Contactos en la oficina del país
Washington, D.C.

Karolina Ordon
kordon@worldbank.org

Esta página en:

Pueblos indígenas: Panorama general

Hay alrededor de 300 millones de indígenas en el mundo. Si bien constituyen aproximadamente el 4,5% de la población mundial, representan cerca del 10% de los pobres. Casi 80% de ellos vive en Asia.

Los aborígenes son comunidades únicas: la tierra en la que viven y los recursos naturales de los que dependen están inextricablemente ligados a su identidad y cultura.

Para mejorar su situación será necesario tanto un crecimiento económico sostenible y generalizado como estrategias para abordar numerosas desventajas.

El Banco Mundial trabaja en forma activa y global con los pueblos indígenas para resolver diversos problemas que los afectan directamente, entre ellos, el cambio climático.

Última actualización: Sep 03, 2012

El Banco Mundial tiene como objetivo posicionar a grupos vulnerables y excluidos, como los pueblos indígenas, en el centro del programa de desarrollo. Esto incluye:

  1. Fortalecer y mejorar los marcos políticos e institucionales que afectan a estas comunidades y sus relaciones con otros integrantes de la sociedad;
  2. Generar la capacidad de autodesarrollo en función de su legado cultural y conocimiento;
  3. Demostrar la importante función que pueden cumplir en el manejo de ecosistemas frágiles y la conservación de la biodiversidad, y
  4. Difundir la experiencia y las lecciones aprendidas de las iniciativas de desarrollo indígena entre los Gobiernos nacionales y la comunidad internacional de donantes.

En años recientes, el Banco Mundial ha trabajado directamente con líderes y organizaciones de pueblos indígenas. Cada año, participa en una serie de foros internacionales de alto nivel sobre el tema, entre ellos el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas (UNPFII, por sus siglas en inglés) con sede en Nueva York. También ha colaborado con diversos organismos en países en desarrollo para crear nuevas alianzas con la comunidad internacional de pueblos aborígenes. 

Los pueblos indígenas son vulnerables a los impactos del cambio climático, dado que a menudo viven en zonas frágiles desde el punto de vista medioambiental (por ejemplo, la región ártica, los bosques tropicales, las zonas costeras, las montañas, los desiertos, etc.) y dependen en gran medida de la biodiversidad que los rodea para subsistir y conservar su cultura. Al mismo tiempo, estas comunidades poseen habilidades tradicionales que podrían ser decisivas para adaptarse a este fenómeno. El Banco se ha propuesto incorporar los conocimientos de los pueblos indígenas al momento de apoyar a los países en la formulación de estrategias de adaptación a los patrones y las condiciones de un medio ambiente en constante transformación.

Lo anterior es particularmente relevante en el caso del Programa de Reducción de las Emisiones Derivadas de la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD+, por sus siglas en inglés), en el cual los aborígenes son actores importantes dada su estrecha relación y dependencia de los bosques y sus recursos. 

Última actualización: Sep 03, 2012

Seleccionados a través del UNPFII, los pueblos indígenas son observadores de los Fondos de Inversión en el Clima (FIC). Los cónclaves regionales designaron a nueve de dichos observadores mediante un proceso de autoselección, finalizado en mayo de 2012.

El Fondo para Reducir las Emisiones de Carbono mediante la Protección de los Bosques (FCPF, por sus siglas en inglés), con sede en el Banco Mundial, y el Programa de Inversión en Silvicultura, uno de los FIC, entregan recursos directamente a las organizaciones indígenas para fortalecer su capacidad en ámbitos vinculados con la protección de los bosques y el cambio climático.

El FCPF financió una serie de diálogos globales y regionales con representantes de pueblos indígenas en 2012 para garantizar su plena participación en el diseño e implementación de REDD+. Esta gestión fue parte del programa general de formación de capacidades de estos pueblos en el marco del FCPF, que contó con un presupuesto de US$3,5 millones durante cuatro años.

El tercer Diálogo Directo de Alto Nivel entre el Banco Mundial y representantes de la comunidad mundial de pueblos indígenas se llevó a cabo en diciembre de 2011, en Durban, Sudáfrica, durante las conversaciones sobre cambio climático de la Decimoséptima Conferencia de las Partes (COP17) de las Naciones Unidas. Los participantes discutieron sobre el funcionamiento de un nuevo Mecanismo de Donaciones Específico para Pueblos Indígenas y Comunidades Locales, que pondrá US$50 millones a disposición de estos beneficiarios para permitir un involucramiento directo en el diseño de políticas forestales nacionales y regionales.

Otra iniciativa, Impactos del cambio climático en los pueblos indígenas y conocimientos tradicionales, analiza los efectos de este fenómeno en las comunidades, identifica algunas de las prácticas que utilizan para reducir sus consecuencias negativas y fortalece la capacidad de estos pueblos para participar en la formulación de políticas públicas nacionales e internacionales en relación con el cambio climático.

En junio de 2012, el Banco Mundial publicó un libro titulado “Indigenous Peoples: Poverty and Development” (Pueblos indígenas: Pobreza y desarrollo), que revela enormes diferencias en algunos resultados entre regiones. Mientras la pobreza disminuye rápidamente entre las poblaciones indígenas (y no indígenas) de Asia, en África y América Latina la situación está estancada o incluso ha vuelto a decaer.

Última actualización: Sep 03, 2012

EL GRUPO DEL BANCO MUNDIAL

Encuentre más información sobre el trabajo de otras entidades del Grupo del Banco Mundial en materia de pueblos indígenas.