Abastecimiento de agua y saneamiento: Resultados del sector

Bases para acabar con la pobreza: Entregar servicios sostenibles de abastecimiento de agua y saneamiento

Abril 12, 2013

En los países clientes del Banco Mundial el acceso a fuentes mejoradas de agua aumentó de 73% en 1990 a 86,4% en 2010 y el acceso a mejor saneamiento de 42% a 56,3% en el mismo periodo. Para continuar prestando servicios sostenibles y eficientes en estas áreas, los proyectos financiados por el Banco harán hincapié en la sostenibilidad financiera y ambiental, el impacto en la pobreza y el género, y el tratamiento del cambio climático.
MULTIMEDIA
145 millones

de personas con mejor acceso a agua y 10 millones con mejor acceso a saneamiento gracias a proyectos financiados por el Banco Mundial desde 2002

Desafío

Se avanzó mucho en la expansión del abastecimiento de agua y saneamiento en los países clientes del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y de la Asociación Internacional de Fomento (AIF). No obstante, 780 millones de personas en el mundo todavía no tienen acceso a mejores fuentes de agua y 2.500 millones carecen de acceso a saneamiento adecuado. Solo el 63% de la población mundial cuenta con acceso a saneamiento mejorado, una cifra que se cree aumentará solo al 67% para 2015, muy por debajo de la meta del 75% de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM).

Sin embargo, incluso las personas que tienen suministro de agua y saneamiento a menudo deben enfrentar servicios deficientes. La mejora del desempeño de las empresas en esta área es crucial para garantizar un servicio continuo y niveles más bajos de filtraciones, que afectan tanto la calidad como la cantidad de agua disponible para los usuarios finales, los ingresos de las empresas, y su sostenibilidad financiera. Además es necesario abordar consideraciones sociales y y de financiamiento en el diseño, planificación y ejecución de políticas de abastecimiento de agua y saneamiento para mantener los servicios al alcance de los más pobres. Las políticas arancelarias y la planificación financiera estratégica que involucra a Gobiernos, proveedores de servicios, usuarios finales y donantes son clave para asegurar servicios sostenibles de agua y saneamiento para todos.

De cara al futuro, estos problemas se verán agravados por la creciente competencia por los recursos hídricos que provoca el crecimiento de las zonas y poblaciones urbanas, los cambios del uso del suelo, y los aumentos de la variabilidad y el cambio del clima. Todos estos temas están en el centro de la interrelación entre agua, energía y alimentos.

Soluciones

Los siguientes elementos definen la estrategia del Banco Mundial:

Obtención de resultados en materia de desarrollo. Mediante la oferta de una amplia gama de soluciones financieras, las operaciones del Banco se adaptan a las necesidades y capacidades de los países. Por ejemplo, los préstamos de emergencia otorgados en situaciones posteriores a un conflicto o un desastre ayudan a las instituciones de las naciones afectadas a rehabilitar la infraestructura crítica y responder a las necesidades básicas. En otros países, y con el objetivo final de servir a más personas con servicios adecuados, el respaldo del Banco se centra en esfuerzos a largo plazo para fortalecer la capacidad institucional, incluso a nivel de entes descentralizados, y promover empresas sostenibles.

Soluciones innovadoras para situaciones complejas. Mediante la vinculación del conocimiento mundial con la experiencia operacional, el Banco lleva las lecciones y las nuevas prácticas recomendadas aprendidas en un país o región a otras partes del mundo. Por ejemplo, con el apoyo del Programa de Asociación para el Agua (WPP, por sus siglas en inglés), el Banco ha impulsado el innovador enfoque de la gestión integrada de aguas urbanas (i) (IUWM, por sus siglas en inglés) que se puso a prueba en siete ciudades de América Latina en los últimos tres años a través de inversiones y apoyo técnico. También se utilizó recientemente una estrategia de IUWM en Azerbaiyán y se está probando actualmente en Kenya. La IUWM fue el centro de atención del emblemático informe sobre el sector del agua de 2012 (i) del Banco Mundial.

Servicios de análisis y asesoría. La producción y difusión de conocimientos y las actividades de apoyo cruzado permiten una comprensión más profunda de cuestiones transversales como la descentralización, la participación de la comunidad y del sector privado, como también un renovado enfoque en los países donde el agua puede limitar el crecimiento. Las prioridades incluyen la promoción de soluciones favorables a los pobres y el mejoramiento de intervenciones que tengan un mayor equilibrio en materia de género, el financiamiento sostenible a nivel de proyecto y sector, y los impactos del cambio climático. Por ejemplo, el Programa de Agua y Saneamiento (i) (WSP, por sus siglas en inglés), una asociación de múltiples donantes administrada por el Banco, apoya a 19 Gobiernos de África al sur del Sahara y nueve de Asia en la evaluación de los impactos de la falta de saneamiento en las economías nacionales a través de la Iniciativa de los Aspectos  Económicos del Saneamiento (i).

Optimización de los recursos. El Banco Mundial ayuda a los Gobiernos a mejorar sus sistemas de seguimiento y evaluación, a fin de aumentar la transparencia y la rendición de cuentas, e informar sobre resultados y avances. Por ejemplo, a nivel de las empresas de servicios públicos, la iniciativa de la Red Internacional de Comparaciones (i) (IBNET, por sus siglas en inglés) proporciona indicadores estandarizados de desempeño para 2.600 compañías del sector, que cubren más de la cuarta parte de la población urbana mundial en más de 100 países. A nivel gubernamental, se realizan estudios del gasto público (PER, por sus siglas en inglés) para ayudar a los clientes del Banco a evaluar la eficacia de este gasto en el sector de agua y saneamiento y priorizar opciones de políticas sectoriales y multisectoriales. Una evaluación de 15 PER realizadas en África al sur del Sahara destacó las limitaciones de capacidad y las reformas incompletas del sector, abriendo la puerta para la mejora en las actividades futuras.

Open Quotes

Durante los periodos de extrema escasez de agua, debo caminar hasta un suburbio cercano a 2 kilómetros de distancia para comprar agua. Un contenedor de 20 litros cuesta 50 chelines kenianos (US$60 centavos) Close Quotes

Isaac Ndirangu
Adolescente en Kayole Soweto, un pueblo a las afueras de Nairobi

El acceso a agua limpia transforma vidas en Benin.  Vea video en inglés.

Resultados

Desde 2002, los proyectos respaldados por el Banco han dado acceso a mejor abastecimiento de agua a 145 millones de personas y mejores servicios de saneamiento a 10 millones de habitantes. La siguiente lista muestra algunos ejemplos de resultados obtenidos con el financiamiento de la AIF y el BIRF:

En Benin, gracias a una serie de créditos de apoyo a la lucha contra la pobreza (i) (CALP) entre los ejercicios de 2006 y 2011, es probable que se logre la meta de los ODM relacionada con el agua. En el marco del CALP-6, resultaron muy exitosos los esfuerzos de descentralización y llevaron a que muchos gobiernos locales contrataran acuerdos de asociación público-privada para la gestión de los sistemas de abastecimiento de agua de las aldeas, garantizando de esta manera una mayor eficiencia en la prestación de servicios y el aumento de la participación local. Gracias al proyecto, la población rural con acceso a agua mejorada aumentó de 44% en 2006 a más de 57% en 2010.

En Viet Nam, el Proyecto de Saneamiento Ambiental de la Ciudad de Ho Chi Minh (i) (ejercicios de 2002 a 2012) proporcionó mejores condiciones a 1,2 millones de personas y redujo el riesgo de inundaciones para 400.000 personas. En este entorno técnicamente complejo y difícil, las lecciones aprendidas de este proyecto se están aplicando a otras cuencas hidrográficas del país, demostrando la exitosa creación de capacidades vinculadas a la gestión del agua urbana.

En Azerbaiyán, el Proyecto de Inversión Rural (i) (ejercicios de 2004 a 2012) amplió el acceso a agua potable a 150.000 poblaciones rurales que previamente eran las peor atendidas, mediante sistemas de abastecimiento de agua potable administrados por 71 comunidades. Treinta comunidades rehabilitaron los sistemas de riego, beneficiando a aproximadamente 70.000 personas. Como resultado, la productividad promedio ponderada aumentó un 46% para las patatas, 40% para el maíz, 38% para el algodón y 31% para el trigo.

En Nepal, el Segundo Proyecto de Abastecimiento de Agua y Saneamiento en Zonas Rurales (i) (ejercicios de 2004 a 2012) mejoró el acceso a agua potable para más de 1 millón de personas mediante más de 1.400 planes operacionales de abastecimiento de agua con operación y mantenimiento (OyM) de la comunidad, teniendo todos al menos tres mujeres entre sus miembros. El proyecto también ayudó a reducir más de 80% la prevalencia de morbilidad de las enfermedades diarreicas entre los niños pequeños del área del proyecto, y ayudó a incorporar el enfoque de la Junta del Fondo de Desarrollo para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento en Zonas Rurales en el sistema gubernamental de Nepal.

En Sudán del Sur, el Proyecto de Abastecimiento de Agua y Saneamiento (i) financiado por el Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes para Sudán del Sur, que es administrado por el Banco Mundial (ejercicios de 2012 a 2012), dio respaldo al frágil Estado de reciente creación para que proporcionara servicios básicos a sus ciudadanos. También demostró el liderazgo del Banco en la coordinación con los asociados, las Naciones Unidas, los donantes, los Gobiernos y la sociedad civil para el logro de resultados en un corto periodo de tiempo en un entorno posterior a un conflicto. Aproximadamente, 402.500 beneficiarios directos obtuvieron acceso a mejores servicios de agua y saneamiento, entre otras cosas mediante la construcción y recuperación de 586 puntos de abastecimiento de agua con un Comité del Agua y un plan de OyM establecidos en el lugar. El proyecto capacitó a 4.340 miembros del Comité del Agua y creó nueve laboratorios de calidad del agua y una institución de capacitación en la zona rural, contribuyendo al desarrollo de la capacidad y sentando las bases para la futura gestión sostenible de los recursos y servicios hídricos.

En India, país que recibe financiamiento combinado de la AIF y el BIRF, el Proyecto de Mejoramiento del Sector de Agua Urbana de Karnataka (i) (ejercicios de 2004 a 2011) fue el primero en demostrar que el suministro de agua “24x7” -24 horas al día, 7 días de la semana- podía ser una realidad en las áreas urbanas del país. El proyecto respaldó la instalación de cañerías de agua con suministro “24x7” en cinco zonas de demostración urbanas, que abastecieron a 230.000 personas en forma directa, logrando rápidamente plena satisfacción y apoyo de los usuarios finales. Los ingresos provenientes de la facturación cubrieron e incluso superaron los costos de OyM y de suministro hídrico a granel,  una situación que no es frecuente en India.

En Chile, el Proyecto de Infraestructura para el Desarrollo Territorial (i) (ejercicios de 2003 a 2011) proporcionó abastecimiento de agua y saneamiento a 320.000 beneficiarios de zonas rurales dispersas. El proyecto incluía consideraciones étnicas y de género. La Corporación Nacional de Desarrollo Indígena expresó su satisfacción por el proceso de consulta, y el 40% de los miembros electos de los Comités de Usuarios de Agua eran mujeres. El proyecto también contribuyó a la elaboración de un manual integral referido al abastecimiento de agua en zonas rurales que utilizan actualmente los municipios del país y el Ministerio de Obras Públicas para la selección y aplicación de tecnologías apropiadas de bajo costo.

Marruecos. En el Proyecto de Abastecimiento de Agua y Saneamiento en Zonas Rurales de Marruecos (i) en curso (ejercicios de 2006 a 2015), el BIRF apoya el programa del Gobierno para aumentar el acceso sostenible a abastecimiento de agua potable en zonas rurales, fomentando al mismo tiempo una gestión mejorada de las aguas residuales y prácticas de higiene. A partir de 2012, 142.000 personas de las provincias rurales de Safi y El Jadida han logrado acceso a agua potable a través de 830 puntos de abastecimiento. Más del 90% de las aldeas ya aporta una contribución financiera a los gastos del proyecto en concepto de producción y transporte, y un número cada vez mayor de familias cuenta en la actualidad con agua de calidad adecuada en los depósitos de almacenamiento para los hogares.

El Proyecto de Suministro de Agua y Saneamiento Rural en Nepal involucra a las comunidades locales en la planificación y operación de sistemas de agua en zonas rurales,  promueve el conocimiento de los beneficios del saneamiento ecológicamente racional. Vea video en inglés.

Contribución del Grupo del Banco

El Banco Mundial es la principal fuente externa de recursos para intervenciones relacionadas con el agua. El financiamiento total del BIRF y de la AIF aprobado para el abastecimiento de agua y saneamiento en los últimos cinco años (2008-2012) fue de US$17.500 millones.

Los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento son de suma importancia para los países de la AIF, dada la gran relevancia que tiene la mejora del acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene para el logro de todos los ODM, desde salud y educación hasta seguridad alimentaria y sostenibilidad ambiental. Los países de la AIF han recibido compromisos por US$6.300 millones en los últimos cinco años, o sea, el 36% de las operaciones de servicios de abastecimiento de agua y saneamiento del Banco, de las cuales el 50% ha beneficiado a poblaciones de África al sur del Sahara y más del 25% a las comunidades de Asia meridional.

Asociados

El Banco Mundial es uno de los principales contribuyentes al diálogo internacional sobre agua y saneamiento, y es ampliamente reconocido por su capacidad para conseguir fondos. A nivel nacional, colabora con los clientes y otros donantes y partes interesadas para asegurar que los esfuerzos respondan a prioridades nacionales de desarrollo y sean dirigidos por las autoridades de los países. Por ejemplo, en Tanzanía, el Programa de Desarrollo del Sector Hídrico ha adoptado un programa de enfoque sectorial para apoyar la estrategia de reducción de la pobreza del Gobierno a través de una mejor gestión del sector y un mayor acceso a agua potable y servicios de saneamiento. El fuerte compromiso financiero e institucional del cliente, junto con una inversión de la AIF de US$200 millones ayudó a fomentar las inversiones de varios donantes bilaterales y el Banco Africano de Desarrollo, elevando recientemente el total de US$950 millones a US$1.300 millones.

A nivel regional y mundial, el Banco ha participado en iniciativas como el VI Foro Mundial del Agua en marzo de 2012 para compartir conocimientos y experiencia sobre el acceso al agua para todos, el financiamiento para el sector hídrico, o el agua y el crecimiento ecológico. También se ha basado en su poder de convocatoria para organizar la Reunión de Alto Nivel de la Alianza Agua y Saneamiento para Todos en la ciudad de Washington en abril de 2012 y alentar una mayor eficacia de la ayuda y la urgencia de abordar el desafío del saneamiento.

A través de varios fondos fiduciarios de múltiples donantes y asociaciones organizadas por el Banco -entre ellos el Programa de Asociación para el Agua (i) (WPP) y el Programa de Agua y Saneamiento (i) (WSP), así como el Servicio de Asesoramiento para Infraestructura Pública y Privada (i) (PPIAF, por sus siglas en inglés) y la Alianza Mundial para la Ayuda en Función de los Resultados (i) (GPOBA, por sus siglas en inglés)-, el Banco colabora con Gobiernos, donantes y otras partes interesadas, incluidos los organismos de las Naciones Unidas, para garantizar la participación de los países y analizar los obstáculos y los factores que impulsan el progreso en cada país cliente.

Próximos pasos

El Banco está desarrollando una Visión del Agua que guiará sus próximas inversiones y difusión de conocimientos con el fin de asegurar que el trabajo de la institución en este sector prepare a los países clientes para el futuro de la mejor manera posible. En el centro de esta perspectiva está el impulso del Banco de trabajar cada vez más en todos los sectores, tanto en inversiones como en servicios de análisis y asesoramiento, para asegurar que todos los proyectos importantes aborden cuestiones de sostenibilidad hídrica de una manera integral.

El agua es de hecho esencial para la salud humana y los asentamientos humanos, la alimentación y la agricultura, la energía y la industria, y el medio ambiente. Todas las inversiones futuras en este sector tendrán en cuenta sistemáticamente cómo abordan la sostenibilidad financiera y ambiental, la pobreza, el género y el riesgo climático. El Banco tendrá como objetivo convocar a otros para abordar problemas de importancia mundial, por ejemplo a través de su enfoque sobre gestión integrada de aguas urbanas o un mayor compromiso en materia de saneamiento y aguas residuales.

Beneficiarios

En la aldea de Kayole Soweto, en los alrededores de Nairobi, Kenya, viven 90.000 residentes y esta se encuentra entre las decenas de asentamientos informales habitados por casi dos tercios de los 4 millones de vecinos de la ciudad. Al igual que otros poblados de ingreso bajo de esta ciudad, Kayole Soweto no tiene muchos servicios de agua corriente. Isaac Ndirangu, un alumno de enseñanza secundaria de 18 años, tiene la responsabilidad de ir a buscar agua porque es el hermano mayor de una familia de cuatro miembros. “Durante los periodos de extrema escasez de agua, debo caminar hasta un suburbio cercano a 2 kilómetros de distancia para comprar agua. Un contenedor de 20 litros cuesta 50 chelines kenianos (US$60 centavos)”,  explica Isaac. A comienzos de 2012, el Gobierno de Kenya recibió un  crédito adicional por US$300 millones de la AIF para aumentar el acceso a servicios de agua y saneamiento en pueblos y ciudades de rápido crecimiento, entre ellas Nairobi. Un programa social de conexiones introducido por el Programa de Agua y Saneamiento del Banco Mundial permite ahora que la familia de Isaac obtenga agua corriente de la red durante todo el año desde una llave en la misma calle donde está su hogar.