HIV y sida: Panorama general

Según los últimos datos disponibles sobre la epidemia, se estimó en 2013 que 35 millones de personas vivían con el VIH; 2,1 millones se habían infectado con el virus ese año, y 1,5 millones habían muerto producto de enfermedades asociadas con el mismo. Casi 70 % de todos los nuevos contagiados y más de dos tercios de todas las muertes relacionadas con el VIH en el mundo se produjeron en África al sur del Sahara. Aunque 13,6 millones de personas recibieron terapia antirretrovírica hasta junio de 2014, esta cifra representa solo menos del 40 % de todos los pacientes con VIH. Menos del 50 % de las personas que tiene VIH, sabe que ha contraído el virus. Sin una efectiva prevención, la cantidad de pacientes que necesitarán tratamiento llegará a ser insostenible. Además, menos de la mitad de las personas que vive con el VIH, sabe que está en esa condición. De modo que sin la existencia de programas de atención del VIH que encuentre, conecte y apoye de manera efectiva a los pacientes de VIH, el fin del sida será difícil de conseguir.

Última actualización: Ago 27, 2015

El Banco Mundial ayuda a definir la respuesta al VIH y el sida en el mundo y contribuye al logro de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM), cuyo plazo es 2015. Como copatrocinador de ONUSIDA, el Banco hace suya la visión de “Cero nuevas infecciones de VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida”, y aporta su experiencia intersectorial única en esta materia para formular programas de VIH eficientes, sostenibles e integrales, y que se centren en la implementación.

Además, ofrece a los países conocimientos y apoyo financiero y técnico especializado para la prevención efectiva de nuevas infecciones; el cuidado y el tratamiento de las personas con viven con VIH/sida; la disminución de las consecuencias sociales y económicas en las comunidades afectadas, y programas que abordan los factores estructurales y sociales subyacentes que aumentan la vulnerabilidad frente al VIH.

A solicitud de los Gobiernos nacionales (y como parte de las estrategias de alianza con los países formuladas conjuntamente con los propios interesados), el Banco entrega financiamiento (en forma de donaciones, créditos y préstamos) para programas de lucha contra el VIH y el sida, ya sea a través de proyectos independientes, o normalmente integrados en un financiamiento para el sector de la salud más amplio, mediante financiamiento basado en resultados para el fortalecimiento de los sistemas de salud  o recursos para proyectos que incluyen otros sectores sociales, infraestructura, transporte o desarrollo urbano. Desde 1989, el financiamiento del Banco Mundial destinado al VIH y al sida ha superado los US$5000 millones. Hasta el ejercicio de 2015, la cartera del Banco Mundial en esta área llega a US$2100 millones y comprende inversiones de asistencia y sensibles al tema del VIH. Estas abordan los objetivos directos en materia de VIH y los factores estructurales que crean y mantienen la vulnerabilidad al VIH.

El Banco Mundial también respalda a los países para que hagan “más con menos” a través de trabajo analítico y asistencia técnica viables con el fin de que estos mejoren la implementación, la eficiencia, la efectividad y la sostenibilidad de sus propias respuestas nacionales al problema del sida. El Banco apoya el trabajo analítico para ayudar a los países a maximizar sus asignaciones de los recursos e identificar en qué invertir: i) eficiencia en asignación de recursos; ii) estudios sobre eficacia; iii) estudios sobre financiamiento y sostenibilidad, y/o iv) mejoramiento de la eficiencia frente al VIH. El Banco asimismo apoya los esfuerzos para definir las mejores maneras de entregar los servicios y lograr los estándares de calidad y los niveles de cobertura previstos en los planes estratégicos nacionales. Además, trabaja con diversos actores para mejorar las evidencias relacionadas con la prevención del VIH y cuidado y participa en temas clave, como el fortalecimiento de los sistemas de salud y la cobertura universal de salud, y en sectores fundamentales como educación, transporte, energía e infraestructura.

Última actualización: Ago 27, 2015

A través de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo para los países más pobres, el Banco ha ayudado a salvar vidas y mejorar la salud de millones de personas en las naciones en desarrollo. Algunos ejemplos de los resultados del Banco Mundial logrados entre 2000 y 2014 son:

  • Entrega de paquetes básicos de salud, nutrición o servicios reproductivos a más de 117 millones de habitantes.
  • Atención prenatal a 194 millones de embarazadas durante una visita a un proveedor de salud.
  • Terapia antirretrovírica para 1,3 millones de adultos y niños.
  • Compra y/o distribución de 386 millones de preservativos para prevenir la propagación del VIH y las enfermedades de transmisión sexual (ETS) así como evitar los embarazos no deseados.
  • Capacitación de 2,6 millones de trabajadores de la salud para mejorar la calidad de los servicios.

 

Además, durante el curso de la epidemia, el Banco Mundial ha dado a conocer los siguientes resultados:

  • El Programa Multinacional de Lucha contra el Sida (MAP, por sus siglas en inglés) fue la primera multimillonaria iniciativa contra el mal. Esta ayudó a transformar la respuesta a la enfermedad en un esfuerzo de miles de millones de dólares.
  • El Banco Mundial ha financiado alrededor de 50 000 organizaciones comunitarias que luchan contra el sida en más de 50 países.
  • Ha respaldado las medidas adoptadas por 125 naciones destinadas a comprender mejor la epidemia del sida y mejorar la ejecución y la sostenibilidad de sus programas de lucha contra el VIH y la efectividad de las asignaciones de recursos. Además, ha ayudado a 100 países a fortalecer sus planes estratégicos nacionales sobre el sida.

 

Los resultados nacionales y regionales en la lucha contra el VIH y el sida incluyen:

  • En Rwanda, con el respaldo del Banco, la entrega de servicios integrados que ofrecen incentivos para combatir el sida contribuyó a aumentar en 76 % el uso de los servicios de salud.
  • Un proyecto regional en el corredor de transporte de África occidental, apoyado por el banco Mundial, redujo las ETS en 22 %.
  • En India, el Programa Nacional de Lucha contra el Sida, respaldado por el Banco Mundial, ayudó a prevenir alrededor de 3,5 millones de los 5,5 millones de contagios proyectados para el país.

El Banco recopila continuamente conocimientos acerca de “qué funciona”, por ejemplo evaluando el impacto de los estímulos financieros a corto plazo en la incidencia del VIH y las ETS entre los jóvenes de Lesotho y mostrando que las transferencias en efectivo condicionadas pueden generar una reducción medible en la incidencia del virus.

 

Última actualización: Ago 27, 2015