Panorama general

  • La energía hidroeléctrica es la principal fuente de energía renovable en el mundo, representando una quinta parte de la electricidad a nivel mundial. Aprovechar el agua de manera responsable puede ayudar a suministrar electricidad a millones de personas, especialmente en África al sur del Sahara y Asia meridional, donde la falta de energía es más grave. Por ejemplo, África al sur del Sahara tiene un potencial hidroeléctrico sin explotar de 300 gigavatios, una cantidad suficiente para cuadruplicar la capacidad de generación total de la región que llega a 80 gigavatios.

    Un suministro de electricidad estable y asequible también es fundamental para poner fin a la pobreza extrema e impulsar el crecimiento económico.

    Si bien el desarrollo de la energía hidroeléctrica ofrece enormes oportunidades, también plantea desafíos y riesgos considerables que varían significativamente, según sea el tipo, la ubicación y la escala de los proyectos. Factores como el reasentamiento de las comunidades, la inundación de grandes superficies de tierras y los cambios importantes en los ecosistemas fluviales deben considerarse con atención, al tiempo que se mitigan los riesgos. El Grupo Banco Mundial se ha comprometido a ayudar a sus clientes a mejorar constantemente la forma en que abordan la energía hidroeléctrica, con el fin de gestionar mejor tales riesgos y compartir mejor los beneficios de este recurso renovable.

     

    Última actualización: Sep 15, 2015

  • La energía hidroeléctrica no es solo un recurso renovable de vital importancia. Para muchos países, se trata de la única fuente de energía renovable que tiene el potencial de aumentar el acceso a la electricidad para un gran número de habitantes.

    Cuando se diseñan de manera correcta, los proyectos hidroeléctricos pueden entregar beneficios que van mucho más allá de la seguridad hídrica y energética. A menudo, propician inversiones en caminos, infraestructura social, comunicaciones y capacitación en habilidades para apoyar el desarrollo económico local o regional. También pueden generar energía para operaciones industriales, manufactureras y comerciales, las que a su vez crean empleos.

    El Grupo Banco Mundial está firmemente comprometido con el desarrollo responsable de proyectos de energía hidroeléctrica de todos los tipos y tamaños –centrales de pasada, almacenamiento por bombeo y represas–, incluyendo proyectos de electrificación sin conexión a la red que satisfacen necesidades en zonas rurales descentralizadas.

    Sostenibilidad: los proyectos hidroeléctricos conllevan riesgos económicos, ambientales y sociales considerables, los cuales deben ser gestionados con mucho cuidado en todas las etapas. El Grupo Banco Mundial ha elaborado políticas de salvaguardia que muchos utilizan para abordar y reducir impactos sociales y ambientales potencialmente adversos. Además, ayuda a los Gobiernos clientes a fortalecer su capacidad de incorporar las dimensiones sociales y ambientales en los proyectos hidroeléctricos desde sus inicios. Esto incluye normalmente procesos de consultas, distribución de beneficios e inclusión de los pueblos indígenas.

    El Banco también apoya el Protocolo de Evaluación de la Sostenibilidad Hidroeléctrica, una herramienta mejorada que provee a los desarrolladores de proyectos de hidroelectricidad un marco útil e integral para hacer un seguimiento y establecer puntos de referencia del desempeño de sus iniciativas. Esta herramienta fue definida en conjunto por el sector privado, Gobiernos, organizaciones no gubernamentales y organismos multilaterales (entre ellos, el Grupo Banco Mundial). El Banco continuará interactuando con el foro que regula el Protocolo para promover el uso y mejorar dicha herramienta a lo largo del tiempo.

    Financiamiento: desde 2003, el financiamiento del Grupo Banco Mundial por un monto superior a US$9200 millones ha contribuido a la instalación o restablecimiento de 16 gigavatios de energía hidroeléctrica. El Banco cumple normalmente la función de “convocante”, atrayendo a otras fuentes de financiamiento. Durante los últimos cinco años, los recursos aportados por el Banco Mundial cubrieron alrededor de la mitad de los costos de los proyectos que financió (55 %), mientras que el saldo provino de otros actores, como los Gobiernos del país anfitrión (19 %), el sector privado (15 %) y otros bancos de desarrollo (10 %). El Banco Mundial solo apoya proyectos hidroeléctricos que son viables económicamente. En todos los proyectos, se evalúan atentamente los efectos y riesgos macroeconómicos y fiscales de las inversiones del Banco en la economía nacional del respectivo país.

     

     

     

    Última actualización: Abr 10, 2015

  • India: Proyecto Hidroeléctrico de Rampur

    El proyecto de construcción de la central de pasada de 412 megavatios de Rampur comenzó en diciembre de 2014. La iniciativa fue concebida como un paso importante para mejorar la confiabilidad de la Red Eléctrica del Norte de India gracias a la contribución de este tipo de energía renovable y con bajas emisiones de carbono. Mediante este proyecto, financiado con un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) de US$400 millones, se construyó la mencionada central hidroeléctrica de pasada que funciona en paralelo con la ya existente central de energía de Nathpa Jhakri. Una evaluación final de los impactos de la obra muestra mejoras en muchos indicadores sociales importantes, entre ellos aumentos en las tasas de alfabetización, viviendas permanentes y tamaño de las casas. Además, el 99 % de las familias afectadas por el proyecto informó un incremento real en sus activos y/o ingresos.

    Pakistán: Crédito y garantía de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) para el Proyecto Hidroeléctrico de Dasu

    Con una oferta de 2160 megavatios de energía hidroeléctrica, este proyecto mejorará el acceso de las comunidades locales de Pakistán a servicios socioeconómicos y aumentará la capacidad del servicio público de elaborar una cartera de proyectos hidroeléctricos. La iniciativa, aprobada en mayo de 2014, beneficiará a millones de consumidores del país aliviando la actual crisis energética, reduciendo los apagones constantes y bajando el costo de la distribución de energía. El proyecto consta de dos etapas, en cada una de las cuales la capacidad instalada total llega a 1080 megavatios. El costo total de la primera fase es de aproximadamente US$4200 millones.

    Rwanda, Tanzanía y Burundi: Proyecto Hidroeléctrico Regional de las Cataratas Rusumo

    Este proyecto por un monto de US$469 millones apunta a ayudar a los habitantes sin conexión a la red de la región nororiental de Tanzanía y a los clientes de los servicios eléctricos de Burundi y Rwanda, quienes se beneficiarán del aumento en la generación de electricidad. La iniciativa busca conseguir este fin facilitando la expansión de la capacidad de generación hidroeléctrica de 80 megavatios y la construcción de líneas de transmisión. También permitirá aumentar el intercambio de energía entre Rwanda, Tanzanía y Burundi. Se espera que la generación de energía prevista por el proyecto, con un costo estimado de US$0,062/kilovatios-hora, reducirá drásticamente los precios y ayudará a reemplazar las fuentes termoeléctricas de la región, cuyos elevados costes superan los US$0,25/kilovatios-hora.

    Última actualización: Mar 24, 2014


Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Christopher Neal
cneal@worldbank.org
Christopher Walsh
cwalsh@worldbank.org