RESEÑA

Información básica: Respuesta del Grupo Banco Mundial a la crisis de ébola

2 de febrero de 2016

Image

 

 

© Dominic Chavez / World Bank


El 14 de enero de 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el fin del último brote de ébola en Liberia, lo cual constituyó la primera vez desde el inicio de la epidemia en que Guinea, Liberia y Sierra Leona no habían dado cuenta de casos de la enfermedad en un periodo de por lo menos 42 días. Sin embargo, ese mismo día la OMS confirmó un nuevo caso de ébola en Sierra Leona, una mujer que había fallecido hacía dos días. La epidemia de ébola en África occidental no ha terminado aún, pero su fin está cerca. El mundo debe mantenerse atento y concentrado en que no haya ningún caso a través de todos los países afectados, particularmente con la amenaza de brotes de la enfermedad, mientras ayuda a estos tres países a recuperarse y restablecer sus economías y sistemas de salud.

El Banco continúa trabajando estrechamente con los países afectados, las Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS), y asociados de organismos bilaterales, la sociedad civil y del sector privado para apoyar las medidas de respuesta y de recuperación. Estas incluyen restaurar los servicios básicos de salud; ayudar a los países para que todos los niños retornen a la escuela, los agricultores vuelvan a plantar en sus campos y las empresas vuelvan a funcionar, y que los inversionistas regresen a los países. Además, está dando respaldo a los países para que puedan reactivar sus economías, fortalecer sus sistemas de salud, y reconstruir mejor que antes.

Las principales prioridades de la asistencia del Grupo Banco Mundial son crear una fuerza laboral sólida compuesta por trabajadores capacitados adecuadamente en los tres países (Guinea, Liberia y Sierra Leona); establecer sistemas de salud resilientes que puedan prestar servicios esenciales y de calidad, incluso en las zonas más apartadas; mejorar la vigilancia de las enfermedades, y detectar, tratar y frenar rápidamente los futuros brotes epidémicos.

El principal costo de este brote trágico es la pérdida de vidas humanas y los sufrimientos que ocasiona, pero la crisis también ha echado por tierra avances en materia de desarrollo logrados con tanto esfuerzo en los países afectados, y agravará la ya persistente pobreza. El 17 de abril de 2015, el Grupo Banco Mundial publicó un análisis sobre el impacto económico que muestra que la crisis de ébola continúa paralizando las economías de Guinea, Liberia y Sierra Leona, aunque las tasas de transmisión muestran signos de desaceleración significativos. El Grupo Banco Mundial estima que estos tres países perderán al menos US 2200 millones en crecimiento económico paralizado en 2015 como consecuencia de la epidemia.

Otros estudios recientes concluyeron que los impactos sociales y económicos del ébola en Liberia y Sierra Leona se han traducido en pérdidas de empleos, disminución de las cosechas e inseguridad alimentaria; aunque el uso de los servicios públicos parece estar mejorando.

Para garantizar que el mundo esté mejor preparado y pueda responder mucho más rápido frente a futuros brotes epidémicos, el Grupo Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud y otros asociados están formulando un plan para un nuevo mecanismo de emergencia para casos de pandemia (i) que permitiría asignar recursos de manera expedita cuando ocurran dichos brotes.

El Grupo Banco Mundial también ha establecido un Fondo Fiduciario para la Recuperación y Reconstrucción frente a la Crisis de Ébola de modo de abordar el urgente y cada vez mayor impacto social y económico de la crisis en la región.

Situación actual

Hasta el 1 de diciembre de 2015, el Grupo Banco Mundial ha movilizado alrededor de US 1620 millones en financiamiento para los esfuerzos de respuesta y recuperación destinados a apoyar a los países más afectados por el ébola. Esto incluye US 260 millones para Guinea; US 385 millones para Liberia, y US 318 millones para Sierra Leona. Del monto total de US 1620 millones, US 1170 millones provienen de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) —el fondo del Grupo Banco Mundial para los países más pobres— y al menos US 450 millones de la Corporación Financiera Internacional (IFC), un organismo miembro del Grupo Banco Mundial, para facilitar el comercio, las inversiones y el empleo en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

Un compromiso inicial de US 518 millones de la AIF está ayudando a proporcionar a Guinea, Liberia y Sierra Leona tratamiento y atención médica, a contener y evitar la propagación de infecciones, a dar apoyo a las comunidades para que puedan hacer frente a las repercusiones económicas de la crisis, y a mejorar los sistemas de salud pública. Esto incluye:

  • Financiar suministros y medicamentos esenciales; equipos de protección personal y materiales para el control y la prevención de infecciones; capacitación para los trabajadores de la salud; pagos por condiciones de trabajo peligrosas y prestaciones por defunción para los trabajadores de la salud y voluntarios en la crisis de ébola; búsqueda de contactos; vehículos; equipos para la gestión de datos; campañas educativas puerta a puerta sobre salud pública y, en Liberia, asistencia psicosocial para quienes han sido afectados por el ébola.
  • Dar apoyo al aumento de trabajadores de la salud extranjeros en los tres países.
  • Entregar asistencia presupuestaria para ayudar a los Gobiernos de Guinea, Liberia y Sierra Leona a enfrentar los impactos del brote de ébola y financiamiento para ampliar los programas de redes de protección social en los tres países.

De los US 518 millones comprometidos inicialmente a través de la AIF, US 390 millones corresponden a nuevos recursos proporcionados en concepto de donaciones con cargo al Mecanismo de Respuesta a las Crisis de la AIF; US 110 millones provienen de fondos nacionales de la AIF y del Mecanismo de Respuesta a las Crisis para operaciones de financiamiento para políticas de desarrollo, y US 18 millones fueron reasignados de proyectos de salud en curso en los tres países afectados. Hasta el 1 de diciembre de 2015, US 460 millones, o el 89 % del monto de US 518 millones comprometido por la AIF, han sido desembolsados a los tres países y a los organismos asociados de la ONU.

De los al menos US 450 millones de financiamiento comercial entregado por IFC, que se destina a apoyar el comercio, las inversiones y el empleo en Guinea, Liberia y Sierra Leona, US 250 millones son para un programa de respuesta rápida, el cual está ayudando a garantizar la continuidad de las operaciones de las empresas y el suministro de bienes y servicios esenciales. Unos US 200 millones adicionales son para un programa de recuperación del ébola, que financiará proyectos de mediano y largo plazo después de la crisis. IFC también proporcionará servicios de asesoría a 800 pymes en cuestiones de salud, seguridad y medioambiente relacionadas con el ébola.

Última actualización: Feb 02, 2016