Discapacidad: Panorama general

Unos 1000 millones de habitantes, o el 15 % de la población mundial, viven con algún tipo de discapacidad y la prevalencia es mayor en los países en desarrollo. Entre 110 millones y 190 millones de personas, o una quinta parte del total, presentan un nivel de discapacidad considerable.

Es más probable que las personas con discapacidad, en promedio como grupo, experimenten situaciones socioeconómicas adversas, tales como menor nivel de educación, peores condiciones de salud, alto desempleo y tasas más elevadas de pobreza.

El entorno económico, legislativo, físico y social de un país puede crear o mantener barreras que dificulten la participación de las personas con discapacidad en la vida económica, cívica y social. Entre estos obstáculos se encuentran: edificios inaccesibles, falta de medios de transporte, (i) menor acceso a las tecnologías de la información y comunicaciones, normas inadecuadas, bajos niveles de servicios y financiamiento insuficiente de los mismos, así como escasez de datos y estudios que fundamenten políticas eficaces, eficientes y basadas en pruebas.

La pobreza puede aumentar el riesgo de discapacidad a través de problemas como la malnutrición, el acceso inadecuado a educación (i) y salud, condiciones laborales inseguras, ambientes contaminados y la falta de acceso a agua potable y saneamiento. Por su parte, la discapacidad puede incrementar el riesgo de pobreza mediante factores como el desempleo y la falta de oportunidades educativas, menores salarios y costos de vida más elevados de las personas afectadas.

En el mundo, cada vez hay mayor conciencia respecto del tema. La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CPRD) (PDF) promueve la plena integración de ellas en la sociedad. Este documento se refiere específicamente a la importancia que tiene el desarrollo internacional en la defensa de los derechos de estas personas. Hasta la fecha, 165 países han firmado la Convención, la que puede tener fuerza de ley a nivel nacional. En los últimos años, una mayor cantidad de donantes bilaterales también ha desarrollado políticas sobre discapacidad que orientan sus esfuerzos en materia de asistencia internacional. De modo similar y en los países, se ha registrado un aumento de las disposiciones constitucionales y las leyes contra la discriminación de las personas con discapacidad.

En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (i) se establece claramente que la discapacidad no puede constituir un motivo o criterio para privar a las personas del acceso a los programas de desarrollo y el ejercicio de los derechos humanos. El marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluye siete metas que se refieren en forma explícita a las personas con discapacidad y otras seis que involucran a las personas en situaciones vulnerables, incluidas las personas con discapacidad. Los ODS abordan temas fundamentales para el desarrollo, como la educación, el empleo y el trabajo decente, la protección social, la resiliencia frente a los desastres y la mitigación de estos, el saneamiento, el transporte y la no discriminación, todas áreas importantes en las que trabaja el Banco Mundial.

 

Última actualización: Diciembre 02, 2016

La inclusión de las personas con discapacidad y la ampliación de la igualdad de oportunidades son aspectos centrales de la labor del Grupo Banco Mundial con el fin de construir comunidades sostenibles e inclusivas, en consonancia con sus objetivos de poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida.

El Banco Mundial incorpora el tema de la discapacidad en sus estudios analíticos, datos y políticas sobre buenas prácticas. En sus operaciones que abarcan diversos sectores también se incorporan cuestiones relacionadas con la discapacidad, como por ejemplo el aumento del acceso a instalaciones de infraestructura y servicios sociales, la rehabilitación, el desarrollo de habilidades, la creación de oportunidades económicas y el trabajo con organizaciones de personas con discapacidad. Se enfatiza en las personas más vulnerables, como las mujeres y los niños, y se apoyan las políticas y el desarrollo institucional.

Para fortalecer estos esfuerzos, el Grupo Banco Mundial nombró a una asesora en materia de discapacidad (i) en diciembre de 2014, y en la actualidad prepara un nuevo marco de rendición de cuentas respecto de la inclusión y la discapacidad para integrar este último tema en todos sus proyectos y prácticas. Las prioridades incluyen:

  • Fortalecer las competencias del personal para ampliar las intervenciones e identificar puntos de entrada adicionales en los proyectos y programas.
  • Abordar las cuestiones sobre la discapacidad en los procesos comerciales y la preparación de notas de orientación.

El nuevo Marco Ambiental y Social contiene una disposición estricta que garantiza la protección y la inclusión de los intereses de las personas con discapacidad, exigiendo que el prestatario considere específicamente el tema en todas sus evaluaciones sociales. Organizaciones de personas con discapacidad y expertos en inclusión participaron en forma activa en las consultas sobre la reforma de las salvaguardias. El nuevo marco se refiere directamente a la importancia de defender los intereses de las personas con discapacidad y protegerlas de condiciones laborales inseguras. Además, insta a los prestatarios a tomar medidas razonables para adecuar los lugares de trabajo e incluir a los trabajadores con discapacidad, así como también a entregar toda la información en formatos accesibles. El nuevo Marco Ambiental y Social también solicita a los prestatarios que lleven a cabo procesos de consultas significativos con partes interesadas para conocer sus puntos de vista sobre los riesgos y los impactos de los proyectos, y las medidas de mitigación. Además, el Banco Mundial publicó una directriz sobre cómo abordar los riesgos y los impactos de los proyectos sobre grupos desfavorecidos y vulnerables, (i) en la que también se menciona la inclusión de las personas con discapacidad.

Las asociaciones cumplen una función vital a nivel estratégico mediante el desarrollo de marcos normativos e institucionales. Y también a nivel de los proyectos a través de la implementación conjunta de iniciativas con la sociedad civil, las personas con discapacidad y las organizaciones comunitarias para promover la inclusión de dichas personas.

Última actualización: Diciembre 02, 2016

Estudios, datos y políticas sobre buenas prácticas:

Trabajo en los países:

  • En Bangladesh, el Proyecto sobre discapacidad y niños en riesgo apoyó la ampliación de la red de servicios para niños en situación de riesgo (incluidos niños con discapacidad) en concordancia con el marco jurídico y normativo de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, fortaleciendo al mismo tiempo la capacidad de las instituciones responsables del diseño y la supervisión de programas de protección infantil.
  • En Burundi y Rwanda, el Proyecto de emergencia para la desmovilización y la reintegración durante el periodo de transición y el Proyecto de emergencia para la desmovilización, reinserción y reintegración entregaron apoyo específico a grupos vulnerables, entre ellos niños que tenían vínculos con las fuerzas armadas, y excombatientes con discapacidades. Los proyectos proporcionaron una vivienda a varios de estos antiguos combatientes y actividades de capacitación para mejorar su independencia y salud en general.
  • En Egipto, el Proyecto de rehabilitación de la terminal 2 del Aeropuerto de El Cairo mejoró la accesibilidad mediante medidas que se incluyeron en el diseño final del proyecto. En la actualidad, el nuevo aeropuerto es adecuado para las personas con discapacidad.
  • En India, diversos sectores han tenido una participación activa. Por ejemplo, el Proyecto sobre medios de subsistencia de las zonas rurales de Rajastán y el Proyecto sobre medios de subsistencia de la zonas rurales del noreste de India (NERLP, por sus siglas en inglés) mejoraron las oportunidades económicas de las poblaciones rurales y los grupos más vulnerables, entre ellas las personas con discapacidad física, a través de grupos de autoayuda. La iniciativa para la capacitación de maestros en educación inclusiva se centró en los niños con discapacidad, incluidos aquellos con problemas de aprendizaje, en tanto que el Proyecto de reducción de la pobreza y empoderamiento en Tamil Nadu  se concentró en proveer servicios a personas con discapacidad intelectual y del desarrollo.
  • En Indonesia, el proyecto PNPM Peduli colabora con las organizaciones de la sociedad civil para llegar a grupos marginados, y actualmente incluye un componente sobre discapacidad que se centra en el fortalecimiento de la capacidad y el financiamiento mediante donaciones para organizaciones de personas con discapacidad.
  • En Iraq, el Proyecto de emergencia para abordar la discapacidad apoyó la prestación de servicios de rehabilitación y entrega de prótesis a personas con discapacidad.
  • En la República Kirguisa, el Banco entregó asistencia para la creación de servicios de infraestructura comunitarios (incluidos consultorios y escuelas) en que se puso especial atención a la accesibilidad para las personas con discapacidad.
  • Como parte de un préstamo para políticas de desarrollo, el Banco ayudó al Gobierno de Marruecos a formular un plan de acción sobre accesibilidad y transporte urbano con especial énfasis en la identificación de intervenciones prioritarias en las principales ciudades, y a revisar el código de construcción con el fin de promover la accesibilidad. Se realizó un taller a nivel nacional dirigido a los encargados de formular políticas y tomar decisiones en los ministerios. Las recomendaciones del plan nacional se incorporan en los proyectos e intervenciones en el sector del transporte.
  • En Nepal, el Proyecto de mejoramiento de la capacitación y formación profesional se centró en fortalecer la educación técnica dirigida a grupos desfavorecidos, incluidas las personas con discapacidad. Una de las actividades consistió en una capacitación breve para jóvenes de entre 16 y 40 años de edad. Aunque el proyecto reembolsó entre el 60 % y el 80 % del costo de la capacitación acordada, en el caso de las personas con discapacidad se financió el 100 % de dicho costo.
  • En Bangladesh, Bosnia y Herzegovina, Granada, Líbano y Marruecos se están implementando otros proyectos que abordan las cuestiones de la discapacidad mediante actividades para fomentar la inclusión social.

El Fondo especial para la formulación de políticas y el perfeccionamiento de los recursos humanos (PHRD) del Gobierno de Japón (i) ha aportado también un total de USD 23 millones en financiamiento para esfuerzos dirigidos a incorporar el tema de la discapacidad en los proyectos del Banco Mundial en todo el mundo. A continuación, se presentan algunos ejemplos:

  • En Jamaica, se apoyó el mejoramiento de servicios y oportunidades de empleo para personas con algún tipo de discapacidad.
  • En Perú, un proyecto se centró en incorporar el diseño inclusivo y la movilidad universal en Lima.
  • En Rumania, la atención se puso en mejorar la formulación de políticas y el marco institucional que aborda la situación de las personas con discapacidad.
  • En Moldova, un proyecto respaldó el mejoramiento en el acceso a la educación para niños con discapacidad.

Asociados

  • El Banco Mundial y la Fundación ONCE acordaron recientemente promover de manera conjunta el desarrollo social y económico de las personas con discapacidad a través de oportunidades de educación, empleo, desarrollo de habilidades y capacitación, así como iniciativas relacionadas con el diseño universal y la accesibilidad para todos.
  • El Banco Mundial firmó un acuerdo con la Fundación Nipona (i) para colaborar en actividades relacionadas con la discapacidad, incluida la creación de oportunidades de empleo para personas con discapacidad, el fomento de la inclusión a través del uso de las TIC, y el intercambio activo de conocimientos técnicos sobre el desarrollo que tenga en cuenta la discapacidad.
  • El Banco Mundial y Leonard Cheshire Disability (i) colaboran en varias iniciativas de empleo y educación inclusiva, mediante investigaciones conjuntas y planes de fortalecimiento de capacidad, y sobre la base de modelos exitosos.
  • En su calidad de miembro del Grupo de Apoyo Interinstitucional (IASG) para la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (i) de las Naciones Unidas, el Banco Mundial firmó un memorando de entendimiento con Leonard Cheshire Disability para llevar a cabo actividades dirigidas a personas con discapacidad y ponerlas en el centro del desarrollo social y económico y contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La colaboración se centrará en dar oportunidades de empleo a personas con discapacidad y promover el crecimiento económico inclusivo, la educación inclusiva y el fortalecimiento de la capacidad de las partes interesadas.
  • El Banco Mundial actúa como un observador para promover la integración de la CRPD en la labor de los organismos de la ONU. También participó activamente en la novena Conferencia de los Estados Partes de la CRPD (i) en Nueva York, y en la organización de un foro público sobre la formulación y la implementación de un marco de reducción del riesgo de desastres que considere el tema de la discapacidad, (i) realizado en Sendai, Japón.

Última actualización: Diciembre 02, 2016

  • El Banco Mundial y la Fundación ONCE acordaron recientemente promover de manera conjunta el desarrollo social y económico de las personas con discapacidad a través de oportunidades de educación, empleo, desarrollo de habilidades y capacitación, así como iniciativas relacionadas con el diseño universal y la accesibilidad para todos.
  • El Banco Mundial firmó un acuerdo con la Fundación Nipona (i) para colaborar en actividades relacionadas con la discapacidad, incluida la creación de oportunidades de empleo para personas con discapacidad, el fomento de la inclusión a través del uso de las TIC, y el intercambio activo de conocimientos técnicos sobre el desarrollo que tenga en cuenta la discapacidad.
  • El Banco Mundial y Leonard Cheshire Disability (i) colaboran en varias iniciativas de empleo y educación inclusiva, mediante investigaciones conjuntas y planes de fortalecimiento de capacidad, y sobre la base de modelos exitosos.
  • En su calidad de miembro del Grupo de Apoyo Interinstitucional (IASG) para la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (i) de las Naciones Unidas, el Banco Mundial firmó un memorando de entendimiento con Leonard Cheshire Disability para llevar a cabo actividades dirigidas a personas con discapacidad y ponerlas en el centro del desarrollo social y económico y contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La colaboración se centrará en dar oportunidades de empleo a personas con discapacidad y promover el crecimiento económico inclusivo, la educación inclusiva y el fortalecimiento de la capacidad de las partes interesadas.
  • El Banco Mundial actúa como un observador para promover la integración de la CRPD en la labor de los organismos de la ONU. También participó activamente en la novena Conferencia de los Estados Partes de la CRPD (i) en Nueva York, y en la organización de un foro público sobre la formulación y la implementación de un marco de reducción del riesgo de desastres que considere el tema de la discapacidad, (i) realizado en Sendai, Japón.

Última actualización: Diciembre 02, 2016