Reseña

Thirsty Energy: Asegurar la provisión de energía en un mundo donde la disponibilidad de agua es limitada

29 de agosto de 2013

Interdependencia entre la energía y el agua. Vea la infografía.

El desafío de la energía y el agua

En casi todos los procesos de generación de energía se necesitan grandes volúmenes de agua: ya sea para producir energía hidroeléctrica, para enfriar y para otros fines en las centrales térmicas o para extraer y procesar combustibles. Al mismo tiempo, el sector hídrico requiere energía para extraer, tratar y transportar el agua. Tanto la energía como el agua se utilizan en la producción de cultivos, incluso de aquellos que se emplean para generar energía a través de los biocombustibles. El crecimiento demográfico y la rápida expansión de las economías generan demandas adicionales, mientras que diversas regiones del mundo muestran ya una importante escasez de agua y energía.

En la actualidad, más de 780 millones de personas no tienen agua potable y más de 1300 millones carecen de suministro eléctrico. Por otro lado, las estimaciones muestran que para 2035, el consumo mundial de energía se incrementará en un 35%, mientras que el consumo de agua del sector energético crecerá un 85%. El cambio climático generará desafíos aún mayores para la gestión del agua y la energía, pues aumentará la variabilidad hídrica y se producirán fenómenos meteorológicos más intensos, como inundaciones y sequías graves.

Esta interdependencia complica las posibles soluciones y constituye un argumento contundente para mejorar sin demoras la planificación integrada de los recursos hídricos y energéticos con el fin de evitar situaciones no deseadas en el futuro.

¿Limitará el agua nuestro futuro energético?

Si bien la crisis hídrica mundial todavía es una posibilidad del futuro, los problemas energéticos son un fenómeno del presente. La escasez de agua genera ya impactos negativos en el sector energético en muchos lugares del mundo. En Estados Unidos, varias plantas eléctricas se han visto afectadas por bajos volúmenes de agua o altas temperaturas. Recientemente en India una central térmica debió cerrar como consecuencia de la grave escasez de agua. Francia se ha visto obligada a reducir o frenar la producción de energía en diversas plantas nucleares debido a que durante las olas de calor las altas temperaturas del agua ponían en riesgo los procesos de enfriamiento. Las sequías recurrentes y prolongadas amenazan la capacidad hidroeléctrica de muchos países, como Sri Lanka, China y Brasil.

A pesar de estas circunstancias preocupantes, en la planificación y la producción de energía no suelen tenerse en cuenta las limitaciones actuales y futuras de la disponibilidad de agua. Los funcionarios que se ocupan de planificar y tomar decisiones en ambos sectores a menudo están mal informados sobre los factores que provocan estas dificultades, el modo de abordarlas y las ventajas de las diversas opciones técnicas, políticas, de administración y gestión. La ausencia de una planificación integrada entre estos dos sectores es insostenible desde el punto de vista económico.

¿Qué es la iniciativa Thirsty Energy?

Para respaldar los esfuerzos de los países por abordar de manera proactiva los desafíos que presenta la gestión de la energía y el agua, el Banco Mundial se ha embarcado en una iniciativa mundial denominada Thirsty Energy. Esta iniciativa tiene el objetivo de ayudar a los Gobiernos a prepararse para un futuro incierto y derribar los compartimientos estancos que impiden la planificación intersectorial. Tomando como punto de partida el sector de la energía, esta iniciativa permite cuantificar las ventajas relativas e identificar las sinergias de la administración de los recursos hídricos y energéticos.

La iniciativa Thirsty Energy pone de manifiesto la importancia de los enfoques de gestión combinada de la energía y el agua a través del trabajo basado en la demanda que se lleva adelante en varios países y que proporciona ejemplos de cómo las herramientas operacionales de base empírica para la gestión de los recursos pueden mejorar el desarrollo sostenible. Los conocimientos que se generen con estas actividades se difundirán más ampliamente a otros países que enfrentan desafíos similares.

La iniciativa Thirsty Energy permite adaptar los enfoques en función de los recursos disponibles, la experiencia en el uso de modelos y la realidad institucional y política del país. A fin de garantizar que los clientes hagan suya esta iniciativa y logren una planificación integrada, uno de los ejes radica en fortalecer la capacidad de las partes interesadas pertinentes, intensificar los esfuerzos ya en curso y profundizar los conocimientos. El desafío que representan la energía y el agua es demasiado grande para ser abordado por una sola organización. En vista de la función crucial que desempeña el sector privado en el ámbito de la energía y el agua, se ha creado un Grupo de Referencia del Sector Privado para intercambiar experiencias, brindar asesoramiento técnico y normativo e intensificar los esfuerzos de difusión.

¿Qué hace la iniciativa Thirsty Energy?

Genera mayor conciencia entre los funcionarios políticos, el sector privado y otras partes interesadas acerca de las necesidades hídricas de los proyectos energéticos, con el fin de reducir su vulnerabilidad a las limitaciones en la disponibilidad de agua.

Fortalece la capacidad de las partes interesadas de planificar y gestionar de manera integral los recursos energéticos e hídricos mejorando las herramientas y las soluciones técnicas disponibles para evaluar las consecuencias económicas, ambientales y sociales de las limitaciones hídricas en los planes de expansión de la producción de energía y electricidad.

Promueve la colaboración interdisciplinaria entre el sector energético y el hídrico y propicia el intercambio de conocimientos para ayudar a elaborar un marco de gestión integrada y garantizar su aplicación práctica.

Desarrolla enfoques e instrumentos técnicos innovadores, así como directrices y materiales orientados a las políticas, con el fin de ayudar a los países a desarrollar y gestionar sus recursos energéticos e hídricos de manera sostenible.

En Thirsty Energy, la primera publicación de esta iniciativa sobre energía y agua, se expone el nexo entre energía y agua, se analizan los volúmenes de agua que se necesitan para generar electricidad y se esbozan algunas de las posibles soluciones técnicas e institucionales para mejorar la gestión de dicho nexo.