Financiamiento climático: Panorama general

El interés del Grupo del Banco Mundial por el cambio climático se ha traducido en un importante volumen de financiamiento con el que respalda el desarrollo con bajo nivel de emisiones de carbono y con capacidad de adaptación. Algunos aspectos destacados en este ámbito son:

  • En el ejercicio de 2014, el Grupo Banco Mundial proporcionó un financiamiento total de US$11 300 millones  (i) para proyectos con cobeneficios de mitigación y adaptación al cambio climático. Más específicamente:
  • El Banco Mundial —el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF)— comprometieron US$8800 millones y la Corporación Financiera Internacional (IFC), la entidad del Grupo del Banco Mundial dedicada al sector privado, invirtió US$2500 millones en energía renovable, eficiencia energética y otras iniciativas con un enfoque inteligente respecto del clima, durante el ejercicio de 2014.
  • La AIF, el fondo del Banco Mundial para los países más pobres, mantuvo un compromiso constante en esta área, aportando unos US$5000 millones en el mismo ejercicio.
  • Además, hubo 220 proyectos de inversión en el clima del Grupo Banco Mundial en más de países. La región de Asia meridional fue la principal receptora de financiamiento del Banco Mundial relacionado con el clima, al recibir US$3700 millones, seguida de África y Asia oriental y el Pacífico, las cuales recibieron US$1500 millones cada una. En el caso de IFC,  el 31 % de sus inversiones se realizó en países de la AIF, en tanto que África, América Latina y Europa sobrepasaron sus metas regionales en este ámbito.
  • El Banco Mundial e IFC son los principales emisores de bonos verdes en el mundo. Hasta la fecha, el Departamento de Tesorería del Banco Mundial ha emitido bonos verdes en 17 monedas por un monto total de US$7000 millones. Por su parte, IFC ha emitido bonos de este tipo por un valor de US$3700 millones.

Para adaptarse a un mundo con una temperatura 2°C más alta, los países en desarrollo necesitarán entre US$75 000 millones y US$100 000 millones anuales durante los próximos 40 años, (i) a fin de generar capacidad de adaptación ante esos cambios. Asimismo, se espera que los costos de mitigación oscilen entre US$140 000 millones y US$175 000 millones al año para 2030. (i)

En este contexto, el financiamiento internacional no aumenta con suficiente rapidez. Un análisis realizado por la Iniciativa sobre Políticas relacionadas con el Clima (i) mostró que, en 2012, los flujos de financiamiento internacional para proyectos vinculados con el clima se estancaron en US$359 000 millones, (i) de los cuales los países en desarrollo recibieron cerca de US$182 000 millones, un monto mucho menor que el que se necesita. Según la Agencia Internacional de la Energía, (i) el mundo debe disponer de US$1 billón por año entre 2012 y 2050 para financiar la transición hacia un desarrollo con bajos niveles de emisiones.

Última actualización: Sep 24, 2014

El Grupo Banco Mundial ha redoblado sus esfuerzos destinados a respaldar inversiones con un enfoque inteligente respecto del clima. Con ese objetivo, otorga, multiplica y moviliza financiamiento a través de una serie de instrumentos que permiten abordar las deficiencias, los riesgos y las dificultades de sus clientes para lograr la mitigación y el desarrollo con capacidad de adaptación al cambio climático.

Movilización de financiamiento adicional innovador y en condiciones concesionarias

Los fondos de inversión en el clima (CIF, por sus siglas en inglés), (i) que reúnen US$8000 millones, constituyen un éxito notable. Estos mecanismos están diseñados para brindar mayor financiamiento a través de los bancos multilaterales de desarrollo, con el fin de iniciar un cambio transformador en dirección al desarrollo con bajos niveles de emisiones de carbono y con capacidad de adaptación al cambio climático. Los CIF movilizan aproximadamente US$55 000 millones en favor del desarrollo con capacidad de adaptación al cambio climático y bajas emisiones de carbono en 48 países. Asimismo, más de 80 naciones han expresado interés por sumarse a los CIF, que constituyen también un valioso puente al financiamiento después de 2013, mientras se establece el Fondo Verde para el Clima. (i) El Banco Mundial continúa canalizando fondos hacia sus clientes a través del área focal referida al cambio climático del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). (i) Hasta la fecha, se han invertido casi US$2000 millones, y la reciente programación de los fondos refleja la adopción de un enfoque integrado para abordar el cambio climático.

En el ciclo actual (decimoséptimo) de la AIF se prevén inversiones más centradas en el cambio climático, lo que indica que se incorporan las inquietudes relativas al clima en las operaciones del mayor fondo de ayuda a los países más pobres. En su calidad de depositario del Fondo de Adaptación, (i) el Banco Mundial vende reducciones certificadas de emisiones para incrementar el financiamiento disponible para proyectos de adaptación.

Ampliación del alcance de los mercados del carbono

Hace más de 10 años, el Banco creó el primer fondo del carbono en el mundo con el fin de respaldar las metas del Protocolo de Kyoto y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Hasta ahora, se han recaudado US$3800 millones a través de 15 fondos y mecanismos del carbono, dándose apoyo a 145 proyectos activos en 70 países clientes. (i) Estos últimos han permitido reducir, hasta la fecha, el equivalente a 187 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Actualmente, el Banco Mundial y sus asociados desarrollan un conjunto de nuevas iniciativas, mecanismos y fondos del carbono, (i) con el fin de contribuir a preparar la próxima generación de mecanismos de financiamiento del carbono.

Funcionamiento de los mercados de capital

En vista de que se prevé que aumenten la intensidad y los daños de los desastres naturales, el Banco Mundial ofrece a los países una serie de productos de financiamiento y servicios (i) de asesoría vinculados con el riesgo de catástrofes, que se incorporan en sus estrategias generales de gestión del riesgo de desastres. Entre estos se incluye el financiamiento del riesgo soberano, (i) una forma de apoyo presupuestario directo que brinda diversos niveles de protección contra el cambio climático, como los productos de cobertura contra fenómenos meteorológicos, (i) el financiamiento contingente (i) y los bonos de protección frente a catástrofes. (i) Asimismo, se ofrecen servicios de asesoría (i) para facilitar el desarrollo de los mercados de seguros y el acceso a los mercados de reaseguros, y se brinda asistencia técnica sobre seguros agrícolas.

Sobre la base de su labor con los mercados financieros, el Grupo Banco Mundial ha mostrado un interés mayor en las cuestiones relativas al cambio climático con la creación de los bonos verdes. (i) Mediante estos bonos se respaldan proyectos vinculados con el clima, como los que buscan incrementar la eficiencia energética y desarrollar energías renovables. El Departamento de Tesorería del Banco Mundial (i) ha emitido bonos verdes en 17 monedas por un monto superior a los US$6300 millones, en tanto que la Tesorería de IFC (i) ha emitido títulos por US$3400 millones, incluidas dos ofertas de bonos de referencia por US$1000 millones en 2013.

Movilización del sector privado

En el ejercicio de 2014, IFC invirtió US$2500 millones (i) en proyectos de energía renovable y eficiencia energética y en otras iniciativas con un enfoque inteligente respecto del clima. Asimismo, ha establecido que para el ejercicio de 2015, el 20 % de su financiamiento de largo plazo y el 10 % del financiamiento del comercio y de las cadenas de suministro tendrá en cuenta el cambio climático.

Se ha producido un rápido crecimiento en el uso de las garantías del Grupo Banco Mundial con el objeto de respaldar inversiones con un enfoque inteligente respecto del clima y movilizar el capital privado hacia países y sectores percibidos como de alto riesgo. IFC y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), (i) entidad que integra el Grupo Banco Mundial, trabajan junto con diversas instituciones financieras para fortalecer los mercados financieros y de capital y llegar a clientes más pequeños. En el ejercicio de 2013, el MIGA emitió garantías por un valor de US$1000 millones en respaldo de ocho proyectos que contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Mejoramiento de la preparación para facilitar el acceso y aumentar el impacto

Para maximizar el impacto del financiamiento de las iniciativas vinculadas con el clima, el Banco Mundial ha procurado también mejorar la preparación de los países para este tipo de financiamiento. Esto ha incluido actividades dirigidas a establecer una amplia plataforma normativa e institucional, por ejemplo a través de operaciones de financiamiento para políticas de desarrollo, como en Viet Nam, (i) y los exámenes del gasto público vinculado con el cambio climático, realizados en Filipinas. (i)

Última actualización: Sep 24, 2014

El Grupo Banco Mundial ha redoblado sus esfuerzos destinados a respaldar inversiones con un enfoque inteligente respecto del clima. Con ese objetivo, otorga, multiplica y moviliza financiamiento a través de una serie de instrumentos que permiten abordar las deficiencias, los riesgos y las dificultades de sus clientes para lograr la mitigación y el desarrollo con capacidad de adaptación al cambio climático.

Movilización de financiamiento adicional innovador y en condiciones concesionarias

Los fondos de inversión en el clima (CIF, por sus siglas en inglés), (i) que reúnen US$8000 millones, constituyen un éxito notable. Estos mecanismos están diseñados para brindar mayor financiamiento a través de los bancos multilaterales de desarrollo, con el fin de iniciar un cambio transformador en dirección al desarrollo con bajos niveles de emisiones de carbono y con capacidad de adaptación al cambio climático. Los CIF movilizan aproximadamente US$55 000 millones en favor del desarrollo con capacidad de adaptación al cambio climático y bajas emisiones de carbono en 48 países. Asimismo, más de 80 naciones han expresado interés por sumarse a los CIF, que constituyen también un valioso puente al financiamiento después de 2013, mientras se establece el Fondo Verde para el Clima. (i) El Banco Mundial continúa canalizando fondos hacia sus clientes a través del área focal referida al cambio climático del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). (i) Hasta la fecha, se han invertido casi US$2000 millones, y la reciente programación de los fondos refleja la adopción de un enfoque integrado para abordar el cambio climático.

En el ciclo actual (decimoséptimo) de la AIF se prevén inversiones más centradas en el cambio climático, lo que indica que se incorporan las inquietudes relativas al clima en las operaciones del mayor fondo de ayuda a los países más pobres. En su calidad de depositario del Fondo de Adaptación, (i) el Banco Mundial vende reducciones certificadas de emisiones para incrementar el financiamiento disponible para proyectos de adaptación.

Ampliación del alcance de los mercados del carbono

Hace más de 10 años, el Banco creó el primer fondo del carbono en el mundo con el fin de respaldar las metas del Protocolo de Kyoto y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Hasta ahora, se han recaudado US$3800 millones a través de 15 fondos y mecanismos del carbono, dándose apoyo a 145 proyectos activos en 70 países clientes. (i) Estos últimos han permitido reducir, hasta la fecha, el equivalente a 187 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Actualmente, el Banco Mundial y sus asociados desarrollan un conjunto de nuevas iniciativas, mecanismos y fondos del carbono, (i) con el fin de contribuir a preparar la próxima generación de mecanismos de financiamiento del carbono.

Funcionamiento de los mercados de capital

En vista de que se prevé que aumenten la intensidad y los daños de los desastres naturales, el Banco Mundial ofrece a los países una serie de productos de financiamiento y servicios (i) de asesoría vinculados con el riesgo de catástrofes, que se incorporan en sus estrategias generales de gestión del riesgo de desastres. Entre estos se incluye el financiamiento del riesgo soberano, (i) una forma de apoyo presupuestario directo que brinda diversos niveles de protección contra el cambio climático, como los productos de cobertura contra fenómenos meteorológicos, (i) el financiamiento contingente (i) y los bonos de protección frente a catástrofes. (i) Asimismo, se ofrecen servicios de asesoría (i) para facilitar el desarrollo de los mercados de seguros y el acceso a los mercados de reaseguros, y se brinda asistencia técnica sobre seguros agrícolas.

Sobre la base de su labor con los mercados financieros, el Grupo Banco Mundial ha mostrado un interés mayor en las cuestiones relativas al cambio climático con la creación de los bonos verdes. (i) Mediante estos bonos se respaldan proyectos vinculados con el clima, como los que buscan incrementar la eficiencia energética y desarrollar energías renovables. El Departamento de Tesorería del Banco Mundial (i) ha emitido bonos verdes en 17 monedas por un monto superior a los US$6300 millones, en tanto que la Tesorería de IFC (i) ha emitido títulos por US$3400 millones, incluidas dos ofertas de bonos de referencia por US$1000 millones en 2013.

Movilización del sector privado

En el ejercicio de 2014, IFC invirtió US$2500 millones (i) en proyectos de energía renovable y eficiencia energética y en otras iniciativas con un enfoque inteligente respecto del clima. Asimismo, ha establecido que para el ejercicio de 2015, el 20 % de su financiamiento de largo plazo y el 10 % del financiamiento del comercio y de las cadenas de suministro tendrá en cuenta el cambio climático.

Se ha producido un rápido crecimiento en el uso de las garantías del Grupo Banco Mundial con el objeto de respaldar inversiones con un enfoque inteligente respecto del clima y movilizar el capital privado hacia países y sectores percibidos como de alto riesgo. IFC y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), (i) entidad que integra el Grupo Banco Mundial, trabajan junto con diversas instituciones financieras para fortalecer los mercados financieros y de capital y llegar a clientes más pequeños. En el ejercicio de 2013, el MIGA emitió garantías por un valor de US$1000 millones en respaldo de ocho proyectos que contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Mejoramiento de la preparación para facilitar el acceso y aumentar el impacto

Para maximizar el impacto del financiamiento de las iniciativas vinculadas con el clima, el Banco Mundial ha procurado también mejorar la preparación de los países para este tipo de financiamiento. Esto ha incluido actividades dirigidas a establecer una amplia plataforma normativa e institucional, por ejemplo a través de operaciones de financiamiento para políticas de desarrollo, como en Viet Nam, (i) y los exámenes del gasto público vinculado con el cambio climático, realizados en Filipinas. (i)

Última actualización: Sep 24, 2014





GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »