una función fundamental en la creación en 2002 de la Alianza Mundial para la Educación (AME), (i) una asociación de múltiples donantes fundamental en materia de enseñanza primaria. En la actualidad, se llevan a cabo esfuerzos para coordinar mejor el financiamiento para la educación de la AME y de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los países más pobres.

Junto con UNICEF, el GBM dio a conocer en 2016 la Red de Acción para el Fomento del Desarrollo de la Primera Infancia (ECDAN). (PDF, en inglés) La Red, con el apoyo de los asociados, está congregando a Gobiernos, asociados en la tarea del desarrollo, la sociedad civil, parlamentarios y el sector privado para aumentar las inversiones en el desarrollo de la primera infancia.

El GBM, junto con donantes bilaterales como Noruega, Estados Unidos y Alemania, apoyan el programa Resultados de educación para todos los niños (REACH), (i) que ayuda en la recopilación de datos sobre el uso del financiamiento basado en resultados en el sector de educación.

Otros asociados (a través de fondos fiduciarios) son Australia, la Comisión Europea, Irlanda, la República de Corea, los Países Bajos, Japón, España, Rusia (i) y el Reino Unido.

El Grupo Banco Mundial también trabaja con nuevos asociados como la red Teach for All, la Iniciativa a Favor del Mundo Árabe, (i) el Grupo Consultivo sobre la Primera Infancia, (i) la Red Global de Lectura, (i) el Grupo de Investigación sobre la Educación (BE²) y la Red de Donantes del Pacto Mundial sobre el Aprendizaje. (i)

Última actualización: Mar 29, 2017





Bienvenidos