Financiamiento climático: Panorama general

El Grupo Banco Mundial ha asumido el compromiso de abordar el cambio climático, como parte de su misión de poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. Tan solo en el ejercicio de 2015, realizó 188 inversiones vinculadas con el cambio climático en 59 países, destinadas a iniciativas que abarcaban desde brindar asistencia para que los agricultores pudieran adaptarse a los cambios en el clima hasta impulsar al sector privado a invertir en energías renovables.

Asimismo, como se muestra en un informe (i) publicado en junio, los bancos multilaterales de desarrollo (entre los que figura el Grupo Banco Mundial) suministraron más de USD 28 000 millones (dólares estadounidenses) para financiar medidas referidas al cambio climático.

Con el fin de contribuir a generar confianza de cara a las deliberaciones internacionales sobre el cambio climático que se llevarán a cabo en París en diciembre, el Grupo Banco Mundial y otras importantes instituciones de financiamiento del desarrollo han dado un paso importante para implementar un seguimiento más preciso de los flujos de fondos (i) destinados a ayudar a los países a lidiar con los efectos del cambio climático. Este año, los bancos multilaterales de desarrollo y las entidades internacionales de financiamiento del desarrollo acordaron un conjunto de principios comunes para el seguimiento de los fondos asignados a iniciativas de mitigación y adaptación al cambio climático. Estos acuerdos allanan el camino para una mayor transparencia en los flujos de financiamiento y se espera que sirvan de base para lograr un compromiso más ambicioso en el encuentro de París.

El financiamiento total que se necesita para encarar una transición ordenada hacia economías en crecimiento, con capacidad de adaptación y bajo nivel de emisiones de carbono es del orden de los billones de dólares, no de miles de millones. Según la Agencia Internacional de la Energía, (PDF, en inglés) el mundo necesita disponer de USD 1 billón por año entre 2012 y 2050 para financiar la transición hacia un desarrollo con bajos niveles de emisiones.

El sector público por sí solo no puede proporcionar los recursos necesarios. Por ende, el sector privado desempeñará un papel fundamental.

El interés del Grupo Banco Mundial por el cambio climático se ha traducido en un importante volumen de fondos aportados en respaldo del desarrollo con bajo nivel de emisiones de carbono y con capacidad de adaptación, y en la movilización de considerables montos de financiamiento del sector privado. A continuación, se enumeran algunas de las actividades recientes más destacadas:

  • En 2005, la Corporación Financiera Internacional (IFC), el organismo del Grupo Banco Mundial dedicado al sector privado, comenzó a hacer el seguimiento de los componentes de sus inversiones y servicios de asesoría que reflejaban un planteamiento inteligente respecto del clima. Desde entonces, la entidad ha proporcionado cerca de USD 13 000 millones en financiamiento de largo plazo para proyectos de suministro de electricidad a partir de fuentes renovables, eficiencia energética, agricultura sostenible, edificios ecológicos y adaptación del sector privado al cambio climático.
  • En el ejercicio de 2015, el monto total de las inversiones de IFC vinculadas con el clima ascendió a USD 2300 millones, correspondientes a 103 proyectos en 31 países. Asimismo, movilizó USD 2200 millones de otros inversionistas (una cifra sin precedentes), lo que refleja el creciente reconocimiento de que la energía limpia, la eficiencia en el uso de los recursos y la adaptación al cambio climático son ámbitos que ofrecen oportunidades. Como resultado, se invirtieron USD 4500 millones a través de la participación directa de IFC.
  • Tan solo en el ejercicio de 2015, IFC invirtió USD 893 millones en energías renovables, de los cuales USD 234 millones se destinaron a proyectos de energía eólica y USD 367 millones, a la energía solar.

Por ejemplo:

  • IFC invirtió en Sunergise International Limited, empresa que provee tejados solares en la zona del Pacífico. Esta inversión permitirá a Sunergise ampliar las instalaciones de energía solar en la región del Pacífico, incluso en las Islas Salomón y Papua Nueva Guinea, donde las empresas, que actualmente carecen de un servicio eléctrico estable y confiable, podrán acceder a un suministro menos costoso y más ecológico sin el requisito de una inversión inicial.
  • En China, el financiamiento de IFC ayudó a China WindPower Group a construir la planta Xiehe, de 201 MW, en la provincia de Gansu. Se trata del primer proyecto eólico del país financiado enteramente a través de préstamos sindicados de un banco internacional.
  • Durante el ejercicio de 2015, el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) emitió garantías para proyectos con un planteamiento inteligente respecto del clima por un valor de USD 1000 millones.
  • El Banco Mundial -Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF)- e IFC se ubican entre las entidades que emiten más bonos verdes en el mundo.
  • En el ejercicio de 2015, el BIRF emitió 35 bonos verdes por un monto de USD 2300 millones, con lo que el total de bonos emitidos (desde 2008 hasta la fecha) ascendió a más de 100, con un valor aproximado de USD 8500 millones en 18 monedas.
  • Impacto de los bonos del BIRF: se espera que en México, un proyecto dirigido a mejorar la gestión forestal permita reducir la deforestación y la degradación forestal en 1,6 millones de hectáreas de bosque, una superficie mayor que la del estado de Connecticut, en Estados Unidos.
  • Impacto de los bonos del BIRF: en China, se estima que gracias a dos proyectos de eficiencia energética en la industria, se podrán reducir las emisiones de carbono en un volumen equivalente al que se lograría si se quitaran de circulación 2,7 millones de automóviles al año, según una fórmula utilizada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.
  • En el ejercicio de 2015, IFC emitió 18 bonos verdes por un monto acumulado de USD 352 millones, con lo que el valor de todos los bonos de este tipo emitidos por la Corporación se elevó a USD 3800 millones.
  • En Honduras, los fondos ayudaron a financiar tres plantas de energía solar, con las que se busca demostrar la viabilidad y la rentabilidad del uso de este tipo de energía en gran escala en el país, contribuir a la reducción de las costosas importaciones de fueloil, reducir el costo promedio de generación de electricidad e incrementar la competitividad en el sector eléctrico.

Para adaptarse a un mundo con una temperatura 2 °C más alta, los países necesitarán entre USD 75 000 millones y USD 100 000 millones anuales durante los próximos 40 años, (i) que les permitirán generar capacidad de adaptación ante esos cambios; asimismo, se espera que los costos de mitigación se ubiquen entre los USD 140 000 millones y los USD 175 000 millones al año para 2030. (i)

Última actualización: Oct 23, 2015

El Grupo Banco Mundial ha redoblado sus esfuerzos por respaldar inversiones con un planteamiento inteligente respecto del clima. Con ese objetivo, otorga, multiplica y moviliza financiamiento a través de una serie de instrumentos con los que se abordan las deficiencias, los riesgos y las dificultades para ayudar a sus clientes a mitigar el cambio climático y lograr un desarrollo con capacidad de adaptación.

Los fondos de inversión en el clima (CIF), (i) dotados de USD $8000 millones, han tenido un éxito notable. Estos mecanismos están diseñados para proporcionar financiamiento en gran escala a través de los bancos multilaterales de desarrollo, con el fin de dar inicio a un cambio transformador hacia un desarrollo con bajos niveles de emisiones de carbono y con capacidad de adaptación al cambio climático. Los CIF movilizan aproximadamente USD 57 000 millones en favor del desarrollo con capacidad de adaptación al cambio climático y bajas emisiones de carbono en 63 países. Cada dólar aportado por los CIF moviliza USD 8 de otras fuentes.

  • Los CIF ayudan a impulsar las inversiones internacionales en energía solar concentrada: el proyecto de siete parques solares en Jordania promoverá el uso de la energía renovable en el país y transformará su sector energético, que ya no dependerá de los costosos combustibles fósiles importados. Se trata de la iniciativa de energía solar de mayor envergadura del sector privado en toda la región de Oriente Medio y Norte de África.
  • En lo que concierne a la energía solar concentrada, se espera que las asignaciones de los CIF contribuyan a generar más de una cuarta parte de la capacidad instalada actualmente en todo el mundo. En Tailandia, el financiamiento de los CIF y de IFC ayudó a transformar el mercado de la energía solar.
  • En Marruecos, los CIF respaldan la construcción en etapas de la planta de energía solar concentrada Noor. Con esta obra, se espera reducir las emisiones de carbono en 760 000 toneladas al año y suministrar electricidad a 1,1 millones de personas para 2018. El financiamiento de bajo costo proporcionado por los CIF contribuyó a reducir en un 25 % el costo de la producción de electricidad, y permitirá eliminar el subsidio gubernamental al suministro eléctrico.
  • Los CIF trabajan también para derribar los obstáculos que impiden la expansión de la energía geotérmica ayudando a ampliar los mercados en países como Kenya, Indonesia y México, y respaldando varios de los primeros proyectos de energía geotérmica de gran escala en Etiopía, Tanzanía, Dominica, Chile y Armenia.
  • Se espera que las asignaciones de los CIF contribuyan a incrementar la capacidad de generación en 3,5 GW, esto es, más de la cuarta parte de la capacidad geotérmica mundial actual. Etiopía, por ejemplo, trabaja para desplegar su potencial de energía geotérmica, estimado en 5000 MW. Con el apoyo de los CIF, el país ha comenzado a formular una estrategia para el desarrollo de la energía geotérmica y a invertir en la ampliación del campo de vapor de Aluto Langano, con el fin de demostrar la viabilidad técnica y comercial de su sector geotérmico, reducir la percepción del riesgo y movilizar un mayor volumen de financiamiento en el futuro.

El Banco Mundial también trabaja activamente para canalizar fondos a sus clientes a través del área focal referida al cambio climático del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). Hasta la fecha, se han invertido de esta forma casi USD 2000 millones, y la reciente programación de los fondos refleja la adopción de un enfoque integrado para abordar el cambio climático.

El ciclo actual (decimoséptimo) de reposición de los recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) prevé un mayor número de inversiones centradas en el cambio climático, lo que muestra que el fondo más importante de ayuda a los países más pobres ha incorporado en sus operaciones la preocupación por el clima.

  • La AIF desempeña una función catalizadora en la movilización de recursos de otras fuentes, por ejemplo, del Programa para la Resiliencia de la Zona del Pacífico (PREP), con el que se brinda apoyo a diversos países y organizaciones regionales para ayudarlos a hacer frente al cambio climático y gestionar los riesgos de desastre. El PREP busca mejorar los sistemas de alerta temprana de múltiples riesgos, generar inversiones que contemplen la capacidad de adaptación y reducir los riesgos mediante inversiones en infraestructura pública y protección financiera para los países que forman parte del programa: Samoa, Tonga, la República de las Islas Marshall y Vanuatu.

En su calidad de administrador fiduciario del Fondo de Adaptación, el Banco Mundial vende reducciones certificadas de emisiones con el objetivo de incrementar el financiamiento disponible para proyectos de adaptación.

En los proyectos de alto impacto, IFC puede hacer llegar el financiamiento en condiciones concesionarias aportado por el FMAM, los CIF y Gobiernos como el de Canadá, junto con sus propios fondos. En el ejercicio de 2015, el equipo de financiamiento combinado para actividades relacionadas con el clima comprometió USD 75 millones en fondos en condiciones concesionarias para siete proyectos con un planteamiento inteligente respecto del clima, junto con USD 150 millones de IFC para proyectos por un valor de más de USD 650 millones.

Más de la mitad del total de compromisos se destinó a países prestatarios de la AIF. Asimismo, en el ejercicio de 2015, IFC proporcionó USD 7,2 millones en financiamiento combinado para siete proyectos de asesoría.

El Fondo Catalizador sobre el Clima de IFC, administrado por IFC Asset Management Company, ha recaudado más de USD 418 millones entre inversionistas institucionales y fondos soberanos interesados en las iniciativas que promueven el crecimiento no contaminante [1].

IFC también canaliza inversiones a través de intermediarios, como bancos comerciales, con las que se respaldan líneas de crédito para iniciativas vinculadas con el clima y financiamiento para el comercio dirigido a pequeñas y medianas empresas. Desde 1997, el Grupo de Instituciones Financieras (FIG, por sus siglas en inglés) de IFC ha brindado apoyo a 125 asociados financieros mediante 135 proyectos sobre sostenibilidad y clima en 35 países, a través de los que aportó USD 3800 millones [2].

En julio de 2015, en lo que constituyó un importante hito, se puso en marcha por primera vez el Mecanismo Piloto de Subasta, (i) a través del cual se remataron por internet garantías de precio para los créditos de carbono entre empresas que reducen sus emisiones de metano. En la subasta participaron 28 compañías, 12 de las cuales resultaron ganadoras al cabo de 11 rondas, con un precio de adjudicación de USD 2,40 por reducción certificada de emisiones. La subasta permitirá recaudar USD 2,6 millones y asignará 8,8 millones de toneladas en opciones de compra.

Ampliar el alcance de los mercados del carbono

Hace más de 10 años, el Banco Mundial creó el primer fondo del carbono del mundo con el fin de respaldar las metas del Protocolo de Kyoto y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Hasta el momento, se han recaudado USD 4360 millones a través de 18 iniciativas y fondos del carbono, con los que se respaldan 145 proyectos activos en más de 75 países clientes. (i) Estos proyectos han permitido reducir hasta la fecha el equivalente a 196 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Actualmente, el Banco Mundial y sus asociados están desarrollando un nuevo conjunto de iniciativas, mecanismos y fondos (i) con el fin de contribuir a preparar la próxima generación de mecanismos de financiamiento del carbono.

Poner los mercados de capitales a trabajar

En vista de que se prevé que aumenten la intensidad de los desastres naturales y los daños que estos provocan, el Banco Mundial ofrece a los países una serie de productos de financiamiento y servicios (PDF, en inglés) de asesoría vinculados con el riesgo de catástrofes, como parte de sus estrategias más amplias de gestión del riesgo de desastres. Entre estos, se incluye el financiamiento del riesgo soberano, (i) una forma de apoyo presupuestario directo que ofrece diversos niveles de protección contra el cambio climático, como los productos de cobertura contra fenómenos meteorológicos, (PDF, en inglés) el financiamiento contingente (i) y los bonos de protección frente a catástrofes. (i) Asimismo, se ofrecen servicios de asesoría (i) para facilitar el desarrollo de los mercados de seguros y el acceso al mercado de reaseguros, y se brinda asistencia técnica para los seguros agrícolas.

Apoyándose en su labor con los mercados financieros, el Grupo Banco Mundial ha generado mayor interés en las cuestiones relativas al cambio climático mediante la creación de los bonos verdes. (i) Con estos bonos se respaldan proyectos vinculados con el clima, como los que buscan incrementar la eficiencia energética y desarrollar energías renovables. La Tesorería del Banco Mundial (i) ha emitido más de 100 bonos verdes en 18 monedas por un valor cercano a los USD 8500 millones, mientras que la de IFC (PDF, en inglés) ha emitido títulos por USD 3800 millones, entre los que se incluyen dos ofertas emblemáticas por USD 1000 millones en 2013.

Generar efectos multiplicadores en el sector privado

El uso de las garantías del Grupo Banco Mundial que ayudan a respaldar las inversiones con un planteamiento inteligente respecto del clima y movilizan el capital privado hacia países y sectores percibidos como de alto riesgo ha crecido con gran rapidez. IFC y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), (PDF, en inglés) entidad que integra el Grupo Banco Mundial, trabajan junto con diversas instituciones para fortalecer los mercados financieros y de capitales y llegar a clientes más pequeños.

Mejorar la preparación para facilitar el acceso e incrementar el impacto

Para maximizar el impacto del financiamiento de las iniciativas vinculadas con el clima, el Banco Mundial ha procurado también mejorar la preparación de los países para este tipo de financiamiento. Esto ha incluido actividades dirigidas a establecer una amplia plataforma normativa e institucional, por ejemplo, a través de operaciones de financiamiento para políticas de desarrollo, como en Viet Nam, (i) y de los exámenes del gasto público vinculado con el cambio climático, como en Filipinas. (i)

[1] El fondo permite a los inversionistas acceder a la cartera de proyectos de inversión de IFC en determinados fondos especializados. AMC es una empresa subsidiaria de la que IFC es única propietaria y que moviliza y administra capitales para realizar inversiones en países en desarrollo y en mercados de frontera.http://ifcext.ifc.org/ifcext/pressroom/IFCPressRoom.nsf/0/0F16BCACFBC6D5C985257D090067EB45. (i)

[2] El financiamiento agregado de los bancos comerciales puede llegar a numerosos prestatarios finales e influir de manera directa en la adopción de nuevos procesos y tecnologías que tengan en cuenta el clima. Los bancos comerciales también pueden llegar a muchas más pequeñas y medianas empresas que IFC.

 

Última actualización: Oct 23, 2015

Ejemplos de cada instrumento

Financiamiento del carbono: (i) desde el año 2000, se han recaudado USD 4360 millones a través de las 18 iniciativas y fondos del carbono del Banco Mundial.

Entre estos, se incluyen los siguientes:

  • Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF): (i) con inversiones por un total de USD 750 millones se han financiado actividades de preparación para la iniciativa de REDD+ en 44 países y se han puesto en marcha de manera experimental los pagos basados en resultados para las reducciones de emisiones derivadas de programas de REDD+ de gran escala.
  • Tramos 1 y 2 del Fondo del Biocarbono: (i) este fondo ha comprometido un total de USD 90 millones en inversiones (pagos por reducciones de emisiones) desde 2004.
  • Asociación para la Preparación del Mercado (PMR): (i) trece países donantes han prometido USD 127 millones a la PMR, una iniciativa que respalda el fortalecimiento de la capacidad para la fijación de precios al carbono en 18 países. En el ejercicio de 2015, el Grupo Banco Mundial incrementó aún más el alcance de la preparación del sector privado para la fijación de precios del carbono mediante el trabajo de la PMR con empresas como Royal Dutch Shell, Rio Tinto y Pacific Gas and Electric (PG&E). Esta iniciativa tuvo como meta conocer las experiencias de las compañías líderes respecto de su preparación y su funcionamiento en el marco de políticas de fijación de precios al carbono, e intercambiar enseñanzas y mejores prácticas con otras entidades.
  • Mecanismo Piloto de Subasta: (i) este innovador fondo conjunto del Banco Mundial e IFC, dotado de USD 50 millones y dirigido a mitigar el cambio climático, utiliza las subastas para garantizar el precio de futuros créditos de carbono generados por empresas privadas que reducen sus emisiones de metano. El fondo cuenta ya con USD 50 millones en contribuciones de donantes, y tiene como objetivo llegar a los USD 100 millones.
  • En el ejercicio de 2015, a través de la iniciativa denominada Mercados de Carbono en Red (i) del Grupo Banco Mundial, se inició un debate internacional sobre los servicios y las instituciones que se necesitarán después de 2020 para generar un mercado internacional del carbono integrado.
  • Los fondos de inversión en el clima (CIF) (i) cuentan con recursos por más de USD 8000 millones, con los que se espera movilizar cerca de USD 57 000 millones para proyectos en 63 países. En 2014, los órganos rectores de los CIF acordaron por unanimidad ampliar el mandato de estos fondos, extender su financiamiento y sus actividades de 48 países a 63 países y reducir los déficits de financiamiento de las operaciones en curso. Con este acuerdo se reconoce la necesidad de mantener la diversidad en las opciones de financiamiento, su complementariedad y la coherencia de los CIF con otras fuentes de financiamiento.

Gracias a la disponibilidad de nuevos recursos, se podrá ampliar el Programa de Inversión Forestal, el Programa Piloto sobre la Capacidad de Adaptación al Cambio Climático y el Programa para el Aumento del Aprovechamiento de Fuentes Renovables de Energía en los Países de Ingreso Bajo, y se podrá también subsanar la falta de financiamiento del Fondo para una Tecnología Limpia.

  • La Tesorería del Banco Mundial (i) monetiza las reducciones certificadas de emisiones (RCE) para el Fondo de Adaptación de las Naciones Unidas; hasta el momento, lleva vendidos cerca de 24,5 millones de RCE, con los que se han recaudado USD 194,5 millones para financiar proyectos de adaptación en países en desarrollo (hasta el 31 de agosto de 2015).
  • El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) (PDF, en inglés) emitió en el ejercicio de 2015 garantías por valor de USD 1000 millones en respaldo de 12 proyectos que abordan la eficiencia energética y el cambio climático.
  • IFC Asset Management Company ha reunido más de USD 347 millones entre inversionistas institucionales a través del Fondo Catalizador sobre el Clima.
  • Cabe destacar asimismo la labor referida al Mercado de Emisiones de China. IFC trabajó junto con los responsables de formular políticas en el país para respaldar el desarrollo del mercado del carbono en China. Para ello, estuvo en contacto con los responsables de diversas experiencias piloto locales de bajas emisiones de carbono, mecanismos de intercambio de emisiones y bancos, y diseñó nuevos productos para superar las barreras que obstaculizan el comercio del carbono, mejorar la liquidez y brindar herramientas de gestión del riesgo.
  • En el ejercicio de 2015, el Grupo Banco Mundial creó la Coalición de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono, (i) sobre la base del apoyo recibido el año pasado durante la Cumbre sobre el Clima. Esta alianza, conformada por más de 75 dirigentes de Gobiernos, empresas y la sociedad civil, impulsa el desarrollo de políticas de fijación de precios al carbono mediante el diálogo de alto nivel entre miembros del sector público y el privado, el intercambio de conocimientos y los análisis técnicos específicos.

 

Última actualización: Oct 23, 2015





GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »