Panorama general

  • El acceso a un empleo de calidad es el camino más seguro para salir de la pobreza: el aumento de los salarios es responsable de alrededor del 40 % de la disminución de la pobreza (i) en la última década. Sin embargo, el mundo en desarrollo enfrenta una crisis laboral que obstaculiza los esfuerzos para poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. Más de 2000 millones de personas en edad de trabajar están fuera del mercado laboral y el 65 % de los trabajadores, lo que agrega otros 2000 millones de personas, realizan tareas de baja productividad, trabajan por cuenta propia o no ganan lo suficiente para salir de la pobreza. La mayoría de los países en desarrollo enfrentan, en distintos grados, tres desafíos principales:

    1. Crear más empleos. Se deben crear alrededor de 600 millones de puestos de trabajo en los próximos 15 años para aumentar las tasas de empleo y absorber a los jóvenes que ingresan al mercado laboral. Para ello se necesita apoyar el crecimiento del sector privado.
    2. Mejorar la calidad de los empleos. Tener un trabajo no es suficiente: lo que marca la diferencia es tener un empleo más productivo, con buenas condiciones laborales y protección social. Además de crear la mayor cantidad posible de empleos en el sector formal, es fundamental también mejorar la productividad y los salarios de los empleos en el sector informal, los cuales son la fuente principal de ingreso de la mayoría de la población en los países de ingreso bajo.
    3. Conectar a las personas con las fuentes de empleo. No todos los trabajadores tienen las mismas oportunidades: las mujeres, los jóvenes y los más pobres son los más desfavorecidos en el mercado laboral. Se deben eliminar todas las formas de discriminación o barreras al empleo y asegurar que los trabajadores tengan las competencias que se necesitan en el mercado de trabajo actual.

    Última actualización: Abr 10, 2018

  • El Grupo Banco Mundial (GBM) apoya a los países en desarrollo en el diseño y la implementación de estrategias laborales multisectoriales e integrales, y en la obtención de conocimiento mundial para abordar los desafíos en materia de empleo. Esta labor se realiza a través de:

    Diagnósticos sobre la situación del empleo: para identificar los principales retos que enfrentan los países en el mercado laboral. El Grupo Banco Mundial ha finalizado más de 30 diagnósticos en profundidad sobre la situación del empleo utilizando datos macroeconómicos, de hogares y de empresas. A modo de ejemplo, en los últimos diagnósticos se han evaluado las oportunidades en la cadena de valor agroindustrial en Zambia, el potencial de la cadena de valor de la papa para la creación de empleos en Líbano, y los logros y desafíos pendientes del mercado laboral en Kazajstán.

    Estrategias de empleo: para encontrar soluciones a estos desafíos. Las intervenciones fundamentales son: políticas macroeconómicas y regulatorias, regulaciones laborales y programas laborales activos, y programas específicos de creación de empleo que abordan necesidades sectoriales y regionales.

    Operaciones de financiamiento: para ayudar a los países a implementar estrategias de empleo a través de operaciones de financiamiento y reformas de políticas tanto a nivel nacional como regional. Estos programas promueven la iniciativa empresarial o conectan a pequeños productores del sector informal con cadenas de valor del sector formal; fomentan el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, y de manera más general facilitan inversiones en infraestructura y tecnologías de la información y las comunicaciones. Hasta marzo de 2018, el Banco Mundial financiaba más de 570 proyectos activos relacionados con el empleo, que representan inversiones por un monto de alrededor de USD 75 000 millones.

    El grupo de trabajo dedicado al tema del empleo ha desarrollado métodos, herramientas y directrices estandarizadas para mejorar los diagnósticos, las estrategias y las operaciones. Esto ayuda a comprender qué medida son eficaces y cuáles no lo son, y qué programas se pueden ampliar para crear puestos de trabajo. Por lo general, se utilizan experiencias piloto junto con evaluaciones estrictas para poner a prueba las soluciones propuestas. Además, este grupo de trabajo desarrolla herramientas de seguimiento y evaluación para respaldar las operaciones de financiamiento relativas al empleo y para supervisar la cartera de proyectos del GBM relacionados con el empleo y presentar informes al respecto.

    Última actualización: Abr 10, 2018

  • En la actualidad, el Banco Mundial trabaja en más de 30 países, de los cuales 16 se encuentran entre los más pobres del mundo (reciben asistencia de la Asociación Internacional de Fomento, AIF). La labor del Banco Mundial incluye diagnósticos sobre la situación del empleo, programas piloto y evaluaciones sectoriales, estrategias de empleo, y apoyo a operaciones de financiamiento. Además, el Banco ha respaldado la creación de trabajos en los siguientes países:

    • En las Islas Salomón, (i) un proyecto creó empleo para más de 12 000 jóvenes de comunidades vulnerables, generando más de 664 000 días de trabajo.
    • En Etiopía, más de 3000 mujeres tuvieron acceso a una línea de crédito especial para emprendedoras respaldada por la AIF, el fondo del Banco Mundial para los países más pobres.
    • En Nigeria, (i) alrededor de 16 000 jóvenes pudieron trabajar en proyectos de construcción de caminos. De ellos, casi el 50 % fueron mujeres.

    Un proyecto en China (i) proporcionó capacitación para 522 628 jóvenes, la mayoría de los cuales procedía de zonas rurales, y entregó servicios laborales a más de 4,2 millones de personas que buscaban trabajo, creando oportunidades laborales para trabajadores migrantes rurales.

    Última actualización: Abr 10, 2018

Api


Recursos adicionales